LOGOI 42: HUMANÍSTICA





 
 Leo un libro sobre la posibilidad de hacer renacer los valores de la Ilustración (s.XVII) en nuestra descreída época. Aquí en mi estudio, rodeado de libros, me siento cómodo y seguro. Es el escenario casi permanente de mi vida desde la primera juventud. Para mí, la vida marcada por los valores humanísticos, libertad, igualdad, conocimiento, solidaridad, compasión, es un principio absoluto. Pero cuando salgo de mi torre de papel, silencio y amor a la sabiduría (me siento cómplice de Montaigne) y miro a mi alrededor, no puedo impedir que me invadan los mil tentáculos de la tecnología omnipresente, la información incesante y manipulada, la persistencia de la podredumbre en los asuntos políticos o financieros, la ausencia de un mínimo respeto público a principios y valores que nos fueron enseñados desde la infancia, la vulgaridad como compañera soez de la inmoralidad...y la evidencia en imágenes y periódicos, películas y televisión, en la vida social de todos los días, de que todo eso no es invención de una mente atormentada, cargada de años y de temores: todo eso es el día a día en éste, y en otros países.

Los supuestos valores de la cultura humanística en relación con la percepción moral del individuo y de la sociedad del siglo XXI ¿han dejado de ser tales valores y se han convertido en "supuestos" cómodos y manipulables para uso de retóricos y ambiciosos defensores del statu quo? Quizá el estudio y la transmisión de la cultura sólo tengan un "significado marginal" (como escribía Steiner hace décadas), para uso de curriculums o simplemente un lujo exótico y moribundo, acogido conmiserativamente por la sociedad tecnológica como los últimos residuos de un camino equivocado o una actividad para afectados y ridículos sujetos que lo viven como una forma de coleccionismo.

Se ha levantado Zaratustra de su tumba filosófica para exclamar, cansado y derrotado, ""Ahora, prescindid de mí". No sólo no hemos aprendido nada sublime o bueno, sino que nos rendimos a la bazofia que nos dan y consumimos. Parece que hemos heredado aquello de que la humanística dejó de tener razón de ser cuando más de setenta millones de hombres, mujeres y niños fueron eliminados de la faz de la tierra por el hambre o la violencia, durante sólo treinta años, de 1914 a 1945. No es posible hacer poesía después de Auschwitz, dijo alguien herido en el alma.

Quizá como escribe (y vive)  Wittgenstein en su "Tractatus" o Broch en "La muerte de Virgilio", ha llegado la hora del silencio. O no. No debo ser el único que identifica la vida con la conciencia de cierta plenitud, de cierta expansión y realización de uno mismo. Sin esas características, que te la ofrecen los libros, los ejemplos de tantos, la evidencia de la sabiduría como forma de pensar, la vida pierde su justificación inmanente y deja de ser la gratificante "vida buena" que aún conmueve desde los estoicos griegos o los maestros taoístas de cuatro siglos antes de la era crisitiana, para convertirse en una existencia sin más razón de ser que su conservación pura y simple, vulgar y grosera. Anodina.


Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.