EL CEREBRO, NUESTRA HISTORIA

El nuevo libro del neurocientífico David Eagleman (del que leímos y comentamos su interesantísimo "Incógnito. Las vidas secretas del cerebro" hace un tiempo) confirma a Eagleman como un sucesor notable del gran Oliver Sacks. Sin llegar a la altura científica divulgativa del anterior, el autor ha cargado más las tintas en los aspectos divulgativos. Como argumenta en su prólogo, "este libro se dirige a un tipo distinto de público. No presupone ningún conocimiento especializado, sólo curiosidad y ganas de explorarse a sí mismo". Eagleman, nacido en Nuevo México en 1971, es uno de los neurocientíficos más brillantes de nuestro tiempo, dirige el laboratorio de percepción y acción del Baylor Collage of Medicine y trabaja en el departamento de Psiquiatría de la Universidad de Stanford. Solo una minúscula porción de nuestra vida mental —de nuestras percepciones del mundo, ideas y decisiones morales— constituye parte de nuestra consciencia, de esa especie de flujo continuo al que llamamos "yo" sin saber a quién se lo llamamos, ni dónde está, ni por qué se comporta como lo hace, aplicando estereotipos que no aprobamos desde nuestra razón. "Nuestra vida mental es en gran medida esa cosa que ocurre por sí sola mientras hacemos otros planes: mientras sufrimos el espejismo de que estamos a los mandos del carro". Nos dice Eagleman, que ha escrito el libro " a fin de arrojar luz sobre un nivel de investigación profundo: cómo decidimos, cómo percibimos la realidad, quiénes somos, qué gobierna nuestras vidas, por qué necesitamos a los demás y hacia dónde nos dirigimos como especie..." Pensemos para comprender la complejidad de la cuestión que en un solo centímetro cúbico de nuestro cerebro (apenas kilo y medio de sustancia gelatinosa firme surcada de profundas arrugas) hay tantas sinapsis —nexos entre neuronas, la base biológica del pensar, el decidir, el desear, el implementar nuestros deseos— como estrellas en nuestra galaxia, la Vía Láctea. El cerebro humano es el objeto más complejo del que tenemos noticia en el universo. Mientras la consciencia, escribe Eagleman, “es como un diminuto polizón en un transatlántico, que se lleva los laureles del viaje sin reconocer la inmensa obra de ingeniería que hay debajo”. El autor pretende enseñarnos a pensar sobre “la gente, los mercados, los secretos, las strippers, los planes de jubilación, los delincuentes, los artistas, Ulises, los borrachos, los apopléjicos, los jugadores, los atletas, los detectives, los racistas, los amantes y todas las decisiones que -falsamente- consideramos nuestras”. Desde la visión revolucionaria de una "identidad personal en permanente evolución y cambiante", a una memoria que "no es una precisa grabación del pasado sino un frágil estado mental manipulable", a ese "yo" que depende en cada momento de lo que hacen nuestras neuronas, el viaje neurológico que nos propone este autor nos hace ir de maravilla en maravilla y de alertas a inseguridades varias (no percibimos los objetos como son sino bajo nuestro código perceptivo personal creado por nuestras experiencias, temores y adicciones). FICHA EL CEREBRO. NUESTRA HISTORIA.-David Eagleman.- Trad. Damià Alou.- 277 págs. Ed. Anagrama.- ISBN 9788433964137
Article complet

INCÓGNITO

aLBERTO dÍAZ COMENTA: He leido con entusiasmo y sorpresa este libro que me hace pensar en el verso de Walt Whitman, "Soy grande, contengo multitudes". Es una lección de humildad y un toque de advertencia: no somos lo que creemos ser. Y es que como decía John Lennon, "la vida es esa cosa que ocurre mientras tu haces otros planes".
Article complet