El medievo misterioso; "La profecía del laurel:el secreto del Ultimo Cataro"





profezia-cataro.jpg Ratos de lectura: J.Vicente Peiró (Secretario de CLAVE) "Entre las últimas tendencias de la novela histórica destaca el apasionamiento, a veces exacerbado, por la búsqueda de universos lejanos y remotos en el tiempo que, por su exotismo, son atractivos para el lector ávido de evadirse de este nuestro loco mundo vertiginoso de la hipermodernidad. Si a este viaje creador de vidas paralelas en la Edad Media o en el mundo Antiguo le añadimos una buena salsa de misterio esotérico y profecías, queda cocinado el plato perfecto: lo desconocido mezclado con lo irracionalmente incomprensible. Pero al final se impone la razón y todo tiene una explicación plausible y lógica, con lo que se suele reponer el orden establecido, e incluso muchas veces ganan los malos a pesar de que el héroe de la narración participe en causas imposibles o trate de alterar la vida corrupta o violenta. Este interés por los universos históricos lejanos ha provocado un aumento disparato de narraciones pretendidamente históricas con argumentos esotéricos, detectivescos o epigonales de 'El nombre de la rosa', de Humberto Eco. Entre los autores de este tipo de novela encontramos a Jesús Ávila Granados, periodista granadino, autor de numerosos libros de viajes y de novelas históricas, entre las que destaca la que aquí nos ocupa. El argumento se sitúa en 1321, Guilhelm Bélibaste, espera en Carcasona la ejecución de su condena a muerte, con una Inquisición adueñada de Occitania, ochenta años después de la caída de Montségur y el fin de los templarios y los cátaros. Antes de morir, Guilhelm relata su vida, sus huidas constantes de las persecuciones y las revelaciones y sectas misteriosas. Entre éstas se encuentra la profecía del laurel (lo más sustancial del relato que recae en su persona, y las conspiraciones y traiciones consiguientes, propias de este tipo de novela histórica actual. Después de morir en las llamas, la profecía se ejecuta sin remisión en los siglos siguientes. El relato es trepidante, sin tregua ni descanso en la acción, cargada de elementos aventureros e hipótesis históricas de todo signo, algunas perfectamente verosímiles y otras no. Ávila Granados construye un discurso muy sencillo cuyo barroquismo se ajusta a la acción únicamente. La complejidad se desprende de la torsión impresa a los sucesos. Estamos ante la típica narración apta para épocas de evasión y para un lector medio ávido de fantasías y dificultades generadas por la aventura. Es la sombra de ésta y las explicaciones de la misma la que da cohesión al discurso y nos permite disfrutar de secuencias notablemente influidas por el mundo de la imagen. Novela, por tanto, recomendable para el asueto y el estío". J.Vicente Peiró


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.