LA SALVAJE MIRADA DEL AGUA





Alberto Díaz comenta: Los grabados y fotografías que acompañan a los relatos son excelentes y de alguna manera preparan al lector para lo que se le va a contar. El autor juega con aunar naturaleza e historia, murmullos de aguas con vivencias humanas, dolor, alegría, sensualidad, todo al latido de un caminar moroso y sereno, el del autor
El libro de relatos de viajes de Carlos Tundidor, "La salvaje mirada del agua", "10 historias y 3000 kilómetros" es un epítome sobre el binomio agua-hombre. Sin duda es un libro original, entretenido, curioso y documentado. Su variopinta temática, muy alimentada por la historia, entrelazada al agua de una forma directa o indirecta, (dice el autor que ha recorrido "lugares emblemáticos de las aguas") hace el viaje del lector de lo más jugoso. Es un libro de caminatas que sirve de pretexto a urdir destellos literarios, históricos, paisajísticos, entre aguas encrespadas y algo salvajes o lentas y parsimoniosas, dormidas y escondidas. En conciencia es un libro que se sale en muchos momentos del soporte temático dedicado al agua como elemento vertebrador de la existencia en este planeta, pero es un buen libro y su título lo hermana -y mucho- con otros hermanos literarios que le preceden en estas páginas. Tundidor articula su inclasificable libro ("atípico" le califica el autor, "a caballo entre un libro de viajes y otro de relatos") en esa presencia del agua, mientras nos hace recorrer parajes como el cañón del Rio Lobos, las hoces del rio Duratón, el rio Uces, la Ribeira Sacra, el cañón del río Sil, los Arribes del Duero, las cascadas del Jallás, la playa de las Catedrales, el Sella, el Rudrón y el Trubia (y sus maquis) , el Deva, Ojo Guareña, el Ebro, la playa de Gulpiyuri, o cerrar con humor las referencias directas al agua con el "encanto inexistente" de Castrosaguas, un pueblo que se erige en hosco símbolo costumbrista nacional. Diez historias, advierte el autor, "que giran en torno del agua y a las gentes que viven, se afanan y mueren junto a ellas...de sus sentimientos, instintos, afanes y algunas veces, de sus errores y salvajadas, de sus amores y alegrías". Los grabados y fotografías que acompañan a los relatos son excelentes y de alguna manera preparan al lector para lo que se le va a contar. El autor juega con aunar naturaleza e historia, murmullos de aguas con vivencias humanas, dolor, alegría, sensualidad, todo al latido de un caminar moroso y sereno, el del autor, que como dice Esteban Carazo en el prólogo "es uno de esos verdaderos caminantes que dibujan paisajes y construyen caminos". Comparto con Carlos Tundidor su nunca cansada devoción por los caminos de este vieja, dolorida y sufriente, bellísima y secreta Piel de Toro de nuestros afanes, esperanzas y nostalgias, esta España que, ay, tan a menudo nos hiela el corazón. Tundidor escoge su florilegio de andaduras por cuatro Comunidades hispanas, Castilla-León, Galicia, Asturias y Cantabria. Y, a fe de muy trabajado caminante que he sido y soy, por todas estas tierras que el capricho o la obligación me hicieron conocer, que les elecciones del autor ha sido sabias (y algunas, una sorpresa y una seducción a las que pronto me plegaré encantado). Y espero que, como a él, "me funcione la mochila y también las piernas" FICHAS LA SALVAJE MIRADA DEL AGUA.- Carlos Tundidor Diaus.- Ed. Comuniter. ISBN 9788416565375
Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.