L'escriptor inexistent

Article complet

Llibres de Sant Jordi

Als mitjants de comunicació he vist la divulgació d’alguns llibres, que tracten sobre els temes de violència masclista, lacra social. Tots partint de fets reials, que han patit les autores d’aquets llibres, directa i cruament o indirectament. Un dels títols que m’ha impactat ha estat “Descalza por la vida”. Autores que de petites havien vist assassinar a les seves mares pels seus pares, tot l’horror que els ha impactat per sempre. Una té aquest impacte mental, que va succeir el dia que va fer la seva primera comunió. Ara ho recorda el dia abans del seu casament...i aquest record l’omple de dubtes i de pors... El meu llibre d’aquest any “Puerta en el horizonte” també té un toc d’aquest cruent tema. Totes aquestes autores, com jo mateixa, demanem que les dones en aquets problemes que no facin silenci, que denunciïn o que trenquin la relació, amb tota la serenitat que sigui possible, per elles mateixes i per a evitar als seus fills un futur traumatitzat. Les dones han patit maltractaments al llarg de vint anys o trenta anys...aquest silenci és més punyent que la mort Demanem a les dones que no facin silenci, ara tenen més recolzament que de part de la llei i del govern i també de la societat. Estem en via de progrés i de justícia sortosament. Per una societat de pau i de convivència, de comprensió i amor.

Glòria Fandos Gràcia

Article complet

Sant Jordi al Matarranya

Sant jordi al Matarranya Tot i que Sant Jordi a l'Aragó es torne en "San Jorge" patró d'Aragó..fem el que podem...a "Llibreria Serret" tindreu l'oportunitat de tenir tots els llibres (durant quatre dies) en un 10% dto. tan dins la llibreria com els llibres que demaneú per email..bé, dins de "Les Terres de l'Ebre", el Jesus Mª Tibau te un altra prepectiva de com es viú al Matarranya el Sant Jordi.. dscf0673b.jpg Un món amb “feres”, afortunadament El pessimisme i el desencant acostumen a sortir a la llum quan es parla dels hàbits de lectura i de la venda de llibres. No tinc dades comparatives a la mà, i no sé si aquesta sensació és una inèrcia on estem instal•lats de veure l’ampolla mig buida o és una realitat. Sovint es parla de la necessitat de fomentar la lectura, cosa que sóc el primer en defensar , però no s’acaba de trobar la vareta màgica per aconseguir-ho, i potser a base d’insistir massa en el tema ens tornem carregosos i feixucs. Per això, com a coordinador del Club de Lectura de Tortosa, ja he deixat d’explicar que aquesta és la seva màxima prioritat; he decidit que la nostra finalitat principal és xalar amb la lectura de llibres i amb el seu comentari posterior en una tertúlia NO virtual. És millor predicar amb l’exemple. El derrotisme que molts cops flota en l’ambient és el pitjor dels perills. Malgrat tot, afortunadament, podem comptar amb diversos personatges que, carinyosament, anomeno “feres”. Es tracta de persones engrescadores, positives, carregades de projectes i il•lusions encomanadisses i que, contràriament a la sensació general, obtenen fruits sucosos. Em sap greu dir noms i deixar-me’n algun, cosa que lamento i demano disculpes, però me’n sabria encara més no fer-los un petit homenatge. Segur que n’hi ha més, i us prego que me’ls doneu a conèixer, però avui voldria fer esment als següents: Emigdi Subirats, escriptor campredonenc, articulista i estudiós infatigable de la literatura ebrenca; Albert Pujol, ànima del portal llibresebrencs.org i de la Fira del Llibre i de l’Escriptor Ebrenc de Móra d’Ebre; i Octavi Serret, espectacular propietari de la Llibreria Serret de Vall-de-Roures. Repeteixo que lamento deixar-me algú nom, perquè n’hi ha més. Això no és cap crítica als qui encara no han vist la llum d’un futur esperançador, o als que l’experiència de molts anys ha fet caure en el desànim. Jo mateix, durant un temps, he tingut una actitud més aviat passiva, esperant que altres organitzessin actes on col•laborar, i esperant la seva invitació. Però he descobert que, amb voluntat, es pot aprendre a ser “fera”. Jesús M. Tibau Abril de 2007
Article complet

Presentació de Camins, de Francesca Aliern

Presentació-de-CaminsAvui, a la Biblioteca Oliver de Boteller, en companyia de Caritat Garcia en representació d’Òmnium Cultural, hem presentat la novel·la Camins, el darrer llibre de Francesca Aliern, aquesta xertolina que ens ha acostumat a la presència dels seus llibres any rere any. Xerta sempre és decorat dels seus llibres, i el poble hauria d’estar-li agraït per la gran difusió que en fa, ja que dues coses són molt conegudes de Xerta: l’Assut i la Francesca, però l’Assut li porta molts més segles d’avantatge. La gent que som d’un poble petit sempre el portem a dins, potser precisament per això, perquè és petit, com diu ( i sempre dirà) Lluís Llach en una cançó. Camins és el fi d’una trilogia important per a la carrera de Francesca, especialment per la col·laboració amb Cossetània edicions, que ha vestit com cal les seves novel·les amb una molt bona edició i que li ha donat suport en la complicada tasca de la promoció, tan important com imprescindible. La trilogia s’encetava amb El pont de la solitud, emmarcat als anys 40, quan l’ombra fosca de la postguerra cobria tota les capes d’una societat amb moltes mancances i diferències. Paula, la protagonista, és una bona noia que es veu assenyalada pel dit cruel de la societat per haver comès una “terrible” falta: quedar-se embarassada. En aquells anys no li queda altre remei que fugir del poble. La societat de Sabó moll, ambientada als anys cinquanta, comença a mostrar tímids canvis i les Terres de l’Ebre es veuen sacsejades per la gran gelada, que farà emigrar molta gent. Aquí, el protagonista és l’odiós Biel, un personatge a qui la Francesca li dedica un bon grapat d’adjectius: mesquí, bàmbol, obcecat, maliciós, bufat, golut, animal rabiüt, bacó, tòtil, miserable, llòbrec, estaquirot, fantasma embafat, mascle ambiciós, desconcertant, obscur, degenerat, capfluix, boig, hipòcrita, interessat, intractable, saginero, covard, patètic i, a més, provoca vòmit i no sap somriure. Tot i això, acaba per despertar pena, perquè res no li surt bé. Al final, a la seva forma, també ha de fugir del poble. Ara, amb Camins, Francesca ens porta als anys seixanta, una dècada plena d’esdeveniments, de somnis, d’oportunitats, de “camins”; tants, que com ella reconeix no ha pogut concentrar en un sol llibre, que acabarà amb l’arribada de la cultura hippie. A Camins, el protagonista és el Rafel, i la Francesca ens explicarà les vicissituds que passa durant la seva mili voluntària a Barcelona i com buscarà feina i quelcom més a França i Alemanya. Rafel no és un personatge dolç com la Paula, ni mesquí com el Biel, sinó una mena de barreja; el seu caràcter navega en la indecisió, confús enmig dels que l’estiren per un costat i els que l’estiren per l’altre. Per un costat té les ànsies de llibertat i de conèixer món pròpies d’aquells anys i cau arrossegat per la influència del Paco, el seu amic pocavergonya i vividor, com una mena de dimoni dolent, de Pepito Grillo a la inversa que contínuament l’està enredant. Per l’altre costat, té l’amor d’una noia del poble, la Maria, els seus pares, i la mala consciència, remordiments i culpabilitat d’enganyar-los constantment. Al moment decisiu de la novel·la, el Rafel perdrà el lligam que l’uneix a ambdues parts i es quedarà perdut enmig, sense saber on anar i, a la seva manera, com la Paula o el Biel, també acabarà fugint. Jesús M. Tibau
Article complet

Itinerario por el Maestrat

Interesante itinerario por el  Maestrat / Interssant itinerari pel Maestrat El Maestrat.pdf  (5 MB)

Por  Jesús Ávila Granados

(Web: www.jag.es.vg)

Article complet

La flor del mar. Pedro Gómez

La flor del mar nunca se seca , porque nunca le falta el agua de lluvia , ni la queman los rayos del sol . Tampoco la arranca el viento con su caprichoso ir y venir , ni la congela el frío del invierno .Y nadie que se acerque a ella osará cogerla , sabiendo , como se sabe en los pueblos de alrededor la triste historia que le acompaña. La flor del mar nació hace ya muchos años , entre dos rocas , en un acantilado dominado por el mar , allá por la primavera , que es cuando suelen aparecer las flores y otros seres románticos . Pero quiso el destino , o quizás las circunstáncias , que su hermosa forma y color fuesen la causa de una tragédia . Hacia siglos se había establecido , próximo a la costa , un pueblo dedicado , en su mayor parte , a la pesca y a las labores relacionadas con ella . De entre sus habitantes y de ellos entre sus parejas había una de especial , si es que puede haber alguna que no lo sea en algún aspecto de su intimidad . De ésta sus secretos eran compartidos por casi todo el pueblo , hecho que evidenciaba el nulo significado de la palabra . Se habían enamorado de adolescentes , cuando las hormonas juegan mejor su partida dejando la mente en un estado semicomatoso Pequeños y furtivos encuentros a la salida del colegio , en las tiendas a las que los enviaban sus padres a comprar , o en las fiestas patronales , cuando el baile era un hervidero de ojos acechantes . Cuando él tuvo edad para trabajar se embarcó en un bacaladero que faenaba en las costas de Terranova . Estuvo durante meses que parecieron años , luchando contra el frio que cortaba sus manos y sus labios , contra temporales que parecían querer tirarlo por la borda y contemplando aquellos ojos misteriosos y transparentes del bacalao . Al regreso , cuando el barco llevaba la bodega repleta de pescado en salazón , su mente se vació de golpe al enterarse de que la chica , que se suponía estaba esperándole con los brazos abiertos , se encontraba a punto de casarse con otro hombre . Naturalmente era el hijo del médico , o del farmacéutico del pueblo o posiblemente del dueño de la conservera , aunque el origen del padre daba ahora lo mismo , lo importante era el futuro del hijo y el encuentro con el suyo. Le dolía , verdaderamente le dolía , pensar que mientras él luchaba contra el frío y las olas otro se paseaba con su chica , tranquila , plácidamente , cogidos de la mano , contemplando las nubes y el vestido de algodón , blanco , de su futura mujer . Mano de hombre con mano de mujer , mano de hombre con cuerda áspera , mojada , fría , cortante. Durante unos días pensó en él como en un bacalao , sin entrañas ni cabeza , acartonado en sal . Buscó entonces una chica , de las que siempre van solas y con la cabeza agachada , y caminan despacio , con pasos cortos , con temor- deseo de que álguien repare en su belleza y les dirija la palabra , que abrirá el camino de la esperanza , de una vida nueva , hermosa , sonriente. Ella creyó ser amada , él pensó que era feliz . Mientras , su cabeza navegaba por un mar desconocido y tenebroso al que poco a poco se fue acostumbrando . Al cabo de unos años ella murió , víctima posiblemente de una infección respiratoria , o afección cardiaca , o tal vez de pena , que es una de las mas tristes causas de muerte . Poco tiempo después , y no siendo voluntad del destino sino de las aficiones y debilidades humanas , enviudó la mujer que nos ocupa ésta historia . Su marido era aficionado a las carreras de caballos , así como a cualquier otra actividad en la que pudiera demostrar sus aptitudes físicas , y su holgada posición económica . En una de las carreras en las que participaba , por no decir la última , fustigó tanto al caballo que éste sufrió un infarto poco antes de llegar a la meta . Ello provocó , lógicamente , la caída del animal y del jinete , que se fracturó el cuello al instante. Cabe decir que el público criticó al animal y no al dueño . Los enamorados volvieron a estar juntos , sin temor a las miradas críticas y envidiosas de los humildes habitantes . Con la tranquilidad de una holgada situación económica , y la pasión templada por el paso del tiempo , intentaron recuperar los años no vividos . Paseaban con calma y dicha por la playa y los caminos olvidados de tiempo atrás , recordando los primeros encuentros , los árboles marcados a punta de navaja y las promesas olvidadas . Saboreaban el desayuno contemplando el mar , leían un libro sentados al pie de la ventana , aprovechando los últimos rayos de sol , eran momentos en los que cada uno , en secreto , se daba las gracias por estar junto al otro . Por las noches dormían abrazados , sabedores de las costumbres del otro al levantarse por las mañanas . Las historias felices no suelen durar demasiado , suelen transformarse en rutina o en tragedia . En esto último se convirtió nuestro relato. A ella le gustaban las flores , ya fuesen cultivadas , secas o silvestres . A cada una le encontraba una belleza particular y diferente a las demás , incluso en las de la misma especie . Un día de primavera paseaban por un sendero que bordeaba el acantilado y , descubrió una flor que nacía entre dos rocas , como si fuese una cuna pétrea , al abrigo del viento y , acariciada por los rayos del sol . No parecía difícil acercarse a cogerla y le pidió a él el favor . Se acercó poco a poco , descendiendo con cuidado , procurando clavar los talones en la tierra . Cuando ya casi la había alcanzado el suelo por debajo de sus pies cedió . Su cuerpo se hundió en el fondo del mar después de haberse roto en las rocas . Ella quedó paralizada , incapaz de creer lo que acababan de ver sus ojos , hacía un momento paseaban juntos , cogidos de la mano , contemplado las gaviotas con sus risas altaneras . Ahora el cuerpo de él yacía bajo el agua , incapaz de moverse ni de hablar . Súbitamente tomó conciencia de la muerte , del silencio que la acompaña . N o hacer nada , no poder hacer nada , incapaz de moverse , de andar , el pensamiento flotando en el aire como una nube a merced del viento . Toda la arquitectura de los sueños derruida por un hecho aparentemente anodino , circunstancial . Una flor , un deseo ,una amargura , una penitencia y , al final un odio confuso, que envuelve toda la existencia . La flor del mar sigue allí , entre dos rocas , en un acantilado dominado por el mar . El que desconoce se existencia posiblemente no la verá cuando se acerque , solo escuchará el crepitar de las olas cuando acarician bruscamente la roca sorda . Pero el que la busca después de haber escuchado su historia la encuentra en su cuna de rocas , contoneándose cuando el viento la abraza . Entonces su imagen queda en la memoria , floreciendo cada día , cuidada , delicadamente por todos los recuerdos de aquellos que leyeron éste cuento. Pedro Gómez
Article complet

2 d'abril Cent anys del naixement de Cid i Mulet

Centenari-Cid-i-MuletMONOGRÀFIC SOBRE L’ESCRIPTOR AL PROGRAMA “LLETRES EBRENQUES” D’ANTENA CARO Música, poesia, lectura de textos, comentari de la seva obra. Hi intervindran, els organitzadors del Centenari: Pere Panisello (alcalde de Jesús), Dolors Queralt (Regidora de Cultura de l’EMD de Jesús) i Emigdi Subirats (autor dels darrers estudis sobre el literat, polític i intel·lectual catalanista); al costat dels escriptors ebrencs: Vicent Pellicer, Francesca Aliern, Rafel Duran i Jesús M. Tibau, i els nens Rosa i Pau que recitaran algun poema. “Lletres Ebrenques” a Antena Caro, a partir de les 12.00 al 96.0 de la FM.
Article complet

Andreu Carranza i Esteban Martín a "Lletres Ebrenques"

El programa d’Antena Caro “Lletres ebrenques”, que divendres passat vàrem dedicar a Andreu Carranza i Esteban Martin, no el podem considerar com a “un més”. Va ser tot un luxe. Sens dubte, vàrem rebre una lliçó de bona literatura i d’alta cultura. Carranza és l’escriptor de Denominació d’origen de l’Ebre. Una marca. La darrera producció del tàndem Carranza-Matin, “La clau Gaudí”, els fa donar un impuls formidable a la seva intensa carrera literària. Com a escriptor ebrenc amateur m’admira aquest fet. La Clau Gaudí (Plaça & Janés) té les possibilitats de ser el veritable boom literari català de l’any. L’exploració de la figura de Gaudí en mil detalls, l’enigma que suposa la vida i mort d’aquest català excepcional (fill de Reus), el retrat literari i arquitectònic de la ciutat de Barcelona (la capital de Catalunya per a uns, una ciutat espanyola i ben espanyola per a alguns que manen molt), reuneixen els ingredients per donar peu a un relat fascinant. No és d’estranyar, doncs, l’expectació creada al seu voltant tot i que encara no ha vist la llum. Serà presentada divendres 30 de març, i ja tenen oberts els mercats de Corea, Holanda, Italia, Estats Units, Polònia, Alemanya, França, etc. Tots dos, Carranza i Martin, s’esplaiaren amb conceptes literaris i ens feren gaudir d’una molt bona estona escoltant-los. La ruta literària de “La clau Gaudí” pot ser tot un altre esdeveniment cultural. Els edificis singulars i espectaculars del mític arquitecte reusenc creen vida de ficció i ens hi podem recrear amb ella. La resta del programa la dedicàrem íntegrament al Flix literari, una població íntimament vinculada a Andreu Carranza. A nivell comarcal Flix destaca de manera especial per la qualitat dels seus homes de lletres. És singular i extraordinari el fet que el món de la cultura ha engreixat el de la política, la qual cosa és més que remarcable ja que malauradament el nivell cultural (en general) d’alguns polítics ebrencs no és gaire bo (em vénen alguns noms al cap, precisament). Polítics de gran talla com Pere Muñoz (ERC), alcalde de Flix i expresident del Consell comarcal de la Ribera d’Ebre; Xavier Vega (ERC), Delegat de cultura de la Generalitat a les Terres de l’Ebre; Antoni Sabaté (PSOE), exalcalde de Flix i exdelegat de Cultura de la Generalitat, han sortit de les associacions culturals comarcals. I per suposat els escriptors. Una bona pila i saborosa: Andreu Carranza, el poeta Albert Guiu, Laura Mur i Remei Franch que conreen el conte infantil, Joan Antoni González d’assaig literari, el notable historiador Josep Sánchez Cervelló, configuren un univers literari d’alt nivell. Tampoc no vàrem passar per alt l’efervescència de la blocosfera flixenca. Els flixencs han impulsat un col·lectiu blocaire molt fort, el qual està preparant una nova trobada de blocaires ebrencs al voltant de la diada de sant Jordi. Després de l’Ebresfera que se celebrà a principis de febrer a Tortosa i de la xerrada que es realitzà en el marc de la Fira literària Joan Cid i Mulet a Jesús, Flix agafa el relleu ja que s’ha guanyat un bon nom dintre del panorama literari ebrenc. El programa dedicà les altres seccions a aquesta població riberenca igualment. Vàrem parlar de “La Veu de Flix”, revista que forma part conjuntament amb Ràdio Flix d’un interessant organisme autònom d’informació local. Ja duu 323 números i molts d’anys de tasca informativa important. Parlàrem del CERE, el Centre d’Estudis de la Ribera d’Ebre, que enguany compleix cent anys i que s’ha convertit en un veritable espill de dinamització cultural ebrenca. Un programa molt flixenc, en el marc d’un homenatge a un gran home de lletres com és Andreu Carranza. Aquest programa pot ser escoltat arreu, ja es pot baixar de la web www.antenacaro.com. En un dia tan assenyalat com divendres 23 de març, no podíem acabar sense tenir unes paraules d’estima i record per Lluís Llach, en el seu comiat. Músic i poeta, català resistent, ens deia adéu professionalment. Nosaltres escoltàrem l’Estaca i el tomba tomba que algun dia ens ha d’alliberar.

Emigdi Subirats.
Article complet

Las cuencas mineras turolenses

En el centro nordeste de la provincia de Teruel se encuentra una de las comarcas más desconocidas de la geografía hispana; se trata de las cuencas mineras, un territorio formado por 30 municipios y un censo total que apenas supera los 10.000 habitantes; consecuencia, sin duda, de la fuerte emigración de sus habitantes tras el cierre progresivo de la riqueza geológica del suelo: las minas de carbón, cuyos testimonios, a modo de gigantescos termiteros de piedra, se recortan y contrastan en el horizonte, además de las enhiestas chimeneas de ladrillo y los lavaderos del mineral. Pero en este trabajo no queremos llevar al lector a visitar toda esta geografía, porque, dada las dimensiones espaciales de la misma harían falta varios reportajes. Sí, en cambio, vamos a centrarnos en el Parque Cultural del Río Martín, que, a modo de columna vertegral, se localiza en el corazón geográfico de esta comarca aragonesa, en torno al hilo de agua del río Martín, cuyo caprichoso curso genera uno de los espectaculos naturalísticos más sorprendentes de nuestro país; escenarios que no pasaron desapercibidos para nuestros antepasados desde la Edad del Bronce hasta nuestros días, como dejaron testimonio en forma de grabados rupestres y legendarias calzadas. De todo esto, y mucho más, hablaremos a continuación.

Desde las localidades de Escucha a Albalate del Arzobispo, de SO a NE, se extiende el Parque Cultural del Río Martín, en el curso medio de esta corriente fluvial, donde recibe gran cantidad de afluentes. Pero es, sin duda, la villa de Montalbán la que atesora un legado histórico-artístico y arqueológico más interesante. Pero la mejor forma de descubrir una comarca y, más aún, un territorio tan especialmente rico en testimonios monumentales y en tradiciones, ubicado en un paraje de singular belleza natural, como es el Parque Cultural del Río Martín, es recorriendo sus pueblos y aldeas, yacimientos pre y protohistóricos, conversando con sus gentes y respirando ese aire mágico que envuelve este quebrado territorio, donde el paisaje se conforma en vertical, a consecuencia de las gargantas abiertas por el río Martín y sus numerosos afluentes. En este escenario onírico, coincidieron en el espacio, aunque no en el tiempo, pueblos y civilizaciones que se remontan a la Prehistoria y alcanzan los tiempos actuales. Por ello, recorrer hoy, en el siglo XXI, estos parajes supone reconstruir una parte importante de nuestra historia, porque este territorio es un libro abierto para comprender las culturas pasadas.

En este viaje llevaremos al lector en un recorrido de sur a norte, siguiendo el curso del río Martín, desde Escucha a Albalate del Arzobispo. Pero, es preciso recordar, este recorrido no podrá hacerle el lector-viajero en coche en su totalidad, porque hay poblaciones que se encuentran un tanto aisladas, y obliga a llegar a ellas por carreteras locales o comarcales, o bien, en algunos casos, a través de pistas forestales. Sí, en cambio, tienen mayor suerte, los más atrevidos, los amantes del senderismo total que, debidamente pertrechados –botas de montaña, cantimplora, frutos secos, bastón, cuerdas, brújula...- pueden hacer toda la ruta a pie. Pero también puede enfocarse este viaje por el Parque Cultural del Río Martín en forma de itinerarios programados desde las poblaciones que están dentro de su accidentada geografía, tras dejar el vehículo aparcado, debidamente preparado para un senderismo de lo más impactante, en todos los sentidos. Nuestro desarrollo literario se inicia, pues, en el sur del territorio que aparece en el mapa adjunto.

En Escucha -al norte de la Sierra de San Just, población de larga tradición minera, destacable desde la lejanía por sus modernos molinos de viento para la obtención de energía eólica-, se encuentra el modélico museo minero “Se Verá”; en él, el viajero tendrá oportunidad de ahondar no sólo en los trabajos que, hace unas décadas, los mineros llevaban a cabo en las entrañas de la tierra para extraer el carbón, sino también en las formas de vida de las familias de éstos, sus viviendas y costumbres.

Montalbán, un pueblo cargado de incógnitas

La villa de Montalbán, a orillas del río Martín, a 907 metros de altitud, ofrece uno de las patrimonios monumentales más interesantes de la provincia de Teruel, con su iglesia de Santiago (s. XIII y XIV), joya del arte gótico-mudéjar; escepcional fábrica de ladrillo rojo, que se enciende con los rayos del crepúsculo, declarada Bien de Interés Cultural en 1931; arriba, sobre la cresta de la montaña, los restos de un castillo cargado de leyendas, que se confunden con antiguos palomares medievales. Montalbán, según algunas crónicas, fue fundada en el siglo II a.C. por hebreos, quienes la denominaron “Liébana”, de donde deriva la toponimia latina “Monte Albano”, debido al cromatismo blanco de la roca que aflora en la ladera de la montaña que domina el castillo. Otra leyenda asegura que en esta zona estuvo el apóstol Santiago, seguramente para confirmar el que, durante los siglos medievales, allí se fijara una importante encomienda de la Orden de Santiago, tras la conquista de la plaza a los hispano-musulmanes, por el monarca aragonés Alfonso I “el Batallador” y luego, mediados del siglo XII, por el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV. Lo cierto es que esta población transmite una atmósfera especial que atrae al viajero; especialmente, cuando se deambula por su calle mayor, se descubre el barrio judío –que tiene en la calle Emaus, su eje vial-, se pasa bajo sus soportales y la torre de las Prisiones o se admira los símbolos que campean en la fachada de la casa de los masones, cerca del Arco de Daroca. Pero, bajo las casas y calles de la población hay otra historia, no menos interesante, formada por un laberinto de galerías subterréas que, además de servir para la elaboración y envejecimiento de los vinos de la zona, tendrían otra finalidad, como la de pasos de entrada y salidas ocultos en caso de asedios prolongados, o bien, como en las entrañas de la iglesia, al que se desciende a través de una trampilla, en forma de extraña cueva donde brota un manantial, el lugar transmite el misterio de la práctica de unos ritos esotéricos por parte de los templarios, quienes, aunque no hay libros que lo confirmen, estamos seguros que estos caballeros, antes de la llegada de los santiaguistas, tuvieron una destacada presencia en Montalbán, que los historiadores posteriores intentaron de borrarlo; nada más observar el escudo de armas de la villa lo confirma, con una cruz paté que corona un árbol, que bien podría tratarse de un fresno, el árbol sagrado del Temple. A pocos metros de distancia, además, siguiendo el curso del río Martín, se halla un lugar conocido como de la Orden, donde están “Las Fuentes del Baño”, calificadas desde siempre como aguas milagrosas. También, el puente que salva el meandroso curso del río Martín, según se llega desde Alcañiz, es conocido desde siempre como “De la Garona”, a la sombra nordeste del castillo, en clara referencia a los templarios.

Un río creador de paisajes involvidables

A sólo 6 km, al NE, se encuentra Peñas Royas (Peñarroyas), hoy un barrio extremo de Montalbán, uno de los pueblos más fotogénicos de nuestro país, que pasa desapercibido en la lejanía porque sus casas fueron construidas aprovechando la roca rojiza del medio circundante; no se pierda la escuela pública de antaño, conservada tal como quedó cuando dejó de utilizarse hace 40 años. Peñas Royas es el primer anticipo de lo mucho que hay que ver en este singular Parque Cultural. A pocos metros, en dirección a los estrechos del río Martín, verá el conjunto de grabados rupestres, y, por el sendero superior que lleva al Portillo, la antigua calzada, muy bien conservada, que, si la utiliza, tendrá oportunidad de admirar uno de los parajes más sorprendentes de este paraíso natural. Precisamente desde arriba, donde culmina el tramo más empinado de la calzada, que lleva al santuario de Santa Quiteria, en ruinas sobre el mismo lecho del río Martín, aunque vale la pena la excursión, se inicia el sendero que lleva a La Hoz de la Vieja.

Obón, al que sólo se puede llegar en coche desde Josa, es un pueblo que ha quedado tal como era en la Edad Media; su iglesia parroquial, dedicada a la Asunción de la Virgen, en la plaza mayor, con dos puertas de acceso –una para los hombres y otra para las mujeres-, evoca a algunos de los conventos del Temple conservados en el camino de Santiago por tierras del Bierzo; el “Horno de pan cocer, también medieval, sigue en pie. En Obón podrá visitar uno de los centros de interpretación de este Parque Cultural; no se pierda la cueva de los Huesos, o los restos de una interesante alcazaba hispano-musulmana, o las pinturas rupestres; cerca de las cuales, apareció un gigantesco colmillo de un mamut prehistórico de hace medio millón de años. Pocos kilómetros más arriba, siguiendo siempre el curso del río, llegará a Alcaine.

En Alcaine, donde el río Martín recibe el aporte del Radón, se mantiene viva una leyenda, relacionada con un hechicero que busca un tesoro medieval, escondido por un tirano que sólo gustaba de amasar riquezas y de humillar y a sus vasallos; esta historia, según la leyenda, tuvo un final feliz, porque desapareció el tirano y apareció el tesoro, en forma de un caudaloso río que dio la prosperidad a la población; sobre el lugar se elevó un castillo, provisto de seis torreones –uno de los cuales de planta pentagonal- al que llamaron Arcayne (el arca de las fuentes brillantes); por estos parajes también cabalgó el Cid con sus mesnadas. Numerosas y de lo más interesantes son los senderos que se anuncian para descubrir los alrededores de Alcaine; entre los cuales, debemos recomendar el de los yacimientos de helechos fósiles en la Rueda, camino de Oliete; los Cañones del río Radón, el Embalse de la Cueva Foradada; en el Cabezo de la Ermita podrá admirar uno de los poblados iberos más impresionantes de nuestra geografía, con su muralla ciclópea que recuerda la nuragas de Cerdeña y numerosas de las viviendas; también es del mayor interés el Tamaizal del Pantano.

Tras dejar atrás Alcaine, y siguiendo la corriente del río Martín, se abre el embalse de Cueva Forada, delimitada por su sector oriental con la Sierra de los Moros; recordemos que, como sucede en Cataluña, en Aragón todo lo que hace referencia a la palabra “moros” se relaciona con un enclave protohistórico; no es una casualidad, por lo tanto, que en este lugar abunden los yacimientos iberos.

Oliete, a 542 metros de altitud, que se corresponde con la legendaria Ildulgoite, de donde ha derivado su gentilicio actual, es la siguiente parada. La villa se alza sobre la orilla derecha del río Martín, asentada en la ladera de fuerte pendiente de una colina, de la ladera norte de la sierra de Sancho Abarca. El estratético enclave mereció ya el mayor interés durante la Antigüedad, a tenor de la fuerte presencia de poblados iberos. Las primeras referencias históricas, sin embargo, arrancan en la Edad Media, cuando, en 1297, el monarca Jaime II donó la villa a su escudero Raimundo de Cardona. Oliete conserva buena parte de su recinto amurallado y tres puertas fortificadas de acceso; pero no se olvide de visitar el “Centro de Interpretación de la Cultura Ibérica” que, en esta villa, tiene su punto de referencia, ubicado en las antiguas escuelas. La ermita de San Bartolomé, posible oratorio templario, se halla en el sector más elevado de la población, conocido como “El Muro”.

Simas geológicas y poblados iberos

A pocos kilómetros de Oliete, remontando el espectacular barranco de La Muela, se encuentra Alacón, el pueblo de las bodegas troglodíticas, con más de estas singulas celleres subterráneos sobre los cuales se asienta la población que corona un altozano. Alacón, un verdadero mirador natural sobre el meandroso curso del Martín, rindió culto a San Miguel Arcángel durante los siglos medievales, conservándose una modesta ermita a este santo tan querido para los templarios, así como la del Santo Sepulcro y el Calvario, junto a la “Torre Vieja”, de igual sospechosa tradición del Temple. Algunas de sus torres y fragmentos de murallas medievales siguen ofreciendo ese aire nostálgico; el antiguo horno del Concejo alberga en nuestros días el Centro de Interpretación de Paleontología del Parque Cultural, de obligada visita, porque recoge los calcos de los grandes santuarios de abrigos rupestres que existen en la zona, entre los cuales destaca especialmente el del barranco del Mortero. Sobre la parte más alta de la villa, la iglesia parroquial dedicada a Ntra. Sra. de la Asunción. También merecen una visita algunas de las bodegas subterráneas, cuyas bocas de entrada nos recuerdan a las existentes en la localidad soriana de Recuerda, cerca de Gormaz, lugar que trataremos en otra ocasión.

De regreso a Oliete, dejando atrás los despoblados de Solana Emilia y El Palomar, y ya en el nivel del río Martín, recomendamos que prosiga el curso de este río en dirección a Ariño. Lo primero que le sorprenderá será la espectacular sima de San Pedro, la más impresionante de Europa, con 108 metros de profundidad y un diámetro en su boca de cien metros. Se trata de un escalofriante pozo geológico en cuyo fondo, según los espeleólogos que se han aventurado a bajar, hay un lago de 25 metros de profundidad, que se haya a una treintena de metros bajo el nivel del río Martín, comunicadas ambas corrientes hidráulicas a través de las calizas triásicas y jurásicas; según los especialistas, esta sima se originó, como casi todas las cavidades subterráneas, a consecuencia de la disolución de la caliza y, falto de soporte, el techo terminó hundiéndose. Pero esta impresionante cavidad natural no es sólo geología, también se convierte en un hábitat ecológico de notable biodiversidad, porque se trata de un abrigo para innumerables especies de murciélagos, serpientes, anfibios, peces y aves. Por lo tanto, no se olvide los prismáticos, la ropa de camuflaje, y procure hablar bajo, para evitar la estampida de aves. A pocos metros de la sima, hacia el nordeste, se encuentra el Cabezo de San Pedro, a nuestro juicio uno de los poblados iberos más interesantes de nuestro país; se trata de un recinto amurallado de bloques de roca ciclópeos, provisto de un torreón de vigilancia desmochado por el paso del tiempo, y otro más pequeño, aunque más amplio, en donde estarían las habitaciones protegidas de los guardianes del poblado, en un enclave de singular dominio estratégico, sobre la orilla izquierda del río Martín.

Ariño –conocida en la antigüedad romana como Arinno- es la siguiente población; esta villa se caracteriza por su campanario mudéjar circular de acusada inclinación; el pueblo se alza en la sierra de Arcos, donde el río Martín recibe el caudal del Escuriza; este lugar vuelve a recordarnos que estamos en un territorio de larga tradición minera; las plazas de la Minería y del Minero y el antiguo castillete evocan. A las afueras, dos enclaves condenados por la Iglesia: La Atalaya y el Calapetre, lugares de reunión de brujas y aquelarres durante la corta noche de San Juan. En las inmediaciones de Ariño dos lugares que no deberá perderse: la zona de huellas de dinosaurios, del grupo de iguanodóntidos, a las que se llega tras el pasar que puente que salva el curso del río Escuriza y en dirección a Oliete; y los manantiales de Los Baños, en un encajonamiento del río Martín, por la ruta de la sierra de Arcos, donde el agua, filtrada hacia el interior y acumulada en acuíferos subterráneos, regresa a la superficie en forma de manantial; la mejor panorámica la podrá obtener desde el mirador que domina las Fuentes de Ariño.

Y, ya en el tramo final de nuestro recorrido por el Parque Cultural del Río Martín, tras dejar atrás los manantiales de Los Baños, el santuario de la Virgen de Arcos y las interesantes pinturas rupestres de los Estrechos; todo ello, próximo al lecho del río, llegará a Albalate del Arzobispo; villa que se corresponde con la Albalat hispano-musulmana; el pueblo de típica concepción urbanística árabe, encajado entre colinas, se alza sobre la orilla izquierda del río Martín. La primera referencia histórica se remonta al año 1149, cuando el conde Ramón Berenguer IV de Barcelona concedió la villa y su alcazaba a la Seo de Zaragoza; de ahí el apelativo que ha conservado esta población, famosa desde siempre por su excelente aceite de oliva, que conserva los restos de antiquísimas almazaras. El palacio-castillo Arzobispal, joya del gótico civil (siglos XV y XVI), domina el curso del río; en la población es digno destacar la ermita del Santo Sepulcro, vuelve a evocar a la Orden del Temple. Albalate del Arzobispo forma parte de “La ruta del tambor y el bombo” de la Semana Santa bajoaragonesa. Pero no abandone la zona, sin haber realizado la ruta de las Lastras de San José, donde tendrá ocasión de admirar un conjunto de tumbas altomedievales cristianas, abiertas en forma de hipogeos subterráneos y caracterizadas en la parte superior del roquedal por unos canales trazados en la roca para la extracción del agua pluvial en forma ritual; todo un sistema de ingeniería prehistórico que se remonta al período 12.000 y 6.000 a.C., coincidiendo con el comienzo de la desertización en la cuenca Mediterránea.

Los entornos de Montalbán

Aconsejamos regrese a Montalbán, porque, desde esta población, que consideramos el eje vial de todos los recorridos, puede acercarse fácilmente a los núcleos del sector meridional del Parque Cultural del Río Martín que habían quedado pendientes en la ruta anterior.

El primero de los itinerarios sería La Hoz de la Vieja, villa a la que se llega fácilmente a través de la cómoda A-222, situada a 14 km. al NO de Montalbán. Esta población, asentada en la Sierra de Cucalón, sobre los roquedales y barrancos del Chorredero, el Vidiello y el Barrinquiello, se desataca desde la lejanía por su sólido torreón de mediados del siglo XIV, que garantizaba la seguridad de los pueblos y aldeas de la zona. La población se extiende sobre la empinada ladera de la montaña; la iglesia parroquial, frente al antiguo hospital medieval, tiene la particularidad en su ábside de conservar los huecos en donde se depositaba pan y aceite, para los peregrinos que llegaban de noche y se encontraban con las puertas cerradas, para que no pasaran hambre. Muy cerca de allí, el modélico “Museo del Pan”, de obligada visita.

De nuevo regresará a Montalbán, para iniciar los últimos recorridos por este Parque Cultural del Río Martín. Ahora deberá tomar la dirección a Alcañíz, por la N-211. La primera población, Castel de Cabra (11 km), famosa por su escelente miel artesanal, destaca por su campanario, otrora torre de defensa del desaparecido castillo. En Castel de Cabra deberá tomar la dirección de Torre de las Arcas (7 km), donde pondrá punto y final a este singular recorrido. En Torre de las Arcas le llamará la atención el enhiesto campanario mudéjar de la iglesia de San Miguel Arcángel; a pocos metros, el castillo, bastante deteriorado, donde la Orden del Temple custodiaban los impuestos de las gentes de la zona; y detrás de la fortaleza, entre colmenas, los restos de lo que sería el convento de los caballeros. Pero no se marche de este pueblo sin haber visitado el Centro de Interpretación de la Flora del Parque Cultural del Río Martín, inaugurado en marzo del 2002.

Por Jesús Ávila Granados

(Web: www.jag.es.vg)

Article complet

Poemes i narracions

Prudent s’atansa, navega al descobert Encamina l’horitzó amb rostre serè: La terra que mulla li encomana el vertader Favor, d’adobar la terra i romandre verd Constant, viril que la natural per ell fa bola. El cel se’n va, al seu pas, en dolça rima S’omple de blavor i cant, que s’aprima Pels innocents ocellets. El flumen bressola La llavor, canyar, i pels sequiols s’atura, Carregat d’enginy, que ara la flaire és més pura Car roman més arrelada en crus moments. Traspassen els cadenes altres cants d’ocells Que duen a les salines els sons més bells Records d’uns altres temps més eficients.
Article complet

El meu Sant Jordi 2007

Aquest any, tot i no tenir cap novetat recent a les llibreries, tinc un bon grapat d’actes al voltant de la festa del llibre. Podríem dir que les activitats van començar el 7 d’abril amb la signatura d’exemplars a la llibreria Serret de Vall-de-Roures, juntament amb la Francesca Aliern. Després he tingut el gust de presentar la darrera novel·la de la Francesca, Camins, a la llibreria Ca’l Sisco, a la papereria Cris i a la Biblioteca Marcel·lí Domingo de Tortosa. El dissabte 21 d’abril participaré en la lectura dels Col·loquis de la insigne ciutat de Tortosa, de Crisfòfol Despuig, juntament amb Josep Alañà i Emeteri Fabregat. El diumenge 22 d’abril presentaré els meus Postres de músic, convidat per la Biblioteca de Torrelles de Foix (Alt Empordà), en motiu del seu tercer aniversari. El dilluns 23 d’abril com és habitual, passejada i signatura de llibres per les diferents llibreries de Tortosa. L’estela de Sant Jordi continuarà durant tota la setmana, de manera que el dimecres 25 participaré en la marató de contes a l’IES de l’Ebre de Tortosa, i el divendres 27 d’abril faré una xerrada als alumnes de l’IES Sòl de Riu d’Alcanar. Jesús M. Tibau Abril de 2007
Article complet

<1...624
625
626
627
628
...631>