MONTEVERDI:LAMENTO DELLA NINFA





Alberto Díaz comenta: Mitología greco latina, belleza expositiva casi lindando con la poesía, una delicadeza en el texto que serena el ánimo y despierta la sensualidad
El filósofo y musicólogo Ramón Andrés ha buscado para este breve y luminoso trabajo entre varios de los madrigales “guerreros y amorosos” del Libro Octavo (Venecia, 1638) de Monteverdi, en los que a menudo encontramos esbozos de óperas en miniatura, para centrarse en el "Lamento della Ninfa". Es una de esas obras en que el lector suspende el juicio, disfruta con el texto y procura sumar lectura con audición (poner el "Lamento" muy bajito en el tocadiscos o la consola de Cd's). Mitología greco latina, belleza expositiva casi lindando con la poesía, una delicadeza en el texto que serena el ánimo y despierta la sensualidad. Y nos dice: "Oir, escuchar, se habían convertido en un acto reflejo, en un modo de extremar la concentración hacia lo que consideraba un momento único y efímero: la llegada de la música al corazón...". Y para llegar al corazón Andrés se vale de la palabra, ajustada, precisa y evocativa, interconectando música, poesía, arte, mitología y, por supuesto, el texto del madrigal: “Son las fuentes y los arroyos, los ríos, los que dan forma a la tierra, la moldean con una erosión que no es de inquietud, sino de constancia y saber fluir... “Las ninfas se bañan curso abajo. Dejan estelas con su cuerpo. No quieren ser vistas, y pese a ello, los ojos de los dioses y los hombres, ocultos y al acecho detrás de unos matojos, las ansían.”... Son amadas y, sólo a veces, aman. Han dado hijos a los dioses y a los mortales.”...“Cantar es unir, desocultar lo que sucede a nuestro alrededor, convertirse en sonido para probar hasta qué punto podemos comprender lo que no nos habla. Lo callado. El canto es acercarse a lo silenciado y dar sentido a aquello que la razón niega.” El madrigal en sí mismo se compone de tres secciones, en la primera y tercera canta el trío de dos tenores y bajo que nos narran el relato de la joven ninfa que deja su casa para internarse en el bosque clamando desconsolada por su amante que la ha abandonado. En la parte central la ninfa entona su lamento, donde Monteverdi concede libertad rítmica a la cantante, “que va cantando siguiendo el tiempo del sentimiento”, equilibrada por cuatro acordes en "bajo ostinato". A la soprano se suman las voces masculinas, que contemplan la escena y se compadecen de la ninfa, repitiendo la estrofa “Miserella, ah più no, no, tanto gel soffrir non può”. Sobre su pálido rostroafloraba su dolor,y a menudo proveníade su corazón un gran suspiroAsí, entre amargas lágrimas,llenaba el cielo con su voz;así en el corazón de los amantesel amor mezcla el fuego con el hielo. FICHA CLAUDIO MONTEVERDI.-"LAMENTO DELLA NINFA".-Ramón Andrés.-Acantilado.- 140 págs. ISBN:9788416748433
Articles relacionats


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.