LOGOI 5: la naranja exprimida





Alberto Díaz comenta:Por cierto habrá que renovar el "contenido" filosófico del verbo "vivir" y comenzar a acuñar el de "sobrevivir".
No es un poeta, ni un profeta;no es un científico ni un narrador de ciencia ficción. Es una naturalista activo, es decir un hijo de los bosques, las montañas y los lagos. Es un caminante incansable, un observador atento y un pensador clarividente. Se llama John Burroughs (EE.UU. (1837-1921), y los párrafos que hoy les ofrezco como reflexión fueron escritos poco después de la I GM, en un breve periodo de ensueño y utopía, en el que su voz sonaba demasiado alarmante. "...uno no puede sino imaginarse la Tierra en el curso de unos pocos siglos más (sic) como una naranja exprimida. Nuestra civilización es tremendamente costosa en relación con todos sus recursos naturales; cien años de vida moderna agotan sus reservas más que un milenio de vida en la antigüedad. El carbón y el petróleo estarán prácticamente consumidos en breve; toda la riqueza mineral, gravemente mermada; la fertilidad del suelo habrá sido arrastrada al mar por el drenaje de las ciudades; los animales salvajes estarán casi extintos; los grandes bosques primitivos desaparecidos...¡qué cerca de la quiebra estará el planeta". El autor cree en los ciclos de creación, destrucción y recreación. Por tanto no parecía excesivamente alarmado por su propio vaticinio. Pero hay una "pequeña" diferencia: nadie de su época se esperaba la eclosión de un ritmo de cambio técnico y su correspondiente sesgo destructivo tan brutalmente rápido, intenso y global. Pensemos que ya estamos muy cerca de vivir en esa "naranja exprimida" que nos vaticinó hace cien años. Por cierto habrá que renovar el "contenido" filosófico del verbo "vivir" y comenzar a acuñar el de "sobrevivir".
Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.