LA CIENCIA DE LA MEDITACIÓN





Alberto Díaz Rueda comenta: Perla Kaliman sigue su periplo fascinante por la biología, de una forma tan clara e inteligible como interesante y así nos habla de la "memoria" que el estrés deja en nuestra genética, la herencia que nos viene dada de nuestros ancestros, para pasar a una didáctica y sorprendente "neurofisiología de la meditación" y la influencia de la meditación y el estilo de vida en cambios que logran frenar el envejecimiento celular
La bioquímica Perla Kaliman nos invita en este libro, "La ciencia de la meditación" a hacer una interesante síntesis conceptual entre dos términos hasta hace muy pocos años absolutamente antitéticos: la ciencia y las llamadas técnicas espirituales, que incluyen la meditación o estado de relajación auto inducida a través de técnicas milenarias que van desde el vedanta y el zen, las danzas sufíes mahometanos, el misticismo cristiano, el taoísmo y más recientemente las técnicas psicológicas de relajación y autocontrol, la meditación trascendental y el mindfulness (atención plena) ya en el circuito de técnicas de salud avaladas por la ciencia. Todas estas ramas de la ciencia se nutren de un área nueva de investigación científica, las neurociencias contemplativas, cuyos protocolos terapéuticos comienzan a utilizarse contra el estrés y la depresión, entre otras dolencias psicosomáticas en hospitales públicos y clínicas. Con Perla hacemos un recorrido sobre los últimos hallazgos científicos sobre los efectos del estrés crónico en la mente y el cuerpo, en el cerebro y en algunos órganos y elementos corporales de la fisiología humana de lo más inesperado. Y al mismo tiempo nos propone una posibilidad, científicamente contrastada, de atenuar y hasta evitar los efectos acumulados en nuestro material genético a través de la meditación. Que, según parece puede tener además un efecto renovador con efectos retroactivos eliminando la carga negativa de los genes sustituyéndola por otra más proactiva y saludable que formaría parte de la carga genética que heredarán los descendientes del sujeto. Increíble. Ello desmonta el determinismo genético "El ADN en solitario no marca nuestros destino biológico", nos dice la autora. Y sin embargo, tal como aseguraban médicos y filósofos antiguos, como Hipócrates de Cos, médico griego del siglo IV aC y Patañjali , indio del siglo II aC, "el comportamiento y el entorno son determinantes esenciales de la salud y la enfermedad". Como dice Perla Kaliman "...se ha descubierto que el estrés y las experiencias adversas, la calidad de nuestro entorno físico, psicológico y social, depositan nuevas cargas de información alrededor del ADN, dando lugar a cambios estables en la actividad de los genes e influyendo en la estructura del cerebro tanto en adultos como en niños...pues deja marcas epigenéticas en las células... y la memoria epigenética nos lleva, tarde o temprano, hacia el terreno de la salud o la enfermedad. La meditación, o cuarto estado de conciencia (tras la vigilia, los sueños y el sueño profundo) incrementa la actividad en las zonas asociadas con las emociones positivas y a su vez disminuye la actividad de la amígdala, relacionada con el miedo y la ira, situada en el lóbulo derecho, área relacionada con la depresión. Además aumentan los niveles de atención y se incrementa el tiempo de mantenerlo, reduciendo los efectos nocivos del estrés. El cultivo de la plena conciencia y de las emociones positivas a través de la meditación son vehiculados por las neurociencias contemplativas, un "terreno en el que la ciencia y las tradiciones milenarias espirituales de vienen encontrando desde hace ya cuarenta años "para brindar soluciones a un mundo en sufrimiento". Cita la autora diferentes estudios recientes en los que se certifica científicamente que la meditación produce "Cambios estructurales en el cerebro de meditadores expertos" y "tiene efectos protectores frente a la pérdida de masa cerebral asociada al envejecimiento" o "provoca cambios masivos en la expresión de genes" (todos ellos realizados en la Universidad de Harvard). El libro aporta datos sobre las actividades en hospitales de Estados Unidos de un programa (Programa de reducción del estrés basado en la atención plena, MBSR siglas en inglés) diseñado por un famoso , biólogo molecular, Jon Kabat-Zinn, pionero del mindfulness. En principio, los ochenta, se usaba con pacientes con dolor crónico pero pronto aumentaron exponencialmente sus usos e investigaciones asociadas, cubriendo prácticamente todo el campo de la patología psicosomática, del cerebro, sistema inmunitario, procesos inflamatorios y analgésicos, envejecimiento celular y regulación epigenética. Perla Kaliman sigue su periplo fascinante por la biología, de una forma tan clara e inteligible como interesante y así nos habla de la "memoria" que el estrés deja en nuestra genética, la herencia que nos viene dada de nuestros ancestros, para pasar a una didáctica y sorprendente "neurofisiología de la meditación" y la influencia de la meditación y el estilo de vida en cambios que logran frenar el envejecimiento celular. Acaba su libro con un dato esperanzador que apunta a un cambio de paradigma psico-social que podría dar un giro a nuestra historia de deterioro y entropía humanitaria: "...muchos de estos asombrosos descubrimientos de la epigenética...demuestran que las experiencias de vida y la capacidad de gestionar el estrés y las emociones, además de dejar huellas persistentes en las células, pueden propagarse en forma de memoria molecular en nuestros descendientes". Especialmente interesante resulta un apunte de varias páginas, ilustrado, donde se nos dan datos interesantes para los profanos sobre biología molecular básica. Un libro fascinante. FICHA LA CIENCIA DE LA MEDITACIÓN.- Perla Kaliman.- Trad. No consta.- Ed. Kairós.14 €.-144 págs. ISBN 9788499885780
Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.