La Fresneda, en el corazón del Matarraña/Matarranya por Jesús Ávila Granados!!

 
 

LA FRANJA: Publicat a ESCUELA 47, 20 de septiembre de 2012 cultura Núm. 3.954 (1.263)

La Fresneda, en el corazón del Matarraña

JESÚS ÁVILA GRANADOS

La Fresneda se encuentra a solo 9 km al NO de Valderrobres (Teruel). La primera impresión que despierta en el viajero, tal como se le descubre desde la lejanía, es la de un pueblo que dormita una larga historia, acurrucado sobre la ladera meridional de una montaña en forma de mesa. Las casas, cubiertas con tejado árabe, confi guran un entramado urbano que ahonda sus raíces en los siglos medievales, como ausentes de un patrimonio cultural y humano que fl ota en el mágico aire de esta población, a caballo entre el mito y la historia. La Fresneda es un pueblo de calles tortuosas que suben en acusada pendiente. En la plaza del Sanctus, junto a la ermita de la Virgen del Pilar, iniciamos nuestra andadura urbana por este pueblo. Después de dejar atrás el edifi cio de la Encomienda, en donde tenía su sede el maestre del Temple, primero, y de los calatravos, después, y de admirar la picota con fuste de piedra esculpido en forma de escamas de pez, no tardará en entrar en la rúa principal, a nuestro juicio la más armoniosa de las calles medievales de nuestro país. De esta porticada rúa nacen estrechos y profundos pasadizos que sumergen al viajero en el embrujo medieval; en el inicio de algunas de estas callejas verán colgadas de los techos las escaleras de madera que, cada año por temporada, utilizan de forma comunal los campesinos locales en tiempos de vendimia o de las recolecciones de aceitunas. Las callejas que se abren a nuestra derecha formaban parte del call (barrio judío) de la villa medieval; sus habitantes, afamados artesanos orfebres, médicos y banqueros, formaron una comunidad activa, así como la hispano-musulmana, situada en el extremo oriental y a extramuros del recinto amurallado, dedicada a las labores agrícolas. Los tres colectivos sociales de La Fresneda convivieron en plena armonía durante mucho tiempo, bajo la atenta mirada de los templarios; precisamente el nombre de la población rinde culto al fresno, el árbol sagrado de estos caballeros. La Ofi cina de Turismo aprovecha parte de los antiguos calabozos, cuyas mazmorras también pueden visitarse; en estas terribles estancias aún se conservan los huecos del alzapón, al través de los cuales se arrojaba a los presos condenados a una muerte inmisericorde a los abandonados a su suerte. Al lado mismo de las cárceles se alza el Ayuntamiento, joya del Renacimiento civil, del siglo XVI, en cuyos soportales se celebraban las ferias y mercados locales. Este singular edifi cio, fi elmente reproducido en el Pueblo Español de Barcelona, desde la Exposición Universal de 1929, fue incoado Bien de Interés Cultural en 1982; en su interior se ambientaron sobrecogedoras escenas de la película Libertarias. La rúa tiene la particularidad de contar con un banco corrido de piedra, que facilitaba las tertulias de media tarde a los vecinos. Por la noche, unas luces en forma de antorcha, como fuegos, iluminan la magia de esta calle que nos traslada de lleno al mundo medieval. Al fi nal de la misma, junto al arco de Xifré, se abre una calle que sube en empinada pendiente hacia el interior del sector más elevado del casco antiguo de La Fresneda. La iglesia parroquial, dedicada a San Bartolomé, es del siglo XIII; vale la pena visitar su interior; en una capillita se velaba a difuntos, y un ventanal en forma de rosetón –pentaclion– se abría tras el fallecimiento de una persona, permitiendo la salida al exterior de su alma; una tradición templaria de raíces celtas. A un nivel superior de la iglesia, verá un torreón y restos del conjunto amurallado del castillo de La Fresneda, mandado destruir e incendiar por el general Ramón Cabrera, durante la primera guerra carlista, contienda que dejó muchas heridas en esta comarca. Y ya no queda mucho para alcanzar el sector más elevado de la colina, mientras va dejando atrás los tejados árabes de las casas. De golpe se encontrará con el inicio de un calvario, cuyas estaciones del vía crucis están marcadas en capillitas rupestres abiertas en la roca de la montaña. El sendero, jalonado de viejos cipreses, le llevará hacia un viaje singular que le permitirá alcanzar otra dimensión; porque la colina de Santa Bárbara fue, desde las culturas prehistóricas, un altar sagrado; en esta plataforma rocosa, investigadores como Amador Rebullida y Miguel Giribets descubrieron el cambio social de las civilizaciones matriarcales y patriarcales, como lo confi rma un ídolo celosamente conservado. La iglesia de Santa Bárbara recuerda que allí arriba había que estar protegido contra la furia de los elementos naturales; el templo, con planta octogonal, pide una urgente restauración; toda esta altiplanicie fue el epicentro de un centro de adoración a las divinidades desde la Edad del Bronce. Innumerables elementos confi rman la sacralidad de este lugar: entre los cuales, una losa de piedra grabada con la forma del útero materno; a pocos metros, el desarrollo de una espiral doble; en la ladera meridional, una extraña gruta, y la presencia de innumerables cazoletas grabadas en la roca caliza. Esta montaña en forma de altar natural sigue atrayendo a numerosas personas el 21 de junio, para el solsticio de verano, porque en ella se concentra el resplandor del primer rayo de la aurora, confi gurando un espléndido triángulo, cuyos extremos se prolongan hasta las poblaciones de Horta de Sant Joan (Terra Alta) y Calaceite (Teruel). Desde arriba podrá admirar la más impresionante imagen del corazón geográfi co del Matarraña, con el sinuoso curso del río que da nombre a la comarca, escondido entre árboles de ribera y la villa de Torre del Compte; abajo, como una alfombra, un espléndido paisaje mediterráneo formado por pinos, olivos, almendros y amapolas, que mecen sus fl ores al viento entre los trigales. La Fresneda fue declarada Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural el 21 de septiembre de 1983. Pero no se marche de esta población sin haber visitado el pozo-fuente situado bajo los jardines de “El Convent”, en cuyo nacedero de aguas ofi ciaban sus ritos los templarios. En el santuario de la Virgen de Gracia, a solo 4 km al oeste del pueblo, según la tradición, se produjeron numerosos milagros. Frente a la picota, se encuentra el callejón llamado de “La Fantasma”, que la tradición popular aconseja que sea recorrido de noche y con luna llena, para no verse sorprendido por el alma de alguien que allí vivió hace muchos años; se trata del espíritu de una mujer que juró vengar la muerte de su esposo… LA JUDERÍA La Fresneda, al igual que Mazaleón, al norte de la comarca del Matarraña, pertenecieron a la collecta o demarcación fi scal de Alcañiz, a fi nales del siglo XIV, conjuntamente con Castellote (Maestrazgo turolense); las tres villas formaron parte de la legendaria “Ruta del Talmud”, dentro del itinerario Judaico del Sefarad aragonés, cuyos estudios rabínicos estaban agrupados en torno a la cofradía Talmud-Torah.

DE INTERÉS:
Ayuntamiento de La Fresneda: Plaza Mayor, 2; 44596
(Teruel). Tel: 978 854 000; lafresnedaweb@terra.es.
Comarca del Matarraña. Avda. Cortes de Aragón, 7;
44580 VALDERROBRES (Teruel). Tel: 978 890 102; Web:
www.comarcamatarranya.com.
Para alojarse: Hotel “El Convent”; c/ El Convent, 1; 44596
LA FRESNEDA. Tel: 978 854 850; hotel@hotelelconvent.com.
¿Qué comprar? En La Fresneda se elaboran los mejores
dulces tradiciones de la comarca del Matarraña; entre cuyas
especialidades están las casquetas, el brazo gitano, las cocas de
miel, los almendrados, etc.; dulces que podrá adquirir en el
Horno Dilla (tel: 978 854 031), o en el Forn de la Vila, que
era el horno comunitario de la población desde los tiempos
medievales (tel: 978 854 525). Para comer, aconsejamos los
fogones del Restaurant Matarranya (tel: 978 854 503).
¿Cómo llegar? Desde Madrid, a Zaragoza, y luego tomar
la N-232, en dirección a Alcañiz; luego, la N-420, en dirección
a Gandesa, y en El Pinar, la A-231, dirección a Valderrobres, y
que pasa por La Fresneda.
¿Qué leer?: Matarraña insólito (Lugares mágicos en una
comarca al fi lo del tiempo), de J. Ávila Granados; Viena.

Article complet

Comarquesnord:Jesús Ávila Granados ens proposa viatjar per la història del Matarranya amb les seues obres!!

 

Jesús Ávila Granados ens proposa viatjar per la història del Matarranya amb les seues obres

 


comarquesnord.cat, Matarranya
» diumenge, 24 de maig de 2011

Lo periodista i escriptor Jesús Ávila Granados va passar el Dia de Sant Jordi per la Llibreria Serret de Valderrobres, on va donar a conèixer alguns dels treballs d’investigació que ha fet en los últims anys i on fa un viatge per la història, l’ocultisme i l’esoterisme que ha envoltat lo Matarranya. En concret, a la llibreria tenie a disposició los seus ‘El Matarraña insólito’, un llibre on fa un recorregut màgic i esotèric per la comarca des dels ibers als nostres dies, així com també el seu ‘Templarios en las tierras del Ebro’, una guia ideal per al viatger arrossegat per la història.

Ávila Granados va destacar que “una bona part de la meua vida està aquí. I jo, a cada poble que he anat descobrint, m’he adonat que darrere d’un edifici, d’un paisatge, hi havie una història oculta que calie transmetre en un llenguatge amè”. Unes històries dirigides a tots los públics, als amants dels viatges històrics, de tal forma que “la persona o la família que vingue aquí, descobreixi que a banda del fascinant paisatge hi ha una història de pobles antics que en alguns casos se remunte a l’edat de bronze”, va concretar l’escriptor.

L’autor de ‘El Matarraña insólito’ va recordar que tota “eixa gran saviesa dels mags, del bosc, de l’aigua i de la pedra, se van sabre transmetre a l’època medieval”, i que a esta obra trobarem coses fascinants tant per als visitants com per als autòctons. Per exemple, “sense anar més lluny, la Caixa, que separe els límits de Valderrobres i Beseit, ja de per sí cride l’atenció perquè és una caixa de pedra que té aproximadament una alçada de 25 metres i uns 150 de longitud, i que de lluny pareix una arca, com si fos un altar sagrat”.

Doncs bé, “eixa muntanya va tindre un pes important a a l’Edat Mitjana i els propis pastors pujaven fins allà dalt. Lo ramat que estave malalt lo deixaven allà dalt, i al cap d’un mes o un mes i mig, quan tornaven, ja estaven curats. Per què? Pels aires purs i nets que corren a eixa altura o per l’aigua de les fonts que la manen. Lo ramat no necessitave res més que la mà de la natura per a curar-se”, va concretar Ávila Granados. Però l’esoterisme de la Caixa no acave aquí, ja que l’escriptor i també periodista mos explique que “fins allà dalt pujaven perfectes càtars per a trobar-se amb lo més enllà i tota eixa gran força i saviesa. Alguns d’ells, com Guillem Belibaste, va estar en levitació allí”.

En altres llibres publicats, com lo seu ‘Templarios en las tierras del Ebro’, que està editat com si es tractés d’una guia turística i màgica per les comarques de les Terres de l’Ebre, Ávila Granados ha volgut que “lo turista se converteixi en un viatger. És una guia que no està feta per al turista, sinó per al viatger com jo”. Al llarg d’este viatge, l’interessat descobrirà que, per exemple, “quan vagi al Castell de Miravet, al mateix racó que forme el meandre del riu Ebre, trobarà una porta d’entrada que passe desapercebuda i comprendrà gràcies a este llibre que per allí s’accedie a les drassanes dels barcos dels templaris”.

Gràcies a esta obra, també sabrà que a Ascó, “l’església de Sant Joan Baptista és l’única al món que té un absis octogonal, que és un dels altres elements més enigmàtics dels templaris”, va concretar Ávila Granados. O els lectors també podran veure com a les Terres de l’Ebre hi ha molts temples que porten el nom dels sants templers, com són Sant Miquel Arcàngel, Sant Bartomeu (a Beseit, per exemple), Sant Julià, Sant Joan Baptista, Santa Àgueda, Santa Maria Magdalena, Santa Catalina o Santa Llúcia”.

Article complet

Jesús Ávila en la revista Más Allá: Lugares de poder: la energía sagrada del Matarraña

 

masalladelaciencia.es

Lugares de poder: la energía sagrada del Matarraña



Más Allá de la Ciencia nº 253

Textos  Jesús Avila Granados  Fotos  Jesús Avila Granados

 

  1. La energía sagrada del Matarraña
  2. La colina de Santa Bárbara
  3. El Racó de Febrer
  4. Ríos de Piedra
  5. La Roca Caballera
  6. La diosa serpiente
  7. Montañas sagradas
  8. 20 enclaves mágicos
  9. Sabías que...
  10. Líneas Ley en el Matarraña

 

 


El Matarraña posee todos los elementos necesarios para ser un enclave sagrado: escenarios ceremoniales de culturas desaparecidas, antiguos observatorios astronómicos, tumbas megalíticas, sobrecogedores grabados rupestres e, incluso, una roca “templaria”. Sin embargo, la comarca turolense destaca sobre todo por las corrientes de energía telúrica que la recorren y hacen de ella un lugar verdaderamente mágico. Diez líneas ley que MÁS ALLÁ ha estudiado en profundidad.

La colina de Santa Bárbara (La Fresneda) vista desde el observatorio astronómico.Matarraña, situada en el extremo noreste de la provincia de Teruel, es una de las comarcas más enigmáticas y esotéricas de la geografía hispana. Desde remotos tiempos prehistóricos, cuando se produjeron las últimas glaciaciones, en la época del hombre de Cromañón, los pueblos más avanzados de la humanidad se asentaron en estos paradisíacos valles. Ya con la condición de sedentaria, una vez cubiertas sus necesidades de subsistencia, esta gente dio rienda suelta a su instinto creativo, que se desarrolló a partir de unas creencias mágicoreligiosas estrechamente relacionadas con los astros. A ellos elevaron sus rezos para calmar la sed de las tierras en forma de lluvias, practicar la curación de enfermedades, establecer los ortos (puntos del nacimiento del astro rey durante los solsticios y los equinoccios), predecir eclipses... Todo ello, y mucho más, fue capaz de desarrollar el hombre prehistórico que colonizó esta comarca, como hemos podido determinar a través de los restos arqueológicos encontrados que salpican la geografía del Matarraña y que se conservan grabados en la roca, formando parte de enclaves sagrados. Y toda esta cosmogonía, que paralelamente registra el paso de la sociedad matriarcal a la patriarcal, gira en torno a la colina de Santa Bárbara, situada en la población de La Fresneda –auténtico ombligo cultural del Matarraña–, un lugar cargado de energía del que parten, en forma de rayos solares, diez líneas ley.
Article complet

Jesús Ávila presentarà "Templers/Templarios a les Terres de l'Ebre" i "Matarraña Insólito", dimecres 21d'abril a les 18:00 a la llibreria Serret

El escritor Jesús Ávila dedica sus dos últimos ensayos a descubrir nuestras tierras ebrencas


“Matarraña insólito” y “Templarios en las Tierras del Ebro”

Editados por Viena Ed., y Cossetània, respectivamente, Jesús Ávila Granados vuelve a sorprendernos, con dos nuevos libros, dedicados por entero a desvelar algunos de los innumerables secretos que subyacen en la piel de las comarcas catalanas, aragonesas y valencianas del río Ebro, en su curso más inferior. Fruto de una ardua labor de investigación de campo, dejándose llevar más por la intuición y las evidencias que no por los documentos o informaciones ya establecidas, y acompañado de algunos eruditos de la historia no oficial de diferentes poblaciones del valle inferior del Ebro, no esconde su felicidad cuando desvela datos que, por diferentes motivos, habían pasado desapercibidos a los investigadores anteriores.

 

El primero de estos títulos: “Matarraña insólito” (Lugares mágicos en una comarca al filo del tiempo), se constituye en una obra que sumerge al lector en el esotérico cosmos de esta comarca, que, gracias a su singular emplazamiento, la bondad de su clima, la abundancia de pastos y bosques y la riqueza de agua, desde los tiempos prehistóricos se convirtió en tierra de acogida y asentamiento estable de las más elevadas culturas y civilizaciones. Con la precisión de un bisturí, Ávila va describiendo todo cuanto va descubriendo, ofreciéndoselo en bandeja de plata al lector, para que no dude en salir al encuentro de las claves de una historia oculta, de un Matarraña esotérico regido desde la antigüedad por las fuerzas de las “líneas-ley”, que, desde la colina de Santa Bárbara, en La Fresneda, enlazan los enclaves de energía de la comarca; en los cuales, el viajero –y no el turista- tendrá capacidad para percibir esa fuerza que gravita en el cosmos de su atmósfera y unas vibraciones relacionadas con el Más Allá. Puntos energéticos que, más tarde, durante los siglos medievales, los magos del Temple, y también los perfectos cátaros, cuyos testimonios abundan en todo el Matarraña, supieron recuperar, alzando santuarios en las cimas de montañas sagradas, en la oscuridad y silencio de una gruta natural, o en el aislamiento místico de un valle. Un patrimonio, por lo tanto, que debemos descubrir, recuperándolo del olvido, sin dejar de elevar la mirada al firmamento astral, área de referencia para los sacerdotes de la antigüedad, cuyos testimonios dejaron grabados en la Roca Caballera, de Calaceite; la Tumba prehistórica, de La Portellada; la Diosa-Serpiente, de Todos los Santos (Valderrobres); la Roca del Sol, de La Fresneda, la Botiqueria dels Moros, de Mazaleón, y en otros muchos lugares de la comarca. En el Matarraña se puede seguir también el cambio socio-cultural de una sociedad de carácter Matriarcal, a la Patriarcal, en forma de ídolos encontrados. En los grabados de las piedras, además, los sacerdotes de la Antigüedad supieron predecir eclipses –toda una catástrofe para las gentes prehistóricas-, y establecer los puntos de los ortos solares en los solsticios y equinoccios.

 

El segundo título está dedicado a los más singulares caballeros que haya conocido el mundo occidental durante los siglos medievales. La obra sale simultáneamente en catalán: “Templers a les Terres de l’Ebre” (Cossetània Ed.), y en castellano: “Templarios en las Tierras del Ebro” (Lectio Ed.). Jesús Ávila ha querido hacer especial hincapié a los templarios en nuestra comarcas bañadas por el río Ebro en su curso inferior, porque esta zona, que comprende la encrucijada entre Cataluña, Aragón y el Reino de Valencia, es donde, mejor que en ningún otro lugar de todo el mundo occidental, pueden recuperarse las huellas legadas por los caballeros del Temple, que podemos seguir a través de rutas de descubrimiento y senderos de iniciación. Dentro de las poblaciones aún se mantienen tradiciones y ritos, en forma de fiestas, que fueron creadas por los templarios, y es fácil encontrar las claves del Temple en lugares cotidianos de los pueblos, villas y aldeas. No podía faltar la ruta de los castillos templarios que se elevan sobre la cuenca del Ebro en su curso más inferior; desde Monzón a Peñíscola, pasando por Gardeny, Miravet y La Zuda, de Tortosa. Esta obra, al igual que la anterior, son libros que animan a viajar, que han de leerse con los cinco sentidos, y después emprender la aventura de unos descubrimientos, al tiempo que comprendemos mucho mejor las huellas del pasado y del mundo medieval.

Conrad Durán i Salvadó

Bítem (Baix Ebre); 09-10-2009




«Matarraña insólito»
(Llocs màgics en una comarca al límit del temps), es constitueix en una obra que submergeix el lector en l’esotèric cosmos d’aquesta comarca, que, gràcies al seu singular emplaçament, la bondat del seu clima, l’abundància de pastures i boscos i la riquesa d’aigua, des dels temps prehistòrics es va convertir en terra d’acollida i assentament estable de les més elevades cultures i civilitzacions. Amb la precisió d’un bisturí, va descrivint tot el que va descobrint, oferint en safata de plata el lector, perquè no dubti en sortir a l’encontre de les claus d’una història oculta, d’un Matarranya esotèric regit des de l’antiguitat per les forces de les «líniesllei», que, des del turó de Santa Bàrbara, a La Fresneda, enllacen els enclavamentsd’energia de la comarca, en els quals, el viatger –i no el turista– tindrà capacitat per a percebre aquesta força que gravita en el cosmos de la seva atmosfera i unes vibracions relacionades amb el Més Enllà

"Templers a les Terres de l'Ebre"

Els templers van ser els grans protagonistes del món
medieval. El seu testimoni cal seguir-lo, en molts casos,
en les evidències que romanen i esperen ser descobertes
i transmeses al viatger interessat per les claus del
coneixement. És, precisament, als territoris de l’antic
Regne d’Aragó, a les comarques (catalanes, aragoneses i
valencianes) relacionades amb el riu Ebre en el seu curs
més inferior, on el Tremp va deixar gravades gran part
d’aquestes empremtes, analitzades, municipi per municipi,
a les pàgines d’aquest llibre.


Autor
Jesús Ávila Granados (www.jag.es.vg), llicenciat en
Ciències de la Informació per la UAB, exerceix el periodisme
cultural des de 1972. En dues ocasions el Consell
d’Europa el va condecorar amb el Premi Europa Humana
com a millor periodista del continent. Com a escriptor
és autor de 63 llibres d’assaig, una novel·la històrica
i una enciclopèdia de 8 volums; treballs relacionats amb
la història de l’antiguitat i el món medieval. És un dels
experts dels templers i el catarisme; les seves obres: La
mitología templaria; La mitología cátara; La mitología
celta y La profecía del laurel s’han convertit en clàssics de
referència obligada.



Article complet

"El Matarraña Insólito" y "Templarios en las Tierras del Ebro", las dos últimas obras de Jesús Ávila Granados, sábado 17 de abril se presentan en el Salon de actos de la Biblioteca de Vinarós

El escritor Jesús Ávila dedica sus dos últimos ensayos a descubrir nuestras tierras ebrencas


“Matarraña insólito” y “Templarios en las Tierras del Ebro”

Editados por Viena Ed., y Cossetània, respectivamente, Jesús Ávila Granados vuelve a sorprendernos, con dos nuevos libros, dedicados por entero a desvelar algunos de los innumerables secretos que subyacen en la piel de las comarcas catalanas, aragonesas y valencianas del río Ebro, en su curso más inferior. Fruto de una ardua labor de investigación de campo, dejándose llevar más por la intuición y las evidencias que no por los documentos o informaciones ya establecidas, y acompañado de algunos eruditos de la historia no oficial de diferentes poblaciones del valle inferior del Ebro, no esconde su felicidad cuando desvela datos que, por diferentes motivos, habían pasado desapercibidos a los investigadores anteriores.

 

El primero de estos títulos: “Matarraña insólito” (Lugares mágicos en una comarca al filo del tiempo), se constituye en una obra que sumerge al lector en el esotérico cosmos de esta comarca, que, gracias a su singular emplazamiento, la bondad de su clima, la abundancia de pastos y bosques y la riqueza de agua, desde los tiempos prehistóricos se convirtió en tierra de acogida y asentamiento estable de las más elevadas culturas y civilizaciones. Con la precisión de un bisturí, Ávila va describiendo todo cuanto va descubriendo, ofreciéndoselo en bandeja de plata al lector, para que no dude en salir al encuentro de las claves de una historia oculta, de un Matarraña esotérico regido desde la antigüedad por las fuerzas de las “líneas-ley”, que, desde la colina de Santa Bárbara, en La Fresneda, enlazan los enclaves de energía de la comarca; en los cuales, el viajero –y no el turista- tendrá capacidad para percibir esa fuerza que gravita en el cosmos de su atmósfera y unas vibraciones relacionadas con el Más Allá. Puntos energéticos que, más tarde, durante los siglos medievales, los magos del Temple, y también los perfectos cátaros, cuyos testimonios abundan en todo el Matarraña, supieron recuperar, alzando santuarios en las cimas de montañas sagradas, en la oscuridad y silencio de una gruta natural, o en el aislamiento místico de un valle. Un patrimonio, por lo tanto, que debemos descubrir, recuperándolo del olvido, sin dejar de elevar la mirada al firmamento astral, área de referencia para los sacerdotes de la antigüedad, cuyos testimonios dejaron grabados en la Roca Caballera, de Calaceite; la Tumba prehistórica, de La Portellada; la Diosa-Serpiente, de Todos los Santos (Valderrobres); la Roca del Sol, de La Fresneda, la Botiqueria dels Moros, de Mazaleón, y en otros muchos lugares de la comarca. En el Matarraña se puede seguir también el cambio socio-cultural de una sociedad de carácter Matriarcal, a la Patriarcal, en forma de ídolos encontrados. En los grabados de las piedras, además, los sacerdotes de la Antigüedad supieron predecir eclipses –toda una catástrofe para las gentes prehistóricas-, y establecer los puntos de los ortos solares en los solsticios y equinoccios.

 

El segundo título está dedicado a los más singulares caballeros que haya conocido el mundo occidental durante los siglos medievales. La obra sale simultáneamente en catalán: “Templers a les Terres de l’Ebre” (Cossetània Ed.), y en castellano: “Templarios en las Tierras del Ebro” (Lectio Ed.). Jesús Ávila ha querido hacer especial hincapié a los templarios en nuestra comarcas bañadas por el río Ebro en su curso inferior, porque esta zona, que comprende la encrucijada entre Cataluña, Aragón y el Reino de Valencia, es donde, mejor que en ningún otro lugar de todo el mundo occidental, pueden recuperarse las huellas legadas por los caballeros del Temple, que podemos seguir a través de rutas de descubrimiento y senderos de iniciación. Dentro de las poblaciones aún se mantienen tradiciones y ritos, en forma de fiestas, que fueron creadas por los templarios, y es fácil encontrar las claves del Temple en lugares cotidianos de los pueblos, villas y aldeas. No podía faltar la ruta de los castillos templarios que se elevan sobre la cuenca del Ebro en su curso más inferior; desde Monzón a Peñíscola, pasando por Gardeny, Miravet y La Zuda, de Tortosa. Esta obra, al igual que la anterior, son libros que animan a viajar, que han de leerse con los cinco sentidos, y después emprender la aventura de unos descubrimientos, al tiempo que comprendemos mucho mejor las huellas del pasado y del mundo medieval.

 

Estos nuevos títulos constituyen las obras 64 y 65, respectivamente, de la amplia producción literaria de este autor, uno de los escritores más prolíficos de nuestro tiempo, experto en la historia no oficial de las culturas y pueblos de la cuenca mediterránea, y, sobre todo, amante de las comarcas bañadas por el río Ebro.

 

Conrad Durán i Salvadó

Bítem (Baix Ebre); 09-10-2009



Article complet

<1...3
4
5
6
7
...8>