Presentamos "Lugares de poder, “Los guardianes de la Luz”: Encuentro con Juan Sáez a las 14:00 en Llibreria Serret

 

Arte Zahorí     http://www.artezahori.com/   

 

Valderrobres, Comida-Coloquio: Lugares de Poder en Fonda Angeleta

sábado, 17 Feb 2018

14:00 - 17:00 Encuentro en Llibreria Serret a las 14:00.

Lugares de poder “Los guardianes de la Luz”

Por: Juan Sáez Editorial: EcoHabitar V.S., S.L


Es un libro práctico que describe, por un lado, cómo aprovechar nuestra estructura energética en el día a día. Por otro, desvela la trama energética de los espacios sagrados para interactuar con ellos, de manera efectiva y sencilla.

Una guía iniciática, no solo de los monumentos que aparecen en el libro, sino de otros templos, ya que los protocolos de actuación se pueden extrapolar.

Un camino fácil y agradable para mejorar nuestra vida con la ayuda de los Lugares de Poder.

Este libro ofrece información precisa sobre los secretos ocultos en los templos de todas épocas, sentando las bases para relacionarse con ellos desde la conciencia. Es, además, una guía para interpretarlos, acceder a sus misterios y gestionar la energía personal de manera eficiente, en la interacción con estos lugares de poder.

Durante más de veinte años he viajado por la Península Ibérica, Europa, América y Asia, investigando monumentos y espacios, estableciendo la relación entre lugares sagrados y cielos estelares. Las épocas que abarca esta obra van del paleolítico hasta el gótico, un extenso periodo, donde el afán de los maestros de todas las culturas, fue definir un vínculo cualitativo con la luz.

Este nexo de luz con los astros, refuerza la vida y expande la consciencia, acercándonos a la plenitud del ser.


Juan Ramón Sáez explora el mundo sutil: el tipo de relaciones que establecemos con el entorno determinan nuestra calidad de vida y nuestro nivel de consciencia.

Imparte conferencias y cursos en Europa, Estados Unidos, Brasil, Bolivia y Jordania, mostrando como interactuar con los lugares de una manera armoniosa y eficiente, optimizando el uso que damos a los espacios.

Ha publicado dos libros, en Brasil “Geobiologia, a arte do bem sentir” y en España “Arte Zahorí: Geobiología Consciente” sobre el desarrollo de la sensibilidad y como aplicarla a nuestra vida cotidiana, aumentando el nivel de consciencia y bienestar.

La relación del individuo con el entorno determina, de manera muy directa, su calidad de vida.

 

Organizan: Llibreria Serret. Arte Zahorí.

 
Article complet

De La Fresneda a Valdetormo, con los iberos

Alberto Díaz Rueda sugiere una excursión por tierras de La Fresneda hasta Valdetormo. Usamos el mapaMTN495 (Castelseras) de 1:50.000 y el 495-II (La Fresneda) en 1:25.000, ambos adquiribles de Serret
Article complet

La Fresneda, en el corazón del Matarraña/Matarranya por Jesús Ávila Granados!!

 
 

LA FRANJA: Publicat a ESCUELA 47, 20 de septiembre de 2012 cultura Núm. 3.954 (1.263)

La Fresneda, en el corazón del Matarraña

JESÚS ÁVILA GRANADOS

La Fresneda se encuentra a solo 9 km al NO de Valderrobres (Teruel). La primera impresión que despierta en el viajero, tal como se le descubre desde la lejanía, es la de un pueblo que dormita una larga historia, acurrucado sobre la ladera meridional de una montaña en forma de mesa. Las casas, cubiertas con tejado árabe, confi guran un entramado urbano que ahonda sus raíces en los siglos medievales, como ausentes de un patrimonio cultural y humano que fl ota en el mágico aire de esta población, a caballo entre el mito y la historia. La Fresneda es un pueblo de calles tortuosas que suben en acusada pendiente. En la plaza del Sanctus, junto a la ermita de la Virgen del Pilar, iniciamos nuestra andadura urbana por este pueblo. Después de dejar atrás el edifi cio de la Encomienda, en donde tenía su sede el maestre del Temple, primero, y de los calatravos, después, y de admirar la picota con fuste de piedra esculpido en forma de escamas de pez, no tardará en entrar en la rúa principal, a nuestro juicio la más armoniosa de las calles medievales de nuestro país. De esta porticada rúa nacen estrechos y profundos pasadizos que sumergen al viajero en el embrujo medieval; en el inicio de algunas de estas callejas verán colgadas de los techos las escaleras de madera que, cada año por temporada, utilizan de forma comunal los campesinos locales en tiempos de vendimia o de las recolecciones de aceitunas. Las callejas que se abren a nuestra derecha formaban parte del call (barrio judío) de la villa medieval; sus habitantes, afamados artesanos orfebres, médicos y banqueros, formaron una comunidad activa, así como la hispano-musulmana, situada en el extremo oriental y a extramuros del recinto amurallado, dedicada a las labores agrícolas. Los tres colectivos sociales de La Fresneda convivieron en plena armonía durante mucho tiempo, bajo la atenta mirada de los templarios; precisamente el nombre de la población rinde culto al fresno, el árbol sagrado de estos caballeros. La Ofi cina de Turismo aprovecha parte de los antiguos calabozos, cuyas mazmorras también pueden visitarse; en estas terribles estancias aún se conservan los huecos del alzapón, al través de los cuales se arrojaba a los presos condenados a una muerte inmisericorde a los abandonados a su suerte. Al lado mismo de las cárceles se alza el Ayuntamiento, joya del Renacimiento civil, del siglo XVI, en cuyos soportales se celebraban las ferias y mercados locales. Este singular edifi cio, fi elmente reproducido en el Pueblo Español de Barcelona, desde la Exposición Universal de 1929, fue incoado Bien de Interés Cultural en 1982; en su interior se ambientaron sobrecogedoras escenas de la película Libertarias. La rúa tiene la particularidad de contar con un banco corrido de piedra, que facilitaba las tertulias de media tarde a los vecinos. Por la noche, unas luces en forma de antorcha, como fuegos, iluminan la magia de esta calle que nos traslada de lleno al mundo medieval. Al fi nal de la misma, junto al arco de Xifré, se abre una calle que sube en empinada pendiente hacia el interior del sector más elevado del casco antiguo de La Fresneda. La iglesia parroquial, dedicada a San Bartolomé, es del siglo XIII; vale la pena visitar su interior; en una capillita se velaba a difuntos, y un ventanal en forma de rosetón –pentaclion– se abría tras el fallecimiento de una persona, permitiendo la salida al exterior de su alma; una tradición templaria de raíces celtas. A un nivel superior de la iglesia, verá un torreón y restos del conjunto amurallado del castillo de La Fresneda, mandado destruir e incendiar por el general Ramón Cabrera, durante la primera guerra carlista, contienda que dejó muchas heridas en esta comarca. Y ya no queda mucho para alcanzar el sector más elevado de la colina, mientras va dejando atrás los tejados árabes de las casas. De golpe se encontrará con el inicio de un calvario, cuyas estaciones del vía crucis están marcadas en capillitas rupestres abiertas en la roca de la montaña. El sendero, jalonado de viejos cipreses, le llevará hacia un viaje singular que le permitirá alcanzar otra dimensión; porque la colina de Santa Bárbara fue, desde las culturas prehistóricas, un altar sagrado; en esta plataforma rocosa, investigadores como Amador Rebullida y Miguel Giribets descubrieron el cambio social de las civilizaciones matriarcales y patriarcales, como lo confi rma un ídolo celosamente conservado. La iglesia de Santa Bárbara recuerda que allí arriba había que estar protegido contra la furia de los elementos naturales; el templo, con planta octogonal, pide una urgente restauración; toda esta altiplanicie fue el epicentro de un centro de adoración a las divinidades desde la Edad del Bronce. Innumerables elementos confi rman la sacralidad de este lugar: entre los cuales, una losa de piedra grabada con la forma del útero materno; a pocos metros, el desarrollo de una espiral doble; en la ladera meridional, una extraña gruta, y la presencia de innumerables cazoletas grabadas en la roca caliza. Esta montaña en forma de altar natural sigue atrayendo a numerosas personas el 21 de junio, para el solsticio de verano, porque en ella se concentra el resplandor del primer rayo de la aurora, confi gurando un espléndido triángulo, cuyos extremos se prolongan hasta las poblaciones de Horta de Sant Joan (Terra Alta) y Calaceite (Teruel). Desde arriba podrá admirar la más impresionante imagen del corazón geográfi co del Matarraña, con el sinuoso curso del río que da nombre a la comarca, escondido entre árboles de ribera y la villa de Torre del Compte; abajo, como una alfombra, un espléndido paisaje mediterráneo formado por pinos, olivos, almendros y amapolas, que mecen sus fl ores al viento entre los trigales. La Fresneda fue declarada Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural el 21 de septiembre de 1983. Pero no se marche de esta población sin haber visitado el pozo-fuente situado bajo los jardines de “El Convent”, en cuyo nacedero de aguas ofi ciaban sus ritos los templarios. En el santuario de la Virgen de Gracia, a solo 4 km al oeste del pueblo, según la tradición, se produjeron numerosos milagros. Frente a la picota, se encuentra el callejón llamado de “La Fantasma”, que la tradición popular aconseja que sea recorrido de noche y con luna llena, para no verse sorprendido por el alma de alguien que allí vivió hace muchos años; se trata del espíritu de una mujer que juró vengar la muerte de su esposo… LA JUDERÍA La Fresneda, al igual que Mazaleón, al norte de la comarca del Matarraña, pertenecieron a la collecta o demarcación fi scal de Alcañiz, a fi nales del siglo XIV, conjuntamente con Castellote (Maestrazgo turolense); las tres villas formaron parte de la legendaria “Ruta del Talmud”, dentro del itinerario Judaico del Sefarad aragonés, cuyos estudios rabínicos estaban agrupados en torno a la cofradía Talmud-Torah.

DE INTERÉS:
Ayuntamiento de La Fresneda: Plaza Mayor, 2; 44596
(Teruel). Tel: 978 854 000; lafresnedaweb@terra.es.
Comarca del Matarraña. Avda. Cortes de Aragón, 7;
44580 VALDERROBRES (Teruel). Tel: 978 890 102; Web:
www.comarcamatarranya.com.
Para alojarse: Hotel “El Convent”; c/ El Convent, 1; 44596
LA FRESNEDA. Tel: 978 854 850; hotel@hotelelconvent.com.
¿Qué comprar? En La Fresneda se elaboran los mejores
dulces tradiciones de la comarca del Matarraña; entre cuyas
especialidades están las casquetas, el brazo gitano, las cocas de
miel, los almendrados, etc.; dulces que podrá adquirir en el
Horno Dilla (tel: 978 854 031), o en el Forn de la Vila, que
era el horno comunitario de la población desde los tiempos
medievales (tel: 978 854 525). Para comer, aconsejamos los
fogones del Restaurant Matarranya (tel: 978 854 503).
¿Cómo llegar? Desde Madrid, a Zaragoza, y luego tomar
la N-232, en dirección a Alcañiz; luego, la N-420, en dirección
a Gandesa, y en El Pinar, la A-231, dirección a Valderrobres, y
que pasa por La Fresneda.
¿Qué leer?: Matarraña insólito (Lugares mágicos en una
comarca al fi lo del tiempo), de J. Ávila Granados; Viena.

Article complet

LA COMARCA.NET: Entrevista a Jesús Ávila Granados:"Entre el cielo y la tierra",

LA COMARCA.NET

Entre el cielo y la tierra
                                                                

Martes, 01 de Diciembre de 2009 13:56 Manu Brea  

Ni Egipto ni Roma. Para conocer en primera persona los escenarios donde se forjaron las grandes civilizaciones, no es necesario viajar hasta tan lejos. A pocos kilómetros, a orillas del Matarraña, aún perduran algunos testigos mudos que hablan de la grandeza de esa tierra.

Hay lugares en los que, da la sensación, ya se ha estado mucho antes de ir. Algo así es lo que le sucedió a Jesús Ávila la primera vez que pisó la Comarca del Matarraña. En aquella visita quedó encandilado de esa tierra y unido espiritualmente a ella por siempre; porque los siglos no parecen pasar por allí y sus suelos rojos quedan impregnados de sentimientos y sensaciones.

 

Sin embargo, él no fue, ni mucho menos, el primero que se percató de la magia contenida que poseen esos parajes. Antes que él, pasaron por allí legendarios caballeros que dejaron su legado impreso en la piedra y, mucho antes, tribus arcaicas que buscaban desentrañar el misterio de la muerte en la limpidez de sus cielos y la transparencia de sus aguas.

 

“Las grandes civilizaciones siempre se han forjado en torno a un río sagrado, vertebrador de vida”, explica Ávila. Si el Ganges, el Nilo, el Tíber o el Tigris y el Eúfrates fueron cuna de las culturas que marcaron el devenir del mundo, el Matarraña no lo fue menos. “‘Matarraña insólito’ es un libro que pretende desvelar las claves de la historia y hacer comprender que éstas se encuentran mucho más cerca de lo que en un principio imaginábamos”, comenta su autor. No obstante, Ávila considera su nueva obra, la que hace el número 63 en su prolífica trayectoria, “un mero libro de ruta que todo viajero debería llevar en su mochila”.

Ansias de saber

En este sentido, la frase de apertura de ‘Matarraña insólito’, pronunciada por el filósofo musulmán Mushariff- ud- Din (1184- 1291), es toda una declaración de intereses acerca de lo que el lector se va a encontrar en sus páginas: “Un viajero sin conocimiento es como un pájaro sin alas”. Y es que, siempre diferenciando entre viajero y turista, Ávila lo escribió para dar respuesta y saciar las ansias de saber de aquellos que, en su día, leyeron ‘Matarraña desconocido’. “En este libro hago una investigación más profunda, aunque sin abandonar la capacidad de diálogo que podía tener el anterior”, explica el autor. No en vano, “todos los capítulos han sido escritos sin estar basados en ninguna referencia anterior, a partir de un proceso de investigación único”. De ahí que Ávila inste a los científicos a “remangarse y ponerse a trabajar” con el fin de sacar a la luz “los símbolos necesarios para interpretar las claves ocultas que los antiguos pobladores dejaron escondidas en esta comarca desconocida”.


Druidas y chamanes, cátaros y templarios... De todos ellos hablan las montañas y los castillos del Matarraña. Los amantes de la historia, los buscadores de secretos y los aficionados a las teorías conspirativas ya no tendrán por qué conformarse con best- sellers de dudoso rigor..

 
Article complet

Diario de Teruel:Domingo 29/11/09: Jesús Ávila, firmando el "Matarraña Insolito" y "Templarios en las Tierras del Ebro", en Libreria serret, el pasado sábado 28 de noviembre: "Jesús Ávila desvela los secretos mejor guardados del Matarraña"

Jesús Ávila desvela los secretos mejor guardados del Matarraña

Su último libro invita al viajero a interpretar las huellas de la historia

Jesús Ávila Granados firma libros en la Librería Serret de Valderrobres, ayer a mediodía
MARCOS NAVARRO /Alcañiz

El escritor Jesús Ávila Granados presentó ayer en La Fresneda su último libro, que ha titulado El Matarraña insólito, lugares mágicos en una comarca al filo del tiempo.
Se trata de un manual para degustar e interpretar cada rincón de esta territorialidad,
de la que el autor se confiesa un enamorado desde que la visitó por primera vez hace
una década. Tal y como explica la contraportada del libro, el Matarraña constituye uno de los territorios más mágicos de la geografía española. “El Matarraña es el Shangri-La, el territorio por encima del tiempo, el espacio y la historia de la geografía hispánica”, dice Ávila.Se le ponen los pelos de punta al autor cuando habla de la Diosa Serpiente de Valderrobres, “un grabado realizado con la longitud de la yarda megalítica que representa a una mujer sedente, con la cabeza situada a mediodía. En su cuerpo están perfectamente reconocidos los pechos, así como el órgano sexual femenino, que está abierto en el momento de dar a luz. La vagina está encarada hacia el campo que se halla a continuación de la losa, lo que confirma la teoría de su descubridor, Miguel Giribets,según el cual se trata de
la Diosa Madre, engendradora de vida, en el momento de regenerar la Naturaleza”.
El escritor ha dibujado un hilo conductor que comienza en La Fresneda para analizar las Líneas Ley, una red de líneas rectas que parten de esta localidad y enlazan la ermita de Santa Bárbara con hasta diez enclaves sagrados del territorio. “La Fresneda es, sin exageración, el ombligo de la historia espiritual antigua y medieval del mundo hispano”, explica el autor en este apartado“Esta comarca ha alternado históricamente épocas de gran esplendor con otras de decadencia, y todo esto había que transmitirlo”. Viajeros en el tiempo Asegura que “este libro se puede saborear tanto en casa como en un viaje de descubrimiento”. “Debemos ser viajeros en el tiempo y no conformarnos con ser meros turistas. Hay que leer debajo de las piedras, ir con todos los sentidos”, anima. “No hay que correr, sino andar, ya que el mínimo signo puede abrirte puertas”.
Article complet

1
2>