Matarraña

Visualizar

LITERATURA UNIVERSAL

Que un rockero abandone -al menos en activo- el movido mundo de esa música, actuaciones, conciertos, costumbres y amistades, clubes y grabaciones, para dedicarse a la literatura no es muy común en ese ambiente de normas tan exigentes y formas tan peculiares. Si además lo hace al final de la treintena, inidca una figura un tanto peculiar y excéntrica. Aunque aseguran quienes le conocen que ya "mostraba maneras" de letramanía y siempre llevaba uno o varios libros en las manos. Sabino Méndez se llama el sujeto y los de ámbito roquero lo tienen en estima, no en vano solía ser letrista de canciones para grupos roqueros de primera línea. Publicó con el cambio de siglo su primer libro "Corre, rocker", que no tengo el gusto de conocer y ahora llega a mis manos con el interesante sello Anagrama, "Literatura universal", título escolar o académico para una novela vivencial que, como casi todas, no sólo bebe indirectamente de la literatura, sino que convierte a los libros en parte de la trama. Hay alguna muestra anterior de esa "literaturización" de una trama novelesca -es un juego literario con cierta respetable tradición clásica- en el borde del filo de la navaja del plagio pero con la astuta habilidad de reconocer y destacar las aportaciones literarias ajenas, convirtiéndolas en materia ajustable a lo que se nos cuenta: unas vidas contadas - presumiblemente basada en la propia como al parecer hizo en su primera incursión literaria- expresión de una época, una cultura y una sociedad muy determinados. Casi un retrato generacional - el tempo abarca si treinta años- en el que con habilidad manifiesta engarza citas literarias con las vivencias y pormenores de los protagonistas. Me ha divertido este juego travieso con las citas literarias y el desenfado casi beatnik de la narración, donde uno cree percibir los ecos desenfadados, líricos más que poéticos, de un Henry Miller o un Nabokov en sus momentos más juguetones. Pero no todo es un juego de citas, más o menos felizmente añadidas -siempre identificadas, gracias a Dios- a un texto que sigue una línea no precisamente banal. No hay trivialidad en lo que nos cuenta Sabino Méndez, sino un a modo de ajuste de cuentas con su propia generación, sus sueños, sus defectos, sus debilidades, sus fracasos y sus concesiones...y el precio de su venta al Moloch cultural que todo lo engulle, digiere y transforma. El narrador y principal protagonista, Simón B. Sáenz Madero (anagrama de Sabino Méndez), se explaya ante aquella generación que en los setenta vivió un efímero esplendor, pero el hálito del autor parece no lograr que el lector y menos los que vivimos aquella época con parecida edad, considere lo que le cuentan como algo auténtico, generacional, íntimamente resonante, se ve el artificio literario, el revés de la trama, el decorado, las figuras huecas calzadas con coturnos y máscaras de tragedia griega. Sólo los libros, la insistente y emocionante adhesión a los libros buscando sus ecos en la narración, siguen atrayendo al lector y a la postre justifican una novela con algunos aciertos y algunas zonas de sombra, como la falta de sensibilidad con la que son retratadas las mujeres en esta novela, objetivizadas en roles de amantes, hembras de placer o histéricas, compañeras con escasa relevancia, ninguna con respuestas y actitudes inteligentes y deslumbrantes, casi siempre soportes erótico-vistosos como elementos decorativos y de importancia social en el ambiente poderosamente masculino. ¿Es así como se veían las féminas en el ambiente roquero? El autor, gran lector, debe repasar en muchos de los autores con más relevancia erótica que, además de vehículos de placer, muchos de sus personajes femeninos eran auténticas obras maestras de la personalidad humana. ¿Lawrence Durrell, por ejemplo? ¿Alguna obra del machista Hemingway? ¿Flaubert, Proust, Stendhal? Etc. FICHA LITERATURA UNIVERSAL.- Sabino Méndez.-518 págs.-Ed. Anagrama.- ISBN 9788433998309
Article complet

PLOTINO, O LA SIMPLICIDAD DE LA MIRADA

Resulta sorprendente que una editorial, en este caso Alpha Decay, ofreciera a las librerías y, supongo, que a contadísimos lectores, este libro magnífico y esclarecedor sobre uno de los filósofos clásicos post helenísticos, el romano Plotino (del s. III d.C.) cuya obra "Enéadas" y algunos datos suyos recogidos por su discípulo Porfirio, han sido sistemática y groseramente manipulados y oscurecidos con fines doctrinarios por la Iglesia cristiana, detentadora del control educativo durante siglos . Repasemos los grandes filósofos de la antigüedad, los nombres de Platón, Aristóteles y Sócrates en primer lugar, para a continuación recordar a los mal llamados "presocráticos" como Tales de Mileto, Pitágoras, Demócrito, Parménides, Anaximandro, y más tarde a Diógenes, Epícteto, Epicuro, Séneca e incluso Marco Aurelio. ¿Por qué ese silencio apenas fuera de un pie de página para Plotino etiquetado como "neoplatónico" y minimizado como filósofo?. ¿Es porque se trata de un filósofo místico que establece sobre ciertas bases platónicas muy conocidas un corpus filosófico y espiritual que luego influiría en el Maestro Eckhart, los místicos españoles y alemanes hasta llegar a Spinoza, Goethe y Wittgenstein, pero sin ajustarse debidamente a los dogmas cristianos y al respeto y obediencia debidos a la Iglesia? ¿Qué podría ofender a Roma y a la Curia estos conceptos filosóficos volcados en la esencia divina, la unidad con el Todo, la búsqueda espiritual, el desprendimiento corporal y sensual, la ascesis y la contemplación de lo que Es, junto a la absoluta simplicidad de la Vida, la Belleza, la Virtud y la Verdad, que a pesar de ser inquietudes en plena vigencia en el mundo filosófico y en el espiritual, conforman un mensaje que suena tan original y extraño a los lectores de hoy como los tratados taoístas o las grandes abstracciones de la física cuántica? En un mundo donde Dios fue declarado difunto por filósofos como Nietzche, en una cultura huérfana de valores y de dioses, uno se pregunta qué alcance cognitivo puede tener la figura de Plotino y su estremecedora pasión por la Verdad y la Vida espiritual, sin olvidar que no se trata de un autor religioso al uso y ni siquiera de un gurú del New Age. El Dios subjetivo tan aclamado por las disciplinas espiritualistas y la psicología profunda o los Valores que defiende Plotino tan relativizados por la mezcla de Freud, Marx, Nietzche y toda la Nueva Filosofía, forman un mensaje que suena caduco e incluso impertinente...de no ser que el lector que se atreva a entrar en este libro terminará por poner entre paréntesis el adoctrinamiento de la cultura del siglo XXI y, aun no siendo creyente, bucear en la obra de Plotino y admirarse de la inteligencia, la intuición filosófica y la sensibilidad espiritual y autenticidad de su obra. La lectura del libro de Pierre Hadot tiene la vigencia y la actualidad de un mensaje filosófico que opera como un revulsivo en la inteligencia del lector. El uso desmesurado y manipulativo de las grandes palabras, la Verdad, el Bien, la Belleza o su piedra de toque, la Bondad, recobra en Plotino su esencia prístina, su primigenia utilidad (que históricamente ha sido vulnerada desde Platón). Plotino es un místico "avant la letre" que propone una visión de la filosofía que nunca ha dejado de ser auténtica y ahora comienza a volver a ser actual: una serie de prácticas orientadas a la transformación de uno mismo (esculpirse a sí mismo) y el propio modo de vida, una nueva manera de ser. Y también una búsqueda espiritual incansable "de lo absolutamente simple", que se realiza prácticamente en una forma de ser basada en un "estar presente a sí mismo y a los otros". Lo cierto es que no es posible entender bien el progreso y conexión entre la filosofía medieval y la griega, Platón y Aristóteles sobre todo, y la helenística, con estoicos y epicúreos a la cabeza, sin tener en cuenta a Plotino más cercano a San Agustín que el mismísimo Platón. El libro de Hadot es un modelo de ensayo filosófico sobre un autor tan complejo como Plotino, figura bastante misteriosa de la que no se tiene descripción, dibujo o busto alguno. Pura coherencia en un hombre que pretendía hacer vida de su pensamiento, llevar sus Ideas a la práctica cotidiana. Un hombre que consideraba al cuerpo como la cárcel del alma y aunque no lo despreciaba (al estilo de los gnósticos de su tiempo), trataba de cuidarlo y respetarlo pero sin olvidar que era una envoltura efímera de lo auténticamente importante, el Espíritu que le animaba y que era una parte de un Dios concebido a la manera de Eckhart (y que pondría en armas a los censores de la Inquisición). En resumen, Plotino consideraba que su existencia era un incansable intento de "elevar lo que hay en mí de divino a lo que hay de divino en el universo". Para ello mantenía una práctica contemplativa lo más continua posible enfocada en la simplicidad de cuanto le rodeaba : "Regresa a tí mismo y mira: si aún no te ves bello, haz como el escultor de una estatua que ha de salirle hermosa: quita, raspa, pule y limpia hasta que hace aparecer un bello rostro en la estatua. También tú, quita todo lo que sea superfluo, endereza todo lo que es tortuoso, limpia todo lo que esté oscuro, abrillántala y no ceses de "esculpir" tu propia "estatua" hasta que resplandezca en ti el divino esplendor de la virtud, hasta que no veas "la Sabiduría en pie sobre su sagrado pedestal. ¿Has llegado a esto? " FICHA PLOTINO O LA SIMPLICIDAD DE LA MIRADA.- Pierre Hadot.-Traducción Maite Solana.- Alpha Decay. ISBN 9788493333256
Article complet

LA NOSTALGIA DE LOS ORÍGENES

Más de cincuenta páginas de apretada bibliografía hablan bien a las claras de la enjundia y la erudición que despliega el profesor Joan Prat en este libro que, además de una indagación sobre los caminos del saber esotérico, religioso y espiritual es, de forma honesta y clarividente, una apuesta personal por un camino de conocimiento - el que lleva a dejar de ser el que uno es (el rito de paso) para convertirse en un otro superior espiritualmente, sin dejar de ser objetivamente lo que uno es (a través del propio cuerpo disciplinado) -que se muestra ecléctico e equidistante de los senderos tradicionales de búsqueda espiritual. He recorrido caminos semejantes a lo largo de mi vida -dedicada en gran parte al estudio y la práctica de la psicología profunda junguiana y los caminos de meditación- y comprendo la plácida convicción algo escéptica pero siempre respetuosa de este antropólogo (estudioso de Turner, Otto, Jung, Mircea Eliade, mi admirado K.G. Durckheim, René Guenon...) que ha dedicado su vida más que al conocimiento circunstancial erudito o técnico, a la sabiduría perenne. Por eso siento una gran empatía por Joan Prat cuando le leo frases como ésta : "Mi falta de fe en el más allá y en los seres que lo pueblan, me impidieron ver los espíritus que otros dicen que veían y oían”, sin dejar en todo momento de mantener "la firme creencia en la existencia de otro mundo superior, paralelo o superpuesto al que los mortales conocemos, vivimos o padecemos” . Aunque a este segundo punto me sienta más cercano a aquél que dijo: "Hay muchos mundos maravillosos, pero todos están en éste", ello no disminuye ni un ápice mi admiración por este libro riguroso que analizando los cuatro caminos o vías tradicionales de conocimiento esotérico, los que personifican los arquetipos junguianos del chamán, el gnóstico, el monje y el místico, termina concluyendo, platónicamente, que todos y cada uno forman parte de una ancha senda común que se dirige hacia una conclusión única aunque por veredas distintas y en el fondo más semejantes de lo que parece al profano. Y así nuestro autor justifica la totalidad de su indagación en este libro aseverando que "la nostalgia de los orígenes -el motor causal de la búsqueda que protagonizan los cuatro arquetipos mencionados- tiene otro canales de expresión aunque siempre marcados por el retorno al mundo diseñado en el Génesis: una existencia edénica sin fisuras, sin falta, sin fragmentación y sin sufrimiento en la que es posible gozar de un tiempo y un lugar paradisíacos caracterizados por el sentimiento oceánico (Romain Rolland), la omnipotencia de la ideas (Platón) el pensamiento mágico (Jung y Elialde) y, en definitiva, por la completitud en la que no tienen cabida ni la castración ni la frustración" (pág. 625) Y así, mientras el chamán busca llegar al estado original edénico a través de la "unificación de los diversos mundos", el mineral, el vegetal, el animal, el humano y el de los espíritus, el gnóstico lo busca a través del conocimiento esotérico y profundo, el monje lo busca a través de la renuncia corporal, de la ascesis, la obediencia, la castidad y la pobreza y, en fin, el místico olvida lo terrenal y ansía la unión con la divinidad a través de la purificación vital y el amor espiritual. Y Prat analiza los cuatro caminos no sólo desde la vía cognoscitiva sino de una praxis más o menos rigurosa, pero siempre honesta y en ocasiones algo irónica (aunque sin malicia) como era de esperar en un antropólogo inteligente. en este contexto debo resaltar el enfoque práctico, el trabajo de campo etnográfico y antropológico que el autor lleva a cabo como complemento de sus lecturas y estudios, sus "observaciones, experiencias de campo, más o menos intensas y prolongadas en el tiempo, pero por lo general puntuales, concretas y específicas" que enriquecen los textos con el hálito de lo vivido y experimentado (sus "experiencias participantes") es decir, siguiendo cursos, actividades y ejercicios que requieren una implicación personal. En suma, un viaje iniciático de calado profundo que no deja indiferente a ningún lector y que merece una lectura atenta. FICHA LA NOSTALGIA DE LOS ORÍGENES.- Chamanes, gnósticos, monjes y místicos.- Joan Prat.- Ed. Kairós. 678 págs. ISBN 9788499885551
Article complet

VOLANDO SOLO

Magnífico este libro del escritor inglés Roald Dahl. "Volando solo" cuenta, con una ironía y un desparpajo jovial, las experiencias de un joven Dahl que, tras terminar sus estudios, es contratado por la Shell Oil Company para recorrer durante tres años diversas localidades de Africa oriental para dar asistencia e información a los clientes de la compañía en la zona. Tras una primera parte dedicada a sus "aventuras" africanas, Dahl nos cuenta los efectos del estallido de la II Guerra Mundial en aquellas tierras y como es, de inmediato, movilizado y "nombrado" oficial. Tras unas vicisitudes narradas con una emocionante sobriedad con toques de humor, Dahl se prepara como piloto de caza y se incorpora a la RAF. A partir de ahí nos cuenta sus descabelladas odiseas por los cielos de Grecia, sin evitar cierta mordacidad al hablar del desbarajuste militar británico. Dahl nos narra con envidiable soltura y deportiva frialdad las peligrosas aventuras que casi le cuestan la vida pilotando Hurricanes. Como cuando nos cuenta la lucha desigual contra una gran cantidad de cazas alemanes en una proporción de cien contra uno (es una historia real). Al acabar sus años de escuela y ser contratado por la Shell, Dhal se va a su nuevo destino en barco. Sus experiencias a bordo y la descripción de la fauna muy "british" que le acompaña, son bastante desternillantes y recuerdan las del libro autobiográfico de Evelyn Waugh. También resultan chocantes y divertidos -dentro del dramatismo de los acontecimientos- sus primeros pasos como "oficial" británico para detener a los ciudadanos alemanes que vivían en Centro Africa, en la colonias británicas, tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial. La narración se anima con los encuentros curiosos (algunos difíciles de creer) con animales salvajes, como cuando un león se lleva a la mujer del cocinero para comérsela y es espantado antes de ello. O las anécdotas con su criado negro que pertenece a una tribu guerrera y decide intervenir en la contienda inglés-alemana por su propia cuenta. . Quizá lo más interesante sea todo lo relacionado con sus experiencia como piloto y su amor a la aviación. Dahl, joven oficial fascinado por el vuelo (de ahí el título del libro) nos cuenta: "Después de haber volado sin instructor, me dejaban despegar solo muchas veces y era maravilloso. "¿Cuántos jóvenes" -me preguntaba a mi mismo- "tenían la suerte de poder ir zumbando y rugiendo por el cielo, sobre un país tan hermoso como Kenia?" ¡Hasta el aeroplano y el combustible eran gratis! El volumen está enriquecido por fotografías del autor y de los lugares que se describen en el texto. Dahl está considerado un gran escritor infantil, aunque muy lejos de la blanda placidez de los llamados libros para niños. En su universo literario siempre hay lugar para una cierta dureza, crueldad o tristeza aunque suele equilibrarlos con la inteligencia, la astucia o el valor de sus protagonistas. Fue el autor de Los Gremlins, aquellas pequeñas criaturas malvadas que formaban parte del folclore de la RAF, y que tuvo una versión magnifica para el cine. Como también la tuvieron (y a veces por duplicado) Charlie y la fábrica de chocolate, Matilda, o James y el melocotón gigante. Dahl escribió también más de sesenta cuentos, de temas habitualmente macabros surcados por una vigorosa vena de humor. También es el autor de lo guiones de la película de James Bond, Sólo se vive dos veces (You only live twice) y Chitty Chitty Bang Bang, adaptaciones de novelas de Ian Fleming. FICHA VOLANDO SOLO.- Roald Dahl.- Trad. Pedro Barbalillo.- 185 págs. Ed. Alfaguara.- ISBN: 8420445835
Article complet

LOS AÑOS LIGEROS

Elizabeth Jane Howard es una novelista británica (nacida en 1923 y fallecida en 2014, a punto de cumplir los 91 años), poco conocida en nuestro país, aunQue estaba casada con el novelista Kingsley Amis y era madrastra del también escritor Martin Amis. E.J. Howard, que fue actriz y modelo, comenzó a media edad a escribir novelas y diseñó desde los años noventa un "corpus" narrativo de primera categoría. Sus cinco libros sobre las "Crónicas de los Cazalet" de la que este es el primer tomo, forman una novela-río al estilo de la gran obra de Proust (aunque de categoría y estilo muy diferentes), cuyas versiones de la BBC para radio y televisión la convirtieron en un hito literario del siglo XX. En ellos se nos describe la vida y eventos de tres generaciones de una misma familia. El primer libro de la serie fue publicado en 1990, aunque ya había publicado con excelente éxito otras novelas y se convirtió en una obra de referencia como recreación de una familia y de un modo de vida británicos que ya ha pasado a la historia. Las Crónicas de los Cazalet son un conjunto de cinco volúmenes, de los cuales éste es el primero, que cuenta al detalle la vida de la adinerada familia Cazalet, padres, hijos y nietos, con todo el personal de servicio además de las personas que de un modo u otro se relacionan con ellos, por lo que se trata de una crónica familiar contada en forma de novela-río que reúne un material muy variado: la infancia, el rito de entrada en la vida de la juventud, la novela de costumbres, la comedia, el drama…Todo ello con una extraordinaria fidelidad documental.una sensiblidad igualmente extraordinaria en la creación de personajes. unos diálogos de ingenio irónico y un sutil sentido del humor de las descripciones de caracteres y comportamientos. Una muy afortunada mezcla del ingenio paródico de su marido, el humor crítico de su ahijado y las influencias soberbias de Chesterton, James, Swift, P.G. Wodehouse, Evelyn Waugh, Noel Coward y muchos otros. Elegancia, pasión por los detalles, una visión muy femenina e irónica de la vida, de la mujeres y de los hombres, de la clase alta y la servidumbre ( "Arriba y Abajo" ha bebido tanto de Waugh como de E.J. Howard, por ejemplo) de las pasiones, el aburrimiento y las mezquindades de unos personajes llenos de vida. Su afición al detalle, la elegancia textual y una sensiblidad receptiva de primer orden convierten en una delicia la lectura. Ni siquiera la abundancia de personajes logran intimidar al lector, que puede ser asistido en las dudas con un vistazo al arbol genealógico y lista de personajes que la autora tuvo el buen criterio de incluir al principio (costumbre de otros escritores complacientes son las dificultades de sus lectores (se me ocurre la deliciosa y perturbadora Agatha Christie como ejemplo). La novela narra la vida familiar y social de los Cazalet durante los veranos de 1937 y 1938, jornadas de la vida cotidiana en su casa solariega de Home Place primero, y el segundo verano, además, en la cercana propiedad de Mills Farm adquirida recientemente.Ya ha pasado la Primera Gierrra Mundial y comienza a agitarse el mundo a la espera de una guerra aún más mortífera.Los jóvenes disfrutan de sus vacaciones y los mayores aún sufren las secuelas de una guerra que eliminó legiones completas de jóvenes ingleses. Para mí ha sido un auténtico descubrimiento. Es difícil encontrar una autora con una mirada tan atenta y clarividente para mostrarnos de manera muy hábil todo lo signifcativo, arropado en lo cotidiano, casi sin dar importancia a sus sugerencias de atención, convirtiendo la lectura en un paseo cuyos valores e importancia argumental uno acaba notando mucho después de haberlos leido. Su estrategia en el montaje de la trama es la discreción y la exactitud, la fresca habilidad de un genial tapicero que nos va mostrando los detalles del dibujo del tapiz, incluso la trama oculta por el revés y de vez en cuando nos permite dar un paso atrás y ver el dibujo completo.Es la mirada atenta y concentrada a una realidad cotidiana que es como muchas otras pero que supera la vulgaridad por el hecho de que su autora nos muestra la belleza oculta que se esconde en lo cotidiano y lo banal, tal como hicieron en su día Jane Austen o las Bronte, precindiendo del sesgo dramático agudo de éstas, pero compitiendo en agudeza psicológica y sabiduría plenamente femenina. Como nota al margen, decirles que no fue una mujer feliz, tuvo una infancia desdichada y tres matrimonios lamentables, el último con el escritor Kingsley Amis, con el que al parecer obtuvo cierta paz y sus relaciones con los hijos e hijastros estuvieron al nivel habitual en familias desestructuradas (con la excepción de Martin Amis). Parece ser que cuenta parte de su infancia y adolescencia infelices en obra desconocida en España, "The Beautiful Visit" premiada en 1950. Tres matrimonios, varios amantes tempestuosos y las secuelas psicológicas personales de todo ello dificultaron bastante la carrera literaria prometedora de una escritora muy bien dotada.Hasta 1990 no emprendió la redacción de las novelas de la familia Cazalet, en una casa antigua junto al río, en Suffolk. Ahí llegó el éxito y la paz y la dedicación literaria. Absolutamente recomendable. Ojalá la editorial Siruela siga pronto con la saga. FICHA Los años ligeros. Crónicas de los Cazalet.- Elizabeth Jane Howard.- Traducido por Celia Montolío.-431 PÁGS.Siruela.- Colección:Nuevos Tiempos ISBN : 9788417041397
Article complet

1
2
3
4
5
...187>