LA SENSACIÓN DE LO QUE OCURRE





 
 El neurocientífico portugués Antonio Damasio, psicólogo y filósofo también, siempre me ha fascinado, por la profundidad de sus estudios y por la humildad con la que desarrolla sus estudios y trabajos. Sus libros "En busca de Spinoza" y "El error de Descartes" fueron un luminoso alegato filosófico y científico sobre la importancia de las emociones y los sentimientos en el desarrollo cognitivo, los procesos cerebrales y la operatividad relacional y la conducta. Damasio dirige el Instituto del Cerebro y la Creatividad en la Universidad de Los Angeles. Tan directo, claro y sencillo como el añorado Oliver Sacks, Damasio es, sin duda, uno de los neurocientíficos más respetados no sólo por su labor investigativa y divulgativa, sino por la enorme calidad y atractivo de sus libros.

En este libro, publicado en 1999, Damasio lleva su investigación a lo que se considera una de las más candentes  incógnitas de la neurociencia  sobre el cerebro: el misterio de lo que es, dónde se ubica y cómo funciona la conciencia, la sensación de ser uno mismo, la conciencia de sí. ¿Cómo podemos aplicar una percepción neurobiológica al funcionamiento de la conciencia? o lo que es más inmediato, ¿cómo sabemos cuando sabemos algo sobre algo? Damasio busca hacernos entender cómo el cerebro engendra esos patrones mentales a los que denominamos imágenes y de forma inmediata cómo ese mismo órgano crea la sensación que estamos, el uno mismo, conociendo. Es decir que cuando vamos conociendo las imágenes que nos crea el cerebro de los objetos, también aparece una sensación: la del observador que mira esas imágenes.

Pero Damasio añade dos elementos más a la dinámica de conocimiento que nos propone en el libro: las emociones y los sentimientos. Las primeras son "complejas colecciones de respuestas químicas y neuronales que conforman un patrón". Estos patrones los crea el cerebro con la finalidad de adaptar nuestro organismo a las circunstancias emergentes para mantener el equilibrio vital. Son una respuesta neurobiológica a un determinado estímulo a fin de adaptar nuestro organismo a sus demandas o rechazos. Quizá lo que Spinoza, uno de los autores más admirados por Damasio, llama el conatus, la fuerza de prevalecer de un organismo en la existencia buscando lo mejor para él, la excelencia. Son dispositivos bio reguladores que se desencadenan de forma automática sin intervención de la consciencia, pero que tienen efectos evidentes en distintas partes del cuerpo e incluso en circuitos de respuesta cerebrales, formando parte de la homeostasis corporal, la regulación vital que es parte de la salud del organismo. Como dice Damasio: "podemos educar o prevenir las emociones, pero no suprimirlas.

En cuanto a los  sentimientos, hay una relación lineal progresivas entre ambas instancias, siendo la emoción el elemento público de la reacción y los sentimientos "la experiencia mental y privada de una emoción". Y asi a las emociones universales y primarias como alegría, tristeza, miedo, ira, sorpresa o rechazo, corresponden sentimientos secundarios como celos, culpa, vergüenza, bienestar, malestar, tensión o calma.

Damasio denomina conciencia nuclear al pensamiento de tí mismo, al sentimiento de tí, como ser individual "involucrado en el proceso de conocer la propia existencia y la de otros". Y añade: "nuestra sensación de self es un estado del organismo, es otro patrón vulnerable de operaciones integradas cuya acción es general representaciones mentales de un ser viviente individual". La sensación de self tiene un precedente biológico preconsciente, el proto-self, que es "una colección coherente de patrones neuronales que cartografía, momento a momento,  el estado de la estructura física del organismo.

Damasio también nos habla de la consciencia ampliada, que "puede abarcar la vida entera del individuo" y, poética y místicamente, "instalar el mundo a su lado". Es la consecuencia de dos elementos determinantes: la habilidad de aprender y retener miles de experiencias y la capacidad de reactivar esos registros en un momento dado, aplicándose a la resolución de problemas o a la comunicación enriquecedora a un otro. Seguramente podría ser la definición neurocientífica de un bien muy preciado en la historia de la humanidad: la sabiduría.

 FICHA

LA SENSACIÓN DE LO QUE OCURRE.- Antonio Damasio.-Trad. Francisco Páez de la Cadena.- Ed. Booket, 8,95 euros.-383 págs. ISBN 9788423353408


Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.