Terres de parla Catalana: paisatge, territori i societat.

El Congrés de Centres d´ Estudis de Parla Catalana ha publicat les actes del V Congrés que va tindre lloc a Maó del 14 al 16 d´ Octubre del 2005. El llibre és un estudi d´ esdeveniments locals tractats pels Centres d´ Estudis Locals. Aquests s´ afronten com quelcom a la nova era de la globalització. Interessant és el pròleg que fa al voltant d´ aquest tema en Jaume Busquets i Fàbregas(geògraf i membre del Grup d´ Estudis de Sant Cugat del Vallès) que escriu amb claus com: s´ha de “reivindicar el passat per a projectar el futur”; un pont amb la universitat des de els Centres d´ Estudis.; els diferents llocs(en viu i en directe) que són a més laboratoris; la divulgació dels mètodes de treball que han d´ anar acompanyats del coneixement. En Jaume Busquets li fa èmfasi a la reivindicació dels llocs, qualificant a aquests com a autèntics. Diu que hi ha que difondre-les i fer-les conèixer. Ací tenen un lloc de preferència la cultura i l´ educació. Dos pilars bàsics i el-lementals. Busquets com apunt final al pròleg fa una reflexió sobre els reptes i les oportunitats dins l´ era de la globalització amb una sèrie de consells: com l´ ampliació dels àmbits de treball i de recerca; reforçar l´ enfocament global dels estudis; rescabalar els buits deixats per les interpretacions generals; enfortir la funció social dels centres i treballar en xarxa. En aquelles jornades es van tractar quatre temes centrals que queden ben reflectits: Paisatge rural: herència i transformació; turisme patrimoni i paisatge; paisatge urbà: ciutats i pobles en transformació; art. Literatura i paisatge. Sussanna Anglès
Article complet

EXPOSICIÓN SOBRE DESIDERI LOMBARTE EN LA BIBLIOTECA DE ALCAÑIZ

Con motivo de la celebración, hoy 24 de octubre, del Día Mundial de las Bibliotecas, la Biblioteca de Alcañiz se ha sumado a esta efeméride instalando en su sede del Palacio Ardid una muestra itinerante sobre el escritor aragonés Desideri Lombarte (Peñarroya de Tastavins, 1937 ? Barcelona, 1989), de quien este 2007 se conmemora también el 70 aniversario de su nacimiento. La exposición, impulsada por la Associació Cultural del Matarranya, lleva por título "Desideri Lombarte: Ataüllar el món des del Molinar" ("Desideri Lombarte: Otear el mundo desde el Molinar"), y tiene un doble objetivo: mostrar el patrimonio de la comarca del Matarraña/Matarranya y, a la vez, difundir la figura de uno de los intelectuales contemporáneos más importantes del Bajo Aragón histórico. La muestra podrá verse en las salas de la biblioteca alcañizana hasta el próximo 17 de noviembre. El 8 de noviembre, está previsto que visiten la muestra los alumnos de los cursos de catalán impartidos en Alcañiz por la Associació Cultural. Quién es Desideri Lombarte Desideri Lombarte nace en el Mas del Molinar, en Peñarroya/Pena-roja de Tastavins (comarca del Matarranya) en 1937, dentro del contexto de la Guerra Civil. Como muchos otros jóvenes de la comarca emigra a la ciudad, a Barcelona, con 19 años, donde trabaja como delineante. La crisis en la construcción y sus problemas de salud le llevan a abandonar su trabajo a finales de los 70. A partir de aquí empieza una intensa etapa de producción intelectual durante toda la década de los 80 que sólo se interrumpe con su prematura muerte, en 1989. Lombarte es uno de los autores contemporáneos más importantes de la literatura y la cultura aragonesa en catalán. Destaca sobre todo por su obra poética, aunque es un hombre polifacético desde el punto de vista intelectual; practicó varios géneros además de la poesía: la novela, el teatro y la investigación histórica, etnográfica y lingüística. También hay que citar su faceta como dibujante para ilustrar sus obras. Qué es la Associació Cultural del Matarranya En 1989, un grupo de hombres y mujeres que llevaban años organizando actividades culturales en la comarca desde otros colectivos. deciden fundar la Associació Cultural del Matarranya con el objetivo de trabajar por la defensa de la cultura propia. Entre ellos estaba Desideri Lombarte que fue miembro fundador y el primer vicepresidente. Desde entonces, la Associació ha desarrollado una importante actividad cultural en la comarca entre la que cabe destacar las numerosas publicaciones. Con el objetivo de ayudar a la difusión de las obras de autores vinculados con la comarca, la Associació ha puesto en marcha varias colecciones de libros: Quaderns de la Glera, en la que ha publicado 12, volúmenes; Lo Trull, colección dedicada a obras literarias que cuenta con 11 volúmenes; Lo Trill, reservada a obras de investigación y desde la cual se han publicado actualmente 8 volúmenes y una colección de catálogos de exposjciones con 1 volumen publicado por el momento. La Associació también es coautora de la revista mensual Temps de Franja. Ha editado y coeditado varios CD y, entre otras actividades, organiza anualmente La Trobada Cultural del Matarranya, con tres jornadas dedicadas a todo tipo de actividades culturales. En Alcañiz, la entidad cultural organiza clases y cursos de catalán para adultos desde hace varios años, que se imparten, en colaboración con el Ayuntamiento, en el Centro de Adultos Guadalope (ubicado junto a la Ciudad Deportiva de Santa María). - Más información sobre la exposición "Desideri Lombarte: Ataüllar el món des del Molinar": Pepa Nogués, 676 308 021. - Más información sobre la Associació Cultural del Matarranya: 978 851 521 (Secretaría); associacio@matarranya.com
Article complet

Els dies a les presons de Franco d´un nascut a Les Useres..

presonsfranco.jpg A la contraportada de La Vanguardia, del dimarts 6 de novembre de 2007, hi apareixia una entrevista de Víctor M. Amela: al Bloc de Cossetania Edicions. Tàrio Rubio escriu en un nou nº de la col•lecció Memòria del segle XX (Cossetània), la història de les presons de Franco personificada amb ell mateix, sota la forma verbal de la primera persona. En Tàrio va néixer l’any 1920 a la vila de les Useres de Castelló de la Plana. Una vila petita, però enclavada en un racó simbòlic, tranquil e imprescindible a passejar del País Valencià. Quan estava a Vila-real en Tàrio va poder viure i contemplar la proclamació de la Segona República i després l’esclat de la Guerra Civil . La tardor de 1937, Tàrio amb 17 anys, va marxar com a voluntari al front de Terol per defensar a la II República., però all juny de 1938 va ser fet presoner. Començà en aquell moment un llarg i pecaminós periple pel món penitenciari del règim franquista . En Tàrio Rubio va visitar tant Camps de Concentració ,com presons i batallons de treballadors. Va passar pels camps de concentració de la Reial Acadèmia Militar de San Gregorio de Saragossa, de Miranda de Ebro (Burgos), Orduña (Àlaba) i Aranda de Duero (Burgos); per les presons d’Aranda de Duero, Valdenoceda (Burgos), la Provincial de Burgos i la de Sòria, la de Torrero (Saragossa), la Model de València i la de Castelló. Finalment va ser enquadrat al batalló disciplinari de soldats treballadors , per realitzar treballs forçats a Arcos de Jalón (Sòria), Cuelgamuros-Valle de los Caídos, Somaén (Sòria) i Armiñón (Àlaba). L´ alliberen l´ any 1945 i marxa a Barcelona , però sempre va ésser víctima i testimoni del seu passat roig i republicà. Aquest home sempre ha estat apegat a reivindicar la recuperació de la memòria històrica amb la participació dins diferents associacions d’ expressos polítics, la realització de xerrades, conferències, entrevistes… Tot això d´una manera o altra queda reflexat al llibre que presenta Cossetània. Molts joves com ell es van veure abocats a una guerra sense precedents ni a l´ Estat ni a Europa. La diferència està en que alguns d´ ells senten la necessitat i el desassossec de contar-lo quan la història ho permet, sobretot quan l´ ambient al seu voltant es gira i regira amb no poca tranquil•litat. Tàrio Rubio ha trobat l´ oportunitat i ho ha aprofitat amb Cossetània i l´ ajut, a l´ hora de guardar cura del relat de Gemma Caballer i Oriol Dueñas. Hi ha moltes històries arrere cadascun dels presons de Franco. Aquesta és una d´ important que no em perdria on queda clar que la fita dels règims franquista amb la política de les presons i la persecució de resultats d´ aquestes era escarmentar als que havien defensat la República. Llegir aquest llibre és un exercici que ens ensenya a apropant-nos a la nostra història i al l´ episodi més dramàtic de la mateixa com és la Guerra Civil. La narració, a més, és fàcil a l´ hora de la nostra lectura. No es donen massa voltes per a dir qualsevol cosa i és ràpid amb l´ expressió, clar i concís i això per al lector, és un motiu a agrair. Els llibres que conten històries verídiques i pròpies tenen una força especial. Són llibres molt contundents i que a poc bé que s´ expressin capten l´ atenció del lector. Quan es llig aquest llibre sempre podem pensar amb algú que s´ha vist amb , si fa o no fa, sotmès a les mateixes situacions. Els camps de concentració, les presons, els batallons de treballadors....tenen efectes a curt i llarg termini molt similar en tots els que les pateixen. Tàrio pot estar orgullós, en definitiva , de moltes coses....però sobretot d´ oferir un testimoni que fa memòria i que construeix un exemple cap a la convivència. Sussanna Anglès
Article complet

Buscant la clau 15ª part

Allò que no va néixer Més enllà de la dualitat quedà tot mirant-s’ho una presència invisible aquesta presència és l’anima de tots nosaltres el refugi des del qual podem observar la dansa còsmica com si d’uns focs artificials es tractés meravellant-nos de l’existència sense veure’ns arrastrats per ella. Existència L'existència es desplega davant dels meus ulls i no sé què fer amb ella els desitjos, evaporats el futur inexistent el món és un somni de la meva ment no hi ha per tant res a fer estic bocabadat i no puc moure'm doncs cap a on? per a fer què? només queda ja disfrutar de la llum de les flors i del cel i de cada instant és com els núvols que porten tempesta descarreguen i se'n van i en l'instant fugaç que l'energia es transforma en llamp l'existència observa tremolosa doncs aquest instant se'm repeteix com un miracle i el temps i l'espai segueixen perduts l'energia esclata i inunda la vida i les paraules marxen ofegades. Lluis Maese
Article complet

EL CUARTO DE LAS TEJAS

Tras interminables años de soledad escucho de nuevo el sonido de las tejas amontonándose una tras otra a escasos metros de mi escondite. Pronto van a liberarme de mi prisión, o tal vez no, quizá haya llegado el momento de encontrar la sepultura definitiva para mi cuerpo, el momento decisivo para arrebatarme la memoria. Los silencios de las aulas por fin se han roto, pero el ruido es ensordecedor. No hay niños, tampoco oigo las cariñosas palabras de una maestra, ni las graves sentencias de un maestro encolerizado. Sólo el ruido de máquinas infernales. Desde mi habitáculo, a través del boquete entre las tejas que algunas décadas antes debieron realizar los ancestros de mis perennes compañeras ratoniles, llevo años escudriñando la calle situada frente a mí. La ventana carece de cristales, y las grietas en las paredes dejan penetrar cada vez con mayor intensidad los rayos de sol del verano y el aire gélido que trae el invierno año tras año. No escucho el ruido de las tejas. Supongo que los albañiles se habrán detenido para ir a desayunar. No sé cuantas horas me quedan antes de que mi cuerpo emerja frente a sus ojos. ¡Dios mío! ¿Qué harán conmigo? Soy tan viejo, estoy tan decrépito. ¡Qué sorpresa les voy a dar! Mi memoria sigue fiel al pasado, como si ahora mismo pasaran frente a mí doña Pilar, doña Aurea, la señorita Agustina, las dos Ramonas, doña Victoria, Nati o Neus, la más dulce de cuantas maestras han pasado por esta escuela. Recuerdo perfectamente a los maestros que atendían a los niños varones con tanto esmero: don Francisco, don Gregorio, don Paco, a aquel otro viejo cascarrabias al que todos llamaban “mestre pateta”; o a don Felipe, un maestro valenciano tan proclive a la juerga como a dar clases con severidad, tanta que las veces que se dormía en clase, a media tarde, tras la comida, nadie osaba despertarlo. En cierta ocasión, la víspera de la festividad de San Antón, don Felipe encargó a algunos chicuelos que comprasen buñuelos con miel y los llevaran a la Fonda de abajo, con la finalidad evidente de darse un buen atracón con sus amigos. En lugar de esto, los colegiales decidieron dejar las pastas en la otra Fonda, Casa Punxa, y repartirlas entre la gente allí presente. La bronca del maestro fue de órdago, pero no se atrevió a castigarlos para no estropear la magnífica imagen que su regalo había propiciado entre las gentes de La Torre. Claro que el más duro de todos fue don Enrique, recién llegado de la guerra. Tal vez esa procedencia explicaba su sequedad y sus escuetas respuestas, ausentes de conectores gramaticales, cuando a alguno le faltaba un lápiz o había perdido su cuaderno. —Compras, buscas, robas. De todos modos, las que más asustaban a las niñas eran aquellas monjas bajitas y orondas, de cuencas oscuras y fría mirada, con sus rostros tapados por unos velos a modo de burkas, con unas enormes tijeras colgando del cuello y aquellas amenazadoras palabras que mascullaban de vez en cuando, como surgidas de ultratumba: —Si hablas, te corto la lengua. Algunas alumnas felizmente casadas; otras, incluso abuelas, han reconocido frente a mí que gracias a religiosas como aquellas aprendieron de pequeñas a leer y a rezar, de tanto escuchar en silencio cómo lo hacían las niñas mayores. Alguien remueve las tejas de nuevo. El tiempo se me acaba. No quiero olvidarme de los niños y niñas que correteaban por las aulas tiempo atrás. Seguro que ahora, si aún vive alguno de ellos, se habrá convertido en hombre o mujer de provecho y habrá engendrado hijos y nietos que inunden la plaza del pueblo con sus gritos. Aunque lo cierto es que hace algunos años que no oigo el llanto de los niños, y las infantiles voces de antaño se han hecho graves y desconocidas para mí. Oigo a uno de los albañiles mientras habla con un hombre trajeado, posiblemente un arquitecto, tal vez el alcalde de una gran ciudad, pues no tiene aspecto de maestro: su traje es nuevo, no roído por el paso del tiempo, su tripa es prominente hacia fuera y no para adentro; y su sonrisa abierta y relajada me indica que debe trabajar poco, sin la sobrecarga de aguantar encima a pequeños enanos revoltosos y además luce vanidoso dos dientes de oro en el maxilar inferior. Algunas partes de mi cuerpo aún guardan las señales de varios dientes de leche que algún niño me clavó. —¿Para qué tanto mimo con unas tejas viejas, señor Miguel? —Trátalas con sumo cuidado, Dionisio: son para mi nuevo chalet. —Y pensar que en la Torre del Compte hace años que apenas se producen nacimientos. —Ni te imaginas lo que va a crecer esta localidad en los próximos años. Son miles las personas que, hartas de la ciudad, buscan un lugar paradisíaco como éste para trabajar. —Querrá decir: descansar, don Miguel. —He dicho “trabajar”, inculto. Este solar va a ser la sede del mayor centro de telecomunicaciones de la provincia, uno de los más sofisticados de Europa. Desde aquí cualquier trabajador podrá comunicarse instantáneamente con su empresa y enviar sus trabajos a la velocidad del rayo. —Sí, hombre, sí: Enviarán ladrillos, ovejas, aceite… ¡Ande ya, señor Miguel! —¡Qué bruto eres, Dionisio! Siempre lo ves todo negro. Hablo de vender aceite, ovejas y lo que haga falta por medio de Internet, sí, pero también de enviar diseños de ropa, planos de casas, correcciones de libros, artículos de prensa… Ni te imaginas la cantidad de creativos, artistas e intelectuales que buscan como locos un lugar como éste. —¡Bah! Todo esto me parece una tremenda incoherencia, pero, ¿no ve que ni siquiera hay una triste escuela? —Eres imposible, Dionisio. Anda, trátame estas tejas con cuidado y aprende a soñar con los ojos abiertos. En cuanto el arquitecto se ha dado media vuelta, Dionisio extrae un cigarrillo del bolsillo trasero de su pantalón y lo enciende. Me está mirando fijamente. ¿Me habrá descubierto? No, tiene la mirada perdida, con cara de no entender nada de nada. Aún me queda tiempo para recordar un poquito más. Mis queridos niños: Aurelio, Guillermo, Silverio, Pedro, Ramón, Roberto; mis añoradas niñas: Miriam, Candelaria, Alicia, Alba, Miguela, Esperanza… Algunos de vosotros apenas pisasteis la escuela, porque había que servir, o bastaba con saberse la doctrina en tres meses, o “no valía la pena acudir al colegio”. A menudo era más importante cuidar de los hermanos menores, atender a los hijos de la maestra, apacentar el ganado; o vivías demasiado lejos, en alguna masía, llegaba el tiempo de la cosecha, o alcanzabas a mitad de curso la edad máxima permitida para estudiar. Recuerdo perfectamente vuestros miedos a ser castigados de cara a la pared, y aquella vetusta regla de madera que en ocasiones golpeaba vuestros dedos con fuerza, las burlas inocentes de los compañeros cuando eras demasiado grande, demasiado pequeño o demasiado torpe. Todavía creo ver por la ventana a aquellas niñas que venían desde alejadas masías saltando la comba, entre canciones y risas desbordantes de alegría, a pesar del calor extremo o mordisqueando los chupones de hielo recién arrancados de las ramas de los árboles; siento, como si fuera ahora mismo, el penetrante aroma de la ropa y el pelo perfumados de las niñas, el olor de las fresas y el sabor de la cerezas recién arrancadas de los campos de la Fresneda. Creo ver con absoluta nitidez vuestros labios tintados de rojo, vuestras sonrisas traviesas, los susurros prometedores de nuevas cosechas, de escapadas al río, de visitas a la casa encantada del cura, o de nuevas construcciones de casetas en las afueras del pueblo surgidas gracias a valiosos hallazgos desenterrados de entre las basuras. Sonrío al recordar la cara que puso Carlitos aquel día, cuando sus compañeros le untaron de guindilla la cabeza del lapicero: nunca más volvió a morderlo, aunque terminara por devorarse las uñas. Dionisio ha terminado su cigarrillo y lanza la colilla con tan mala fortuna que se introduce por el agujero desde el que lo estoy observando. Sólo me faltaría ahora, después de tantos años, morir achicharrado. —Y qué mal huele el tabaco. ¡Por Dios! Mi final está cada vez más próximo. No. Todavía no. Ahora se sienta en el suelo, de espaldas a mí. Saca un bulto plateado del bolsillo de su chaqueta y se amorra a una botella de vino tinto. Menudo trago le ha propinado. Sí, como hacían los pequeños en la escuela, aunque ellos disponían sólo de un barreño de agua depositado en un extremo del aula, junto a un único vaso, que utilizaban uno tras otro cuando la sed arreciaba. Claro que más adelante fueron los propios niños los que acudían a la fuente con el “cantarito” que les entregaba el maestro. Los niños siempre han sido muy serviciales y bondadosos, al menos los que yo he conocido: antes de entrar en el aula, bien temprano por la mañana, un niño y una niña, cada uno en su escuela, llevaban una rama y encendían la estufa de leña, mientras que los demás debían traer cada día uno o más troncos desde sus casas. Entraban en fila, uno tras otro, y se sentaban en línea frente al maestro al tiempo que coreaban: —Ave María Purísima. Luego venían las oraciones, las cuentas, las provincias de España, la lectura de don Quijote, el catecismo… y todo había que aprendérselo de memoria. He visto pocos libros, pero debían de ser muy valiosos: ahora me vienen claramente a la memoria las imágenes del Manuscrito y de La Enciclopedia. Y en el momento más esperado tocaban las campanas de la iglesia para indicarnos que había llegado la hora del recreo. Salían todos en tropel y, mientras algunos niños acudían a sus casas en busca de una porción de membrillo o de un puñado de almendras que luego solían compartir, los demás se apresuraban a jugar a relevos, al pichi, a las canicas, al tello, a la taba, a la comba. Los más necesitados de quemar energía eran capaces de dar varias veces la vuelta al pueblo corriendo detrás de un aro de madera que empujaban mediante un gancho de metal. Hasta que las campanas volvían a sonar y tocaba regresar a las aulas, a los rezos, a las cuentas, a las provincias y a don Quijote. Los tiempos cambiaron a partir de aquel día en que el maestro retiró los retratos del rey Alfonso XIII y se los entregó a los más pequeños para que los hicieran añicos. No tenían la fuerza suficiente para acometer la tarea, así que el maestro se vio obligado a agujerear con sus dedos las figuras reales para hacérselo menos laborioso. A partir de ese momento se terminaron las oraciones, aunque no los castigos, las lecturas, las cuentas ni la geometría. Dionisio está comiendo pan con queso. Percibo el olor. Lonchas y lonchas de este manjar llegaron a blanquear el tejado de la iglesia cuando los niños y niñas a quienes no les gustaba las lanzaban a lo lejos para deshacerse del preciado alimento. Mejor éxito tuvo la ración diaria de leche en polvo, aunque recuerdo como a alguna de las niñas más pequeñas había que sujetarla entre dos compañeras mayores en tanto que la maestra le tapaba la nariz para obligarla a tragársela en un santiamén. Luego vino la guerra, con sus penurias, con la miseria y el hambre, con miradas de miedo y de rencor entre los adultos. La mirada de los pequeños seguía siendo inocente, pero a veces se impregnaba con una pincelada de tristeza y de desconcierto. Llegaron nuevos maestros, maestras recién salidas de la escuela. Regresaron los rezos, resonó de nuevo la “Ave María Purísima” y pocos años más tarde, en un día nublado repleto de males presagios, el maestro castigó a un grupo de niños encerrándolos en el cuarto de las tejas, un pasillo de la escuela en el que los albañiles olvidaron el material de obra que les sobró tras arreglar la techumbre del colegio. Aquel fue el día de mi sorpresivo encierro. Los muchachos, supongo que por aburrimiento, decidieron construir un tejado en medio del corredor, y allí me dejaron, en su interior, hasta hoy, cuando parece que, por fin, y tal vez para mi fatalidad, van a rescatarme. Dionisio acaba de destapar algunas de las tejas que me ocultaban. Me acaricia con su mano para apartar el polvo que me cubre. Me mira. Me observa fijamente. Siento escalofríos. Su silencio me está matando. Hecho de menos el crujir de las viejas butacas de madera, el jolgorio de los colegiales, los murmullos, las rabietas, las risas explosivas, los estridentes chillidos de los más pequeños. —¿Qué haces, Dionisio? —¿Ha visto? —¡Joder! Esto es magnífico. Al menos debe tener cien años. —O más. ¿Qué hago con él? Aún puede servir para la chimenea. —No seas bruto, Dionisio. Sácalo con muchísimo cuidado. Tengo la intención de dejarlo en un lugar privilegiado de mi nuevo chalet. —Cómo quiera, don Miguel. El arquitecto acaba de salvarme la vida. Suspiro. Se va y deja solo al albañil. —Mira que son estrafalarios estos intelectuales. ¡Un pupitre! ¡Un mueble del tiempo de María Castaña! Yo no veo en ti nada más que un trozo de madera carcomida, cuyo futuro no importa nada ni a nadie, a nadie excepto a ese lunático de don Miguel. Bueno, al menos, aunque Dionisio rehuya su pasado, la memoria perdurará en mí para todo aquel que quiera encontrarme. Me siento feliz. Silvestre Hernández Carné
Article complet

VISIONES (2)

Un estruendo desacostumbrado conmueve la quietud del valle. El tiempo bochornoso deja pensar primero que se trata del trueno, anunciador de tormenta. Pero el tableteo que sigue no puede ser más que el de las ametralladoras. La guerra irrumpe en la pastoral dejando el paisaje como sobrecogido: los animales huyen despavoridos a sus madrigueras, las aves se ciernen inquietas, y los campos de labranza aparecen vacíos de sus habituales pageses. El calor es agobiante, el viento escaso y sólo trae rumores inquietantes. Pronto se alzarán hacia el norte unas humaredas de incendio: casas bombardeadas, mieses quemadas, coches reventados. Las secuelas ordinarias de cualquier conflicto. Los corresponsales de guerra dirán que se ha desplazado ligeramente el frente de esta lucha reñida que vino en llamarse la batalla del Ebro y en el pueblo la excitación estará en su cúspide. Unos, escondidos en sus casas rezarán a todos los santos para que pronto lleguen los liberadores nacionalistas tras dos años largos de pesadillas, otros temerán por las represalias anunciadas contra los autores de los desmanes anarquistas de la zona. Muchos combatientes republicanos no presenciarán la caída del pueblo ya que están en el frente cercano, sin conexión con la retaguardia, las mujeres y los niños se dispondrán a huir. Pero la configuración del pueblo, aislado en su nido de montañas con el solo cordón umbilical de su carretera (con entrada de túnel y puente fácilmente cortados), no les permitirá darse a la fuga y la población sospechosa caerá en la ratonera. Sólo los listos tomarán el camino del monte para esconderse a su turno en cuevas y barrancos como lo hicieron los del otro bando perseguidos por la vindicta anarquista cuando el estallido del conflicto. Los que conocen los vericuetos del macizo como pastores, leñadores, cazadores podrán contar con la seguridad del sendero que les llevará a la zona todavía republicana de la margen izquierda del Ebro. Así es como surge en lo alto del repecho que da a las pozas una mula sobrecargada seguida de un hombre todavía joven pero marcado por el sufrimiento y la tensión de estos días. Lleva el mono de los combatientes y la escopeta de caza transformada en fusil de guerra. Tiene barba de varios días, viene sudado y ojeroso con los hombros derrumbados bajo el peso de una gran desgracia. Es que acaba de enterrar allí en el cementerio de la colina, que acaba de ladear, a su joven esposa, muerta de una tuberculosis mal cuidada en estos tiempos de penuria. Volvió del frente justo para recoger su último suspiro y el avance del ejército enemigo le sorprendió en el pueblo. No vaciló en tomar la única decisión viable: huir por el monte con el único tesoro que le queda: su hijo que ahora duerme en su cuna de esparto en el lomo de la mula. La separación con la familia fue desgarradora pero no había otro remedio, aseguró a su suegra que iba a llevar al niño a la frontera y que allí lo entregaría a un familiar suyo sin hijos que cuidaría de él hasta el final del conflicto. En cuanto a él, se reuniría con la tropa republicana y combatiría hasta el final, pase lo que pase. Del otro lado del monte por unos días todavía se mantendría el frente republicano y el único problema era el paso del Ebro. Contaba con la barca de un primo que era pescador de anguilas en el delta y que le pondría a salvo en la otra orilla. Ya llegaba la mula al vado del pozo alto y sin vacilar, con su paso firme y seguro, enfiló el sendero apenas escondido detras de unas matas de boj. En la familia del miliciano una larga tradición señalaba esta senda como la salida más rápida del valle, sólo conocida de un pequeño grupo de gente que la usaba para cazar cabras, o para reunirse a pie o con mulas avezadas en tales trotes con la familia del otro lado del monte. El recorrido necesitaba paciencia y alforjas bien surtidas de botas y vituallas. El hombre no se detuvo en la contemplación del valle que vibraba ya de la metralla y aceleró el paso. Bajo el bochorno el sudor le coronaba la frente y se deslizaba dentro de la camisa y el mono abiertos en el pecho. Resollaba y, de vez en cuando echaba una mirada tierna al bebé que dormía mecido por el trote de la mula. Cuando llegaron a la cima del sendero, antes de bajar al otro valle, se volvió y sintió como un desgarro en el pecho. Era la última vez que veía las estribaciones de este monte que ocultaban el lugar donde fue feliz. Una felicidad decididamente muy breve, arruinada por el furor de los hombres. Como un moribundo a la hora del trance supremo repasó los momentos de esta carrera hacia la muerte y la destrucción. Este ardiente joven, ganado a las ideas libertarias por la injusticia flagrante del régimen anterior, soliviantado por los panfletos de la FAI y encandilado por la figura de Durruti, se había apuntado desde el comienzo a la lucha armada y había participado en las campañas de descomiso de bienes. Había puesto en pie el sistema de trueque, a raiz de la abolición del dinero. Más leído que sus compañeros bastos y groseros, y más violentos tambien, había tratado de encauzar la brutalidad de los milicianos desbocados y sedientos de sangre. Cuando la constitución de las milicias anarquistas, se apuntó en parte para no compartir las atrocidades de las acciones llevadas contra ricos terratenientes y curas que se desataron en los pueblos de la comarca. Pero, como en cualquier período de disturbios de sangre su apellido quedó ligado a la organización de lo que muchos no tardaron en llamar un contra Dios y que él siguió llamando hasta su muerte una utopía liberadora. Lo que hizo su situación más difícil es que se enamoró y se casó con una chica del « otro bando » El padre de ella tenía algunos bienes duramente adquiridos en una emigración de unos quince años a Estados Unidos. Volvió hecho « un indiano » y fue despertando los celos de los fracasados que se quedaron vegetando en el pueblo. Él no pudo evitar que su suegro cayera entre las primeras víctimas del furor rojo, matado por una pandilla de matones de un pueblo vecino. La enfermedad de su mujer vino de allí, el parto de su hijo aceleró una afección mal curada. El recuerdo de su pobre cuerpo sacudido de tos y sus expectoraciones de sangre le reintegró al presente. Divisó a lo lejos en lo alto de la otra vertiente un camión cargado de soldados armados cuyo evidente propósito era cortar la vía de escape de los fugitivos del pueblo. El había pasado entre las mallas de la red y no podía malgastar esta oportunidad. Azotó la mula, lo que despertó al nene cuyos gemidos se perdieron en la profundidad del barranco. Más tarde, a la sombra de un pino el padre le dió de mamar la leche de cabra de una odre, luego echó una cabezada para recuperar fuerzas y emprendió la última cuesta hasta llegar, tras una larga y penosa caminata, al punto en que se descubría el delta y la franja del mar llena de destellos. Alli empezaba el camino de la libertad o por lo menos el de la salvación.
Article complet

Montse Castellá a "Jesus"; pròxim concert el diumenge 21 d'octubre del disc L'escriptor inexistent.

cartell-jesus.jpg L’escriptor inexistent Se tracta d'un acte inclòs dins el centenari del naixement de l'escriptor tortosí (de l'EMD de Jesús), Joan Cid i Mulet. Serà este diumenge 21 d'octubre a les 19.30 h al casal jesusenc. Entrada gratuïta A tots los que puguesseu vos hi espero. Passeu a qui vulgueseu Besets Gràcies Montse Castellà
Article complet

En las viñas de Cretas:

El pasado 4 de Octubre, el poeta Luis-Felipe Navarro presentó en Valencia su último libro LA POESÍA Y YO, cuya segunda parte se titula POEMAS DEL MATARRANYA. Formada por 11 poemas, esta colección de versos expresa la impresión que nuestra tierra ha causado en este escritor aragonés de nacimiento y valenciano de formación. Con una asistencia de público considerable, el libro fue presentado por el catedrático y Premio de la Biblioteca Nacional, Cecilio Alonso. La poeta Susana Benet, recitó doce poemas del libro de los que seis fueron del Matarraña. Entre ellos, el VI, subtitulado, En las viñas de Cretas: Madera retorcida, sarmiento sinuoso que termina sangrando en un cristal, unos años más tarde, cuando nadie se acuerda ya de aquel racimo, ni de cuanto llovió aquel verano muerto. Pero tú, sí, estás vivo; tanto, que iluminas los ojos de los que acercan el tiempo que les queda, a la mesa vestida de domingo, para beber el resumen de todos tus crepúsculos. Luis Felipe Navarro
Article complet

VISIONES (1)

El valle amanece cuajado de hielo, carámbanos cuelgan de las rocas en cada manantial, la hierba está cubierta de escarcha que cruje bajo los pies desnudos de la fugitiva. La cual viene corriendo desde el pueblo, jadeante y con los ojos vidriados por el horror. Levanta un vuelo de cuervos matinales que se cebaban en la carroña de una cabra. La mujer, todavía una adolescente, viste una capa sencilla de estamina oscura por encima de un camisón basto y un bonete de lana del que se escapa una cabellera de azabache : cuando las púas de las zarzas le arranquen su abrigo se descubrirá su avanzado estado de gestación. Se aprieta el vientre con las manos azuladas mientras se descuelga del camino de mulas en busca del sendero que le indicó la vecina, una anciana ducha en artes secretas, curandera y bruja, pero sobre todo mujer de su religión. Si uno se asomara a sus ojos, leería, como en un libro abierto, la noche de pesadilla que acaba de vivir en su casa del pueblo. La llegada de unas tropas nocturnas y fantasmales empeñadas en limpiar el pueblo de toda la mala ralea de marranos que hasta aquí vivían ocultos y tranquilos bajo la protección de los caballeros de la Orden. Los edictos del gobierno provincial eran tajantes : no se podía tolerar más tiempo la permanencia de estos perros infieles, había que extirpar de esta tierra a todos los asesinos de Cristo en un plazo breve y matarles sin contemplaciones, ya que se negaban a marchar. La contundencia del ataque nocturno cogió desprevenida la guarnición de caballeros que moraba en la casa fuerte del pueblo y que hasta aquí había garantizado a « los hombres de la mala fe » una relativa seguridad. El acoso de la soldadesca se había cobrado víctimas entre los reacios a marchar : pocos eran en efecto los que aceptaron emprender el viaje hacia lo desconocido y no querían oír hablar de barcos en la costa partiendo rumbo hacia tierras orientales. Los más, arrancados a su sueño, pagaron con la vida su apego a una tierra que desde siglos consideraban como suya. La mayor parte murió con el asombro en los ojos bajo el azote de un Dios vengativo y cruel. Es el caso de los padres de la joven, laboriosos tejedores del pueblo que vivían de su arte, heredado de los antepasados, y moraban pacíficamente en la calle de los de su gremio. La hija pudo esconderse en un recinto previsto a este efecto por una gente que, a lo largo de los siglos, había aprendido el arte de la disimulación y el recelo. Al amanecer, cuando cesó el barullo, salió de su escondite para descubrir a sus padres y hermanos degollados en el taller entre telares y retales de telas. No tuvo tiempo de darles sepultura, les rezó a toda prisa el kaddich, la oración de los muertos, reunió un atajo de pertenencias y salió disparada para el monte entre casas incendiadas y ladridos de perros rabiosos. En un gesto ancestral cerró la puerta y se llevó la llave atada a la cintura : en su desvarío recordó las palabras de la vecina. « Para escapar de esta ratonera, que resulta el pueblo en caso de peligro, tienes que tomar el sendero del río de los pozos y allí tomar la senda que trepa al monte : pasada la cima, en la otra vertiente, encontrarás masets y casas habitadas por hermanos que te darán abrigo y te permitirán alcanzar los puertos de la costa » La anciana guardaba la memoria de un pueblo acostumbrado a huir desde tiempos inmemoriales y se había muerto tras trasmitir sus conocimientos mágicos a la joven. Ésta, animada por el afán de vivir y de salvar a la criatura que palpitaba en su regazo, se dió a la fuga pero la caminata entre pedruscos y el frío tremendo agotaron sus fuerzas ya mermadas por el terror frente a la masacre de su familia. Llegada a la poza que le indicó la comadrona, tuvo que vadear el río engrosado por las nieves derretidas, resbaló en el musgo, chocó contra la muralla de piedra y perdió el conocimiento. Al reabrir los ojos estaba tendida en una roca blanca, fantasmal en el alba invernal; escalofríos le corrían por todo el cuerpo y sus pies azules le dolían como lastrados por dos piedras. En los movimientos de su cuerpo retorcido por el dolor la llave atada a la cintura se desprendió y deslizó suavemente hasta caer en el agua. La naturaleza indiferente siguió su curso y empezó el trabajo acelerado del parto, perdió las aguas que resbalaron hasta la poza más abajo, y un chorro de sangre pronto tiñó la piedra blanca. Los temblores acompañaron todos los esfuerzos de dar a luz y la chica apretando los dientes mantuvo la energía necesaria para asegurar el tránsito a la criatura. Cortó el cordón con estos mismos dientes que castañeaban y la arropó en su propio manto, dejando sus carnes expuestas al cuchillo del cierzo glacial que se había levantado con las primeras luces de la mañana. Su soplo vital se hizo más corto, sus respiros se volvieron estertores y sintió poco a poco el frío invadir sus pulmones, una costra de hielo sustituyó el sudor del parto y sus ojos se vaciaron de vida para convertirse en dos bolas de vidrio : los lagrimones que bajaban por sus mejillas cuajaron como cristales antes de llegar a la barbilla. No sabemos si en su breve agonía tuvo tiempo para oir el galope del caballo que bajaba por la pendiente del sendero. La bestia con el humo saliendo de los belfos llevaba un caballero armado de yelmo y peto con las insignias de los Caballeros de la Orden de Montesa, dueños de la comarca y vigilias de esta gente que trabajaba para ellos y a quienes habían prometido ayuda y protección. Al apearse a orillas del río se quitó el yelmo y lució un rostro juvenil de rasgos finos y aristocráticos. Se precipitó hacia la forma ya rígida aplastada contra la roca, en una misma ojeada vió el chorro de sangre ya cuajado que llegaba al agua, el bulto del manto en una anfractuosidad de la roca que le servía de cuna de piedra al recién nacido y oyó despavorido el berreo del bebé que aspiraba el aire frío de esta mañana de hielo. Supo entonces que la joven que amó una noche en el pajar de las afueras del pueblo, en un arrebato pecaminoso de la carne, había pasado a mejor vida, se sintió culpable y dispuesto a remediar este atropello : a vida perdida, vida cobrada. Trató de cerrar los ojos vidriosos de la madre pero no lo consiguió, entonces cogió el hatajo de ropas con el niño dentro, lo apretó contra su armadura y montó a caballo, aguijonado con la prisa de poner a salvo al fruto de su pecado. Mientras trepaba por el camino, que la joven había tratado vanamente de alcanzar, volvió la vista hacia la mancha clara veteada de rojo tendida en la roca encima de la poza y derramó una lágrima tardía sobre su amor perdido. Picó espuelas y apretó más fuerte contra su pecho la preciosa carga que aspiraba a plenos pulmones los primeros soplos de la vida. Gilbeto Tejedor
Article complet

Taller de Escritura en Valderrobres

La Biblioteca de Valderrobres ha tenido la gran idea de crear un Taller de Escritura, una iniciativa que la aplaudimos y la apoyamos desde este Blog. !!ANIMOS¡¡ inventario-de-voces.pdf inventario-escrituras.pdf Inventario de escrituras impartido por Grassa Toro: Inventario de voces impartido por Cristina Verbena: INVENTARIO DE ESCRITURAS: Para escribir así y asá para leer lo uno y lo otro. Descubriendo entre libros, entre líneas, entre gente, que puesto que la invención es posible, podemos hacer inventario. Grassa Toro TALLER PARA ADULT@S 23 de Octubre, 19,30 horas Biblioteca Pública de Valderrobres INSCRIBETE!!!!
Article complet

Julián Casanova; Conferencia y exposición en Caspe, Paisajes para despues de una Guerra

Julian Casanova, "Recuerdos de la Guerra Civil en el Bajo Aragon": Este es el titulo con el que dara comienzo la Conferencia, que Julian Casanova dara el 20 de octubre a las 20:30 h. en la Casa de Cultura de Caspe. foto_normal_20071015091047_116939.jpg Julián Casanova es catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza. Autor, entre otros trabajos, Historia de España: República y Guerra Civil. Volumen 8 Editado por: Crítica 2007, Anarquismo y violencia política en la España del siglo XX, de Instuitución Fernando el Catolico 2007 de Anarquismo y revolución en la sociedad rural aragonesa, 1936-1938 (1985; Crítica, 2006), La historia social y los historiadores (Crítica, 1991), De la calle al frente. El anarcosindicalismo en España, 1931-1939 (Crítica, 1997) y La Iglesia de Franco (Crítica, 2005); compilador de Guerras civiles en el siglo xx (2001) y Morir, matar, sobrevivir. La violencia en la dictadura de Franco (Crítica, 2002); y coautor de Víctimas de la guerra civil (1999). Ha sido profesor visitante en prestigiosas universidades de Inglaterra, Estados Unidos y Latinoamérica.
Article complet

<1...563
564
565
566
567
...594>