Así habló Zaratustra. Un libro para todos y para nadie.





 Título: Así habló Zaratustra
Autor: Friedrich Nietzsche
 
Año de publicación: 1892
Nº de páginas. 506
Primera lectura de la obra: 1998
Segunda lectura de la obra: 2020


Friedrich Nietzsche (1844-1900) es un filólogo conocido precisamente por su obra filosófica, no por la lingüística. Sus ideas principales, el superhombre, la voluntad de poder, la muerte de Dios y el eterno retorno de lo idéntico, han influenciado a gran parte de la filosofía posterior a él. De este autor he leído
El nacimiento de la tragedia (1872), Más allá del bien y del mal (1886), Ecce homo (1889), su poesía completa, reunida toda ella en un solo volumen bastante breve, y el libro que ahora nos ocupa. No es mucho, dentro de su vasta obra, pero sí puede servir para hacerme una idea de lo que este autor propone en su filosofar.
Así habló Zaratustra es su libro más famoso y, por composición, bastante diferente al resto de su obra. Aquí Nietzsche, encarnado en Zaratustra, habla al lector de un modo poético y con un lenguaje alegórico, cargado de simbolismos. En el prólogo, Zaratustra, dice el autor, pasa diez años en la montaña y luego baja de ella para volver a encontrarse con los hombres. Unos hombres que son, como criaturas, el puente hacia el superhombre (del animal al hombre, y luego al superhombre, es la escala nietzscheana). Todo esto es una derivación del hecho de que Dios ha muerto, es decir, las nuevas corrientes de pensamiento de su época no se identifican con una criatura todopoderosa y creadora y hay que reinventar el modelo de sociedad.
Según Nietzsche, el hombre es una criatura que está de paso para dar lugar al superhombre, como ya he dicho. Siguiendo sus ideas de que Dios ya no supone nada en la sociedad de los hombres porque éstos han dejado de creer en él, hay que dar paso al superhombre, alguien que está más allá del bien y del mal. Esta idea da pie a otra que, aparte de inverosímil, me parece abrumadora: el eterno retorno de lo idéntico. Ese lanzar el infinito hacia atrás y hacia adelante para volver a encontrarse con una idéntica situación al cabo de una eternidad, realmente resulta inquietante y, diría, casi perverso. Luego resta la voluntad de poder, y cómo los individuos pueden influenciarse entre sí de este modo. Esto va en contraposición de la voluntad de existir de Schopenhauer, a la cual Nietzsche desestima por considerarla contradictoria.
Hay un aspecto en la obra del que no se habla mucho, y es la posición moral que adopta el autor mediante la figura de su Zaratustra. Porque el superhombre no es una criatura cargada de bondades, sino más bien un ser cruel que debe desestimar la bondad y el dolor para centrarse en el mal y el placer, debido a que considera que éstos son los verdaderos atributos superiores en cualquier especie. Sobre esto, hay un pasaje, casi al final del libro, en el que Nietzsche manifiesta que el placer y el dolor acaban siendo la misma cosa, que todo se mezcla hasta confundirse y que el placer lo que desea es eternidad (¿eternizarse?).
 
Me ha parecido ver contradicciones en los discursos de Zaratustra, pues a menudo no hay un excesivo rigor lógico en sus razonamientos. Por ejemplo, dice: ¿”En el fondo todo permanece inmóvil”? El interrogante es mío, pero la frase es tomada literalmente del libro, en el capítulo De tablas viejas y nuevas, apartado 8. Esto es contrapuesto a la idea de evolución en el hombre para alcanzar la meta del superhombre, ya que si todo “está inmóvil”, nada puede cambiar.
Es un libro sin apenas argumento, quizás se podría resumir con estas pocas palabras: el pueblo ha construido un andamiaje social basado en la hipocresía, y Zaratustra ha descendido de las montañas para decirles que el hombre debe ser superado. Luego de emitir discursos y poemas, vuelve a su caverna en las montañas, donde reúne a una serie de personajes que simbolizan lo que él denomina “hombres superiores”. Mantiene una serie de conversaciones con ellos que lo llevan a la compasión como fin, para de inmediato desecharla porque cree que él ha nacido para aspirar no a la felicidad, sino a forjar una obra. Zaratustra acaba abandonando su caverna.
El libro consta de cinco departamentos: prólogo, los discursos de Zaratustra, segunda parte, tercera parte, y la cuarta y última parte. El prólogo y la cuarta, y última, parte poseen cierta línea narrativa; en cambio el resto del libro consta de capítulos que se pueden leer incluso según las apetencias del lector, ya que están desconectados entre sí.
El lenguaje utilizado por Nietzsche es siempre alegórico, y por tanto hay que leer con detenimiento si se quiere captar la esencia de lo que realmente nos quiere decir.
Así habló Zaratustra es un libro filosófico, es un libro poético. Es un libro que compendia el pensamiento y las inquietudes de Nietzsche en el campo de la filosofía, y puede que también en su particular concepción del mundo.
Siempre me ha dado reparo enfrentarme a los textos de este escritor; su fuerte personalidad y su desengaño vital se manifiestan en su obra más de lo deseado. A mí me hubiese gustado que su respuesta ante las peculiaridades de la vida hubiese sido menos dura, porque en realidad lo que proyecta de sí mismo es una soledad evidente y hasta casi enfermiza, por lo que nos encontramos ante una persona individualista que se empeñó en mantener su criterio y que, como su Zaratustra, le dio la espalda al mundo hasta que se chocó contra él.


Pedro Carbonell Castillero
13/05/2020


Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.