LAS SILLITAS ROJAS





Alberto Díaz comenta: Con la guerra serbo-bosnia como referente simbólico (y real como se verá casi al final de la novela) esta historia irlandesa de Edna O'Brien tiene la fuerza de una película de John Ford y uno casi ve a Maureen O´Hara, como Fidelma, la compleja heroína de la novela, mostrando su altiva cabellera roja, su inocencia y su mal genio irlandés (aunque al protagonista relativo de esta novela, un magnético y carismático forastero que parece un cruce entre Rasputín y el conde Drácula, no nos lo imaginamos como John Wayne).
Con la guerra serbo-bosnia como referente simbólico (y real como se verá casi al final de la novela) esta historia irlandesa de Edna O'Brien tiene la fuerza de una película de John Ford y uno casi ve a Maureen O´Hara, como Fidelma, la compleja heroína de la novela, mostrando su altiva cabellera roja, su inocencia y su mal genio irlandés (aunque al protagonista relativo de esta novela, un magnético y carismático forastero que parece un cruce entre Rasputín y el conde Drácula, no nos lo imaginamos como John Wayne). Irlanda sigue alimentando a hijos rebeldes que se le oponen y la censuran tanto como la aman y jamás dejan de sentir nostalgia de la terruña (ya se llamen Joyce como Swift o O'Flaherty, Oscar Wilde, Colm Toibin o Becket). Edna O´Brien no es una excepción y hace un buen repaso crítico a la sociedad rural irlandesa, sus defectos y sus vicios fariseicos y mezquinos. Como dice una de las personajes de la novela: “La nuestra era ciertamente una tierra de vergüenza, de asesinato y de extrañas mujeres entregadas al sacrificio”. Hay violencia en esta narración llena de simbolismos bélicos, como esa referencia al final sobre "esa necesidad de hogar que desencadena el amor y las guerras" y la imagen patética y hermosa de las sillitas rojas que recuerdan, una por una, a los niños que murieron en aquella guerra salvaje de una Europa que aún no ha aprendido a ser humana. Y así, los problemas del taller de lectura que coordina la protagonista, Fidelma, se convierte en otro símbolo que atañe a la literatura y a su función, así como al peligro de convertirse en pretexto o referencia de personas y situaciones extrañas a la ética más elemental. Pero la O`Brien nos abre un escenario y en él deambulan personajes rodeados de ruido y furia, algunos que son "pura maldad", barbarie, saña y una crueldad casi tan banal como la que denunciaba la Harendt en los nazis. Cloonolia, el pueblo donde llega Vlad Dragan, el forastero seductor que encarna ese mal absoluto e irredento, es como una redundancia de ese mismo mal a su propia escala, donde solo se salvan un par de personajes. Para situar el simbolismo de su obra, la autora nos dice: “El 6 de abril de 2012, para conmemorar el 20° aniversario del comienzo del sitio de Sarajevo por parte de las fuerzas serbobosnias, se dispusieron 11.541 sillas rojas en fila a lo largo de los 800 metros de la calle principal de Sarajevo. Una silla vacía por cada ciudadano muerto durante los 1.425 días de asedio. Seiscientas cuarenta y tres sillitas rojas representaban a los niños muertos por los francotiradores y la artillería pesada disparada desde las montañas de los alrededores”. La entrega de Fidelma al forastero, observen el guiño literario en el "Vlad Dragan" (Bram Stoker, el autor de "Drácula" debe haberse sonreído en el lugar donde moran los creadores literarios ) nombre del supuesto doctor y sexólogo, provocará una reacción y un duro castigo que elevan el simbolismo de la novela, relatada con un estilo de gran calidad poética. con las causas. Dragan es en realidad un criminal de la guerra de los Balcanes, objeto de búsqueda internacional durante años (Dragan David Dabic era la identidad falsa de Radovan Karadzic, líder de la república serbia en Bosnia, detenido en Serbia en 2008 tras 13 años en la clandestinidad. Fue juzgado en La Haya por crímenes de guerra, incluido el de genocidio. Mientras estuvo escondido, practicaba la “curación alternativa”). Pero esto es una "especulación" literaria lateral de la autora,. No utiliza el dato como tema de un trhiller o una narración policiaca. Es una demanda filosófica que cuestiona la culpabilidad de la inocencia, la complicidad con el mal, la estupidez de los que se niegan a ver ese mal o abocados al sacrificio más inútil y absurdo. En suma, una novela interesante que plantea cuestiones y temas de profundo calado. FICHA LAS SILLITAS ROJAS.- Edna O'Brien.-Traducción: Regina López Muñoz.-Ed. Errata Naturae.-Páginas: 352.- 19,00 €.- ISBN: 978-84-16544-08-0


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.