CUENTAS PENDIENTES





Alberto Díaz comenta: incursión del cómic en el género negro acomodándose a un guión hipnótico fiel a los clichés decadentes de la novela negra norteamericana de mediados del siglo XX, con sus policías razonablemente corruptos, los políticos corrompidos a medias por el poder y a medias por el dinero y un antihéroe que. como suele suceder, guarda el alma derrotada bajo una piel escéptica, cinismo en las palabras y ternura bajo llaves, sin olvidar la presencia untuosa de la mala-buena de turno que da sentido a la aventura y propósito a la búsqueda de redención.
A través de una conexión dinámica de episodios entrelazados por el tiempo pasado y el real de la narración y unos dibujos influidos por el cine (con unas secuencias de movimientos bien resuelta con diversos instantes de la deriva gestual del personaje) Sergi Álvarez y el aragonés Sagar Forniés nos presentan una incursión en el género negro acomodándose a un guión hipnótico fiel a los clichés decadentes de la novela negra norteamericana de mediados del siglo XX, con sus policías razonablemente corruptos, los políticos corrompidos a medias por el poder y a medias por el dinero y un antihéroe que. como suele suceder, guarda el alma derrotada bajo una piel escéptica, cinismo en las palabras y ternura bajo llaves, sin olvidar la presencia untuosa de la mala-buena de turno que da sentido a la aventura y propósito a la búsqueda de redención. Una cierta elegancia en el esquemático dibujo con fondos simples o recargados según el ambiente que nos muestra, ciertas deformidades nasales tipo pájaro y juegos de perspectivas sacados del cine. Todo ello al servicio de una historia dura, intrigante y aunque no muy original al menos interesante y con desenlaces que buscan la sorpresa del lector. El protagonista es, cómo no, un pianista en horas bajas, esta vez no debido al alcohol o las drogas (aunque esos elementos están presentes, cómo no) sino a una mano deformada por una estúpida acción violenta. Entreveradas algunas "secuencias" surrealistas con "el diablo" que no añaden nada a la historia pero le dan una esquiva de misterio ultra. También el tema del atraco "perfecto" sale a la palestra, llevado con el dinamismo del "flash back" aclaratorio, unido a un divertido "mcguffin" tipo Hitchcock, entre un niño medio autista y el arte pictórico. Malos y semi-malos ajustándose a las características del género, excelentemente diseñados por Sergi que como Sagar (ambos de la misma generación) han transitado generosamente en los programas dobles de los cines de barrio, preferentemente filmes en el brillante blanco y negro de las películas de nitrato de plata. Y al final de toda este lección de estética elemental del comic de novela negra un ligero apunte para un final ¿feliz? (como en Blade Runner) donde se echa mano de esa pizca de libertad que supone elegir el amor y la bondad, valores ambos muy devaluados monstruosa megápolis que simboliza un mundo semejante que, desgraciadamente, todos conocemos muy bien en eso que llamamos o creemos la realidad. FICHA Cuentas Pendientes.- Cómic.- Sergi Álvarez y Sagar Forniés.- Astiberri.- 135 págs. 12 euros
Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.