LA NOVELA PICARESCA Y EL PUNTO DE VISTA

Al margen de la individualidad propia de cada obra de Francisco Rico (el recorrido erudito y literario de este setentón, que moja su pluma en todos los pucheros literarios habidos y por haber, es asombroso) esta obrita de 1976, editada por Seix Barral (parece que ha visto nueva vida en años posteriores) es una lúcida y , me atrevería a decir brillante, visión de la "importancia del punto de vista" en el análisis de la novela picaresca, ese gran hito de la literatura Universal aportado principalmente por la narrativa hispana a partir del siglo XVI, principalmente en sus dos obras cumbre, el Lazarillo de Tormes y el Guzmán de Alfarache. Rico, a modo de genial rumiador que metaboliza sapiencias ajenas, un jovial digesto de todo tipo de erudiciones literarias con la habilidad, casi maestría, de hacerlas sonar como novedades -y en muchos detalles, realmente lo son-, recoge mucho de lo que se había escrito, pensado y comentado en los años 70 del pasado siglo sobre esa gran aportación española, la novela picaresca (tan decisiva para comprender la novela moderna), y propone una relectura sazonada de correctos análisis (trama, estructura, estilo, técnica, vocabulario, "presencia" del autor en el relato, etc.) y no menos correctos correlatos históricos y sociales para situar la obra y los presuntos autores. Casi todas las novelas picarescas de las que nos habla el amigo Rico -aunque su tesis principal es que propiamente dichas solo hay dos novelas picarescas, el Lazarillo y el Guzmán–comparten una serie de puntos comunes que la convierten estilísticamente en un género literario. Y así, el protagonista, el pícaro (etimológicamente, el que "picaba" los bolsillos de la gente de forma furtiva, un ladrón en suma), es un hombre de muy bajo rango social, descendiente de padres delincuentes. Es un contrapunto trágico-cómico al caballero, el hombre de supuestos ideales y de principios morales. Nuestro pícaro trata de evitar a toda costa pasar hambre y usa su ingenio -totalmente amoral, basado en el engaño y la estafa, como poco - para sobrevivir, con generalmente mala fortuna. El narrador suele contarnos su propia vida, casi siempre en primera persona -signo éste de distinción entre las "verdaderas" picarescas y las añadidas- y, como dice Rico, el punto de vista que predomina en la narración es el de Lázaro adulto que protagoniza el "caso" que somete al juicio y conocimiento de "Vuesa Merced", el desconocido destinatario de esa carta autobiográfica que es la novela, que reflejará la lucha desigual de un miserable, hijo de la miseria y el delito, por la supervivencia básica, a cualquier precio, y el afán de mejorar siquiera de forma leve en la escala social de la miseria. Y esa, dice Rico, es la tesis central de la novela: en palabras de Lázaro "mostrar cuánta virtud sea saber los hombres subir, siendo bajos; y cuánto vicio dejarse bajar siendo altos". Y comentarle a "Vuesa Merced" el porqué de su vida y su modesta fortuna, el "caso", consiste en asegurarle que son falsas las habladurías que conciernen a su moral matrimonial: no es cierto que su esposa sea la barragana del Cura y que él sea un "marido cartujo" es decir de los que soportan en silencio la infamia de los cuernos a cambio de prebendas y favores. Y así narra su vida, aunque esa lucha continua -semejante a la de Guzmán, pero con menos resabios morales- se dirige casi siempre al fracaso, al castigo y al deshonor. El pícaro cae una y otra vez y siempre vuelve a levantarse, por eso su narración es episódica y podría ser interminable, excepto por la muerte del narrador-actor o su encierro vital en prisión o condena a galeras, cosa que no sucede nunca, por pura lógica narrativa. Así el final abierto es una constante en la picaresca (cosa que permite la existencia de algunas segundas partes apócrifas,- y casi nunca dignas de aprecio- , como en el Lazarillo). Todo en realidad expuesto a manera de los "exemplos" de la literatura moralista de la época, pero con mucha más gracia, humor surrealista y crítica social: los males que padece el pícaro se ven reflejados en escala mayor y más "selecta" en la sociedad de la época, desde los más pudientes y poderosos, al clero y la nobleza: es una sátira perfecta de la hipocresía social de aquella España de los siglos XVI y XVII, políticamente caótica y mal gobernada, católicamente codiciosa, avara y explotadora. No sólo tenemos pícaros narradores, individuales como Lázaro o duales como Rinconete y Cortadillo, también mujeres "La pícara Justina" de 1605 -que nos recuerda a la "Moll Flanders" de Defoe- y también suelen mostrar entre ellos muy diferentes cataduras personales : desde la inocencia y buenos sentimientos del Lazarillo, a la trapacería canallesca del Buscón o la amargura depresiva del Guzmán. Todo el género parece deudor de obras como "El libro del Buen amor" del Arcipreste de Hita y en cuanto al uso autobiográfico de ejemplos tan selectos como "Las Confesiones" de San Agustín o los escritos biográficos de Santa Teresa. Curiosamente, explica Rico, el género de la picaresca causará un deterioro en la evolución de la novela española que durará casi dos siglos. Se trata de un proceso en el que se pierden los valores y la potencia narrativa de El Quijote y del Lazarillo Y ello ocurre por varios motivos, desde los excesos conceptistas en obras satíricas que se quedan en costumbrismo burlesco, hasta el exceso de la supuesta moralización que la Iglesia expande con todo su poder. Rico acaba su entretenido ensayo diciéndonos: ..."¿hacia dónde hubiera caminado la novela picaresca si hubiera seguido los pasos de Lazarillo y Guzmán? Pues derecha hacia la novela moderna y nos guste o no -apostilla Rico- ésta novela es la historia de una cierta narrativa realista constituida ni más ni menos en el rechazo de la doctrina jerárquica de los estilos y caracterizada por la convicción de que todos los asuntos y personajes son dignos de la misma atención literaria". La grandeza de las dos obras principalmente citadas y analizadas por Rico es haberse adelantado a esa "democratización" de los personajes y temas de la novela. El libro de Rico es abundoso en citas y el lector disfrutará de tales citas eruditas si conoce al dedillo el francés, el inglés, el italiano o el latín. Si no es así, que no espere que el autor, ni el editor, les traduzca las citas. A pesar de ello, el libro es un sugestivo y sugerente paseo por las intimidades literarias de la novela picaresca española, especialmente como he dicho con el "Lazarillo de Tormes" y el "Guzmán de Alfarache". Como curiosidad literaria respecto al Lazarillo, se han barajado varios autores conocidos como "padres" de esa obra sin autor conocido: desde Fray Juan de Ortega, a Diego Hurtado de Mendoza, y a los hermanos Juan y Alfonso de Valdés, que se asemejan por su estilo e ironía crítica. Otros autores proponen a humanistas como Luis Vives o Lope de Rueda. FICHA LA NOVELA PICARESCA Y EL PUNTO DE VISTA.- Francisco Rico.- Seix Barral.- 146 págs. ISBN: 8432201979
Article complet

A CIELO ABIERTO

Alberto Díaz comenta: Iturbe nos lleva a través de 622 páginas con bastante soltura, gracia descriptiva y un ligero acartonamiento retórico en los diálogos, sobre todo cuando habla Saint-Ex, que parece ir soltando frases poético-filosóficas sin cesar.
Article complet

4321

Al principio, parece que no es el mismo. Paul Auster se ha reinventado como escritor en esta su última novela. Siete años de silencio para parir al fin un mamotreto de cerca de mil páginas donde el lector, si está dispuesto a seguir siendo fiel al autor neoyorquino, comprobará que tras el nuevo ropaje, anida el Auster de siempre. Cuando empieza uno la novela se lleva la primera sorpresa, el estilo y la temática parecen surgidos de cualquier autor centroeuropeo, alemán (Mann, Hesse o Gunter Grass) o sobre todo polaco, húngaro y en todo caso con acento "yiddish". Auster me sonaba a lo último que había leído de Israel Yehoshua Singer (el hermano más listo del Nobel Isaac Bashevis Singer), "Los hermanos Ashkenazi", con algunas licencias de autores judeo-norteamericanos como Saul Bellow, Philip Roth, Bernard Malamud y otros (incluido el humor muy inteligente -y judío- de Woody Allen). Frases largas, circunloquios interminables, descripciones psicológicas, históricas, políticas o sociales inacabables, ingenio por todos lados y un olor a novela decimonónica absolutamente nuevo en Auster. La decimoséptima novela de Auster, "4321", es larga, larguísima como corresponde a la enorme ambición de la propuesta literaria de este autor, guionista, ensayista, director de cine, poeta, norteamericano de origen judío. Su habitual estilo sincopado, directo, coloquial, de frases cortas y adjetivos contundentes ha dado paso a una sintaxis que florece en frases largas y sinuosas, donde con tono costumbrista, moroso, lleno de detalles y datos, se nos cuenta pormenorizadamente la vida de una persona y su escenario vital, desde las personas que acompañan su existencia a los eventos políticos, sociales y económicas que forman el entramado externo... con un elemento innovador y fuertemente sugestivo: se nos ofrecen cuatro posibles variantes de la historia del protagonista. Es la plasmación literaria de un lugar o pensamiento común en cualquier hijo de vecino: ¿qué hubiera sido de mi vida si no hubiera ocurrido tal cosa o hubiese sucedido tal otra, si no hubiera conocido a esa persona, si no hubiera acudido a aquella cita que cambió mi vida? Hace falta un gran valor y una gran decisión imaginativa para armar y desarrollar una cuádruple estructura semejante, con un trasfondo común. Para que la cosa sea aún más interesante, Auster no busca un personaje totalmente imaginario sino que se pone a él mismo de protagonista, por personaje interpuesto lógicamente y nos cuenta de esa manera qué le empujó a ser escritor. Hay ciertas semejanzas con el Murakami de "1Q84" (título numérico y enigmático también), que registra una misma historia contada a través de los puntos de vista de los tres personajes principales), en la que el azar tiene una gran importancia como motor argumental. Las historias que nos cuenta Auster van mostrándonos ciertos momentos de su vida en los que un hecho fortuito -el azar- cambia su visión de la vida y hace nacer la semilla vocacional que hará de él un escritor (en una de las historias, es la muerte por un rayo de un compañero). Azar y muerte son los dos elementos ontológicos que se convierten en las referencias básicas de la novela, así como referencias familiares directas que van surgiendo de la memoria personal del escritor y que éste integra sin disfraz alguno en su novela. Archie Ferguson, protagonista de "4321" -y sus avatares ucrónicos- van viviendo diferentes momentos vitales y anécdotas, de la infancia a la madurez, en las que Auster se ha incluido en numerosas ocasiones. Por ejemplo, el luctuoso hecho de que se entera de la muerte de su padre a la mañana siguiente de haber terminado su primera novela, habiéndose ido a dormir feliz y emocionado sabiéndose ya escritor, surge en la narración casi sin cambios. Uno de los cuatro Ferguson, o mejor uno de los cuatro senderos escogidos por cada Ferguson acabará con la muerte, mientras que los otros tres seguirán trayectorias distintas hacia un fin común: ser escritores. Uno de ellos estudia en la Universidad de Columbia y Auster juega con el lector haciendo que algunos personajes de sus novelas anteriores se conviertan en compañeros de su protagonista. El realismo de Auster forma parte de su sello de fábrica, como él mismo dice : “Robo cosas de la realidad, como debe hacer todo novelista, episodios de mi vida, como mi primer martini, mi amistad con Pierre Matisse, el galerista, o la historia de la dueña de la casa de putas de Texas que reciclaba condones, lavándolos y poniéndolos después a secar enfundados en palos de escoba. Son hechos reales, pero eso da igual. Lo que importa es lo que la ficción haga con ellos”. Como Auster confesó en alguna ocasión, sentía que su narrativa era deudora en conjunto y simultáneamente de Borges, Calvino, Philip Roth y John Irving. Aquí hay mucho de ellos, envuelto en la sólida literatura costumbrista yidish centroeuropea, trasplantada a Estados Unidos. Nos ofrece, sin dudarlo, cuatro novelas en una, ¿hay quien de más? Tiene mérito que Auster coja un determinado periodo histórico de principios del siglo XX hasta bien entrados los años 70 y deje suelto al azar como un aprendiz de brujo, trastocando incidentes, cambiando datos y hechos, ofreciéndonos muchísimos "si hubiera, o no, ocurrido eso" que van cambiándolo todo, excepto la vocación literaria del protagonista. Es un "bildungsroman" (novela de iniciación) convertido en cuatro, en los cuales hay algunos personajes recurrentes (que obran o influyen de distinta manera en cada "versión" del protagonista). Y por supuesto ese protagonista, a tenor de las circunstancias se convierte también en alguien algo o muy distinto, rico, pobre, bisexual, huérfano, cinéfilo, pero al fin, escritor. Un diseño estructural endemoniadamente inteligente y hábil. Excelente y torrencial novela, no muy fácil de leer, a veces agobiante y excesiva, pero en definitiva ineludible. FICHA 4321,. Paul Auster, trad. Benito Gómez Ibáñez, Seix Barral, 23,90 euros, 957 págs. ISBN 9788432232893
Article complet

Os espero el sábado 7 de octubre a partir de las 11:00 con #LuzGabás firmará #Comofuegoenelhielo @Planetadelibros #llibreriaSerret !!

 




Sinopsis de Como fuego en el hielo:

El fatídico día en el que Attua tuvo que ocupar el lugar de su padre supo que su prometedor futuro se había truncado. Ahora debía regentar las termas que habían sido el sustento de su familia, en una tierra fronteriza a la que él nunca hubiera elegido regresar. Junto al suyo, también se frustró el deseo de Cristela, quien anhelaba una vida a su lado y, además, alejarse de su insoportable rutina en un entorno hostil. Un nuevo revés del destino pondrá a prueba el irrefrenable amor entre ellos; y así, entre malentendidos y obligaciones, decisiones y obsesiones, traiciones y lealtades, Luz Gabás teje una bella historia de amor, honor y superación.
Los convulsos años de mediados del siglo xix, entre guerras carlistas y revoluciones; la construcción de un sueño en las indomables montañas que separan Francia y España; y una historia de amor que traspasa todas las barreras. Una novela escrita con el apasionante pulso narrativo de la autora de Palmeras en la nieve.
www.planetadelibros.com/autor/luz-gabas/000025660
 

Article complet

CUATRO MENDRUGOS DE PAN

La narrativa sobre el Holocausto judío por los nazis siempre me ha producido una sensación de horror impotente, la confirmación más feroz del dictamen de Hobbes sobre el carácter lobuno del hombre contra el hombre (pobres lobos, no llegan ni con mucho a la desorbitada deshumanización de nuestro género a través de la historia) o la aseveración del gran Jonathan Swift de que el hombre es la criatura más dañina e inmisericorde y estúpida de toda la Creación: para mí, si creyera en Dios, le diría que el Hombre ha sido su mayor error, que no lo justifica ni Mozart, ni Miguel Angel, ni Shakespeare. Viene esto a cuento de la lectura del libro de una superviviente de los campos Auschwitz-Birkenau y Ravensbrück, la húngara Magda Hollander-Lafon. Tal como dicen los editores, este libro "no es un testimonio sobre el Holocausto, sino una meditación". No llega a ponerse en la línea de "La vida es bella", la película de Roberto Benigni, ni tampoco en la autobiografía novelada "Esto es un hombre" de Primo Levi, la autora -una abuela de aspecto bondadoso que hace honor a su humanidad- evita los detalles espeluznantes (precisamente la represión nazi contra los judíos en la Hungría ocupada fue sistemáticamente cruel y desalmada, muy bien secundada por un Gobierno húngaro tan antisemita como los nazis) y se hace eco de momentos, detalles, eventos y circunstancias que parecen inesperados brotes de luz en un oscuro estercolero de sangre y violencia. La autora, superviviente del holocausto, es uno de los 437.403 judíos húngaros que fueron deportados entre el 15 de mayo y el 9 de julio de 1944 y exterminados en los campos nazis, sobre todo en Auschwitz-Birkenau. Como se explica bien en la introducción de los editores y en la nota histórica final que contiene el libro, el exterminio de los judíos húngaros, fue sistemático, profesionalizado, cruel hasta la saciedad, ya que se ciñó a un plan perfectamente diseñado que se había ido elaborando en las sucesivas deportaciones de otros países europeos. La autora, de manera milagrosa y con la despierta y astuta condición de saberlas ver venir (los cambios de fila en los conteos buscando compañeras menos depauperadas), pudo salvar su vida con otras mujeres a base de astucia, de valentía, de fortaleza (y por supuesto, de suerte, uno de los ingredientes más esenciales en estas situaciones) tanto en la permanencia en los campos, como en el momento de la huida. El libro está compuesto por dos relatos: el primero, "Los caminos del tiempo" fue escrito en 1977 después de una permanencia en un hospital, y es un testimonio de aquellos momentos trágicos que pasó. El segundo, "De las tinieblas a la alegría" se acerca más al relato de tipo confesional, religioso y espiritual. Una reflexión interior, basada en una serie de cuestionarios y relatos que la autora -pedagoga de profesión - ha ido transmitiendo a sus alumnos de educación primaria y secundaria. Intenta mostrarnos uno de los efectos colaterales beneficiosos de su terrible experiencia, un camino de búsqueda de un Dios. En él , Hollander-Laffon pretende con un estilo breve, casi en forma de sentencias y frases cortas muy emocionales y esperanzadas, aportar una visión que contrastara con los horrores vividos, en base a la esperanza de vivir y a la lucha constante por la supervivencia, a ciertos inconcebibles detalles humanitarios de algunas personas hacia ella, haciendo especial énfasis en momentos como la donación de cuatro mendrugos de pan mohoso que una prisionera moribunda le hace (pidiéndole que sobreviviera para dar testimonio de ese infierno). No es, realmente "una nueva visión de los campos" como aseguran algunos comentarios sobre el libro. Es un poco más de lo mismo en todos los aspectos, no hay nada nuevo, pero tampoco hace ninguna falta. La autora relata, y aquí está una cierta novedad, momentos duros, crueles, inhumanos, pero lo hace con una moderación nada hiperbólica, sin frialdad pero sin aspavientos de horror y condena (ella llega a contarnos el enorme sentimiento de culpa que arrastró durante muchos años sólo por haber sobrevivido). Prefiere recordar una otra vez una cierta sonrisa, unas pocas gotas de agua robadas por otras presas a los carceleros que lograron hacerla revivir, los mendrugos que la salvaron de la inanición... Estos libros tienen una mayor o menor calidad literaria (el que nos ocupa está en el segundo grupo) pero eso no es lo importante. Importa el mensaje continuo de esperanza, amor y fuerza vital que la autora va recordando con su prosa a veces poética, a menudo entrecortada, sin una linea narrativa coherente, simplemente retazos de momentos y pensamientos. El valor que recibe el mensaje, tan lastrado de espiritualidad de manual, es precisamente su coherencia profunda y ejemplar con la vida de esta mujer y el infierno que tuvo el valor y la suerte de superar. FICHA CUATRO MENDRUGOS DE PAN.- Magda Hollander-Lafon.- Trad. Laura Salas.- Ed. Periférica.-Pags. 151.- ISBN 9788416291526
Article complet

Belén Gonzalvo presenta "La coda y la piedra" (relatos) Ed. CERTEZA, 30 de septiembre en #llibreriaserret

 







Belén Gonzalvo

bg.jpg
https://www.facebook.com/profile.php?id=100005037618048&fref=ts

BIO- BIBLIOGRAFÍA

Nació en Zaragoza, donde reside. Se diplomó en Magisterio de Ciencias por la Universidad de Zaragoza y se licenció en Psicología Industrial y Clínica por la UNED.
Su experiencia laboral se desarrolla principalmente en el ámbito de la diversidad funcional con discapacidades intelectuales, físicas, sensoriales y conductuales. Ha realizado tratamientos individuales, familiares y grupales, selección de personal, formación, evaluación y motivación.
Ha publicado ensayos en revistas científicas y de divulgación sobre psicología y diversidad funcional. Imparte conferencias sobre ambos temas.

Obra publicadas


  • La coda y la piedra (relatos) publicado por CERTEZA

¿Quién no se ha equivocado alguna vez? El que diga que nunca, miente. Porque equivocarse es tan humano como caminar con las dos piernas, como escribir inventando historias, como pensar en el futuro y analizar el pasado, como el cuestionar el origen del universo, como crear símbolos con significado, como nuestra conciencia moral. De los errores se aprende, dicen los mayores, aunque hay personas que parece que no aprenden nunca. Y estos relatos tratan de equivocaciones que se repiten, como cuando se tropieza con la misma piedra dos veces, como cuando vemos el mundo con cristales de colores. Repeticiones que nos llevan al final del capítulo, como la coda en las partituras musicales. Un final que nos enseña, ¿o no?


  • Rabia entre los dientes,  (novela a cuatro manos)

  • Blues de autobús (relatos)

  • Vértigo.  (microrelatos)

En 2013 ganó un premio UNED con su obra Encuentros. Ha participado en antologías de relatos, como Cuentos desde la diversidad y La quintaesencia de La Albada, ha epilogado la novela colectiva TayTodos y ha participado en con un poema en la antología Amor, Km. 0..También ha publicado relatos en La Sirena de Aragón.y ha participado en varias exposiciones colectivas de pintura.




Article complet

LA LUNA EN LAS MINAS

Rosa Ribas, autora de "Pensión Leonardo", que ya hemos comentado en esta página y de una trilogía policiaca de la que también hablamos (en coautoría con Sabine Hofman) vuelve a navegar en solitario por los procelosos mares de los libros y lo hace con una recreación sutil, atrevida y bien resuelta del mito del hombre lobo. Y con osada imaginación lo trae a las tierras del Maeztrazgo, a ese mundo rural donde sin duda, aunque en otras latitudes, nació la leyenda. Ribas juega con habilidad la trama, desde el descubrimiento que hace el niño de su salvaje peculiaridad (la escena de la abuela haciéndolo retroceder a correazos por los cambios que percibe en él al ver la sangre de una gallina decapitada, es un ejemplo un tanto excesivo) hasta sus dificultades para tratar de llevar una vida de trabajo y relación cuando crece y su propio terror y rechazo hacia sí mismo. Eso lleva al protagonista a abandonar sus tierras (en Vistabella, Castellón) para irse a Alemania a trabajar en unas minas de carbón, en cuyos profundos túneles esté a salvo de las maldades que el plenilunio obra en su organismo y en su mente. Como un caso psicopatológico de doble personalidad, Ribas recrea desde otro punto de vista el mito del doble malvado, aquél que R.L Stevenson diseñó con tanta maestría en Mr. Hyde y el Dr. Jeckill. Ribas busca la fibra sensible del lector narrando el suplicio que vive el niño en su entorno rural, en la escuela, entre sus vecinos. Al tiempo nos va mostrando escenas del pasado que tratan de explicar al lector la génesis de la brutal metamorfosis licantrópica. La autora no ahorra al lector una dureza narrativa sin tregua (pese a algunos intentos de lirismo que no cuajan) y buscando al tiempo humanizar la figura del protagonista, no sólo a través del dolor que inflige a otros, sino del tormento personal. No soy muy aficionado al género de terror, pero en este caso Rosa Ribas lo aliña con ciertos detalles y estampas en las que surge una mirada crítica -la emigración de españoles a Alemania en los sesenta empujados por la miseria y los abusos- y una sabia reflexión sobre la ignorancia de las clases más necesitadas (en este caso en el Maeztrazgo) y la ausencia de ayudas de un régimen político que privilegiaba a unos pocos y mantenían bajo el terror y la violencia a una mayoría desclasada. Esos mensajes narrativos trascienden y singularizan esta novela., fuera de los límites del género. Con un final que también rompe la tradición de los relatos de hombres lobo. FICHA "La luna en las minas".- Rosa Ribas.- Siruela. ISBN 9788417041328
Article complet

LOS HERMANOS ASHKENAZI

Acantilado ha tenido la excelente idea de recuperar una de las grandes obras emblemáticas de la literatura hebrea y yiddish, "Los hermanos Ashkenazi", la ambiciosa recreación de un mundo complejo y profundamente enraizado en la tradición judía y en una época en la que tendría lugar el fortalecimiento de los más graves intentos de dominación y extinción del pueblo judío, en los albores del siglo XIX y después, tras la Revolución rusa y la convulsa situación centroeuropea que pondría los cimientos de los genocidios de la II Guerra Mundial. Israel Yehoshua Singer es el hermano del premio Nobel Isaac Bashevis y nunca alcanzó la relativa fama de éste, al menos en vida. En el año 36 del pasado siglo dio una campanada literaria al publicar esta novela en Estados Unidos y en Europa. Mientras entre los norteamericano llegó a eclipsar a su ilustre hermano (se dice que esta novela llegó a igualar en fama y número de lectores al novelón sureño de la Mitchell "Lo que el viento se llevó") en Europa se combatía en España y el resto de Europa velaba armas, aún si creérselo demasiado, por la amenaza nazi y de las dictaduras y regímenes fascistas, con lo que la enorme obra de Yeshoshua pasó casi inadvertida, a pesar de ser un canto del cisne de una forma de vida, como casi todo el mundo temía. Hay algo de premonitorio y freudiano en esta novela en la que la historia de los dos hermanos, líderes de la comunidad judía polaca, simboliza un poco la historia bíblica de Caín y Abel y refleja indirecta y astutamente las diferencias apreciables entre los enfoques del judaísmo entre Isaac e Israel, dos hermanos escritores tan precisos para conocer la historia reciente del judaísmo en Europa, mucho antes de la creación del Estado de Israel. Afortunadamente, los de Acantilado, han tenido la bondad de añadir un glosario de términos hebreros y yiddish para que la labor de lectura sea menos penosa por no entender ciertas palabras claves. La obra de Israel es al judaísmo lo que "Los Buddenbrook" a los alemanes y se debe destacar que con el mismo talante simbólico descriptivo y explicativo que Mann aplicó a su prodigiosa y larga novela, Israel la planteó para las vivencias y trayectoria de la comunidad judía de Lodz (Polonía), habiendo una extrapolación genial de lo particular a lo general, de lo familiar a lo étnico. Para ello Israel logra una brillante descripción de las coordenadas de tiempo y lugar que confluyen en la historia, con una potencia narrativa de primer orden y una potente documentación realista, económica y social, desde la segunda mitad del siglo XIX hasta la Primera Gran Guerra. Circunscribiéndose a esa zona polaca, desde la llegada de los inmigrantes alemanes y judíos tras la anexión del Ducado de Varsovia al Imperio ruso en 1831, el lector asiste asombrado al nacimiento de la gran industria textil asentada en Lodz que elevó su población de algo más de 10.000 habitantes en 1840 a medio millón antes de comenzar la Guerra Mundial. Y así, con el motor de la historia de los dos hermanos Ashkenazi, en la que, (como en las descripciones de la condición femenina en esa tradición judía, pags. 24 y 25 por ejemplo) late a menudo un cierto maniqueísmo, el escritor nos brinda el gigantesco ejemplo de un tipo de narrativa de raíz centroeuropea que hasta hace bien poco no está recibiendo el reconocimiento que tuvo a mediados del siglo XX. El valor de esta obra insigne que el lector debe abordar con la paciencia y atención que precisa un Proust, por ejemplo, es el de ser un fidedigno espejo que se pasea a lo largo de los acontecimientos capitales del siglo XIX y XX, desde la revolución industrial a la rusa, desde el naciente sindicalismo y las luchas obreras en la Rusia zarista ("por robar y apalear a un judío la sentencia era de seis meses de prisión y por organizar huelgas eran de 5 a 8 años de prisión a los que se sumaban de cinco a 10 años adicionales de exilio en Siberia") hasta el triunfo del capitalismo y sus maniobras para hacerse con el poder o la degradación corrupta del "poder del pueblo soviético". Todo a través del espejo fiel, aunque un poco deformante, del judaísmo en busca de su propia identidad, reflejado en miles de identidades por toda Europa. A pesar de ser un asunto archiconocido en la patética historia de ,los judíos en Europa, esta soberbia novela se convierte en el paradigma de una época determinada cuando los pogromos en Polonia surgen como setas y el resto de la población reacciona ante cualquier problema o disputa, ya sea política, social o económica degenerando en una masacre contra los judíos acusados de conspiradores, acaparadores, ladrones, espías, o cualquier otra razón (como la de que usaban sacrificios de niños cristianos en sus rituales). Alucinante. Hasta los soviets revolucionarios, que habían sido organizados y ayudados por muchos judíos, se unen a la furia persecutoria. Toda esa situación obliga a los judíos a engrosar las listas de emigrantes a Estados Unidos o Hispanoamérica. La pregunta que circula subterráneamente por toda la novela está aún hoy sin contestar adecuadamente: ¿hay algún lugar en la sociedad occidental capitalista para un judío sin que éste deba, en mayor o menor medida, renunciar a su identidad? Porque la respuesta que ofrece uno de los gemelos de la novela, el mayor, Simha, el Caín simbólico, se ha convertido casi un siglo después en una realidad de la que el estado de Israel es muy consciente y sabe usarlo para sus intereses: " Cuando creciera, se sentaría en un despacho como el de su padre, pero no llevaría la kippah, sino que iría a cabeza descubierta, como los mercaderes alemanes del otro lado de la calle. Tampoco trataría a la gentuza que trataba su padre. Tendrían que quitarse las kippahs y dirigirse a él en alemán en lugar de yiddish." Y otro de los grandes personajes de la novela, el revolucionario Nissan dice: Sí, odiaba a su padre, y junto con su padre, odiaba sus libros sagrados que sólo hablaban de dolor y estaban empapados en moralidad y melancolía ;su Torah, tan compleja y enrevesada que desafiaba todo entendimiento; todo su judaísmo, que oprimía el alma humana y la cargaba de culpa y remordimiento. Pero, sobre todo, Nissan odiaba al Dios de su padre, aquel ser cruel y vengativo que exigía una obediencia ciega..." Quizá la tradición narrativa oral del judaísmo sea el origen y la confirmación del talento literario que muchos escritores judíos han ofrecido a la historia de la literatura. Los hermanos Singer, muy conocidos el pasado siglo, no tienen nada que envidiar a los muchos judíos célebres de ayer y de hoy que han enriquecido la Literatura. En impresionante la belleza literaria de estas novelas, escritas con un perfeccionismo apabullante, en un estilo que podría parecer obsoleto pero que supera con creces la mayor parte de la novelística actual. Y muchos de los grandes de hoy tratan de emular de alguna manera aquella compleja y variadísima riqueza de léxico, profundidad psicológica, habilidad narrativa, dominio del ritmo, humanidad y sentido el humor, inteligencia y sensibilidad, en suma la creación de un mundo completo en el que rezumaba la historia, la economía, la psicología, las costumbres más insólitas, la documentación más exquisita, el tejido moral y social de una cultura presentado con el gusto por el detalle de un orfebre... Dios salve a las novelas tradicionales de culturas que se extinguen y tiempos que ya no existen. LOS HERMANOS ASKHENAZI.- Israel Yehoshua Singer.- Trad. de Rhoda Heneldei y Jacob Abecasís.- Ed. Acantilado.- 679 págs.- ISBN 9788416748464
Article complet

LITERATURA UNIVERSAL

Que un rockero abandone -al menos en activo- el movido mundo de esa música, actuaciones, conciertos, costumbres y amistades, clubes y grabaciones, para dedicarse a la literatura no es muy común en ese ambiente de normas tan exigentes y formas tan peculiares. Si además lo hace al final de la treintena, inidca una figura un tanto peculiar y excéntrica. Aunque aseguran quienes le conocen que ya "mostraba maneras" de letramanía y siempre llevaba uno o varios libros en las manos. Sabino Méndez se llama el sujeto y los de ámbito roquero lo tienen en estima, no en vano solía ser letrista de canciones para grupos roqueros de primera línea. Publicó con el cambio de siglo su primer libro "Corre, rocker", que no tengo el gusto de conocer y ahora llega a mis manos con el interesante sello Anagrama, "Literatura universal", título escolar o académico para una novela vivencial que, como casi todas, no sólo bebe indirectamente de la literatura, sino que convierte a los libros en parte de la trama. Hay alguna muestra anterior de esa "literaturización" de una trama novelesca -es un juego literario con cierta respetable tradición clásica- en el borde del filo de la navaja del plagio pero con la astuta habilidad de reconocer y destacar las aportaciones literarias ajenas, convirtiéndolas en materia ajustable a lo que se nos cuenta: unas vidas contadas - presumiblemente basada en la propia como al parecer hizo en su primera incursión literaria- expresión de una época, una cultura y una sociedad muy determinados. Casi un retrato generacional - el tempo abarca si treinta años- en el que con habilidad manifiesta engarza citas literarias con las vivencias y pormenores de los protagonistas. Me ha divertido este juego travieso con las citas literarias y el desenfado casi beatnik de la narración, donde uno cree percibir los ecos desenfadados, líricos más que poéticos, de un Henry Miller o un Nabokov en sus momentos más juguetones. Pero no todo es un juego de citas, más o menos felizmente añadidas -siempre identificadas, gracias a Dios- a un texto que sigue una línea no precisamente banal. No hay trivialidad en lo que nos cuenta Sabino Méndez, sino un a modo de ajuste de cuentas con su propia generación, sus sueños, sus defectos, sus debilidades, sus fracasos y sus concesiones...y el precio de su venta al Moloch cultural que todo lo engulle, digiere y transforma. El narrador y principal protagonista, Simón B. Sáenz Madero (anagrama de Sabino Méndez), se explaya ante aquella generación que en los setenta vivió un efímero esplendor, pero el hálito del autor parece no lograr que el lector y menos los que vivimos aquella época con parecida edad, considere lo que le cuentan como algo auténtico, generacional, íntimamente resonante, se ve el artificio literario, el revés de la trama, el decorado, las figuras huecas calzadas con coturnos y máscaras de tragedia griega. Sólo los libros, la insistente y emocionante adhesión a los libros buscando sus ecos en la narración, siguen atrayendo al lector y a la postre justifican una novela con algunos aciertos y algunas zonas de sombra, como la falta de sensibilidad con la que son retratadas las mujeres en esta novela, objetivizadas en roles de amantes, hembras de placer o histéricas, compañeras con escasa relevancia, ninguna con respuestas y actitudes inteligentes y deslumbrantes, casi siempre soportes erótico-vistosos como elementos decorativos y de importancia social en el ambiente poderosamente masculino. ¿Es así como se veían las féminas en el ambiente roquero? El autor, gran lector, debe repasar en muchos de los autores con más relevancia erótica que, además de vehículos de placer, muchos de sus personajes femeninos eran auténticas obras maestras de la personalidad humana. ¿Lawrence Durrell, por ejemplo? ¿Alguna obra del machista Hemingway? ¿Flaubert, Proust, Stendhal? Etc. FICHA LITERATURA UNIVERSAL.- Sabino Méndez.-518 págs.-Ed. Anagrama.- ISBN 9788433998309
Article complet

PLOTINO, O LA SIMPLICIDAD DE LA MIRADA

Resulta sorprendente que una editorial, en este caso Alpha Decay, ofreciera a las librerías y, supongo, que a contadísimos lectores, este libro magnífico y esclarecedor sobre uno de los filósofos clásicos post helenísticos, el romano Plotino (del s. III d.C.) cuya obra "Enéadas" y algunos datos suyos recogidos por su discípulo Porfirio, han sido sistemática y groseramente manipulados y oscurecidos con fines doctrinarios por la Iglesia cristiana, detentadora del control educativo durante siglos . Repasemos los grandes filósofos de la antigüedad, los nombres de Platón, Aristóteles y Sócrates en primer lugar, para a continuación recordar a los mal llamados "presocráticos" como Tales de Mileto, Pitágoras, Demócrito, Parménides, Anaximandro, y más tarde a Diógenes, Epícteto, Epicuro, Séneca e incluso Marco Aurelio. ¿Por qué ese silencio apenas fuera de un pie de página para Plotino etiquetado como "neoplatónico" y minimizado como filósofo?. ¿Es porque se trata de un filósofo místico que establece sobre ciertas bases platónicas muy conocidas un corpus filosófico y espiritual que luego influiría en el Maestro Eckhart, los místicos españoles y alemanes hasta llegar a Spinoza, Goethe y Wittgenstein, pero sin ajustarse debidamente a los dogmas cristianos y al respeto y obediencia debidos a la Iglesia? ¿Qué podría ofender a Roma y a la Curia estos conceptos filosóficos volcados en la esencia divina, la unidad con el Todo, la búsqueda espiritual, el desprendimiento corporal y sensual, la ascesis y la contemplación de lo que Es, junto a la absoluta simplicidad de la Vida, la Belleza, la Virtud y la Verdad, que a pesar de ser inquietudes en plena vigencia en el mundo filosófico y en el espiritual, conforman un mensaje que suena tan original y extraño a los lectores de hoy como los tratados taoístas o las grandes abstracciones de la física cuántica? En un mundo donde Dios fue declarado difunto por filósofos como Nietzche, en una cultura huérfana de valores y de dioses, uno se pregunta qué alcance cognitivo puede tener la figura de Plotino y su estremecedora pasión por la Verdad y la Vida espiritual, sin olvidar que no se trata de un autor religioso al uso y ni siquiera de un gurú del New Age. El Dios subjetivo tan aclamado por las disciplinas espiritualistas y la psicología profunda o los Valores que defiende Plotino tan relativizados por la mezcla de Freud, Marx, Nietzche y toda la Nueva Filosofía, forman un mensaje que suena caduco e incluso impertinente...de no ser que el lector que se atreva a entrar en este libro terminará por poner entre paréntesis el adoctrinamiento de la cultura del siglo XXI y, aun no siendo creyente, bucear en la obra de Plotino y admirarse de la inteligencia, la intuición filosófica y la sensibilidad espiritual y autenticidad de su obra. La lectura del libro de Pierre Hadot tiene la vigencia y la actualidad de un mensaje filosófico que opera como un revulsivo en la inteligencia del lector. El uso desmesurado y manipulativo de las grandes palabras, la Verdad, el Bien, la Belleza o su piedra de toque, la Bondad, recobra en Plotino su esencia prístina, su primigenia utilidad (que históricamente ha sido vulnerada desde Platón). Plotino es un místico "avant la letre" que propone una visión de la filosofía que nunca ha dejado de ser auténtica y ahora comienza a volver a ser actual: una serie de prácticas orientadas a la transformación de uno mismo (esculpirse a sí mismo) y el propio modo de vida, una nueva manera de ser. Y también una búsqueda espiritual incansable "de lo absolutamente simple", que se realiza prácticamente en una forma de ser basada en un "estar presente a sí mismo y a los otros". Lo cierto es que no es posible entender bien el progreso y conexión entre la filosofía medieval y la griega, Platón y Aristóteles sobre todo, y la helenística, con estoicos y epicúreos a la cabeza, sin tener en cuenta a Plotino más cercano a San Agustín que el mismísimo Platón. El libro de Hadot es un modelo de ensayo filosófico sobre un autor tan complejo como Plotino, figura bastante misteriosa de la que no se tiene descripción, dibujo o busto alguno. Pura coherencia en un hombre que pretendía hacer vida de su pensamiento, llevar sus Ideas a la práctica cotidiana. Un hombre que consideraba al cuerpo como la cárcel del alma y aunque no lo despreciaba (al estilo de los gnósticos de su tiempo), trataba de cuidarlo y respetarlo pero sin olvidar que era una envoltura efímera de lo auténticamente importante, el Espíritu que le animaba y que era una parte de un Dios concebido a la manera de Eckhart (y que pondría en armas a los censores de la Inquisición). En resumen, Plotino consideraba que su existencia era un incansable intento de "elevar lo que hay en mí de divino a lo que hay de divino en el universo". Para ello mantenía una práctica contemplativa lo más continua posible enfocada en la simplicidad de cuanto le rodeaba : "Regresa a tí mismo y mira: si aún no te ves bello, haz como el escultor de una estatua que ha de salirle hermosa: quita, raspa, pule y limpia hasta que hace aparecer un bello rostro en la estatua. También tú, quita todo lo que sea superfluo, endereza todo lo que es tortuoso, limpia todo lo que esté oscuro, abrillántala y no ceses de "esculpir" tu propia "estatua" hasta que resplandezca en ti el divino esplendor de la virtud, hasta que no veas "la Sabiduría en pie sobre su sagrado pedestal. ¿Has llegado a esto? " FICHA PLOTINO O LA SIMPLICIDAD DE LA MIRADA.- Pierre Hadot.-Traducción Maite Solana.- Alpha Decay. ISBN 9788493333256
Article complet

Dissabte 23 de setembre, Sílvia Mayans presenta, "Barcelona, viatge a la perifèria criminal" (Alrevés/Crims.cat) Celebrem #diadelamercè #llibreriaserret

 www.alreveseditorial.com/

Barcelona, viatge a la perifèria criminal
Agregar al Carrito de la Compra
Barcelona, viatge a la perifèria criminal
 AAVV (Barcelona, viatge a la perifèria criminal)

AÑO DE PUBLICACIÓN: 2017
IDIOMA: Català
ISBN: 978-84-17077-17-4
NÚMERO DE PÁGINAS: 358
DIMENSIONES: 13,5 x 21,5
FORMATO: Rústica amb solapes
PRECIO: 20,00 €
Vint autors, deu dones i deu homes, escriuen sobre deubarris de la Barcelona més criminal i perifèrica

Mireia Llinàs + Josep Lluis Roig (MONTBAU)

Empar Fernández + Lluis Bosch (VERDUM)

Margarida Aritzeta + Andreu Martín (POBLE NOU)

Graziella Moreno + Albert Figueras (GUINARDÓ)

Núria Cadenes + Juli Alandes (BELLVITGE)

Susana Hernández + David Marín (VERNEDA)

Anna Maria Villalonga + Rafa Melero (CARMEL)

Raquel Gámez Serrano + Lluis Llort (POBLE SEC)

Esperança Camps + Emili Bayo (HORTA)

Sílvia Mayans + Jordi de Manuel (BESÒS)

 

Article complet

<1
2
3
4
5
...582>