ATLAS DE LITERATURA UNIVERSAL





Alberto Díaz comenta:Aportación original, sorprendente e ilustrativa son los "mapas" o infografías de aspectos relacionados con el autor y la obra del que se trata, desde la ruta penosa de regreso a Itaca de Ulises de la Odisea, a los viajes de Marco Polo, las libros salvados o quemados en el auto de fe del "donoso escrutinio" del cura y el barbero del Quijote, el periplo egipcio de Sinuhé (no el de Mika Waltari, sino el anónimo del 1947 a.C.), etc.
¡Ahí es nada! !Treinta y cinco obras literarias para descubrir el mundo! Descubrir al novelista agazapado tras su paisaje, contando lo que él escribió desde el lugar donde vivió el acto creativo, comentando las páginas clásicas a través de la visita, el paseo, la observación, el paladeo de los lugares que esos genios habitaron, donde sufrieron, se enamoraron, persiguieron quimeras o se hundieron en la dura realidad. Ese es el empeño coordinado por Pedro García Martín con la excelente -encantadora diría yo- ilustración y diseño de Agustín Comotto y Tono Cristófol. El volumen, editado por Nordica Libros, es uno de esos objetos literarios que uno atesora en su biblioteca y hojea de vez en cuando encandilándose con lo que allí se nos narra, que no es más que la llamada a la nostalgia de la primera vez que deambulamos por el Combray de Proust, la Florencia de Dante, el Londres de Sherlock Holmes y el doctor Watson, la colombiana Arataca de García Márquez, el Amiens de Verne, el Madrid de Cervantes (a la Argamasilla de don Quijote), la Venecia de Marco Polo, el Dublín de Joyce (siguiendo los pasos del judío Bloom), la India imperial de Kipling, la Praga de Kafka, la Lisboa entrañable de Pessoa. Se trataba de dibujar "una suerte de Imago Mundi de la literatura universal, trufada claro está de los mapas adecuados a cada autor y su obra siguiendo dos criterios : "que sean libros incontestables para la abrumadora parte de la crítica y que estén repartidos por los ámbitos culturales del mundo. Después cada clásico es presentado por un escritor afín a su contexto creativo, para de seguido ser ilustrado por un mapa que refleja en dibujos el discurrir de su argumento". Desde el legendario poema de Gilgamesh (del 1.400 a.C.) y la Biblia o la Odisea de Homero ( que comenta el maestro García Gual). la Eneida de Virgilio con texto de Luis Alberto de Cuenca, un "lletraferit" impenitente, a "Las mil y una noches" (con el erudito Alberto Manguel), "El libro de las Maravillas" de Marco Polo o "La Divina Comedia" y "El Decamerón" (Pedro García Martin), pasando por "El Quijote " (con Julio Llamazares al timón), el "Werther" de Goethe (Fernando Aramburu), "Moby Dick" de Melville (de la mano de Andrés Barba), los poemas de "Hojas de Hierba" de Whitman, el patriarca de la libertad made in USA, el Tolstoi de "Guerra y Paz" o el Ibsen de "Casa de muñecas"; recalando en la India de la formidable "El hombre que pudo reinar" de Kipling (Ignacio Peyró) o su sucesor directo, el polaco Joseph Conrad que escribió un inglés irreprochable y creativo (glosado por Juan Marqués) hasta Julio Verne o Sherlock (este ultimo bajo la batuta nuevamente de Luis Alberto de Cuenca que, me consta, es otro de los fanáticos de S.H. entre los que me cuento). Para el mundo del siglo XX, la lista es nutrida y variada, Selma Lagerlof, Proust, Joyce, Hasek, Neruda, Kafka, Pessoa, Borges, Guimarães Rosa, García Márquez, el Nobel nigeriano Wole Soyinka, Octavio Paz y la Nobel sudafricana Nadine Gordimer. Aportación original, sorprendente e ilustrativa son los "mapas" o infografías de aspectos relacionados con el autor y la obra del que se trata, desde la ruta penosa de regreso a Itaca de Ulises de la Odisea, a los viajes de Marco Polo, las libros salvados o quemados en el auto de fe del "donoso escrutinio" del cura y el barbero del Quijote, el periplo egipcio de Sinuhé (no el de Mika Waltari, sino el anónimo del 1947 a.C.), el esquema cartográfico florentino del Dante o del "Decamerón" , un mapa de negocios de los italianos de la Toscana de entonces, el imperio español del siglo XVII para ilustrar al inquieto Cervantes o la Europa del Sacro Imperio de Goethe, los países nórdicos de Elias Lonnrot para ilustrar su "Kalevala" y los Estados Unidos del siglo XIX para el Melville de la ballena asesina (con un mapa sobre la persecución del Pequod y el encuentro fatal con Moby Dick, el Imperio ruso pre revolucionario de Tolstoi o del de los "Viajes Extraordinarios" de Verne...En fin, amigo lector, un florilegio de incitaciones a la lectura. Por cierto no quisiera pasar la ocasión de reivindicar a Santiago Rodriguez Santerbás, autor del delicioso "Tres pastiches victorianos" (cosa que también hace Luis Alberto de Cuenca en su texto sobre Holmes de este libro) en el que escribe un relato apócrifo de Holmes y Watson que hará las delicias de los fanáticos holmesianos que no lo conozcan. El libro que tuve el honor de reseñar allá por los 80 en "La Vanguardia", lo publicó Hiperión y aun se puede encontrar por Internet si uno busca bien. S.R.Santerbás es un escritor fascinante injustamente olvidado. Valgan estas líneas en honor suyo y pobre reparación de lo que le debemos los lectores. En resumen y volviendo al "Atlas": es un libro para tener y también para quedar estupendamente regalándolo. Palabra. FICHA ATLAS DE LITERATURA UNIVERSAL.- VV.AA., coordinados por Pedro García Martín.- Diseño e ilustraciones de Agustín Comotto y Tono Cristófol. Editado por Nordica Libros.-145 págs.-29,50€.- ISBN9788416830831 .
Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.