LOGOI 61: ÚSALO O LO PERDERÁS





 

 

 Los fisioterapeutas, traumatólogos y entrenadores deportivos anglosajones comparten un adagio que suelen soltar a sus pupilos, pacientes y alumnos: "Use it or lose it", es decir, "Úsalo o lo perderás". Se refieren a músculos y habilidades, entrenamientos y operativos físicos desde la gimnasia, al ballet, el tenis o el rugby, aunque sirve también para el ajedrez, las habilidades de juego, el alpinismo o las manualidades. Ejercitar sin descanso, trabajar posturas, gestos, saltos, contorsiones, levantamiento de pesos o encaje de bolillos. Todo necesita práctica permanente si quieres llegar a dominar la acción y conseguir un objetivo en el que está involucrado el uso de tu cuerpo, tus músculos...o tu mente, tu cerebro, tus neuronas. El no uso acaba condenando esa acción o habilidad determinada: los músculos desaparecen, la elasticidad se vuelve anquilosamiento, el cerebro y la mente se deterioran.

Hasta hace menos de veinte años se creía que el ser humano nacía con un conjunto fijo y limitado de neuronas en el cerebro que el envejecimiento iba aniquilando, sin posibilidad alguna de reposición, principio al que los neurólogos llamaban NNN, es decir "Nuevas Neuronas No". Pero al final se pudo demostrar que la proliferación neuronal duraba toda la vida en la neocorteza y otras partes del cerebro como el hipocampo, responsable de la formación de nuevos recuerdos. Aparte de esto  el fenómeno de plasticidad del cerebro también descubierto en la segunda mitad del siglo XX, demostraba que dada un área cerebral afectada por enfermedad o trauma, con el tiempo áreas limítrofes con la afectada iban tomando parte o el todo de la función perdida. Con lo que se sabe que el cerebro tiene la facultad de regenerarse y de rejuvenecer. Pero la clave para que esa posibilidad se realice es, precisamente, no dejar nunca de enriquecer la demanda cognitiva: desde aprender idiomas a jugar al ajedrez, practicar música o dibujo, explorar fisicamente nuevas posibilidades; no sólo resolver crucigramas sentados en nuestro sillón favorito sino orientarnos en un bosque, en la montaña o en unos barrios o una ciudad desconocida, practicar ballet o artes marciales o bailes de salón. Todo tipo de actividad mental es bienvenida por  parte del cerebro que, otro descubrimiento reciente, no deja de ser moldeado por el entorno de una forma constante. Por tanto no le tenga miedo a los cambios. Hay que decir "sí" a todas las evoluciones técnicas e involucrarse con decisión. Nuestro cerebro lo agradecerá y la gama de sus recursos en la vida cotidiana, también.

Como dice el neurocientífico Elkhonon Goldberg en su estimulante libro "La paradoja de la sabiduría": "Los efectos de una estimulación cognitiva vigorosa parecen compensar y anular los efectos perjudiciales del envejecimiento, quizá en un grado notable". Pongámonos a ello.- ALBERTO DÍAZ RUEDA


Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.