ELPAIS.com: Los libros de plomo de Fernando Martínez Laínez





 

CRÍTICA

Los libros de plomo

 

MIGUEL BAYÓN 08/01/2011 

 

Narrativa. Fernando Martínez Laínez se ha convertido en uno de los autores españoles más prolíficos, desde su Carne de trueque (1977), pionera en el género negro nacional. No es un escritor que se conforme con la fidelidad a un género, ni siquiera a tres distintos. La prueba es que ha obtenido en dos ocasiones el Premio Rodolfo Walsh de no ficción en la Semana Negra de Gijón, y en literatura de viajes logró el Premio Grandes Viajeros por Tras los pasos de Drácula. En su bibliografía hay varios títulos de narrativa histórica y biografías. Como fue corresponsal de Efe en la URSS, en Cuba, Argentina o Reino Unido, su olfato para los temas de espionaje o peripecias políticas se mantiene muy afilado. Los libros de plomo combina su faceta de historiador (la represión contra los moriscos tras la culminación de la Reconquista y la cristianización obligatoria de España) con la de narrador de thrillers. En los múltiples escenarios de esta novela de conspiración política destaca una Granada en la que son posibles un terremoto o la toma terrorista de la Alcazaba. La acción es constante, eléctrica, y los personajes están construidos con trazo seguro desde los miembros del contraespionaje español a los más altos mandatarios, todos con un determinismo social que no excluye las dudas íntimas (no en vano el autor ha estudiado a Baroja desde siempre). La trama establece constantes conexiones entre comercio de armas nucleares, secretismo policial, estrategias antiterroristas... La idea de Martínez Laínez en todos sus libros es atraer al lector apelando a su interés por lo que está oculto tras el discurso informativo o histórico oficial. Este libro cumple a la perfección ese cometido.

 
Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.