EL EXTRAÑO ORDEN DE LAS COSAS





Alberto Díaz comenta: Un libro imprescindible que debería ser de lectura obligatoria en las Universidades. Rompe con una visión tecnológica del ser humano muy en boga últimamente, y dice: "Los organismos vivos son consecuencia de la interacción de algoritmos y exhiben propiedades que pueden o no haber sido especificadas por los algoritmos que les orientan la construcción. El más importante a retener es que los organismos vivos son conjuntos de tejidos, órganos y sistemas en los que cada célula componente es una entidad viva, vulnerable, compuesta por proteínas, lípidos y azucares. No son líneas de código; son cosas palpables".
Nuevo libro del neurocientífico, filósofo y psicólogo portugués Antonio Damasio, que ya me deslumbró con su "El error de Descartes" y con "En busca de Spinoza". En estos libros Damasio va presentando una tesis personal en la que reivindica el papel de los sentimientos y las emociones no solo en los comportamientos y actitudes del hombre, sino en el mundo psíquico en el que, salvo patologías de distinto grado, debería reinar el mundo de la Razón, la Lógica, el Logos entronizado por la filosofía griega, Descartes y Kant, entre otros. Los sentimientos, para Damasio, son el origen de la cultura humana y la simiente desde la que se desarrolla nuestra mente y su estrecha relación con el resto del organismo. En "El extraño orden de las cosas" Damasio propone la homeostasis como elemento equilibrador el cuerpo humano y la homeostasia como el conjunto de sutiles, admirables y complejas operaciones que nuestro organismo va ejecutando a lo largo de su desarrollo y en cada momento, tanto en respuesta a estímulos interno como externos en una permanente estrategia no sólo para seguir existiendo sino para prevalecer en un medio natural con el que estamos inevitablemente conectados. En esa estructura general homeoestática, las emociones y los sentimientos también juegan un papel que Damasio va analizando en detalle desde la función de las bacterias a las de las encimas, las neuronas, todo tipo de células y la complejo e increíble relación que éstas tienen entre sí, los órganos y las funciones de esa maravilla natural que es el cuerpo humano. Damasio articula en su amplio relato fenomenológico, desde lo biológico a lo cerebral, el papel renovador y estimulante que generan los sentimientos creados por las experiencias subjetivas de las circunstancias y estados vitales de la persona en su organismo holístico. Después amplía el foco de su visión descriptiva para hablarnos de la función de la cultura en la formación y desarrollo de nuestra propia mente, a través de la observación, el pensamiento y la acción del sujeto. Los seres humanos importamos a nuestra mente las imágenes percibidas por nuestros 5 sentidos: olfato, visión, tacto, audición y paladar, y a partir de esas imágenes que nuestra mente recibe del exterior, almacena en la memoria y les da un sentido, o crea sus propias narraciones a partir de estas imágenes y de nuestra experiencia vivida, que almacena también en la memoria, permitiéndole más tarde recordar (y manipular casi siempre de una forma inconsciente). Después interviene la oralidad, cuando contamos y nos contamos la historia, acto que hace evolucionar la mente y mantener activas sus neuronas (de ahí la tendencia de los ancianos a contar los hechos que almacena en la memoria, en los que intervienen tanto la memoria como la imaginación del individuo). En la historia antropológica del hombre y su evolución, cuenta de manera esencial estas actividades socio-culturales que obedecen a una necesidad humana de compartir experiencias y aprender de ellas, generando actividades paralelas como los rituales, las artes, la música y la danza, el teatro y mas adelante la literatura, el cine, etc. En ese historial evolutivo los sentimientos y las emociones forman el armazón básico de la evolución de la inteligencia humana. La mente cultural en acción. El autor hace un breve análisis sobre el hombre cultural social, el mundo que nos rodea. Damasio tiene una visión optimista, fundada en la biología y las neurociencias sobre el futuro de la raza y es de destacar la respuesta que da a la suposición, para él errónea, de algunos escritores científicos que desconfían del progreso futuro del hombre puesto que los consideran algoritmos y como tal programables: “Decir que los organismos vivos son algoritmos es, por lo menos engañoso, y en términos estrictos es falso. Los algoritmos son fórmulas, recetas, enumeraciones de pasos en la construcción de un resultado particular. Los organismos vivos, incluyendo los organismos humanos, se construyen según algoritmos y usan algoritmos para operar su maquinaria genética. Sin embargo, no son ellos mismos algoritmos. Los organismos vivos son consecuencia de la interacción de algoritmos y exhiben propiedades que pueden o no haber sido especificadas por los algoritmos que les orientan la construcción. El más importante a retener es que los organismos vivos son conjuntos de tejidos, órganos y sistemas en los que cada célula componente es una entidad viva, vulnerable, compuesta por proteínas, lípidos y azucares. No son líneas de código; son cosas palpables". Como él mismo escribe: "Este libro trata de un interés y de una idea. Hace mucho tiempo que me intriga el afecto humano (el mundo de las emociones y de los sentimientos) y he pasado muchos años investigándolo: por qué y cómo nos emocionamos, sentimos, usamos los sentimientos para construir nuestro yo; cómo los sentimientos ayudan a nuestras mejores intenciones o las socavan; por qué y cómo el cerebro interactúa con el cuerpo para sostener dichas funciones". Se trata, sin duda, de un libro complejo pero esclarecedor y estimulante. De su honestidad y probidad intelectual dan una muestra las palabras con las que cierra su libro: "No tenemos ninguna explicación científica satisfactoria sobre los orígenes y el significado del universo; carecemos de teoría alguna de todo lo que nos concierne. Esto nos recuerda de manera serena lo modestos y provisionales que son nuestros esfuerzos y la enorme apertura de miras que necesitamos para enfrentarnos a lo que desconocemos". Por eso Damasio, científico serio y responsable, rechaza la visión apocalíptica de historiadores y filósofos versados en el mundo de la IA y la robótica que..."imaginan que el progreso científico y tecnológico degradará la condición del ser humano y de la humanidad; pronostican la aparición de super organismos y predicen que ni los sentimientos ni la concia tendrán un lugar en los organismos futuros". Y mas adelante (pág. 314) realiza una análisis demoledor sobre la situación actual a pesar de la espectacularidad de nuestras innovaciones, progresos científicos y reflexiones fundamentadas para concluir "nuestra capacidad para comprender nuestro lugar en el universo sigue siendo no solo incompleta sino también inadecuada y lo mismo le ocurre a nuestra capacidad para controlar la naturaleza". Y tras rechazar a la razón desnuda como elemento básico como estrategia de gestión de nuestro futuro, propone: "promover una asociación productiva entre sentimientos y razón, poniendo énfasis en las emociones estimulantes y suprimiendo las negativas. Y rechazaría la idea absurda de que la mente humana es equivalente a las creaciones de la inteligencia artificial". Un libro imprescindible que debería ser de lectura obligatoria en las Universidades. FICHA EL EXTRAÑO ORDEN DE LAS COSAS.- Antonio Damasio. Trad. Joandomenec Ros.- Ed. Destino.- 415 págs.-21,50 euros.- ISBN 9788423353415


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.