EDUCACION PARA LA CIUDADANIA Y OTROS DELIRIOS COLECTIVOS.






Entretenidos estamos con la polémica y nueva asignatura. Como con la disyuntiva de ciertas Autonomías, que van de “guays y tolerantes” y no saben qué postura tomar respecto a esa exaltación de la tortura que supone lo que venía llamándose la fiesta nacional. Con ese nombre lo tienen claro, no tragan, porque el adjetivo “nacional” está mal visto, pero si le ponemos, por ejemplo, “autóctono”, se disculpa todo (Ni tocar “los bous capllaçats”, tan arraigados en “la cultura” del Baix Ebre). No nos engañemos. Por más rollos sobre tolerancia, ciudadanía y respeto que les larguen a los adolescentes (que adolecen de sensibilidad, entre otras cosas), éstos seguirán emborrachándose los fines de semana y en las fiestas patronales, con el beneplácito de las autoridades locales a quienes no se les ocurre nada mejor para entretenerlos, a las 6 horas, cuando todos rebosan alcohol y otras substancias tóxicas, que soltar unas cuantas reses para soslayo de unos y mortificación de otras. Que siga así, porque “siempre se ha hecho”, porque como les diera por pensar, a los animales supuestamente racionales, igual les daba por “soltar” al consistorio en pleno.

Alicia Estopiñá
Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.