EL PERIODICO DE CATALUNYA: 28/2/09: Artículo de Arturo San Agustín: 'Ebro'






28/2/2009 Edición Impresa EL PIANISTA DEL MAJESTIC Artículo de Arturo San Agustín: 'Ebro' ARTURO San Agustín Foto: AGUSTÍ CARBONELL Ayer, una dulce colega italiana, que está en Barcelona preparando un trabajo sobre libros y ríos, me preguntó por los libreros y yo le hablé de mi muy querido Octavi Serret, a quien no hace mucho le acaban de conceder el premio La Franja. Por eso le hablé de Octavi. Y porque es mucho más que un librero premiado justamente. Octavi es un apasionado de lo suyo, que es la cultura y, en estos tiempos frágiles, miserables, los verdaderos apasionados son más necesarios que nunca. Ningún escritor que conoce a Octavi y lo ha visto actuar en su librería lo olvida. Que se lo pregunten a Jordi Mercader o a Ignacio Vidal-Folch, que lo conocieron en su pueblo, Valderrobres. O Vall-de-roures. Porque aunque aquellas tierras de la Franja son aragonesas en ellas se habla catalán. Octavi, librero y activista cultural del Matarranya, del Ebro y de la Franja, viene poco por Barcelona porque lo suyo es el libro, los escritores, su tierra, sus gentes y su río, que es el Ebro, ilustre desconocido para muchos catalanes, que quizá solo sabemos que desemboca en Tortosa. Para que vayamos conociendo o, mejor, para que vayamos descubriendo al padre Ebro, Octavi, siempre activo, siempre guerrero bueno, editó un libro escrito por 30 autores de las Terres de l'Ebre, desde Jesús M. Tibau hasta Neus Pallarés. El libro, titulado El riu que parla, nos cuenta historias de barcas, barqueros, vendimias, abuelos, nietos, puentes, atardeceres, ausencias, bailes y aquellos tiros de la guerra nuestra, que aún resuenan, porque si existe algún río que sabe lo que es una guerra y aún no lo ha olvidado, ese río es el Ebro. Sé que algunas personas, cuando creen, cuando intuyen que les queda poco tiempo de vida, se acercan a su río, al Ebro, y se despiden de él. Y me siguen llegando malas noticias sobre su salud. Porque al llamado mejillón cebra, al invasor, que está acabando con los mejillones autóctonos, al cangrejo americano y al descomunal siluro, ahora se les añade el dojo, pez asiático que puede acabar con el pez fraile y la colmilleja. Pobre Ebro. Felicidades, Octavi.
Articles relacionats


comentaris
1 - jose luis;
19 de març de 2009, 00.35 h
Comparto tu opinión sobre Octavio: él y Falgás mantienen ese sabor romántico de quien tienen en su profesión ese algo más, que hace que algunos sean geniales en su trabajo.



5 |10 |20 |Tots
1


comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.