El documental Lorca, "El mar deja de moverse" del cineasta y escritor "Emilio Ruiz Barrachina"

"En la foto Ian Gibson, hispanista que contribuyó a las investigaciones que se muestran en el largometraje": (ELPAIS.es / AGENCIAS - Madrid:) ian-gibson-elpaises.bmp El documental Lorca, "El mar deja de moverse", que dirige el cineasta y escritor "Emilio Ruiz Barrachina", desvela que la muerte de Federico García Lorca "nació en el entorno familiar". Juan Luis Trescastros Medina, casado con una prima lejana del padre del poeta y dramaturgo de Fuentevaqueros, sería el autor material de su muerte; "Era un run run en la zona, entre los más viejos de Valderrubios y Fuentevaqueros", ha dicho en la presentación de este documental Barrachina. También afirmó que han hecho falta dos años y medio para realizar este filme, basado en las investigaciones del hispanista Ian Gibson y en las más recientes "y desveladoras" realizadas por Miquel Caballero y Pilar Góngora, a raíz de nuevos documentos aparecidos en los últimos cinco años, que no habían salido antes a la luz. "En la foto Ian Gibson, hispanista que contribuyó a las investigaciones que se muestran en el largometraje": (TODOS LOS COMENTARIOS Y PROGRAMACIONES LAS ENCONTRAREIS EN EL FORO LITERARIO DE LIBRERIA SERRET www.serretlibros.com/forums.)
Article complet

Jesus Avila Granados, periodista i escriptor

Jesus Avila Granados, periodista i escriptor imagen-avila-linia-valles-2006.bmp "jesus Avila ens presente els seus nous treballs literaris:" (Periodic:Lìnia Vallés - 13 d'octubre de 2006/JOSÉ ANTONIO PILAR) Viu de la literatura. En el seu cas no s’acompleix la màxima de Mariano José de Larra que deia: “Escriure a Madrid és plorar”. "La visió del món que van tenir els romàntics sempre ha estat negativa perquè van viure una vida de frustracions, i això els va portar a reflexar als seus escrits un món ple de tristesa." Li agrada la història; "El seu llibre Mitologia Templària" és un èxit de vendes; es un privilegiat, un rara avis en el mon de la literatura: des de fa 33 anys viu del que escriu i, alló mès important, viu el que escriu. Amb un palmares de 43 llibres publicats (42 obres d'assaig i una novel-la, La Profecia del Laurel, que ha esdevingut un boom), cal felicitar- lo perque les llums de l'exit no l'hagin enlluernat i hagi pogut mantenir-se de peus a terra. Home de lletres i verb tant fàcil com interessant, té el do d'atrapar al seu contertuli a la distància curta, enganxant- lo amb l'art de la seva oratoria fins aconseguir aturar el temps. En el seu patrimoni personal destaquen els molts amics que té arreu del món..... Pot avançar alguna cosa del seu proper projecte literari?... Serà una altra novel·la històrica que potser començaré a treballar l’any que ve. I l’abril de 2007 apareixerà La Mitología Celta.
Article complet

1ª Trobada d'autors ebrencs, matarranyencs i de la Franja de Ponent

Trobada d'autors ebrencs, matarranyencs i de la Franja de Ponent El proper dia 13 d'agost es fa la tindrà lloc la "Primera trobada d'Autors Ebrencs, Matarranyencs i de la Franja de Ponent" a Fontdespatla, organitzada per l’Ajuntament de Fontdespatla i l’Associació Cultural ACHA, amb la coordinació de l’ASCUMA. Aquesta trobada s’emmarca dins de les "Jornades Culturals" que es fan durant la primera setmana del mes d'agost. L’objectiu principal de la Trobada és promoure els autors, el món de l'edició i la distribució al Matarranya i a la Franja de Ponent. Convidem a tots els Autors i Editors del Matarranya, la Franja de Ponent i les terres de l'Ebre, a participar en una "Taula Rodona" per aportar la seva visió i opinions sobre les possibilitats i vies per promocionar el potencial editorial que tenim al Matarranya i a la Franja de Ponent. Aquesta és una invitació a tots aquells que estimen la nostra llengua i que fan tot el possible per potenciar-la a les Nostres Terres. Esperem la vostra assistència!
Article complet

Èxit de la III Fira del llibre i l'autor ebrencs

Èxit de la III Fira del llibre i l'autor ebrencs mati2006-2.jpg El Centre d’Estudis de la Ribera d’Ebre (CERE) va tornar a organitzar durant el cap de setmana del 3 i 4 de juny, per tercer any consecutiu i amb gran brillantor i èxit, la “Fira del Llibre ebrenc”, la qual té lloc a Móra d’Ebre. No ens podem estar d’afirmar que s’ha convertit en tot un esdeveniment cultural de referència per a les nostres comarques, que aconsegueix un notable ressò dintre dels ambients literaris d’arreu de la nació catalana. Enguany l’emotiva lliçó inaugural es va convertir en tot un merescudíssim homenatge a la memòria de la més genuïna veu literària ebrenca de les darreres tres dècades: el mequinensà Jesús Moncada, traspassat el mes de juny de l’any passat. Hi han presentat les seves novetats més de trenta autors de les Terres de l’Ebre, la Franja de Ponent, el Baix Maestrat i el Priorat; és a dir que ha gaudit de la presència d’alguns dels noms més representatius de les nostres lletres territorials: Gerard Vergés, Andreu Carranza, Francesca Aliern, Josep Igual, Jesús M. Tibau, Tomàs Camacho, Andreu Subirats, Josep Gironés, i tants d’altres. Cal destacar que ha tingut un més que notable suport ciutadà en totes les activitats programades. A més, el fet que s’hagin estrenat un seguit d’espectacles poètics i musicals, ambientats tant amb obres d’escriptors d’aquestes contrades com de la resta del país, és un altre exemple extraordinari que demostra que el certamen està agafant veritablement embranzida. La vila de Móra d’Ebre es converteix, doncs, durant aquests atrafegats i emotius dies en una orgullosa ambaixadora literària ebrenca, amb la intenció explícita de col•laborar a exportar el nostre intens treball literari a qualsevol indret de la geografia catalana. No seria just oblidar que el CERE ja s’havia anat distingint durant la seva ja llarga trajectòria per l’edició de revistes i publicacions d’altíssima qualitat, i per la impulsió d’interessantíssimes actes de reconeixement d’alguns dels grans mites literaris d’aquella comarca de muntanya amb tant de regust a vi: Carmel Biarnés, Artur Bladé i Desumvila, Andreu Carranza, etc. Tampoc podíem deixar en un segon pla, en absolut, l’activa participació de literats de la Franja de Ponent (Hèctor Moret, Josep Espluga), i del Matarranya en particular (Susanna Antolí), així com del Baix Maestrat (Josep Igual). Aleshores, la fira del llibre ebrenc també aconsegueix una altra fita molt remarcable: esdevenir la veritable cruïlla cultural dels Països Catalans, una reivindicació històrica vora l’Ebre que històricament no ha estat gaire efectiva per diverses raons no estrictament lligades al món de la cultura. No cal dir que la dignificació i promoció conjunta dels escriptors de banda i banda de les ratlles autonòmiques que divideixen el nostre espai cultural i lingüístic, és un mecanisme excel•lent per anar construint el país de debò, i fer un gran servei a la llengua vernacla de la nostra terra, la catalana, tantes vegades perseguida i esmicolada, a la qual se li canvia el nom per nefastos interessos ideològics i polítics totalment aliens a la racionalitat. Hem d’agrair, de tot cor, al grup humà que amb la seva empenta i esforç fa possible la celebració d’aquest transcendental esdeveniment literari, capitanejat per l’incansable portaveu Albert Pujol, ja que són els alma mater per a la difusió i consolidació del ja significatiu treball literari que s’està realitzant a les nostres comarques des de fa anys. Aquest any 2006, amb la ciutat d’Amposta exercint com a orgullosa Capital de la Cultura Catalana, i amb la vila de Móra d’Ebre com a estel•lar punt de referència literari, la nostra cultura i llengua aconsegueixen vestir-se de gala gràcies al nostre accent dialectal a la riba final de l’Iber. I no és poca cosa! Llarga Vida a la Fira del llibre i l’autor Ebrenc! NOTA: aquest article va ser publicar a Diari de les Terres de l'Ebre del 8 de juny de 2006 (Autor:taltaüll).
Article complet

XXXIX edició del Premi Marian Vayreda, Postres de músic, obra guanyadora

XXXIX edició del Premi Marian Vayreda postres-music.jpg Postres de músic, obra guanyadora de la XXXIX edició del prestigiós Premi Marian Vayreda de la Ciutat d'Olot, editada per Empúries, és un recull de contes breus que giren al voltant de temes tan variats com la virginitat, la lletra A o la comercialització d'un minirobot casolà. Amb fina i àcida ironia, i amb un especial ús de la llengua, Jesús M. Tibau ens presenta un món personal i original, a voltes inquietant, en el qual tendresa i humor s'alternen fins a l'epíleg, que relliga les històries donant-los unitat i sentit global. De contrucció intel·ligent i rodona, i farcida d'hàbils jocs amb el llenguatge que enriqueixen i agilitzen la lectura, Postres de músic apunta una nova i interessant veu dins la nostra narrativa contemporània. Jesús M. Tibau fill de Cornudella de Montsant, al Priorat. Fa temps que li agrada explicar els seus petits mons a través de contes curts, pels quals ha rebut diversos premis en certàmens literaris catalans, i ha publicat Tens un racó dalt del mon (1991) i, en col·laboració amb altres autors ebrencs, El brogit de l'Ebre (1993). Actualment viu a Tortosa amb la seva dona i treballa com a funcionari de l'Ajuntament.
Article complet

2a Fira del Llibre i l'Autor Ebrencs a Mora d'Ebre.

2a Fira del Llibre i l'Autor Ebrencs firallibreebrencs.jpg Dins el marc de les activitats de l'Any del Llibre i la Lectura 2005, els propers dies 10 i 11 de juny tindrà lloc a Móra d'Ebre la 2a edició de la Fira del Llibre i l'Autor Ebrencs. La fira, que es celebrarà a La Llanterna Teatre Municipal de Móra d'Ebre vol esdevenir la trobada anual de tots els autors, editors, llibreters, distribuïdors, entitats culturals, centres d'estudis, lectors i públic en general, on es farà difusió de totes les obres i els autors ebrencs, i on es podrà adquirir qualsevol llibre d'autor o de temàtica que pertanyi a les comarques de l'Ebre; per la qual cosa, la Fira intentarà aglutinar el màxim fons de paper imprès relligat possible en aquesta línia. A més a més, s'analitzaran a través de taules redones tots els temes que afectin les parts implicades en la indústria cultural del llibre ebrenc i, així, es reflexionarà de manera col·lectiva sobre la situació d'aquesta indústria. Entre els autors convidats s'hi podra trobar Emili Rosales, Gerard Vergés, Silvestre Hernández, Judit Ortiz, Josep Subirats, Fernando Martínez Laínez, Pere Cabra, Cinta Mulet, Biel Pubill i Josep M. Raduà, Albert Guiu, i tants d’altres. També es comptarà amb la presència dels estands de l'Associació Cultural del Matarranya, l'Associació Cultural Lo Llaüt, Bassa La Papereria, el Centre d'Estudis de la Ribera d'Ebre, el Centre d'Estudis del Priorat, el Centre d'Estudis Històrics Comarcals del Baix Ebre, Cossetània Edicions. DIGEC, S.A.. Montflorit Edicions i Assessoraments S.L. l'Institut Ramon Muntaner, la Llibreria Rosa, l'Associació Cultural Alambor, l'Associació Cultural La Riuada, la Fundació El Solà, la Llibreria Vila i la Llibreria Serret. + informació: 2a Fira del Llibre i l'Autor Ebrenc
Article complet

El Periodico de Aragón: Una veintena de autores participarán en el Solsticio de verano , que se celebrará en La Fresneda dos días 20, 21 y 22 de junio

 

El solsticio de verano llena de escritores La Fresneda

E. G. C. ZARAGOZA E. G. C. ZARAGOZA 06/06/2003

Una veintena de autores participarán en el Solsticio de verano , que se celebrará en La Fresneda dos días 20, 21 y 22 de junio y que tiene como objetivo "promocionar la comarca", según aseguró el organizador, Jesús Avila Granados.

La mayoría de los asistentes son escritores, aunque también hay editores, médicos y cineastas, entre otras profesiones. Fernando Sánchez Dragó, Sebastiá d´Arbó, Jesús Avila, Fernando Barragán, Bartolomé Bioque Aguilar, Jesús Callejo, Rafael Farriols Calvo, Josép Guijarro, Silvia Pérez, María Luisa Luque, Carlos La Rosa, David López Pérez, Ignacio Merino, Pedro Páramo, Mariano Rodríguez de Velasco González y Emilio Ruiz Barrachina. La mayor parte de ellos ya participaron en el Primer Congreso Nacional El Matarraña Mágico.

El programa comenzará el viernes 20 con la recepción de asistentes, a la que seguirá la proyección de las imágenes del I Congreso Nacional El matarraña mágico , realizadas por el fotógrafo Ramón Creus. Ya el sábado, a las 05.00 horas, los participantes subirán a la colina de Santa Bárbara para presenciar el acto del primer rayo del amanecer proyectándose sobre el observatorio astronómico construido en la Antigüedad por los pueblos protohistóricos. Durante el resto de la jornada habrá conferencias sobre el ritual de los solsticios, la filosofía de las culturas sobre este hecho; sobre los templarios, los calatravos, las juderías en el antiguo Reino de Aragón, la Inquisición, los gnomos o los ovnis.

Article complet

CURSOS DE CATALÀ PRIMAVERA 2011

CURSOS DE CATALÀ PRIMAVERA 2011

 

Vall-de-roures 

Curs de conversació en català

Horari: dijous de 17,45 a 19,45 h

Curs d’Iniciació i aprofundiment de l’expressió escrita (nivell B o Elemental i C o Mitjà)

Horari: dimarts de 17,30 a 18,45 i dijous de 19,45 a 21 h

Inscripcions i lloc dels cursos: Centro de Adultos de Valderrobres (de dilluns a dijous de 16 a 20,30 h)

 

Alcanyís            

Curs de conversació en català

Horari: Dimarts de 19,30 a 20,30 h

Curs d’Iniciació i aprofundiment de l’expressió escrita (nivell B o Elemental i C o Mitjà):

Horari: Dimarts de 20,30 a 21,30 h

Inscripcions i realització del curs: Centro de Adultos Guadalope, Alcanyís (de dilluns a dijous de 16 a 20,30 h)

 

Inscripcions fins al 15 de març. Inici del curs: 15 de març

Cursos gratuïts (amb matrícula de 6 € que inclou dossier fotocòpies)

Preparatoris per als exàmens oficials. Certificat d’assistència vàlid per a oposicions

 

Més informació: Associació Cultural del Matarranya, C/ Major núm. 4, Calaceit tel. 978 851521

 
Article complet

713 reaccions del serretblog/Ebre blook, a la catosfera literaria

Tot i mes del Serret blog + Ebre blook a la catosfera literaria... El Serret Blog i el seu ranking d'entrades als blogs ebrencs...que disfruteu...
Article complet

GATO EN VENTA

Han pasado muchos años de aquel viaje. Pero aún me asaltan los recuerdos cuando me tropiezo con la gente que pasea sus perros por la calle o por los parques. También cuando veo cruzar medrosos a los gatos por las noches buscando destino a sus apetitos carnales. Estaba en una ciudad desconocida. Aquél era claramente un barrio popular, esos sitios donde la gente familiariza y se conoce por su nombre. Había llegado allí paseando sin prisa mientras hacía tiempo para coger el tren. Tres horas de margen me permitían un paso demorado y la contemplación de los pequeños detalles que desvela la calma. De vez en cuando tomaba la cámara para fotografiar un rótulo curioso, la umbría de un zaguán, un rincón soleado, la farola vigilante en una esquina o cualquiera otra menudencia. Cuando vi el anuncio escrito sobre papel de estraza en caracteres gruesos, clavado con chinchetas sobre la puerta de lo que parecía ser la entrada de un taller ebanista a juzgar por las virutas de madera esparcidas en el suelo, disimuladamente lo enfoqué y con la debida precaución apreté el disparador. Tres veces lo hice, desde diferentes ángulos. El tono del anuncio me pareció tan íntimo y doméstico que temí ser recriminado si alguien me sorprendía mientras lo fotografiaba. En los barrios donde la gente se conoce de toda la vida, hay mensajes públicos que tienen vocación de privados. El anuncio decía escuetamente PEDRO VENDE GATO. El atardecer era lento y mis pasos se acomodaban al ambiente. Aún faltaba más de hora y media para la salida del tren. Alcanzar la estación me costaría poco más de diez minutos. No tenía prisa. Cuando vi el cartel del gato en venta, algo reverdeció en mi memoria. Al mismo tiempo me invadió una sensación indefinida de nostalgia. Inicié un retroceso lánguido a los días de mi infancia en una ciudad parecida a aquélla, con la estación del ferrocarril situada cerca del humilde barrio donde vivíamos. Recordé alientos semejantes a los de la tarde que me acompañaba, nombres propios y cercanos, la caricia del olvido que sólo herían los aullidos del perro del señor Pedro encerrado en los bajos de su casa, que igualmente era un taller de ebanistería. Aullidos de furia y de angustia, no simples ladridos de saludo o de presencia. Aullidos agresivos como gritos de lobo ceremonial. El señor Pedro sí debiera haber puesto un cartel vendiendo a su perro feroz para que don Manuel, el maestro del segundo piso que presumía de autoridad, no se pasara las noches maldiciendo a gritos de todas las cosas santas y escandalizando a las vecinas beatas que ponían velas a san Roque para que se llevara en buena hora al dichoso perro, vivo o muerto. El nulo efecto de las voces autoritarias y de las velas de sebo tenía encrespada a la vecindad que había de soportar no sólo los lúgubres lamentos caninos, sino también los alborotos verbales del resabiado maestro. Hasta un conato de incendio hubo en casa de dos hermanas viudas que dejaron encendida la vela al conseguir conciliar el sueño una noche de verano en que el perro del señor Pedro extrañamente calló. Ahora se trataba de un gato. Otro señor Pedro vendía el animal. Podría tratarse casualmente de un gato maullador, de un felino arisco que conturbara la paz del vecindario con sus latrocinios u otras fechorías. Porque hay gatos con ojos de maldad que uno evitaría a toda costa si se tropezara con ellos en un callejón solitario. La falta de testigos aviva la sevicia de estos animales. Los gatos son discretos, incluso para el mal. Hay gatos displicentes que se aproximan con sigilo hasta los pies de un desconocido y entonces sueltan el bufido. Hay gatos felones que aceptan la caricia para aproximarse al zarpazo. Gatos que merecen ser vendidos, como el de un tal Pedro, morador del barrio por el que yo había deambulado, dueño sin duda de la ebanistería donde estaba puesto el cartel que fotografié. El tren circulaba a gran velocidad hacia mi destino. Me había correspondido un asiento situado en dirección contraria al sentido de la marcha. Los paisajes del crepúsculo se despedían por las ventanillas cárdenas en vez de aproximarse desde la lejanía. Ir de espaldas durante tanto tiempo puede conducir al disloque de las ideas, a la confusión mental. Caminar de frente y viajar del mismo modo es algo inscrito en la memoria genética de la especie humana. De otra manera, ya se hubiera diseñado una disciplina olímpica que consistiera en correr hacia atrás. Contrariar la ley, aunque sea en un medio mecánico, puede provocar algunas consecuencias. A mí, en aquel viaje, se me estaban revolviendo los recuerdos. El perro y el gato de los dos Pedros tendían a confundirse entre sí. Quiero decir que perro, Pedro y gato adquirían personalidades simultáneas en mi cerebro hasta consolidarse en una entidad intercambiable que a mí mismo me parecía disparatada. El rótulo que había visto pocas horas antes, ofreciendo la venta de un gato por parte del tal Pedro, se superponía a otro en el que un perro odioso de mi infancia vendía a su dueño, de nombre igualmente Pedro. El hecho de que ambos sujetos se dedicaran al mismo oficio, la ebanistería, debiera tener su repercusión en el ánimo de sus animales domésticos, de manera que gato y perro, a pesar de su distancia en el espacio y en el tiempo, tendrían seguramente los ojos, las glándulas pituitarias y los pulmones empapados de un rezumo inevitable a madera artística. Prolongando la interpretación de este paralelismo, podríamos concluir que perro y gato se conocían a pesar de las dificultades derivadas de la cortedad humana en cuanto a la reconceptualización del tiempo. Me sacó de estas ansiosas filosofías la entrada en el departamento de una linda señorita de aspecto recatado. Se sentó frente a mí, en el puesto que había dejado libre una señora mayor con pinta de búho. Llevaba yo la cámara a mi alcance con la intención de agotar el carrete para poder revelarlo al día siguiente. Quedaban sólo dos o tres exposiciones, pero hasta entonces no me había sentido con ánimo para levantarme y buscar algún detalle significativo que mereciera un retrato. Los interiores de un vagón de ferrocarril son planos, vulgares, sin aristas. La mayoría de los viajeros se dejan contagiar por el ambiente, aunque también puede suceder a la inversa. Hay gente que hace lúgubres los lugares que ocupa. Si me empeñaba, podría encontrar algún rostro interesante y explicarle mi pasión por la fotografía, pero me encontraba desorientado. Además, no me apetecía levantarme y recorrer los coches en busca de algo o alguien que mereciera mi aplauso. Durante todo el trayecto había sentido una especie de pasmo que se disolvió a la llegada de la joven, dando paso a una confusión luminosa. Posiblemente la provocaba mi vecina de enfrente, pero no me atreví, de momento, a proponerle retrato. Me llamaron la atención las sensaciones que estaba viviendo. El trajín mental que me había traído con los dos Pedros, más sus respectivos perro y gato, se entremezclaba con la mirada soñadora de aquella damita. Un presentimiento me decía que entre ellos había alguna conexión. Veía algo, pero aún no podía determinar el qué. Intenté aclararme. Aquella experiencia singular podía deberse al hecho de estar sentado en sentido contrario a la marcha del tren. Podían influir también la hora y las sinuosidades del crepúsculo. Mi compañera de viaje, mientras tanto, me había lanzado ya varias miradas complacientes. No provocativas ni insinuantes, sino sólo complacientes. Su recato estaba por encima de cualquier ilusión. Blandamente nos mirábamos y nos sonreíamos. Ni siquiera había motivo para pedirle una fotografía. Aquella lasitud podía obedecer a muchas razones, incluso al ajetreo del día, pero en todo caso lo que me disuadió finalmente de cualquier esfuerzo fueron dos imágenes mentales que tomaron cuerpo en mí con gran fuerza. La primera correspondía a un perro que debiera haberse puesto en venta en los lejanos años de mi infancia; la segunda se centraba en el gato del que un tal Pedro quería desprenderse en la pequeña ciudad por la que yo había estado paseando aquella tarde. Ninguno de los dos animales tenía rostro. Del perro apenas recordaba los aullidos, ya que nunca lo vi, y del gato sólo sabía el nombre de su dueño, curiosamente coincidente con el del perro. Una idea me martilleaba en la cabeza: ¿qué motivos tendrían los dos Pedros para querer vender sus respectivos perro y gato? ¿No serían los propios animales quienes desearan en realidad librarse de sus dueños? En el caso que había recuperado de mi memoria infantil, estaba claro: un perro enjaulado permanentemente en los bajos de una casa dedicados a taller ebanista, sin conocer más que rendijas de sol, rodeado de trastos y maderas solemnes, desea ardientemente salir de aquel encierro. No me constaba que su dueño hubiera querido venderlo, pero hay formas de liberación mucho menos dignas, como abandonarlo entre las montañas en medio del invierno o arrojarlo al río desde el pretil de un puente con una piedra angular atada al cuello. Soltarlo sin más en medio de las calles, aunque se trate de una ciudad tranquila, es un riesgo para el indefenso animal, que no tiene otra fiereza que la de sus aullidos. Chiquillos despiadados o doñas peripuestas le propinarán mil patadas al ver que se acerca pidiendo clemencia. Llevarlo a la perrera municipal es condena segura a la muerte, tratándose de un perro famélico y desesperado. Así que la venta es un mal menor. Mi vecino, el señor Pedro, hubiera debido vender su perro antes de que la situación alcanzase los extremos que alcanzó. En cuanto al gato que vendía un segundo Pedro aquella misma tarde en el barrio sereno y familiar por el que yo había estado paseando, mis elucubraciones se centraban en el hecho de que hubiera puesto el anuncio que yo había fotografiado. Un animal tan libre y liberal como un gato es difícilmente comerciable. Y no digamos nada si se trata de una gata. En realidad podía tratarse de una hembra, porque se llaman gatos indistintamente a los dos géneros y porque suena más normal anunciar a un gato que a una gata. Esto afecta también a los perros. Podemos encontrar un letrero adosado a la verja de un chalet que diga OJO CON EL PERRO, o también PERRO PELIGROSO, y sabido es que en ocasiones son más fieras las hembras que los machos. Sin embargo no es habitual encontrar un rótulo que diga OJO CON LA PERRA, tal vez por la precaución de los dueños ante la pintada de un gracioso grafitero que colocara entre el artículo y el sustantivo las palabras HIJA DE. Volviendo a los felinos, si ya era sorprendente el cartel clavado en la puerta de la ebanistería, mucho más hubiera resultado encontrar uno que dijera PEDRO VENDE GATA. Proseguía su marcha el tren, entrando ya en la noche. Continuar sentado a la contraria, sin el consuelo póstumo de los paisajes en fuga, aumentó aún más mi sensación confusa. Recordé entre neblinas mentales el episodio trágico del que fui testigo en mi infancia a resultas de la porfía que mantenía don Manuel, de quien se decía que había estudiado para cura, con el dueño del perro encerrado en la bajera que impedía dormir al vecindario no sólo en las noches de verano, cuando se dejan las ventanas abiertas para aligerar la cargazón del día, sino también durante el invierno, porque aun estando todo cerrado, los lamentos se transmitían por vía capilar a través de las tuberías, las canaletas y el tendido eléctrico. Más fuerte debía ser aún la reverberación del sonido a lo largo de los hilos telefónicos que comenzaban a instalarse en algunas casas. En nuestro bloque de viviendas sólo lo tenía don Manuel, pero también puso pronto aparato el señor Pedro para atender mejor su negocio de ebanistería. En unos tiempos de misterio como son los de la infancia, alguien nos hizo creer a los chavales del barrio que el perro del señor Pedro utilizaba el artilugio por las noches para martirizar los oídos alterados del frustrado arzobispo. Una inesperada emergencia interrumpió de nuevo mis cavilaciones. Llegaría a casa más tarde de lo previsto porque el tren se topó con la circulación cortada a causa del descarrilamiento de un mercancías a pocos kilómetros de la ciudad. Nos tuvieron detenidos un tiempo imposible de contar. Los pasajeros atrapados por el accidente se habían ido impacientando con el parón, habían elevado las voces y se estaban dividiendo en dos bandos irreconciliables. Unos eran partidarios de saltar a la vía y emprender el viaje a pie para llegar a destino antes de que amaneciera. Otros, yo entre ellos, preferíamos permanecer en el tren confiando en la rápida solución del contratiempo. Los primeros lanzaban insultos contra la compañía ferroviaria, contra el gobierno de la nación, contra la impericia del maquinista del mercancías y contra todos los jefes de estación de la línea; un blasfemo llegó incluso a pronunciarse contra la divina providencia. Entre los resignados a soportar la espera cundió la esperanza poco después de que los apresurados compañeros de viaje hubieran abandonado los vagones y emprendido una carrera loca campo a través en medio de la noche. El rumor que fue pasando de unos a otros se refería a la llegada inminente de una grúa que despejaría el tendido apartando los vagones descarrilados. La información procedía del revisor. Desolado el hombre por la deserción de la mayor parte del pasaje, temía llegar a la estación fin de trayecto con uno o dos viajeros solamente, o tal vez con ninguno si yo y la señorita con la que por fin había establecido conversación decidíamos abandonar también el convoy y llegar con nuestros propios pasos hasta la ciudad de nuestro destino. La joven tenía prisa, porque pensaba en su novio que la esperaba en el andén. Ya estaba yo plegándome a sus ruegos y disponiéndome a acompañarla para que no se despeñara entre las traviesas del tren con los zapatos de tacón, cuando sonó el silbato de la máquina anunciando que reemprendíamos la marcha. Así fue, aunque lentamente. El trayecto hasta el destino, que se encontraba a menos de tres kilómetros, duró algo más de dos horas. Tuve tiempo de relatar a la dama el episodio de mi infancia que concluyó con la trágica muerte del maestro, enfrentado a un ebanista no menos feroz que su perro. Ella estudiaba también para maestra y era enemiga de cualquier bicho doméstico, así los llamó. A medida que avanzaba en mi relato observaba que su rostro se contraía, sus mandíbulas se tensaban y sus ojos se volvían tristes. Traté de rebajar la brutalidad del hecho para no herir sus sentimientos delicados. Ella, no obstante, me animaba a proseguir sin eliminar ningún detalle. Cuando la acción llega a su clímax y el protagonista está a punto de perecer, la señorita a quien intentaba entretener con aquellas truculencias era plenamente un mar de angustias. Fue el animal quien perpetró la carnicería, insistí, no fuera a creer la dulce joven que tenía yo en mi infancia vecinos criminales. El dueño sólo fue multado por imprudencia y el animal sacrificado en la perrera. Le inhabilitaron en lo sucesivo al señor Pedro para tener perros, por lo cual llenó su taller de gatos que, con sus riñas y porfías amorosas, llenaron de espanto las noches veraniegas e invernales de toda la vecindad. Mi compañera de viaje quedó muy compungida por el relato. Lloraba. Tal vez había cargado yo las tintas. Realmente estaba afectada. Le dije que no se preocupara, que eran lejanas historias, que ya no ocurrían tragedias semejantes por causa de los perros y los gatos. Ella negaba con la cabeza. Pensé que se refería a los ataques repentinos que sufren de vez en cuando algunos niños por parte de animales catalogados como peligrosos, de los que da cuenta y razón la prensa, pero algo más tarde pude saber que no eran por este motivo sus lamentos. Llegamos a la estación. El novio de la señorita aguardaba en el andén, solo él. A mí nadie me esperaba. Los familiares de los demás pasajeros se los fueron llevando a casa cuando llegaron uno a uno con los pies destrozados. Esta fue la información que recibió el revisor al interesarse por sus antiguos clientes. Las seis horas de viaje, las tres de parón y las dos largas de marcha lenta habían descabalado todos mis cálculos. En cuanto pusimos pie en tierra, la dama primero, echó ella a correr desaforadamente mirando hacia atrás como si huyera. No llegué a escuchar lo que le dijo a su novio cuando se abrazaron en el andén. Iba yo remoloneando hacia la salida un tanto receloso por lo que le pudiera estar contando. Al verla tan llorosa, el aguerrido joven habría supuesto cualquier disparate del que yo era culpable. ¿Qué puede suceder entre un tierna paloma y un rasposo gavilán, aislados los dos en medio del páramo, en el centro de la noche, con todos los viajeros despavoridos y el revisor acurrucado en un rincón entre sueñas? ¿Un abuso, un intento de secuestro, una sucia provocación? ¿Qué historia habría contado la joven para justificar su conmoción y la rojez de sus ojos? La luz artificial resalta el patetismo de la mirada inyectada en sangre, y el discurso narrativo de las mujeres es siempre impredecible. El novio giraba la cabeza de vez en cuando hacia mí. Yo ralentizaba aún más mi marcha. Siendo lento el caminar de una pareja de enamorados que se enlazan por la cintura, aún lo era más el mío con el propósito de establecer una distancia protectora. Cuando los vi detenidos junto al automóvil en la pequeña plazoleta de la estación, me temí lo peor. Fuera de la jurisdicción ferroviaria, sin poder acogerme al amparo del revisor que sin duda recordaría mi fidelidad y abogaría por mi decencia, me vi perdido. Sin embargo, la mirada del joven era lánguida y su rostro amable. La muchacha tenía una apariencia aún más tierna que la que pude contemplar en el vagón que compartíamos. No sé si los sentimientos de ambos eran de lástima, de piedad o de aprecio. El caso es que me invitaron a subir con el ofrecimiento de llevarme hasta donde yo dijera. Acepté, ahora más tranquilo, y les indiqué la dirección de mi domicilio. El hombre ya sabría que su novia no había sido maltratada por mí, a pesar de haber llegado al fin del viaje hecha una magdalena. Debo decir que aún resido en la casa donde lo hicieron mis padres, que disfruto de un alquiler antiguo y que por eso me compensa una vivienda tan destartalada. La pareja me llevó hasta allí. Les rogué que me permitieran sacarles una fotografía. Les hice tres, por agotar el carrete, la última incluyéndome yo tras disponer la cámara en disparo automático sobre una papelera. Antes de despedirnos, el hombre me agradeció muchísimo la amabilidad que había tenido con su prometida. Yo estaba perplejo. Continuó diciéndome que le había quitado un gran peso de encima. Miré en varias direcciones a la vez para ocultar mi pasmo. Siguió el joven confesando que sin mí no se hubiera resuelto el enigma que acongojaba desde la infancia a su amada. Yo miraba al suelo y al cielo sucesivamente sin atreverme a dirigirle la vista. No las tenía todas conmigo todavía, a pesar de tanta amabilidad, y no descartaba recibir de improviso algún guantazo. Me preguntó si quedaban detalles de la historia del perro del señor Pedro por contar. Le respondí que no. Me confirmé en lo que había relatado a su novia. Fue entonces cuando entendí el agradecimiento de la pareja. Con aire pesaroso, aunque sereno, el joven me confesó que su novia era la hija recién nacida de don Manuel, el maestro, cuando ocurrió la desgracia y que, si no llega a ser por mí, nunca hubiera sabido exactamente cómo, cuándo y por qué murió su padre. Había oído hablar confusamente durante su infancia, lejos de la casa fatal, de perros, Pedros y gatos, y tenía tales dudas sobre su pasado que, sin mi intervención, nunca hubiera conseguido orientar su futuro. Me gustó la frase y la conservé para incluirla cuando contara este episodio. Se fueron. Subí a casa, soñoliento. Era ya la alta madrugada. Quise dormir un poco, antes de que comenzara el ajetreo del día naciente. No llegó a las dos horas el tiempo que estuve tendido sobre la cama. Durante todo él escuché insidiosos maullidos de gatos mezclados con ladridos perrunos y unas voces agrias que me recordaron a don Manuel. Me levanté de mal humor. Cogí la cámara que había dejado sobre la mesilla de noche y acudí a un estudio de revelado rápido. Al cabo de una hora volví a por las fotos. Comencé por el final. No podía ser. En la última se veían un perro y un gato, acompañados de un hombre que me recordó lejanamente al señor Pedro de mi infancia. Me sobresalté y pedí explicaciones a la dependienta. ¿Había habido un fallo? Mientras revisaba sus encargos, miré las dos fotos anteriores. Aparecían en ella el mismo perro y el mismo gato que en la última, esta vez los dos solos. Tampoco podía ser. Fuera casi de control, le grité a la chica. Mi voz, muy gruesa, me pareció la del difunto don Manuel. Ella humildemente me rogó que comprobara el resto de la serie y que luego la cotejara con los negativos. Comencé a hacerlo. Mi pasmo creció de punto cuando en las fotografías que había sacado al rótulo colocado sobre la puerta del desconocido ebanista que vendía a su animal de compañía, en la ciudad de la tarde anterior, pude leer claramente PERRO VENDE GATA. Eran tres, desde diferentes ángulos, y los clichés decían lo mismo. Francisco Javier Aguirre
Article complet

A Palestina

    La força d'un destí hostil acompanya un poble errant, cruel camí en aquest desert de sang i densa pols, que embriaga l'odi irreverent en jorns de combat fecund i estèril. I el xiquet s'encomana a la força de la metralla, la casa sucumbeix a l'impuls ferotge del tanc, el govern del vell continent calla com una rata, l'amo del món es desentén de la pau mundial. El poble s'estanca arreu amb misèria acumulada, màrtir d'un moment on domina l'argent, ressonen arreu els tancs amb gana de sang i els crits d'unes dames amb dol i plor. I gent pueril s'espanta i manifesta, s'anihila el pas d'un poble gran de la història, la franja rebenta amb sang esfereïdora i tot sembla inert en un trist pensament. I el teu nom ens causa ràbia i plor a la retina, és Palestina terra amb regust amarg, maleïda la injustícia que han legalitzada, maleït sigui qui taca la terra amb sang.
Emigdi Subirats
Article complet

<1...566
567
568