TAL VEZ SOÑAR





Alberto Díaz comenta:Esa es la función y el valor de estas obras meta literarias en las que no "se hace" literatura sino que se piensa y se filosofa sobre libros de tal manera que atraen al lector que no los conoce, a hacerlo desde un conocimiento previo que enriquece sin ninguna duda la propia lectura
Los filósofos taoístas nos hablan de la importancia de captar lo esencial en las cosas, las palabras, las actitudes, las personas, los libros. Aunque como decía Saint Exupery "lo esencial es invisible para los ojos", es gratificante tomarse el trabajo de buscarlo y después ofrecerlo, aunque uno se equivoque confundiendo a veces el rábano con las hojas, el entusiasmo pedagógico le vuelva hiperbólico o la impulse a consideraciones o reflexiones al menos discutibles. Pues bien, eso es lo que ocurre con Ramón Ayllón, un profesor de filosofía que también tiene un excelente gusto literario. En su libro “Tal vez soñar", tan hamletiano él, aborda la carga filosófica que existe en la gran literatura (que en el fondo es una redundancia, ya que ambas disciplinas tienen el mismo objeto de estudio. el ser humano, sus pensamientos y acciones, en estrecha hermandad también con la psicología: sólo difieren en el estilo y el objetivo: el conocimiento o el placer . En una introducción breve y pedagógica y 15 capítulos con una tema y obra literaria específica, Ayllón se acerca a interesantes cuestiones de rancia exigencia filosófica a través de grandes obras literarias. Manejo la primera edición de este ameno libro (2009) y supongo -y deseo- que ya debe haber algunas más en el mercado. Es un excelente y entretenido manual introductorio a ciertos asuntos filosóficos usando la enganche sugestivo de autores, personajes y argumentos de obras que forman parte del legado literario de la Humanidad, aunque ni son todas las que están ni están todas las que son. Pero eso forma parte de la libertad y el genio del autor y en eso no hay quien se deba inmiscuir. Desde el ilustre Ulises, "hombre de mil ardides" que Homero destacó en la "Odisea" tras habrrle dado un importante papel secundario en la Iliada , pasando por el bueno de Alonso Quijano y su esquizofrenia esencialmente literaria, por el pragmático Robinsón (modelo del anglosajón colonialista y práctico) o la ternura del pequeño niño rubio de las estrellas, el ,horror de la vida malograda de Ana Frank, a los cerdos (nazis) de la granja en la que los animales se rebelan de una tiranía para caer en otra peor. Encarnar una reflexión sobre el mal en "El señor de las moscas" y otra sobre el bien en "El señor de los anillos", me parece malgastar dos cuestiones esenciales en filosofía (y en la vida, que es lo mismo) en dos obras complejas y de valor literario dispar (me resisto a aceptar la analogía de valor que Ayllón establece entre la obra de Tolkien (a la que admiro profundamente) con la Odisea de Homero (que es uno de los pilares básicos de la cultura humana). Para ilustrar la filosofía de Nietzsche (tan manipulada en los 30 y 40 del pasado siglo por los psicópatas de la cruz gamada) Ayllón nos introduce en Dostoievski y su "Crimen y castigo" y en "El lobo de mar" de Jack London. Bueno. Aunque me gusta más la referencia al libro de Lipovetsky, "El crepúsculo del deber" como ejemplo de la desvinculación con la moral de nuestra época (quizá el tema tenga relación, pero yerra un poco en colocarlo en un libro cuyo objetivo operativo se vincula a las grandes obras literarias). Shakespeare entra en liza a través de Hamlet para referirse a la cuestión inevitable de la muerte y Dostoievsky vuelve al escenario para otra de las inevitables constantes humanas: la existencia de Dios. Sin cuestionarlo en absoluto, como crítico y lector, me ha sorprendido la inclusión del caso de Etty Hillesum como elemento de análisis de la amistad y el amor o la de Delibes como ejemplo de las bondades de la institución familiar. Suscribo la opinión que leí en alguna parte sobre este libro : "Por eso, y por infinidad de pequeños detalles que salpican el texto en casi todas sus páginas, ésta es una obra para discutir con ella, para charlar y debatir, para corroborar ideas o para refutarlas, para discrepar o para mostrar la mayor de las conformidades. En suma, una obra para convertir algunos de los más grandes libros de la historia literaria en objeto de reflexión constante y fértil." Y en eso estamos totalmente de acuerdo. Esa es la función y el valor de estas obras meta literarias en las que no "se hace" literatura sino que se piensa y se filosofa sobre libros de tal manera que atraen al lector que no los conoce, a hacerlo desde un conocimiento previo que enriquece sin ninguna duda la propia lectura. FICHA TAL VEZ SOÑAR.- José Ramón Ayllón.-Ed. Ariel. ISBN 9788434488168


comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article

comenta
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.