EL MILAGRO SPINOZA





 Alberto Díaz comenta: El libro es un hallazgo para el lector no muy informado de cuestiones filosóficas de alto nivel y un recordatorio de una claridad apabullante para los que han estudiado o trabajan en filosofía. Como prueba un botón: "Carta sobre la tolerancia" publicado en 1689 se anticipa un siglo a las ideas de Voltaire, Kant y la Ilustración y defiende ideas tan del momento -actual- como la necesidad del pacto social, la igualdad de los ciudadanos ante la ley y el derecho a la libertad de creencias (Sin duda Locke sacaría muchas de sus brillantes ideas de una lectura quizá clandestina del libro de Spinoza que ,como todos los suyos, eran objeto de persecución y ostracismo social
 En su capital obra "Etica", el gran filósofo Baruch Spinoza -mediados del siglo XVII- hace un par de afirmaciones, entre otras,  que le valieron su expulsión "eterna" -un "herem"- de la Comunidad judía y no sirvió de nada el paso de los siglos: ya que en 1953 David Ben Gurion propusiera inútilmente  a Spinoza como uno de los "padres" del nuevo Estado judío, ni que en 2015 una serie de personalidades judías de las ciencias y las artes pidieran al gran rabino de Ámsterdam que levantara el edicto contra Spinoza. ¿Que mensajes emitió la obra de Spinoza para que alimentaran un odio "eterno" contra él de sus hermanos de religión (más bien de etnia, Spinoza nunca fue practicante judío)? 

Aparte de su concepción de Dios, tan alejado del Dios hebraico y del cristiano, "Dios es Todo" y "Tu formas parte de Dios", un Dios cósmico que no castiga ni atiende los ruegos de los hombres, hizo observaciones tan sagaces pero comprometedoras como "El odio de las naciones  es lo más adecuado para la conservación de los judíos; eso es lo que ha demostrado la historia y la experiencia". Las persecuciones han reforzado el sentimiento identitario judío. Y en otro lugar escribe: "Dios no muestra hacia los judíos exigencia particular alguna y les pide unicamente que observen la ley natural que obliga a todos los mortales". Así que rechaza el tópico judío del "pueblo elegido por Dios" y denuncia que se usan las persecuciones con retro-utilidad identitaria: nos persiguen, luego sufrimos y ese sufrimiento justifica cualquier reacción por dura que sea: forma de victimismo justificativo de hechos atroces que no ocurre solo entre los judíos, sino entre muy distintas etnias, desde los alemanes (época nazi), a los negros  americanos, al feminismo o la homofobia extremos, o los asuntos nacionalistas de muchos países desde los bosnios y serbios a los catalanes o los vascos y en el otro lado del espectro a los ultras violentos y descerebrados que crecen al amparo de las crisis.  

Spinoza escribió una obra compleja de difícil lectura y de alcance revolucionario para la época, de tal manera que se le considera un precursor de la Ilustración y un antecedente filósofo de las democracias modernas, un psicólogo que inspiraría a Freud, Heiddeger o Wittgenstein, un pionero en la exégesis y análisis de libros sagrados como la Biblia y al tiempo un inspirador de la filología, la sociología y el estudio de la etnias, un pre psicólogo iniciático que supo promover una filosofía de vida fundamentada en la alegría y el deseo como motor de la persona, un deseo despenalizado y al tiempo controlado por una ética comprensiva y tolerante pero también clara y humanamente firme.

El libro es un hallazgo para el lector no muy informado de cuestiones filosóficas de alto nivel y un recordatorio de una claridad apabullante para los que han estudiado o trabajan en filosofía. Como prueba un botón: "Carta sobre la tolerancia" publicado en 1689 se anticipa un siglo a las ideas de Voltaire, Kant y la Ilustración y defiende ideas tan del momento -actual- como la necesidad del pacto social, la igualdad de los ciudadanos ante la ley y el derecho a la libertad de creencias (Sin duda Locke sacaría muchas de sus brillantes ideas de una lectura quizá clandestina del libro de Spinoza que ,como todos los suyos, eran objeto de persecución y ostracismo social.

A ello añadamos los aspectos éticos y psicológicos "avant la lettre" sobre el imperio de las pasiones en los individuos y en las masas, la interesada confusión doctrinaria contra los deseos, que desde Platón y los estoicos envenenaba una de las fuerzas más poderosas del ser humano...siempre que se la sepa encarrilar. La necesidad política y social de una buena educación desde la infancia para formar ciudadanos responsables que acatan las leyes por razón y no por miedo al castigo. Una enseñanza basada tanto en la adquisición de conocimientos generales como en la enseñanza de la convivencia, la tolerancia, el conocimiento de sí mismos y el desarrollo de la razón (cuántos políticos actuales deberían hacer profesión de fe de esto.

Antes que Freud, Spinoza nos hablará de las fuentes causales "no conocidas" de la mayoría de las acciones humanas y preconizará la investigación sobre la persona antes de juzgar y condenar por lo que han hecho. Cuando a Freud le preguntaron, en 1931, por qué no reconocía su deuda con Spinoza, dijo: "No hay motivo alguno para que mencionase explícitamente su nombre, ya que he construido mis hipótesis a partir del clima que él creó, más que a partir de un estudio de su obra". Como dicen en mi tierra, eso es "marear la perdiz". Y antes que Krishnamurti, Gandhi y otro iluminados, Spinoza advirtió que la única manera de cambiar el mundo en que vivimos es cambiando nosotros mismos primero. Y todos, desde el primero al último ciudadano de cualquier país. En su "Ética" Spinoza nos regala una guía de transformación interior de una sencillez y claridad apabullantes. Frederic Lenoir ha sabido entresacarla y exponerla en este libro que realmente podría "iluminar nuestra vida" si nos aplicáramos a ello. Lo único malo de este libro es que va a contagiar a los gurúes de la autoayuda y el mensaje spinoziano será banalizado, masticado y predigerido en cómodas cápsulas para uso rápido y superficial.

Téngase en cuenta que uno de los temas tratados por Spinoza es el de los afectos y las emociones (el neurocientífico Antonio Damasio tiene un libro maravilloso sobre el tema, dedicado a Spinoza de quien se confiesa admirador total). Para Spinoza "Todos los afectos son expresiones particulares del deseo, y serán una modalidad de la alegría si aumentan nuestra capacidad de obrar o de la tristeza si la disminuyen". Pero "los mecanismos que producen nuestros afectos a menudo nos resultan oscuros: no tenemos conciencia de las causas profundas que hacen que seamos celosos, amantes, odiosos, misericordiosos o desesperados. Sufrimos nuestra afectividad, cuando sería necesario afirmarla.". Para Spinoza  "el motor del cambio es el deseo", no la razón o la voluntad. Genial.

FICHA

EL MILAGRO SPINOZA. Fréderic Lenoir.- Trad. Ana Herrera.- Ed. Ariel. 166 págs.-18,90 euros. ISBN 9788434429666




comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.