Corazones desangelados

Título: Corazones desangelados
Autor: Leticia Meroño Catalina
Año de publicación: 2016
Nº de páginas: 122

Leticia Meroño Catalina (1981) es una escritora madrileña que edita por cuenta propia. En sus obras, escoge las palabras con enorme esmero. Al lector siempre le proyecta una sensación anímica rayana al desamparo, debido a la emotividad con que aborda sus temas. De nuestros contemporáneos, Leticia Meroño es una de las autoras que más me agradan. En mi haber, cuento ya con cuatro obras suyas leídas: Más allá del camino II (2015), un libro de relatos que, en conjunto, son el germen de su obra posterior; La muchacha que se hizo libro (2017), una novela donde el pasado y sus obsesiones, y la lectura, quedan expuestos con enorme sensibilidad; Conversando con un ángel (2018), novela corta gótica que nos habla de la soledad y en la que la realidad del día a día se confunde con otro tipo de realidad; y este libro que ahora nos ocupa.
La estructura de Corazones desangelados es la siguiente: hay 109 poemas y microrrelatos, todos sin título y clasificados con números romanos. Al final del libro hay un relato con título: El poemario: es la pieza que hace 110 (el número total del libro), y la más extensa de todas ellas.
La poesía y los microrrelatos requieren de un ritmo de lectura distinto al de la narrativa. Se ha de hacer con lentitud, porque con pocas palabras (si el autor es bueno) se nos transmiten muchas cosas y hay que realizar un esfuerzo para darle a todo eso una idea de conjunto en la mente (a veces esa idea es conceptual, según sea el poema).
Los poemas de Leticia Meroño a menudo son suaves, sometidos a palabras que los adormecen, proyectando anhelo y nostalgia ante lo irrecuperable del momento vivido. Voy a poner como ejemplo el poema XLV, para diseccionarlo un poco. Con él, el posible lector se puede hacer una idea del contenido del libro.
Al amanecer entonó su canto,
su plumaje verde aleteó,
se posó sobre tu ventana
y tarareó una canción.
Tú amaneces cansado,
su sonido tan solo te enerva
y en un brusco movimiento
al pajarillo alejas.
¿No te das cuenta, agaporni,
que su canción es de amor?
Article complet

Así habló Zaratustra. Un libro para todos y para nadie.

 Título: Así habló Zaratustra
Autor: Friedrich Nietzsche
 
Año de publicación: 1892
Nº de páginas. 506
Primera lectura de la obra: 1998
Segunda lectura de la obra: 2020


Friedrich Nietzsche (1844-1900) es un filólogo conocido precisamente por su obra filosófica, no por la lingüística. Sus ideas principales, el superhombre, la voluntad de poder, la muerte de Dios y el eterno retorno de lo idéntico, han influenciado a gran parte de la filosofía posterior a él. De este autor he leído
El nacimiento de la tragedia (1872), Más allá del bien y del mal (1886), Ecce homo (1889), su poesía completa, reunida toda ella en un solo volumen bastante breve, y el libro que ahora nos ocupa. No es mucho, dentro de su vasta obra, pero sí puede servir para hacerme una idea de lo que este autor propone en su filosofar.
Así habló Zaratustra es su libro más famoso y, por composición, bastante diferente al resto de su obra. Aquí Nietzsche, encarnado en Zaratustra, habla al lector de un modo poético y con un lenguaje alegórico, cargado de simbolismos. En el prólogo, Zaratustra, dice el autor, pasa diez años en la montaña y luego baja de ella para volver a encontrarse con los hombres. Unos hombres que son, como criaturas, el puente hacia el superhombre (del animal al hombre, y luego al superhombre, es la escala nietzscheana). Todo esto es una derivación del hecho de que Dios ha muerto, es decir, las nuevas corrientes de pensamiento de su época no se identifican con una criatura todopoderosa y creadora y hay que reinventar el modelo de sociedad.
Según Nietzsche, el hombre es una criatura que está de paso para dar lugar al superhombre, como ya he dicho. Siguiendo sus ideas de que Dios ya no supone nada en la sociedad de los hombres porque éstos han dejado de creer en él, hay que dar paso al superhombre, alguien que está más allá del bien y del mal. Esta idea da pie a otra que, aparte de inverosímil, me parece abrumadora: el eterno retorno de lo idéntico. Ese lanzar el infinito hacia atrás y hacia adelante para volver a encontrarse con una idéntica situación al cabo de una eternidad, realmente resulta inquietante y, diría, casi perverso. Luego resta la voluntad de poder, y cómo los individuos pueden influenciarse entre sí de este modo. Esto va en contraposición de la voluntad de existir de Schopenhauer, a la cual Nietzsche desestima por considerarla contradictoria.
Hay un aspecto en la obra del que no se habla mucho, y es la posición moral que adopta el autor mediante la figura de su Zaratustra. Porque el superhombre no es una criatura cargada de bondades, sino más bien un ser cruel que debe desestimar la bondad y el dolor para centrarse en el mal y el placer, debido a que considera que éstos son los verdaderos atributos superiores en cualquier especie. Sobre esto, hay un pasaje, casi al final del libro, en el que Nietzsche manifiesta que el placer y el dolor acaban siendo la misma cosa, que todo se mezcla hasta confundirse y que el placer lo que desea es eternidad (¿eternizarse?).
Article complet

Dos obras breves de Henry Miller.

 Título: Nueva York. Ida y vuelta / Vía Dieppe-Newhaven
Autor: Henry Miller
 
Año de publicación: 1935
Nº de páginas: 194

Henry Miller (1891-1980) es un autor estadounidense de novelas de corte experimental y autobiográfico. De él he leído sus trópicos (Trópico de Cáncer y Trópico de Capricornio, publicados en 1934 y 1939 respectivamente) y la obra ahora reseñada.
En el libro hoy reseñado hay dos textos distintos. Uno es Nueva York. Ida y vuelta, una extensa carta de Miller dirigida a su amigo Alfred Perlés. El otro texto es Vía Dieppe-Newhaven, en el que el escritor habla de un fallido viaje a Inglaterra. Por lo que pone en el apéndice del libro que he leído, entiendo que estas obras no se publicaron juntas en la edición original, pero en las ediciones en español creo que nunca se encuentran separadas.
En Nueva York. Ida y vuelta, Miller nos habla de su estancia en dicha ciudad, antes de embarcarse hacia Francia en un barco holandés. Henry Miller, durante esa época, pasó por dificultades económicas; ya había publicado, el año anterior a la publicación de la citada carta, Trópico de Cáncer, pero aparte de unas buenas críticas (incluso a algunos les pareció un genio, después de haber leído el libro, según manifiesta en la propia carta a Perlés), lo que se dice ganar dinero, no ganó mucho, según deduzco por los apuros que pasa mientras aún está escribiendo esta carta. En la carta cuenta que, después de visitar a unos amigos y marchar de farra con ellos durante su estancia en Nueva York, y luego recorrer parte del país, acaba tomando el crucero Veendam para cruzar el océano y volver a París.
En realidad el texto tiene muy poco argumento, y lo que hay que tener en cuenta de él es el modo de narrar de Miller, cómo comenta que Nueva York no le gusta nada, y tampoco los estadounidenses. Más tarde, en el barco, dice que también los holandeses le caen mal. Miller, respecto a la mala opinión que tenía de la humanidad en general, recuerda en gran medida al Céline de Viaje al fin de la noche (1932). Hay que tener en cuenta que este libro se publicó un poco antes que las obras de Miller, y que éste lo leyó, impregnándose, en aquel momento, un tanto del nihilismo de Céline. Aparte de esto, ambos autores no tienen nada que ver entre sí; ambos son muy originales, y, literariamente, recorren caminos muy distintos entre sí.
Henry Miller siempre está solo aunque se encuentre rodeado de personajes. Es lo que sobre todo manifiesta en sus libros: la soledad. Luego hay temas menores pero también recurrentes en su obra, como puede ser el modo tan negativo de ver a su propio país o los enormes apuros económicos (con sus consecuencias) que pasó hasta que empezó a levantar cabeza con la edición de sus obras literarias. También hay en él la constante del filosofar. Este filosofar de Miller me parece muy vital, pero hueco, como si no se encontrase nada al otro lado de una serie de preceptos y conceptos del mundo que, mientras se leen, dejan maravillado al receptor, pero no acaban de llenarlo. Es una filosofía truncada, como un árbol en invierno al que una tempestad ha partido una rama, y dejado ésta ahí, apoyada en el suelo para que, siendo vida, otra vida la devore y deje sólo ciertos restos orgánicos de ella.
Article complet

Cien palabras oscuras

Título: Cien palabras oscuras
Autor: Sebastián E. Luna
Año de publicación: 2019
Nº de páginas: 104

Sebastián E. Luna (1981) es un escritor madrileño que publica sus libros de modo independiente. Ha abordado varios géneros literarios, siempre con gran nivel y eficacia. Personalmente, de este autor he leído ya tres libros: Mario, despierta (2016), un thriller romántico, según palabras del propio Luna, que le hizo debutar de cara al público; Stardust (2019), un libro que recoge poemas y relatos; y esta novela corta que me ocupa hoy. En todas estas obras he podido avizorar que hay siempre en Luna un fuerte componente anímico que extrae, a veces, de sí mismo, y, a veces, como fruto de su experiencia y observación. Asimismo, es autor también de las novelas Senderos del rock (2017), una road movie relacionada con el surgimiento de una mítica banda de rock, Karen (2017), novela de terror psicológico, y Cinco pinches balas (2020), su obra más extensa y ambiciosa por el momento.
Hasta hace muy poco tiempo, porque esto ha ido mejorando, ha habido una constante en el mundo indie, y es la baja calidad de edición de las obras que se presentan al público. Me estoy refiriendo al formato físico y a la calidad de impresión y a los arreglos, y también a la presentación gramatical de los textos, que a menudo no han pasado por el pertinente corrector que los dignifique. Sin embargo en todos los libros que en mis manos he tenido de Sebastián E. Luna hay siempre una enorme calidad de edición. El autor cuida mucho la presentación de sus libros, y eso es en verdad meritorio.
Cien palabras oscuras es una novela corta de corte histórico y, según algunos, de terror. Esto último lo digo con reservas porque a mí no me lo parece, que sea de terror; más bien aborda, como su título indica, un tema oscuro. Hay un diario del explorador en el que se narra una expedición a la selva amazónica, y donde los integrantes de la aventura, embargados por malos presentimientos debido a un persistente sonido de tambores que presagian una catástrofe, encuentran a un pequeño simio en estado de casi recién nacido. La génesis del mundo resulta acariciada con cierta sensibilidad por este mono, en apariencia tamarino, que es transportado en un barco que trata de llevarlo a occidente. El barco acaba mal y el narrador y protagonista principal de la obra, Tristán Gres, quien trabaja en un circo a las órdenes de un personaje siniestro llamado el doctor Fablet, encuentra el diario y al pequeño mono.

Article complet

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha

Título:El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha
Autor: Miguel de Cervantes
Año de publicación: 1605-1615
Nº de páginas: 874
Primera lectura de la obra: 1996
Segunda lectura de la obra: 1999
Tercera lectura de la obra: 2003
Cuarta lectura de la obra: 2020

Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616) es el más famoso escritor español. La crítica especializada lo sitúa en la cima de la literatura universal, junto a otros pocos autores, tales como: William Shakespeare, Dante Alighieri, Homero, Marcel Proust o James Joyce.
No cabe duda de que a un libro tan estudiado a lo largo de los siglos como El Quijote, pocas aportaciones novedosas se le pueden hacer, por tanto me limitaré a destacar aspectos que a mí me han llamado la atención. Advierto de que escribo esta reseña dando por sentado que todo el mundo como mínimo ha oído hablar del libro y de su argumento 
Cualquiera que en algún momento de su vida haya mostrado interés por la literatura sabe que la obra hoy reseñada consta de dos partes, la primera publicada en 1605 y la segunda en 1615. Diez años de diferencia son bastantes, y seguramente Cervantes, cuando en 1614 se publicó el Quijote apócrifo de Avellaneda, ya había avanzado mucho en la redacción de su segunda parte del libro. Avellaneda (que es un seudónimo de alguien que nunca se llegó a identificar) se metió con Cervantes y con su obra y sus personajes literarios. Esto le sentó muy mal a Cervantes; no sólo porque la segunda parte apócrifa tiene bastante menos nivel que la obra cervantina, sino porque hacía de su inmortal pareja unos personajes casi siniestros, sucios y estúpidos. Cervantes, ante esto, se apresuró en escribir lo que le restaba de su segunda parte para darle fin, y es aquí cuando acaba de rematar la inmortalidad de su obra, pues, como ejemplo y para que se observe el colosal ejercicio metaliterario, casi al final del libro hace que aparezca un tal don Álvaro Tarfe. Este personaje es, después de Quijote y Sancho, el principal en la obra de Avellaneda. En el Quijote cervantino, don Álvaro se da cuenta de que ha estado con unos falsos Quijote y Sancho, y, ante el alcalde del lugar, testifica y firma que los verdaderos Quijote y Sancho son los del libro cervantino. Esto, que en la novela resulta casi anecdótico debido a la colosal importancia que tiene en su conjunto la obra, es un ejercicio sin parangón en la literatura universal, como ejemplo de cómo la ficción y la realidad se pueden mezclar para producir Arte.
Se producen tres salidas caballerescas por parte de don Quijote en todo el libro; dos en la primera parte y la tercera en la segunda parte. En la primera salida (muy breve), don Quijote es armado caballero por un ventero y luego, al marchar de la venta, tiene un percance con un labrador que está castigando a un muchacho empleado suyo. Aplica ahí justicia caballeresca y luego regresa a casa, donde se produce la tan famosa quema de libros. Muchos críticos consideran que en realidad esta primera salida es una novela corta, o puede que una protonovela que da comienzo al vasto y complejo conjunto que es la totalidad de la obra. La segunda salida, ya junto a Sancho Panza, se da toda ella en el primer libro. Aquí la novela empieza a adquirir forma y los sucesos se van encadenando sin solución de continuidad: batalla con los molinos de viento, combate con el vizcaíno, encuentro con los cabreros y romance de Marcela y Grisóstomo, el simpatiquísimo episodio con los yangüeses, en el que Rocinante realiza una escapada en busca de la yeguada, etc. Y así, episodio tras episodio, hasta que don Quijote y Sancho se encuentran con el cura y el barbero, que intentan llevarlos de retorno al pueblo. Hasta que se produce la llegada al pueblo, hay intercalados varios relatos, y dos de ellos son independientes respecto a las aventuras de nuestros héroes. Se trata de la novela corta El curioso impertinente y del relato del cautivo. Estas piezas breves, además de encontrarse casi seguidas en el libro, interrumpen la novela y hacen que el ritmo se ralentice, y que el lector sienta extrañamiento y añoranza por no poder continuar con las hazañas de don Quijote y Sancho. Luego hay también un relato muy extenso que se integra en las aventuras de don Quijote y Sancho e interactúa con ellos; se trata de las cuitas amorosas entre Dorotea, Cardenio, Fernando y Luscinda.
El primer libro acaba con el regreso al pueblo y con la promesa cervantina de continuar con las aventuras de nuestros héroes en un segundo libro, donde tiene pensado llevarlos a unas justas en Zaragoza.
Article complet

EL INFINITO EN UN JUNCO

 Tiene Irene Vallejo dos virtudes capitales en lo que al libro que comento se refiere: se ha convertido en una Sherezade sin peligro de muerte, sino en función de la dinámica de la vida, el cambio y el testigo del cambio en el mundo de los libros. Ella que nos habla de comienzo oral de la narración -el ser humano está estructurado a través de las historias que le han contado- del germen  de los libros, el aliento de la palabra y el ritmo del narrador conectando con el del oyente. Por lo tanto nos habla con el encanto de un narrador oral popular, por ejemplo, de las desmesuras de los Ptolomeos y de la paradigmática biblioteca de Alejandría y como otra Hipatia se identifica con la magia primordial del amor al conocimiento, del que los libros son un medio y un fin. Esa virtud generadora es la que impulsa en un diálogo permanente a Irene con su lector. Nos lleva en cada capítulo a compartir el relato de su caminar y cuando lo acaba deja la semilla para obligarnos a seguir por los avatares del siguiente, mezclando nombres, historias, entrando de vez en cuando en persona en el escenario para cautivarnos mejor.

La segunda virtud es la amenidad documental, la curiosidad profunda hacia los orígenes de una pasión enriquecedora y absorbente por la lectura, como lo son las grandes pasiones. ¿Por qué leemos? ¿Dónde nace esa necesidad? ¿Por qué los libros son "el más asombroso de los inventos humanos", según Borges y según todos los buenos lectores que en el mundo han sido y son  (y serán, no les quepa duda alguna). Irene Vallejo ha logrado con su magnífico libro una hazaña singular: ha contado, con algunas reiteraciones, lo que otros muchos han escrito ya en sesudos o agradables ensayos, pero lo hace de una manera tan amena y tan coherente con la línea maestra de su libro que configura el amor a los libros y a la narración, que consigue atraer al más remiso de los lectores que podría bostezar o abandonar obras de mayor calado intelectual o erudito. Es la Ortega y Gasset de la metaliteratura, es decir una ingeniosa y entretenida vulgarizadora de la historia de la escritura y la lectura, como Ortega (demasiado injustamente) fue considerado respecto a la filosofía. La Vallejo nos cuenta de una forma atractiva e impecablemente escrita que quizá sembró en sí misma la idea de escribir el libro cuando hojeaba un pergamino de Petrarca: "Me impresionó la belleza y la regularidad de la escritora trazada por una mano experta. Vi los rastros del tiempo, esas páginas salpicadas de manchas amarillentas como las manos pecosas  de mi abuelo. Tal vez el impulso de escribir este ensayo nació entonces, al calor de aquel libro de Petrarca que susurraba como una suave hoguera". 

Irene logra hacernos partícipes de una conversación íntima con sus lecturas, sus opiniones , sus vivencias (como en la página 242 y siguientes cuando nos habla del acoso escolar que sufrió de una forma estoica)  o cuando (pág.183) se dirige directamente al lector para " sugerirle un alto en el camino a fin de hablar de otra historia". Las referencias continuas a otros autores (entrañable la de Helene Hanff y su "Charing Cross Road, 84"), citas textuales y guiños literarios convierten la lectura de este libro en un sugestivo paseo por la literatura y la historia de los libros y la escritura, la "peligrosa" profesión de  los libreros, la hábil transposición entre junco y canon (vara de medir y lista de libros sobresalientes de una época), sin olvidar los interrogantes que plantea la era digital. Pero siempre acaba con una defensa numantina:"Los libros tienen voz y hablan salvando épocas y vidas. Las librerías son esos territorios mágicos donde, en un acto de inspiración, escuchamos los ecos suaves y chisporroteantes de la memoria desconocida. (p. 315). O en la 401: "Somos los únicos animales que fabulan, que ahuyentan la oscuridad con cuentos, que gracias a los relatos aprenden a convivir con el caos, que avivan los rescoldos de las hogueras con el aire de sus palabras, que recorren largas distancias para llevar sus historias a los extraños. Y cuando compartimos los mismos relatos, dejamos de ser extraños". 

Irene da fin a su hipnotizante libro acogiendo en su epílogo la anécdota germinal de un grupo de bibliotecarias amazonas que en el primer tercio del siglo pasado cabalgaba por las trochas de los Apalaches norteamericanos llevando en sus alforjas libros para las granjas aisladas y los pueblos escondidos de Kentucky (y nos da el dato enternecedor que el titulo más demandado por esas gentes olvidadas fue "Robinson Crusoe"). Y nos dice, universalizando la anécdota: "de alguna forma misteriosa y espontánea, el amor por los libros forjó una cadena invisible de gente que sin conocerse, ha salvado el tesoro de los mejores relatos, sueños y pensamientos a lo largo del tiempo"... "Gente común cuyos nombres en muchos casos no registra la historia...la pasión callada de tantos seres humanos unidos por esa misteriosa lealtad". Hacia los libros, la lectura, "personas que lucharon por nosotros, por los rostros nebulosos del futuro". Como has hecho tú, Irene, con este libro.

FICHA

EL INFINITO EN UN JUNCO. Irene Vallejo.- Ed. Siruela.448 páginas.-23,99 euros.

Article complet

LOGOI 126: HASTA SIEMPRE, LIBRERÍA SERRET

 Va para diez años que he ido ensartando textos míos en el collar de Indra literario de la Librería Serret. Artículos sobre escritores y novelas, críticas literarias, filosofía y costumbrismo, espiritualidad y arte, senderismo y amor a la naturaleza, bajo dos constantes intensamente respetadas: el amor a los libros y el respeto al pensamiento crítico. Con una ética operativa esencial que concernía al respeto al Otro, sea quien fuera y a la honestidad de exposición. Hace algo más de un año iba dejando caer en el regazo virtual de esta web fraternal las migajas orientativas de mis "logoi", marcando quizá un camino en el bosque de los libros y del pensamiento que tiene que ver con esa ética a la que antes me refería. Pequeñas píldoras de pensamiento que planteaban un modesto punto de reflexión. Una de ellas es este texto que dedico a ese "milagro" cultural que ha sido la Librería Serret en esta comarca del Matarraña. Durante diez años he sido huésped bien tratado, mimado diría yo, de esta web y en ese tiempo no ha habido barrera ideológica, política, religiosa o social que no haya cuestionado y siempre me he sentido libre para hacerlo, desde el respeto por supuesto.  
Para mí, la Librería Serret ha sido un símbolo  de concordia, inquietud cultural y resonancia entre dos lenguas diferentes pero no necesariamente enfrentadas: el catalán y el castellano, dos ramas de un mismo árbol lingüístico. Es, si ustedes me apuran, el punto de confluencia enriquecedor: tanto monta, monta tanto. Dos lenguas unidas por un efecto de ósmosis, ¿qué sentido tiene imponer jerarquías donde sólo debería existir el placer etéreo de complementarse y apoyar el mutuo enriquecimiento? La cultura con mayúsculas no implica conflicto sino  suma; no división, sino multiplicación de efectos y frutos. Durante diez años he reseñado autores catalanes, castellanos, ingleses y americanos, franceses o portugueses e italianos, turcos o sudamericanos, australianos o japoneses, gallegos o vascos...a todos les une la literatura, el ensayo o la filosofía. Las traducciones son la cortesía de las editoriales, aunque cuando he podido he leído a franceses, portugueses, catalanes o gallegos en sus respetados y amados idiomas, con más dificultad a los ingleses...¿a alguno de ustedes se les ha ocurrido discriminar a un autor por el idioma en el que escribe? Si no conocen lo suficiente ese idioma, han recurrido a traducciones y no por ella han amado menos a esos autores, ¿no es cierto? No hay absurdo más hiriente que establecer jerarquías de valor entre los idiomas o basar el detritus de la mala política en banderías idiomáticas. Por eso se me antoja que la Librería Serret puede considerarse un símbolo de lo que defiendo: el amor por la cultura en sí, está por encima de cualquier evaluación político-social de las lenguas ( en este caso castellano y catalán, enfrentadas artificial y mezquinamente en recuerdo de épocas pasadas que afectaron por igual a unos y otros habitantes de este país). 
Octavio, amigo, vas a navegar por otros mares y harás diferentes singladuras, nada alejadas del mundo de la cultura. Te deseo buena fortuna y un éxito al menos tan generoso y elocuente como el que has obtenido con tu librería. Fraternidad de lenguas, hermanamiento cultural...¿por qué habría de parecer utópico pensar en que algún día viviremos una unión sin reticencias basada en la igualdad y el respeto? Tu lo has practicado desde hace muchos años...y somos legión los que te aplaudimos y apreciamos por ello. Hasta siempre, Librería Serret.
Article complet

EL VESTIDO AZUL

 Doris Dorrie, una escritora alemana que también ejerce de directora de películas y ha logrado cintas tan memorables como "Sabiduría garantizada" y "Hombres, hombres". La presente novela se llevó el Premio Alemán el Libro en 2003 y en ella se recoge de forma evidente el soberbio talento de Dorrie para mostrarnos la psicología femenina (y la masculina como contraste), casi siempre con un tono jocoso, irónico, sarcástico y nunca malintencionado o cruel.

Dorrie rezuma inteligencia por todos sus poros y tanto sus películas como sus novelas  dejan en el lector o en el espectador un regusto sutilmente amargo y una sonrisa de complicidad. En esta ocasión la lúcida ironía de la autora funciona como un escalpelo para mostrarnos el desvalimiento surrealista con la que las personas del mundo capitalista afrontan experiencias vitales tan profundas, inevitables e inesperadas como la muerte de un ser querido, el absurdo que nos invade durante el duelo, las insatisfactorias relaciones con las que intentamos paliar la soledad y los juegos compensatorios en los que casi todos los son invadidos por esas experiencias se dejan dominar. 

El vestido azul es el "mcguffin" o pretexto que Dorrie como buena cinéfila utiliza para desarrollar la acción y enhebrar a sus protagonistas que transitan entre la muerte, la soledad y la existencia sin saber muy bien a qué carta quedarse ni cómo encauzar sus vidas rotas por un accidente absurdo. Pero que nadie espere un tratado novelesco inspirado por Schopenhauer o  Heidegger. Habrá momento en que no podrá evitar la carcajada, transitará por casi toda la novela con una sonrisa de reconocimiento y placer y le encantará comprobar que uno no es tan bicho raro como creía. 

Dorrie nos lleva de viaje junto a su desconcertada protagonista , Babette, a Bali donde encuentra la muerte su marido y a la mexicana Oaxaca en plena jornada de los Muertos, donde se encuentra a sí misma... o espera hacerlo (la novelista, muy sabiamente, deja el futuro abierto, como de hecho está siempre y para todos). No les cuento más. Pasen al mundo de Babette, del homosexual Florian, del indeciso y temeroso Thomas que acude a su rescate como un caballero legendario a pesar de que Babette no acaba de estar muy segura de si es, en realidad, una nueva encarnación de Fritz, su marido muerto accidentalmente en Bali. Disfruten con la estimulante ironía de Dorrie y su mundo de personajes tan reales como usted o como yo.

FICHA

EL VESTIDO AZUL.- dORIS dÖRRIE.- Trad. Ursula Maria Barta y Beatriz Galán.- Galaxia Gutemberg.Círculo de Lectores. 187 págs.

 


Article complet

Regala #Libros y pasa unas #Navidades de de “En, Sueños” con YoL De Yeste en Librería Serret

 Yol de Yeste, la niña del silencio, aprendió a escuchar desde el corazón, desde su nacimiento, desde que a su madre le dijeron que su bebé, ajena al mundo de los ruidos, jamás entendería sus cuentos. Ellas no se resignaron y obstinadas en conservar la tradición oral de los pueblos de su bisabuelo, siendo silencio, Yol se los cuenta hoy a sus hijos y a todo el que quiera escuchar; los ha escrito y saldrán a la luz en diciembre. Son y serán 'Sueños desde el silencio', pero desde sus páginas 'gritarán' no sólo una tradición oral de Granada, Almería y Córdoba, sino también la historia de una niña que hoy siendo mujer ha conseguido que los cuentos que se han ido contando de padres a hijos y que le contó su madre no se pierdan, no se olviden, no dejen de contarse. Su autora, seguramente será próxima protagonista de otros libros, es la niña del silencio que ella fue. La pequeña que se hizo mayor y que a base de «lucha diaria» es hoy digna de admiración. Su madre nunca se resignó y consiguió mucho más de lo que se propuso
https://www.ideal.es/almeria/v/20131124/cultura/yeste-suenos-desde-silencio-20131124.html
Article complet

Sábado 21D Celebra la Navidad con Rosa Blasco y Mira Editores y despídete de Librería Serret comprando libros

 Este sábado os invito a encontrarnos con Rosa Blasco (Alcañiz 1963; vive y trabaja en Tudela), https://www.miraeditores.com/BLASCO-Rosa.autor
 muy vinculada a su tierra natal, nos presenta su novela más completa; “La sangre equivocada”, publicada por Mira Editores. 
En ‘La sangre equivocada’, ambientada en Ley, espacio imaginario o trasunto literario de un pueblo del Bajo Aragón que viene a sumarse a otros conocidos territorios ficticios de la mejor tradición literaria española y latinoamericana, como Vetusta, Comala, Oleza, Macondo, Región, Celama ... lo cercano se convierte en metáfora que dibuja (y desvela) la realidad de una época. Rosa Blasco, con la intuición y la habilidad narrativa de quien se conduce por la historia caminando con paso seguro y la palabra precisa, ha sabido construir una novela de ideales, amor y valentía en los convulsos años treinta que sin ninguna duda, emocionará al lector. 
Article complet

CRAC

 El periodista y escritor francés Jean Rolin, de 76 años, ha utilizado un pretexto  biográfico para seguir los pasos del célebre T.E.Lawrence (el llamado "Rey sin corona de Arabia" o "Lawrence de Arabia" inmortalizado popularmente más por la película de David Lean con un joven y teñido de rubio Peter O'Toole, que por su oscura y trepidante hazaña bélica junto a los árabes contra los turcos, en la I Guerra Mundial.

Se da la circunstancia de que Lawrence vivió en la localidad francesa de Dinard a finales del siglo XIX y a mediados del XX los hizo el autor de este libro, ambos a una edad infantil parecida. Rolin da esa razón como excusa para realizar un viaje de casi mil ochocientos kms semejante al que hizo Lawrence a los 21 para recorrer una ruta por los 35 castillos de los cruzados, la mayoría simples ruinas, que se extiende por Jordania, Palestina, Isarel, Libano y Siria hasta Turquía. Lawrence hará su tesis doctoral de ese relato en Oxford. Más de un siglo después, en 2017, Rolin, seguirá sus pasos, acompañado por un traductor y de vez en cuando por escoltas militares o del servicio secreto de Assad y nos cuenta las aventuras de Lawrence tal como él las relata en sus  libros y los de otros que escribieron sobre ellas, complementándolas con sus propias vivencias en unos territorios y una población que parece haberse mantenido en lo esencial tan miserable, peligrosa, hospitalaria a veces y violenta y mezquinamente codiciosa.

Aparte del recorrido en sí mismo, entre polvo, cascotes, ruina y la miseria de la población que acompaña a cualquier territorio en continua situación bélica, Rolin va incluyendo datos y fragmentos procedentes de los libros y la correspondencia del militar, escritor, arqueólogo y erudito británico que, al menos a mi, me han dado mucha información sobre la niñez, juventud y el tono íntimo de sus aventuras con aquellos árabes de principios del siglo XX, no tan alejados de los actuales.

FICHA

CRAC.- Jean Rolin. TRad. Manuel Arranz.-Libros de Asteroide.

Article complet

1
2
3
4
5
...636>