ORTEGA Y GASSET, EL GRAN MAESTRO

 Alberto Díaz comenta:El lector de este libro podrá estar o no de acuerdo con Maestre, pero sin duda admirará la entrega y pasión con la que el autor va desgranando el universo orteguiano repartiendo bastonazos a derecha o a izquierda en defensa de la pureza del texto ( como la eliminación de la expresión "la modernidad nace de la cristiandad" en la nueva edición de las OC de Ortega (tomo VIII, pág. 698).
Article complet

Maria Zabay con la segunda edición de su ÉXITO! "EL ZAPATO DE LA LENGUA ROTA" el sábado 4 de febrero en librería Serret!!!

María Zabay y los orígenes del nazismo

POR ANTÓN CASTRO


La escritora zaragozana publica ‘El zapato de la lengua rota’, el relato de un joven alemán que se convierte en espía judío en Polonia y que colabora con Hitler, Himmler y Göring en su ascenso al poder.

María Zabay (Zaragoza, 1977) se educó entre su ciudad y Andorra (Teruel). Estudió Derecho en la Universidad de Zaragoza, y compatibilizó sus estudios con la actividad de modelo, en España y en París. Más tarde, con la licenciatura en el bolsillo, trabajó en distintas actividades, en programas de televisión y radio; ahora realiza entrevistas en ‘Vuelta y vuelta’ y trabaja en ‘Más se perdió en Cuba’, en Intereconomía. En 2006, publicó ‘Diosas de papel’ (Arcopress), una mirada autobiográfica hacia el mundo de la moda y sus sombras. 

Cinco años después, instalada ya del todo en Madrid, vuelve a la ficción con una novela muy distinta: ‘El zapato de la lengua rota’ (Almuzara), que podría definirse como una novela histórica y política acerca de los orígenes del nazismo a través de personajes reales como ‘Henni’ Himmler, el desalmado hombre de la propagada, Adolfo Hitler, “que poseía una increíble capacidad de seducción de las masas” y suscitaba preguntas del tipo “¿cómo puede decir semejantes salvajadas?”, y, entre otros, Hermann Göring. El personaje de ficción que unifica la trama es el joven Eckhard Hess Kersten, que parece vivir en carne propia los “desastres” del sistema económico alemán. En cambio, su padre, un burgués sensato y alejado de la desmesura, le discute sus puntos de vista y descalifica los ideales del Partido Nazi.

A medida que la Primera Guerra Mundial se va quedando atrás, se recibe con mucho impacto un libro como ‘Tempestades de acero’ de Ernst Jünger, y otros del ideólogo Rosenberg. Y ahí, a ese túnel de ideologías abyectas, se encuentran Himmler y Eckhard, que son grandes amigos. Son como el día y la noche: Himmler se cuestiona su religiosidad y su mojigatería, a la par que prende la llama de un movimiento que pretende acabar con los judíos, a los que considera “ratas de cloaca”, a las que hay que exterminar. Y Eckhard es un seductor que salta en cama y despliega sus encantos. Poco a poco, ambos jóvenes se sumergen en la conspiración contra la República de Weimar, primero, y luego –con la presencia de Hitler, que posee una autoridad marcial heladora- contra el presidente von Hindenburg.

De este proceso de los conjurados contra los judíos derivará pronto algo muy determinante en la novela: Eckhard se convertirá en espía político, se hará pasar por judío, asumirá una compleja biografía y se trasladará a Varsovia y Essen. Aprende el comportamiento de los judíos, intenta no despertar sospechas y hace inventario de sus actividades y de sus nombres. Prueba que asistió a la sinagoga del rabino Abraham Geiger y que además se ha hecho la circuncisión: la intervención es una auténtica carnicería y supondrá todo un esfuerzo mayúsculo en su lealtad a los nazis y en su propia autoestima.

La novela abarca veinte años de historia, más o menos. Desde 1918 hasta 1939: es decir, el período que comprende la aparición de Hitler, la fundación del Partido Nacionalsocialista, el intento de golpe de Estado, la condena a prisión de aquel hombre “que no tenía estudios” y su lento pero imparable ascenso hacia la cancillería y la presidencia de Alemania, que terminó con el holocausto. Por ejemplo, hay alusiones a la Olimpiada de Berlín y se ven fotos de Jesse Owens y de su rival ‘Luz’ Long. Hitler “tenía el poder de enardecer a las masas” y supo vincular la exaltación de la raza con la industria y la política.

La vida de Eckhard sufre varias convulsiones: se enamora locamente de la judía polaca Helena y vive con ella una prolongada experiencia amorosa y sexual de consecuencias imprevisibles, y debe enfrentarse a la sinrazón en la que habita, a una terrible contradicción. La novela, por otra parte, avanza la creación de campos de exterminio por los nazis, como los de Buchenwald y Dachau, y documenta con pulso firme la desmesura de un fanatismo que constituye uno de los momentos más siniestros y abominables de la historia de la Humanidad.

Le dice un personaje a otro: “No te dejes seducir por los cantos de sirena de quienes intentarán llevarte a su terreno con proclamas encendidas o argumentos vistosos y sé fiel a tus propias convicciones, no a las que otros quieren inculcarte con desprecio de tu propia persona”. Eckhard Hess Kersten, como miles y miles de alemanes, se dio cuenta demasiado tarde.

Antón Castro


El zapato de la lengua rota. María Zabay. Almuzara. Sevilla, 2011. 398 páginas.

Article complet

aragondigital.es: María Zabay no es una mujer de extremos y eso lo demuestra en su último trabajo "El zapato de la lengua rota" publicado por ALMUZARA!!


"Ésta es la novela con la que hubiera empezado a escribir"

La zaragozana María Zabay se inmiscuye en el nacionalsocialismo y en los años previos al estallido de la II Guerra Mundial con su segundo trabajo "El zapato de la lengua rota". Lo presentará este domingo en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza en el marco de la Feria del Libro y firmará ejemplares.
 
 

Zaragoza.- María Zabay no es una mujer de extremos y eso lo demuestra en su último trabajo "El zapato de la lengua rota", una novela en la que se adentra en el nacionalsocialismo alemán y en los años previos al estallido de la II Guerra Mundial de la mano de un espía del nazismo.

Historia, misterio, tensión e intriga son los ingredientes de este libro con el que le habría gustado empezar a escribir, confiesa, si no hubiese publicado antes sus "Diosas de papel", en el que relata su pasado como modelo. Esta polifacética zaragozana (es licenciada en Derecho y ha trabajado en medios de comunicación) estará este domingo presentando su libro en el Paraninfo a las 12.00 horas y firmando ejemplares en la Librería Central (12.30 horas) y en la Fnac (19.00 horas).

Pregunta.- Es su segunda novela y da un cambio radical en la temática. Del mundo de la moda y sus “Diosas de papel” a los orígenes del nacionalsocialismo alemán y la II Guerra Mundial. ¿Qué ha motivado ese giro?
Respuesta.- Si hubiera sabido que me iba a dedicar a esto de escribir, que es lo que pretendo, habría empezado seguramente con una novela como la que he hecho ahora y habría sido ésta. El anterior libro surgió como una anécdota, escribí sobre una etapa de mi vida, de la que creía que podía aprender mucha gente, y lo hice sin imaginar que se pudiera publicar. Después ya me lancé a escribir ésta, que es lo que realmente me apetecía, así que el cambio tiene sentido porque es lo que tuvo que ser desde el principio.

P.- ¿Se siente más cómoda en este género?
R.- Estoy encantada de haber empezado con el otro. Es una gran novela muy divertida y muy interesante acerca de la pérdida de la inocencia, de lo que es viajar por el mundo sola, la moda… y hay reflexiones profundas de fondo. Pero lo que más me gusta es la novela histórica y, en concreto, este periodo siempre me ha parecido interesantísimo. En España no se ha escrito mucho y dije: “Voy a por ello” porque me gustaría que la gente lo conociera y, además, de una forma divertida, con ingredientes de intriga, con tensión… También hay una historia de amor, entre dos personas que pertenecen a un mundo radicalmente diferente, lo que genera más tensión dentro de la novela.

P.- Y lo hace todo mediante la vida de un espía del nazismo. ¿Qué vamos a encontrar en ese personaje?
R.- El protagonista es un nazi alemán que se va de espía a Polonia y allí se hace pasar por judío y se hace una circuncisión. Desde ahí filtra información a Hitler para preparar el ataque al país y se va conociendo cómo empieza a convencer a la masa para terminar ganando unas elecciones y convertirse en lo que fue. El personaje no es antagónico, no me gustan ni los blancos ni los negros, puesto que creo que uno no puede ser absolutamente bueno o malo. Refleja lo que fue el movimiento nazi y la contradicción que muchos sintieron llegando a hacer cosas que iban en contra de sus propios valores. Lo fundamental del libro es el análisis que se hace de cómo una persona determinada pudo influir en la masa y esto es aplicable a nuestros tiempos. La moraleja es escucha a tu alrededor, presta atención, pero saca tus propias conclusiones y, sobre todo, en situaciones terribles, no te dejes llevar por esos grandes oradores que pueden llevarte a la peor de las situaciones.

María Zabay es licenciada en Derecho y ha trabajado en medios de comunicación

P.- ¿Cómo se ha sentido al escribirlo y lanzar esos mensajes?
R.- He tenido sentimientos contradictorios, como le ocurre al personaje. Por un lado, me he sentido frustrada viendo la situación en la que nos encontramos, y, por otro, me he sentido bien porque puede hacer reflexionar sobre lo que está ocurriendo ahora.

P.- El libro es fruto de un minucioso trabajo de investigación. ¿Cómo ha sido ese proceso?
R.- Ha sido largo, pero bastante fácil. Ha habido documentos que me ha costado más conseguir, he tenido que hablar con profesores de las facultades de Historia, buscar muchos ensayos y documentos originales. Lo único que había que hacer era leer, leer y leer, que es lo que he hecho, para después plasmarlo, pero plasmas una parte y, sobre todo, la esencia. El que lee la novela quiere disfrutar, aunque aprenda, y eso se consigue con la tensión que hay en el relato, que sube y baja continuamente.

P.- ¿Qué tiene de histórico y qué tiene de ficción?
R.- Es un 80% verídico y el 20% restante tiene que ver con la vida del protagonista, que es de ficción. Pero es relativa porque aunque no es real su historia de amor, sus padres, sus abuelos… todos sus amigos son verídicos. Su amigo íntimo es Hitler y te permite conocer cómo pensaba él, su trayectoria y ver cómo era antes de que se involucrara en el nacionalsocialismo.

P.- ¿A qué tipo de lector recomendaría este título?
R.- Es una novela para todos los públicos. Lo mismo para una persona que sepa muchísimo de historia, porque seguro va a disfrutar y va a aprender ya que se incluyen muchas anécdotas graciosas y divertidas que descubren facetas personales que dejan a la luz sus contrastes y contradicciones, pero también para los que quieren aprender historia de verdad. No hay antagonismos en esta obra, todo está documentado al 100%, pero con misterio y tensión.

María Zabay con su última novela

Difusión y redes

P.- Es licenciada en Derecho y ha trabajado en asesoría jurídica en materia de propiedad intelectual. ¿Dónde cree que está el límite en esta cuestión?
R.- Es un asunto complejo. Hay que proteger los derechos de autor pero es cierto que Internet produce muchos beneficios. Tenemos que ver la red con buenos ojos porque nos abre a muchos posibles lectores que de otra forma no nos hubiesen leído. Una persona puede leer a través del ordenador o del Ipad, pero el que es lector de verdad va a terminar comprando el libro y, si no lo hacen, lo importante es que disfruten, independientemente del soporte.

P.- ¿Es díficil lidiar en estos tiempos con las editoriales?
R.- No he tenido que lidiar con ellas y la verdad que conmigo el trato es inmejorable. Es la misma editoral con la que publiqué el anterior, Almuzara, y fue muy fácil. Les envíe el libro y a los 20 días me llamaron y me dijeron: "María. La queremos publicar". Me considero una afortunada porque en este momento hay editoriales de primera que incluso han parado las publicaciones. El que apuesten por ti, te da confianza.

P.- ¿Qué supone para usted la literatura y presentar este libro en su tierra?
R.- Es mi pasión y podría pasarme horas y horas. De hecho, me las paso y puedo estar tres días sin parar de escribir. Zaragoza es la única ciudad donde voy a presentar mi libro, porque no soy muy dada a este tipo de actos, y realmente me hace mucha ilusión.

Article complet

María Zabay y los orígenes del nazismo por Antón Castro!!


María Zabay y los orígenes del nazismo



La escritora zaragozana publica ‘El zapato de la lengua rota’, el relato de un joven alemán que se convierte en espía judío en Polonia y que colabora con Hitler, Himmler y Göring en su ascenso al poder.
La escritora zaragozana posa con su obra.HALa escritora zaragozana posa con su obra.HA
María Zabay (Zaragoza, 1977) se educó entre su ciudad y Andorra (Teruel). Estudió Derecho en la Universidad de Zaragoza, y compatibilizó sus estudios con la actividad de modelo, en España y en París. Más tarde, con la licenciatura en el bolsillo, trabajó en distintas actividades, en programas de televisión y radio; ahora realiza entrevistas en ‘Vuelta y vuelta’ y trabaja en ‘Más se perdió en Cuba’, en Intereconomía. En 2006, publicó ‘Diosas de papel’ (Arcopress), una mirada autobiográfica hacia el mundo de la moda y sus sombras. 

Cinco años después, instalada ya del todo en Madrid, vuelve a la ficción con una novela muy distinta: ‘El zapato de la lengua rota’ (Almuzara), que podría definirse como una novela histórica y política acerca de los orígenes del nazismo a través de personajes reales como ‘Henni’ Himmler, el desalmado hombre de la propagada, Adolfo Hitler, “que poseía una increíble capacidad de seducción de las masas” y suscitaba preguntas del tipo “¿cómo puede decir semejantes salvajadas?”, y, entre otros, Hermann Göring. El personaje de ficción que unifica la trama es el joven Eckhard Hess Kersten, que parece vivir en carne propia los “desastres” del sistema económico alemán. En cambio, su padre, un burgués sensato y alejado de la desmesura, le discute sus puntos de vista y descalifica los ideales del Partido Nazi.

A medida que la Primera Guerra Mundial se va quedando atrás, se recibe con mucho impacto un libro como ‘Tempestades de acero’ de Ernst Jünger, y otros del ideólogo Rosenberg. Y ahí, a ese túnel de ideologías abyectas, se encuentran Himmler y Eckhard, que son grandes amigos. Son como el día y la noche: Himmler se cuestiona su religiosidad y su mojigatería, a la par que prende la llama de un movimiento que pretende acabar con los judíos, a los que considera “ratas de cloaca”, a las que hay que exterminar. Y Eckhard es un seductor que salta en cama y despliega sus encantos. Poco a poco, ambos jóvenes se sumergen en la conspiración contra la República de Weimar, primero, y luego –con la presencia de Hitler, que posee una autoridad marcial heladora- contra el presidente von Hindenburg. 

De este proceso de los conjurados contra los judíos derivará pronto algo muy determinante en la novela: Eckhard se convertirá en espía político, se hará pasar por judío, asumirá una compleja biografía y se trasladará a Varsovia y Essen. Aprende el comportamiento de los judíos, intenta no despertar sospechas y hace inventario de sus actividades y de sus nombres. Prueba que asistió a la sinagoga del rabino Abraham Geiger y que además se ha hecho la circuncisión: la intervención es una auténtica carnicería y supondrá todo un esfuerzo mayúsculo en su lealtad a los nazis y en su propia autoestima.

La novela abarca veinte años de historia, más o menos. Desde 1918 hasta 1939: es decir, el período que comprende la aparición de Hitler, la fundación del Partido Nacionalsocialista, el intento de golpe de Estado, la condena a prisión de aquel hombre “que no tenía estudios” y su lento pero imparable ascenso hacia la cancillería y la presidencia de Alemania, que terminó con el holocausto. Por ejemplo, hay alusiones a la Olimpiada de Berlín y se ven fotos de Jesse Owens y de su rival ‘Luz’ Long. Hitler “tenía el poder de enardecer a las masas” y supo vincular la exaltación de la raza con la industria y la política. 

La vida de Eckhard sufre varias convulsiones: se enamora locamente de la judía polaca Helena y vive con ella una prolongada experiencia amorosa y sexual de consecuencias imprevisibles, y debe enfrentarse a la sinrazón en la que habita, a una terrible contradicción. La novela, por otra parte, avanza la creación de campos de exterminio por los nazis, como los de Buchenwald y Dachau, y documenta con pulso firme la desmesura de un fanatismo que constituye uno de los momentos más siniestros y abominables de la historia de la Humanidad. 

Le dice un personaje a otro: “No te dejes seducir por los cantos de sirena de quienes intentarán llevarte a su terreno con proclamas encendidas o argumentos vistosos y sé fiel a tus propias convicciones, no a las que otros quieren inculcarte con desprecio de tu propia persona”. Eckhard Hess Kersten, como miles y miles de alemanes, se dio cuenta demasiado tarde. 



El zapato de la lengua rota. María Zabay. Almuzara. Sevilla, 2011. 398 páginas.
Article complet