HA: "El arte de regalar sueños ilustrados": Antón Castro, nos recomienda dos de los mejores albumes del 2009: "Meli la abeja del Mataraña" y Dora Soñadora de Marboré Editores.









El arte de regalar sueños ilustrados
:
Antón Castro

El año de 2009 ha sido pródigo en libros infantiles y juveniles en las letras aragonesas. A los clásicos Isidro Ferrer, Cano, Elisa Arguilé, Antonio Santos (ha publicado en Longman-Pearson cuatro tomitos sobre los colores), Javier Sáez Castán, Tássies o Jesús Cisneros, por citar algunos ilustradores ya consagrados, se les han sumado Blanca BK, Juan Bauty, Le Corbeau, Alberto Aragón (que ha ilustrado Jorge y las sirenas y Las Grutas de Cristal / Puente de la Fonseca), David Laguens, Lina Vila o Eva Armisén, entre otros. Entre los escritores, ha vuelto a ser el año de Fernando Lalana y José María Almárcegui, de Daniel Nesquens -que continúa con su serie Marcos Mostaza y ha publicado la tercera y cuarta entregas con las ilustraciones de Claudia Ranu-cci-, y ha irrumpido con mucha fuerza Sandra Andrés Belenguer con El violín negro (Laberinto), una novela que transcurre en torno a 1907 y un siglo después, y desarrolla una intriga en torno a El fantasma de la ópera. David Lozano se ha situado en la cima nacional de la literatura fantástica y de terror, y ha cerrado la trilogía La Puerta Oscura (SM) con Réquiem. Se han estrenado, entre otros, Pepe Serrano con Máziel Spück y el misterio del cuadro (Nalvay. Ilustraciones de Juan Baunty), Ruth Vilar en Don Queharé (laGalera; ilustrado por Arnal Ballester), Carlos Álvarez de Eulate con ¡No quiero que me quiten la escayola! (Mira. Dibujos de David Guirao) y José Antonio Ávila con El príncipe del mar, donde el escritor e ilustrador colaboró con Ibone Elorriaga.

Para los más pequeños

Aquí destaca ¡Socorro! ¡Este no soy yo! (APILA) del debutante Jesús Aznar y de la ilustradora Blanca BK, el relato de un animal que se ha convertido en niño. Blanca BK también ha ilustrado los textos de Katja Clever, en inglés y castellano, de Manuela va al colegio, Manuela en el museo y Manuela va al supermercado. Los tres tomos incluyen un cedé. Blanca BK firmó, con José Luis Corral, Los tres amigos (Aladrada).

La ciudad de Mau (La Calle Indiscreta. DGA/ONCE) es una historia de Isabel Soria, ilustrada por Saúl M. Irigaray, que habla de una ciudad brutalmente contaminada; incorpora el lenguaje braille y está lleno de

sorpresas y de colorido. ¿Qué me está pasando? (Lumen) de Marc Parrot, ilustrado por la zaragozana Eva Armisén, es un viaje al territorio de los sentimientos: la vergüenza, el miedo, el egoísmo, el amor, la rabia y la nostalgia.

Álbumes y aventuras

Para los lectores algo más avanzados serían Meli, la abeja del Matarraña (Ayto. de Valderrobres), un cuento de Pilar Hernandis y de Luis J. Loras, que propone una aventura sobre la familia viajera de las abejas; Dora soñadora (Marboré) de Chema Lera, que narra los problemas de la joven Dora con su gata Fada, que incluso se asoma a la luna; y El Pequeño Rey General de Infantería (Ekaré) de Javier Sáez Castán, una alegoría pacifista con el humor habitual del autor oscense.


No podemos olvidarnos de Ramón (Libros del Zorro Rojo. Premio Lazarillo, 2007), con textos e ilustraciones de Jesús Cisneros, la peripecia de un soñador estilizado como un personaje de Buster Keaton que sale de paseo. Cisneros rindió un especial homenaje a la estación de Utrillas en La cigüeña (DGA), con una atmósfera orientalista y evocadora. Y con texto de Xavier Queipo, editó La isla de los cangrejos violinistas (OQO), que reúne al joven Moi, las enseñanzas de los ancianos y una isla misteriosa.

En esta línea de álbumes de aventuras resaltamos Tanga y gran el leopardo (Comanegra), un cuento de Roberto Malo y Francisco J. Mateos, dibujado con un deslumbrante estilo por David Laguens; El león Kandinga (Kalandraka) de Boniface Ofogo, que ha perfeccionado por aquí y por allá este cuento africano; en la parte gráfica, Elisa Arguilé se reinventa como ilustradora con el uso primitivo del rojo, el amarillo y de varios tonos oscuros. De aventuras y viajes alrededor del mundo y de sus mares es El tiburón dragón o la verdadera historia de la navegación (APILA) de Julio Tejel, con ilustraciones del madrileño Alejandro de Marcos.

También lo es un álbum como Papa tatuado (A Buen Paso), un brillante relato de Daniel Nesquens, con un exquisito trabajo gráfico de Sergio Mora. Es un libro sobre el circo, los viajes, la selva, la relación entre padres e hijos, amasado con fantasía e ingenio. Otra aventura, en este caso en Botswana, es el cómic sobre Ciclocirco Diamantes en la arena (Saure), con texto de Joseba Gómez y viñetas luminosas del zaragozano Josema Carrasco. Julia y la voz de la ballena (De Ponent) es una sugerente novela gráfica de Álvaro Ortiz. Te regalo un cuento (Lóguez) de Jorge Gonzalvo, ilustrado por Cecilia Varela, es un bello ejercicio de metaficción. José Orna y Rosa Blanca Miguel son los autores de Me gustan los abrazos (Latas de cartón), que ha conectado muy bien con los lectores.


Dibujo de El tiburón dragón de Julio Tejel, el ilustrador es Alejandro de Marcos. Ilustración para Manuela, de Blanca BK. Portada de Álvaro Ortiz para Julia y la voz de la ballena.


Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.