LOGOI 41: EL CALLAR





 
 El explorador y editor noruego Erling Kagge ha escrito un  libro dedicado al silencio "en la era del ruido", Kagge cita a filósofos y escritores, reflexiona sobre el callar y sus efectos y, como es más un hombre de acción que un filósofo, lo que nos dice no nos da elementos nuevos o distintos para nuestra reflexión sobre el silencio, pero nos encanta porque comprendemos la profunda relación que este hombre tiene con ese callar que es más una escucha interior y un rechazo a la escucha de lo banal. Y lo primero que nos dice Kagge es que es preciso buscar un silencio que nos rodee (aunque en ocasiones es difícil) pero más importante aún es lograr captar "el silencio que llevamos dentro". Su libro nace precisamente de un intento de responder a tres preguntas que él mismo plantea: ¿Que es el silencio?;¿Dónde está? ¿Por qué es más importante que nunca?

A partir de ahí Kagge nos habla del miedo al silencio (quizá por el temor de que puede llevarnos a conocernos mejor a nosotros mismos). Más tarde define el silencio "como una idea, un sentimiento o una representación mental", para sostener  que el silencio interior, el que crea uno mismo, es el más cercano y efectivo. Y asegura con cierta ingenuidad: "Saber que nadie va a molestarme y saber porqué quiero estar a solas, es un lujo. Y añade : "Aislarse del mundo no consiste en dar la espalda al entorno, sino en lo contrario: en ver el mundo con un poco más de claridad, mantener un rumbo e intentar amar la vida". Aunque reconoce que a menudo el silencio y la completa soledad aburren (hay cierta contradicción en algunas de las vivencias y reflexiones de Kagge) y dice: "No es fácil permanecer ocioso cuando no pasa nada, cuando reina el silencio y estás solo. Prefiero hacer algo antes que llenar el silencio conmigo mismo". Y cita a Pascal: "Cuanto de malo le sucede a los hombres procede de una única cosa...no saber quedarse quietos en una habitación".

Kagge sigue un rumbo errático en su libro y va pasando de los efectos del "bucle de la dopamina" al miedo a la muerte por la sensación de "no haber vivido" la existencia con la intensidad y provecho que merece. Después de fustigar el aburrimiento y el tedio, Kagge nos asegura "que sería mejor aburrirse más a menudo"  para acabar aduciendo que aunque el silencio es un lujo, el sector en crecimiento permanente del lujo  no sabe valorarlo. El autor coquetea con los libros de autoayuda, aunque el suyo no lo es, y nos dice"el silencio consiste en redescubrir la alegría de tomarnos una pausa" y se refiere a la esclavitud virtual que tenemos con las pantallas desde el móvil al ordenador o la tele, citando a Heidegger que, al parecer, dijo muy proféticamente que "vamos a renunciar a la libertad en nuestro afán por usar la nueva tecnología". Más tarde nos hablará de la cultura clásica cuando se creía que "los misterios de la vida se hallaban en el silencio", surgirán Platón y Aristóteles y al final Wittgenstein , Kant o Oliver  Sacks, cogidos un poco por los pelos. Pro, da igual, les hablo de este libro para invitarles a reflexionar. Y para ello turbo con las palabras su silencio interior. ¿Paradójico? -ALBERTO DÍAZ RUEDA


Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.