MUJERES SOÑADAS

 Las fotos de Rafael Navarro evocan miradas sabias y sensuales, a veces inocentes, a veces lúbricas, a menudo somnolientas y vagas como las de un pintor ahíto de belleza; es un instante eterno, un gesto que estalla en su marmólea  inmovilidad, la sombra evanescente de un cuerpo medio oculto, la impresión fugaz e instantánea de una mujer que corre, la crucifixión rosada de un cuerpo femenino que resalta sobre un lecho de rocas, las curvas paralelas y abisales de una intimidad, el fantasmal brillo de un rostro sobre un objeto trivial, la enmarañada cascada de pelo sobre la piel desnuda, una mujer apresurada que camina bajo un arco gótico, una trenza corintia columna frágil  de una cabeza desdeñosa, los senos perfectos que apuntan al mirón como centinelas, el rostro de suave perfil velado por la sedosa túnica de los cabellos, la boca de gesto duro y dibujo erotizado por el desdén o el juego lorquiano del viento con la melena que enmarca el rostro abstraído y bello junto al mar y, mi preferida, los ojos de una mujer que te observan con fijeza y lanzan una mirada enigmática, con una mano joven, estilizada, colocada como muro ante la boca. 

A este rosario de fotos, el collar de Indra de un fotógrafo que maneja la cámara con la sensualidad paciente, obsesiva y calculadora de un orfebre tallando sus brillantes, se engasta el hilo argumental de otro hombre, Antón Castro, un seducido eterno ("soy de esos que se enamoran cada media hora") que ama con la misma rotundidad jocunda al género femenino singular, con la que Navarro destila sus fotogramas de una película íntimamente eterna, los "paisajes múltiples que hay en un cuerpo femenino" como confiesa el prologuista Fernando Sanmartin. 

Como dice Antón, ese gallego aragonizado, "al fin y al cabo, el primer beso se da con los ojos". Y hay muchos primeros besos en este libro y en los relatos que se van añadiendo como las hojas caídas de un roble que "huele a brizna húmeda, a bosque encantado, a las regiones más puras de la Arcadia". Y hay nostalgia de momentos pasados  del narrador, reales o inventados, ¿qué mas da? que se prende en el lector cuando, por ejemplo, lee: "...pero nunca he podido olvidar aquella trenza rubia que descendía por tu espalda hacia el bañador". Poetas y poemas van nutriendo los textos y van inflamando a los narradores en sus ficciones o recuerdos, todos nacidos de un mismo hombre. Un poeta que exclama "Soy, sin resistencia tu cautivo. Me encajo en tu corazón: viajemos juntos en centímetros de nube". Y nos habla de una librera, del fotógrafo cuyo trabajo  "invita a gozar y reflexionar. Alza una intimidad sin aspavientos", del fantasma de la Alameda, Irene, que ha desaprendido a amar, de la bailarina cubana que se ofrece "como si entrase en el pasadizo de un sueño". O también de cuatro amores juveniles y del cuerpo y sus mareas "ceñido por el misterio de las olas". Y de otros muchos instantes que el poeta, el narrador galaico-aragonés cultiva como las uvas de Dionisos y trasmutadas en vino los ofrece en libación de textos.

No sigamos, es un libro para leer morosamente. Y mirar las fotos al alimón. O jugar a mirar las fotos primero, con delectación, con avaricia, con pasión de un fisonomista de mujeres y luego leer a Antón Castro sin pretender unir imagen y texto, dejando que la relación si establezca si quiere. Es un libro para gozar y despertar el gozo. Inocentemente. Sensualmente. 

MUJERES SOÑADAS.- Fotos de Rafael Navarro y textos de Antón Castro.-Aladrada Ediciones.-107 págs. ISBN 9788494771248


Article complet

LOGOI 12: LA CIRCUNSTANCIA

En sus "Meditaciones de El Quijote", Ortega, sólo diez páginas después de comenzar su prólogo dedicado al "Lector...", escribe la que muchos consideran la frase emblemática del discutido y admirado filósofo español (para comprender esta valoración lean ustedes el magnífico "Ortega, el maestro en el erial" de mi colega Gregorio Morán). "Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo". Y aclara "es decir, buscar el sentido de lo que nos rodea". Leyendo estos días a Jullien me he acordado de esta frase orteguiana que la mayoría de la gente convierte sólo en el yo y su circunstancia como señas de identidad. El filósofo francés desconfía del empeño en buscarle un sentido a la vida. La vida -el conjunto de las circunstancias- no tiene sentido en sí misma. Y tampoco es algo absurdo, un "sinsentido". Lo propio de la vida es que escapa a sí misma: Si nos apegamos a las circunstancias nos perdemos el vivir puro y simple. Zuang-zi, el maestro taoísta, lo dice "Quien mata la vida no muere, quien vive-vive, no vive". Y no se trata, como dice el evangelio de  San Juan de que "El que ama su vida la perderá/y el que aborrece su vida en este mundo/para vida eterna la guardará". No. Esa es la versión cristiana  y sirve sólo para quienes tienen fe en esa creencia religiosa. El sentido taoísta del vivir nos dice que el que se esfuerza pierde su fuerza  y aún más claro, "basta que uno no busque ser grande y admirado para que puedas llegar a lograr esa grandeza". Es la espontaneidad natural de las cosas que uno no debe intentar encauzar, sino "flotar" con ellas y dejarse llevar por su cauce. Por eso Zuang Zi, 23 siglos antes que Ortega y tres antes de Cristo, no enfocaba la vida como un ego enfrascado en salvarse a sí con su circunstancia o en desdeñar la vida "de aquí" para lograr la vida "de allá", sino decía: "no estudiad lo que es la vida (punto de vista del conocimiento), ni tampoco estudiar cómo vivir (punto de vista de la moral), sino aprender a desplegar y preservar la capacidad de vida de la que estáis pertrechados y llevarla a su plena forma". ¿Difícil de entender? Quizá sí, pero piensa en ello.-ALBERTO DÍAZ RUEDA
Article complet

Domingo 14 TAMBIÉN en #CasaBelsa Taller/Presentación de #ELDESVANDEVILLASERENA de #MCHito @bobilalibros @EdCandaya habrá #REGALO ;))

 

 

Una presentación muy especial este fin de semana en #Fuestespalda, en el desván de #CasaBelsa, una increíble mansión del siglo XVI. Os invito a disfrutar de este entorno privilegiado; también aprenderéis como se hace una buena telaraña, o a imaginar y dibujar la familia de fantasmas de El desván de Villa Serena.

Os esperamos!!

_______________________________________________

#eldesvandevillaserena #MCHito #bobilalibros #literatura #literaturainfantil#literaturajuvenil #literaturainfantojuvenil #literaturainfantilyjuvenil#literaturafantastica #literaturafantástica #literaturafantasmas#literaturadeterror #historiasdeamor #literaturaparatodos#literaturadeaventuras #nuriatomasmayolas #talleresinfantiles#tallerjuvenil #tallerescreativos #presentación #fuentespalda #matarranya#matarraña #valderrobres #valderroures
Article complet

LOGOI 60 : LIBROS

  El erudito italiano Giovanni Pozzi en su obra “Tacet. Un ensayo sobre el silencio” nos hace una definición del libro digna de recordarse. Escribe: “El libro es la estancia del silencio, el depósito de la memoria, el antídoto para el caos del olvido, lugar donde la palabra yace, pero siempre en vela, dispuesta a acudir silenciosamente al encuentro de quien la solicite. Amigo discretísimo, el libro no es petulante; solo responde cuando se le interroga y no urge a continuar cuando se le pide hacer un alto. Repleto de palabras, calla". En catalán existe una preciosa palabra para designar a los amantes de los libros y la lectura: se les llama “lletraferits”, heridos por las letras, las palabras escritas. El arte de la escritura nació en Egipto y Mesopotamia entre los 4000 y 3500 años AC. La larga historia de los distintos soportes materiales de la escritura, los protolibros, es un apasionante paseo por los inicios de la cultura humana y del amor entre pragmático y poético, entre la técnica y la mística, que los humanos vertieron en el lenguaje escrito incluidos los soportes en papel y electrónico.

A finales del siglo pasado con el advenimiento de las nuevas tecnologías se entonaron cánticos de duelo por el libro de papel impreso entre el alborozo de los conversos a la nueva mística de los bits y las pantallas deslumbrantes. La anunciada muerte del libro que nació a mediados del siglo XIV con la invención de los tipos móviles de imprenta de Gutemberg, o resultado una profecía errónea y precipitada. Tras una crisis inicial que cerró librerías y editoriales, la situación se ha estabilizado en dos sentidos: el libro electrónico se ha mantenido en niveles medios de aceptación y prácticamente “convive” con el impreso que ha repuntado con vitalidad considerable en ediciones y ventas. La crisis aparente ha provocado algo insólito y beneficioso para la cultura: la aparición en Barcelona (rapidamente extendida a diversas capitales del resto del país) de unas librerías de “segunda mano” o de “lance” como se llamaban antes, bajo la franquicia “Re-Read”, que tienen la característica del precio fijo aplicable a todos los libros, sean cuales fueren. Así que por tres euros  el primer ejemplar, a dos cincuenta el segundo y a dos euros si te llevas más de dos, puedes ofrecer nueva vida a libros que antes envejecían en estanterías de bibliotecas privadas, que solían venderse a peso cuando la persona que los adquirió, los leyó y amó, desaparecía del mundo de los vivos sin  herederos o dándose el  caso frecuente de que si los había, éstos consideraban a los libros meros objetos polvorientos sin ninguna utilidad. Detrás de la idea de estas librerías está una familia de editoras y libreras, los Zendrera, que habían capitaneado la nave de la añorada Editorial Juventud . Mercedes (que poseía una librería en Madrid) y sus hermanas Lina y Ana, ambas editoras, son dueñas de media docena de Re-Read en Barcelona y Hospitalet. Debo a esta familia grandes momentos de placer literario y de descubrimiento, ya desde los tiempos de "Juventud" y sus maravillosos libros de viajes y exploraciones hasta el momento actual en el que mis incursiones a sus tiendas me proveen de clásicos en ediciones magníficas (Aguilar, Plaza Janés, Carroggio) que suelen estar descatalogados o tienen precios elevados en otras librerías.

Formo parte de esa legión decreciente para quienes los libros representan algo mucho más trascendente que sus valores de utilidad, herramienta, símbolo de estatus cultural, profesional o económico. Lejos de cualquier tipo de soberbia clasista o de vanidad, los libros son una promesa palpitante de placer, emociones y sentimientos evocados; renuevan y jamás sacian el impulso hacia el conocimiento; me atraen sus portadas, encuadernación, calidad del papel, olor (penetrante y acogedor cuando es nuevo, venerable, desvaído y  a veces sorprendente cuando es viejo) y tacto, su perfecto acople vertical en las baldas y estanterías  de mi biblioteca; añoro cuando estoy lejos el ambiente sereno, cálido y prometedor de casi todas las bibliotecas, privadas o públicas; me intrigan las promesas de placer implícitas en las hileras hieráticas de libros, disponibles con el solo gesto de sacarlos de su reposo, rebosantes de vida cuando los abres y hojeas; experiencias inusitadas, aventuras, ideas deslumbrantes, razonamientos y sugestiones que pueden cambiar el curso de tu vida: la sensación vibrante de que en uno cualquiera de esos volúmenes está la inspiración, el momento feliz, la nostalgia o la risa, la compasión o la rabia, el reencuentro contigo mismo o el respeto a un otro necesario porque los libros te enseñan que eres por encima de tus soledades, un animal social. En resumen,  ¿hay algo en el mundo que de más por tan poco?   ALBERTO DÍAZ RUEDA

Article complet

Sábado 13Abril en Casa Belsa: "Cuántos de los tuyos han muerto" de Eduardo Ruiz Sosa #Candaya empieza su andadura en el #Matarranya

 

Editorial Candaya

@EdCandaya

 

 

Cuántos de los tuyos han muerto

Género: Narrativa: Autor: Eduardo Ruiz Sosa

Candaya Narrativa, 57

Primera edición: abril de 2019

Diseño de la colección: Francesc Fernández

Imagen de portada: Sara González Cisneros

ISBN: 978-84-15934-63-9

21×14 cm. 176 págs.

 

En Cuántos de los tuyos han muerto el escritor mexicano Eduardo Ruiz Sosa se enfrenta al fenómeno de la muerte mirando a los ojos de los sobrevivientes, escuchando a los que quedan en el mundo como testimonio de la ausencia, de esa ausencia ajena que, en buena medida, es nuestra propia ausencia, pues al morir los otros va desapareciendo también lo que fuimos con ellos.

Desde la sospecha de que, como decía el poeta Jordi Villaronga, «La muerte no es la muerte, es un muerto», este libro, más allá del duelo, indaga en lo que la muerte despierta en los vivos. La necesidad de recuperar el cuerpo de los desaparecidos, los secretos que se descubren tras la muerte, el desvanecimiento de un mundo, el regreso a una infancia sin mitos y la exigencia de algunos por borrar toda huella de su existencia, son algunos de los motivos que incendian estos relatos de belleza extraña y conmovedora.

 


 

 

Eduardo Ruiz Sosa (Culiacán, México, 1983). Es Doctor en Historia de la Ciencia y cursó estudios de Doctorado en Filología Española. Ha sido profesor de la Facultad de Historia de la Universidad Autónoma de Sinaloa y Jefe del Departamento de Literatura del Instituto Sinaloense de Cultura. Actualmente reside en Barcelona.

Ha publicado el libro de cuentos La voluntad de marcharse (2008), con el que obtuvo el Premio Nacional de Literatura Inés Arredondo; la elogiada novela Anatomía de la memoria (Candaya, 2014), por la que obtuvo la I Beca de Creación Literaria Han Nefkens (que le permitió cursar el Máster en Creación Literaria en la Universidad Pompeu Fabra) y por la que fue incluido en la antología México 20 (los 20 autores mexicanos menores de 40 años más sobresalientes del ámbito de la ficción y la no ficción, según un jurado compuesto por Guadalupe Nettel, Cristina Rivera Garza y Juan Villoro) y el libro de crónicas Primera silva de sombra (2018)
www.candaya.com/autor/eduardo-ruiz-sosa/

 

7 CLAVES SOBRE CUÁNTOS DE LOS TUYOS HAN MUERTO

  1. Después del impacto en los lectores y el verdadero fenómeno crítico que despertó en la prensa la novela Anatomía de la Memoria, una obra ambiciosa, importante, grande, para muchos una “obra maestra”, el escritor mexicano Eduardo Ruiz Sosa vuelve a publicar, esta vez en el género del cuento, un magnífico e imprescindible libro: Cuántos de los tuyos han muerto. Muchos amigos, colaboradores, prensa especializada y una gran comunidad cómplice de lectores esperan la aparición de esta novedad de Candaya, que contará con el respaldo del autor para la promoción del libro en España, ya que reside en Barcelona desde el 2018.

  1. La muerte revelada en sus espesores cotidianos, literarios y filosóficos, impregna cada uno de los textos cargándolos de un sentido misterioso y de preguntas que se tornan necesarias para aproximarse a uno de los temas fundamentales de la literatura universal y que grandes escritores han abordado de manera magistral desde Homero (La Odisea), pasando por Cervantes (El Quijote) y Goethe (Fausto), hasta el escritor mexicano Juan Rulfo (Pedro Páramo).

https://www.candaya.com/libro/cuantosdelostuyos/

 

DE LA OBRA DEL AUTOR SE HA DICHO:

https://www.candaya.com/libro/cuantosdelostuyos/

Article complet

EN DEFENSA DE LA CONVERSACIÓN

 Alberto Díaz comenta:  Este libro de Sherry Turkle, profesora del célebre MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts) psicóloga de Harvard e investigadora, pone el acento en el efecto causal potencialmente negativo con que las nuevas tecnologías están incidiendo en las costumbres y las características de los seres humanos
Article complet

Jesús Ávila nos sumerge en sus "Senderos con alma" (Luciérnaga) y como siempre, con el #matarranya en destacado ;))

 

Senderos con alma

Jesús Ávila Granados

Editorial: Ediciones Luciérnaga

Temática: Esoterismo

Colección: Arquetipos y mitología

Número de páginas: 336



La historia está escrita en las rocas, en forma de grabados, o en los pergaminos y libros; pero son los caminos los que logran que los momentos más sorprendentes queden para siempre en nuestra memoria.


Desde Los míticos Campos Elíseos, paraíso de las almas de los valientes guerreros muertos en combate, o la avenida de tumbas de Les Alyscamps, en Arlés, hasta un total de cincuenta, un laberinto de senderos relacionados con esta u otra vida nos lleva a conocer otras. Muchos de estos caminos han mantenido su magia y misterio por encima del tiempo y del espacio. El lector va a descubrir numerosos escenarios y enclaves, a los cuales se acercará con otras miradas, con otros sentimientos. Pero también existen otros senderos que, al realizarlos, nos dan la oportunidad de acceder a nuestro interior. Son los senderos del laberinto que siguen invitando al «viajero», que no al turista, a conocer parte de su existencia.


Jesús Ávila Granados


Jesús Ávila Granados (Granada, 1950), uno de los escritores de ensayo más destacados de nuestro país, es autor de más de un centenar de libros entre los cuales destacan Senderos históricos de Andalucía, El sur de Soria, La Catalunya del Císter, El libro negro de la historia de España, Mazmorras que han hecho historia o Enciclopedia del aceite de oliva, estos dos últimos de Planeta. Como periodista colabora habitualmente en los más prestigiosos medios de comunicación y es responsable de la sección «Rutas de la España mágica» de la revista Offarm. Ha sido condecorado en dos ocasiones (1983 y 1984) por el Consejo de Europa como mejor periodista del continente y entre otros numerosos galardones con que ha sido distinguido destacan el premio Internacional de Periodismo Pica d’Estats (2001), convocado por la Diputació de Lleida; el Internacional de Periodismo Ciudad de Almuñécar (1999) o el premio Nacional de Periodismo José y Jesús de las Cuevas, Arcos de la Frontera (2001). Es además conferenciante habitual de temas culturales en numerosos centros, universidades, institutos, ayuntamientos y colegios profesionales.

https://www.planetadelibros.com/autor/jesus-avila-granados/000002018

 

 

 
Article complet

LOGOI 59: INSEGURIDAD

 El filósofo norteamericano de la era hippy, Alan Watts,  lo tenía muy proféticamente claro y así nos lo dice: la seguridad es una ilusión, una sombra, un equívoco. En un segundo nos puede cambiar la vida, parcial o totalmente. En un segundo ocurre algo que nos saca literalmente de nuestro mundo ficticio de cómodas seguridades. ¿Hay solución a ésto?  Lo mejor es seguir la máxima clásica: "relájate y goza del momento". Cuanto más te resistas más te va a doler. Eso además de una norma sanitaria, es psicológica y neurológica. Acepta la inseguridad como un elemento más de la existencia y vívela sin angustiarte,: habrá cambios, pero ¿quién dice que será para peor? ¿Quién puede asegurarlo? Cuando tienes unos añitos te acostumbras a relativizar las cosas que ocurren. Muchos eventos que parecen de entrada nefastos, a la larga muestran un rostro creativo y positivo y fueron el comienzo de algo nuevo y bueno. "Ver que no es razonable preocuparse no evita la preocupación; antes bien, uno se preocupa más al constatar que no es razonable" Por tanto, Watts y Spinoza coinciden: "Abre los  ojos, experimenta que eres parte de lo que existe, esa acción tan sencilla te transformará ya que muestra a través de la comprensión y la vida que muchos de nuestros problemas más desconcertantes son pura ilusión". El temor, el dolor, el pesar y el hastío seguirán siendo problemas si no los comprendemos, pero comprenderlos requiere una mente única y no dividida. Tu y la experiencia que vives sois la misma cosa. No estáis divididos..

Le seguridad es el apego al pasado, ya lo sabemos. A lo conocido. Es un condicionamiento que te cierra puertas y ventanas y te estrecha la vida, cuando no te la amarga. No puedes vivir apegándote al pasado, reflexiona. Las soluciones y remedios de antaño no suelen ser eficaces hogaño. En el mundo en que vivimos, nos diría Watts si aún viviera, la evolución viaja en jet y los  humanos seguimos avanzando a pie. Hemos de acostumbrarnos a lo nuevo, lo desconocido, lo inesperado que suele ser incierto por definición. Para ello hay que abrir nuevos caminos y amoldarse a los cambios (o ser arrasados por ellos). Las nuevas generaciones amarían a Watts. Ellos, ustedes, saben de qué hablo: un mundo en el que el cambio es un motor programado para buscar la excelencia. Aunque, realmente, nadie sabe adónde vamos a parar, en qué dirección nos movemos. Y como dice el chiste: ¿Habrá taxi para volver? Quizá al final de nuestro camino descubramos algo que sabíamos desde el primer paso: la sabiduría de vivir consiste en aceptar la inseguridad como algo inevitable y amoldarnos a ella.- ALBERTO DÍAZ RUEDA

Article complet

LA GUERRA FUTURA

 Alberto Díaz comenta:"La guerra futura" es un libro brillante, pero también causa alarma y desazón
Article complet

EL MUSGO DEL BOSQUE

Alberto Díaz Rueda comenta: la memoria y la nostalgia cogidas de la mano van hilvanando las historias, pasando de personajes a anécdotas, todas unidas por el sesgo lírico personalísimo del hombre que las vivió, el autor.
Article complet

LOGOI 58: EL DESEO

 "El deseo es la esencia del hombre". Eso escribió Spinoza. Y con ello no logró gran cosa, porque en el siglo XVII, un judío rechazado por su Comunidad, perseguido y anatematizado, en una sociedad cristiana fanatizada, no podía tener ninguna relevancia. Cuatro siglos más tarde, Spinoza es una de las grandes figuras emblemáticas de la Filosofía de todos los tiempos. Y sus trabajos sobre las pasiones y emociones, sobre la felicidad del ser humano y sobre la trascendencia del cambio preciso para una vida mejor y auténtica, forman parte de núcleo duro de la excelencia a la que debería aspirar el género humano. Spinoza llamaba "conatus" a ese esfuerzo que hacemos para perseverar y crecer dentro de nuestro propio ser. El deseo es el motor, ya que sin deseo se apaga la llama de la vida. Hemos crecido bajo doctrinas e ideas que penalizaban el deseo como algo impuro, una carencia (según Platón), un afecto indiferente (según los estoicos) un pecado (según el ascetismo cristiano). Por cierto, ¿saben que en hebreo la palabra pecado significa "rumbo equivocado" y por tanto corregible? Así lo entendía Jesús... pero el cristianismo lo convierte en algo culpabilizador, condenable.

Spinoza entiende el deseo como algo que no es peligroso en sí mismo, sino  necesario para la vida. Pero hay que orientarlo y conducirlo hacia lo que nos puede alimentar la existencia y evitar que se convierta en pasiones inalcanzables. Suprimir o limitar el deseo en nombre de un ideal perfecto de persona, en una moral sobrehumana del deber, conduce a la tristeza. Hay que dirigir el deseo, orientarlo mediante la razón y la comprensión hacia personas o cosas que hagan crecer nuestra potencia, nos enriquezcan, nos llenen de alegría de vivir. Spinoza nos recuerda que la mayor parte de las grandes corrientes filosóficas de la antigüedad (Aristóteles, Epicuro, Pirrón, Séneca) advierten que hay que guiar al deseo mediante la razón y la voluntad, ya que estas dos por sí solas no pueden hacernos cambiar, necesitan necesariamente al deseo. Y nos dice, "un sentimiento solo puede ser contrariado o suprimido por otro sentimiento más fuerte". Y como diría un psicoanalista actual, Spinoza (nacido en 1632 y fallecido con 44 años), nos advierte que el odio, el amor contrariado, los temores no los hace desaparecer la razón o la lógica, sino la búsqueda a través de esas dos funciones mentales de una satisfacción personal, una amistad entrañable, un objetivo noble, una distracción intensa, un sentimiento más fuerte en suma que el que nos hacía daño; un afecto positivo que nos libere de la dependencia negativa.- ALBERTO DÍAZ RUEDA

Article complet

<1
2
3
4
5
...622>