La itinerante mano del panadero. - Luis Brenia

 Título: La itinerante mano del panadero

Autor: Luis Brenia

Año de publicación: 2018

Nº de páginas: 104


Luis Brenia (1963), es un escritor indie extremeño leído y reseñado por mí hace poco debido a su relato Verdadero cuento del pastorcillo mentiroso y el lobo (2017). Ahora vuelve a ocupar mi atención con un cuento de muy distinta temática, pero no menos interesante. Este escritor posee en su haber una obra literaria bastante abultada en cuanto a número de títulos, y, debido a su alto promedio de calidad literaria, no cabe duda de que aparecerá nuevamente entre mis reseñados en un futuro.

La itinerante mano del panadero es un cuento que funciona con algunas premisas de ficción que el lector debe aceptar de antemano.

Un Rey ha leído de un gran filósofo que quien sabe gestionar el obrador de una tahona y hacer buen pan está preparado para gobernar el mundo. Partiendo de este concepto sobre quien ha de ser un buen mandatario, dicho Rey hace llamar a uno de sus mejores maestros panaderos, Remigio Escotas Rivas, para que instruya al Principe en el arte de hacer pan. El panadero comenta al Rey que para que eso se pueda llevar a cabo, el Príncipe debe tener la mano derecha de tan excelso obrador del pan, o sea, él mismo. Luego queda referido que el panadero no hizo en serio el comentario, pero el Rey así se lo toma, y le da a aquél la opción de escoger una mano que no tiene por qué ser la del Príncipe. Por fin, toma la mano derecha de un gran escritor, Apolinar Llagaria Hernández. El caso es que el panadero tiene, una vez intercambiadas las manos derechas de los tres protagonistas del cuento, mediante esa mano, la capacidad narrativa del escritor; éste posee una mano principesca que le resultaría útil si se desenvolviese en ese mundo; y el Príncipe, con semejante mano, la del panadero, está preparado para conocer todos los secretos de amasar el pan para que quede perfecto, que a su vez le servirán para un mejor gobierno en su futuro reinado.

Del argumento, ya no explicaré más, pues con los datos vertidos en lo que va de reseña se puede advertir que estamos ante un cuento mágico, con reminiscencias orientales tipo Las mil y una noches. El principal escollo de estos relatos siempre es el de romper el factor de inverosimilitud, ya que es complicado, de buenas a primeras, que el lector considere que porque te trasplanten una mano de alguien que está especializado en alguna tarea en particular, ya se tiene la capacidad de llevar a cabo esa tarea igual que si se fuese el dueño original de dicha mano. Debo decir, en lo que a mí respecta, que, aunque ese factor en un principio me ha parecido renqueante, a medida que el relato avanzaba no he tenido problemas en creer que las cosas son tal y como las cuenta el narrador. En un momento determinado, al encontrarse el escritor, quien tiene problemas de rango mental debido a que no puede escribir como antes de que le usurparan su mano diestra, y el panadero, ahora muy talentoso escribiendo ya que es poseedor de la mano del escritor, le dice éste al escritor: […] y los cuentos siempre han de tener como componente lo extraordinario […]. El panadero, que en ese momento es un gran escritor, hace hincapié en que en el cuento lo imposible puede ser posible, con lo cual el relato se justifica a sí mismo y se inviste de mayor credibilidad ante el lector.

Es un cuento amable, simpático, que acaba como tiene que acabar; muy bien escrito y que por momentos hará las delicias del lector en facetas que son muy poco habituales en cuanto a la literatura se refiere, como por ejemplo que se haga referencia a cómo se ha de hacer el buen pan. El relato, al ser tan breve, no hace hincapié en la psicología de los personajes, pero bien es cierto que los define con mucha claridad, e incluso diría que con desparpajo. Las oraciones largas que nos expone el autor demuestran que hay mucha habilidad y oficio en el arte de escribir, y en absoluto se pierde el lector cuando incursiona en ellas, ya que son claras y transparentes, sin alambicamientos innecesarios.

A cualquier persona que tenga poco tiempo para leer, pero sienta ganas de pasar un buen rato con ello, le va a servir este cuento, de modo inexcusable, para incursionar en el campo de la narrativa de ficción. Lo mejor de todo es que cualquiera que lo haga dará vuelta a la última página del libro con una sonrisa en su rostro. Creo que con esto está todo dicho.





Pedro Carbonell Castillero

23/09/2020


Article complet

Trilogía de Beckett: Molloy, Malone muere, El innombrable

Título: Trilogía de Beckett: Molloy, Malone muere, El innombrable
Autor: Samuel Beckett
Año de publicación: 1951-1953
Nº de páginas: 606
Primera lectura de la obra: 2014
Segunda lectura de la obra: 2020



Samuel Beckett (1906-1989) es un escritor irlandés que redactó su obra en inglés y en francés. Es conocido sobre todo como dramaturgo, pero también destacó como novelista. De este autor he leído la trilogía de novelas que hoy reseño, Esperando a Godot (1952) y Fin de partida (1957), obras estas dos últimas de teatro y posiblemente las más famosas del autor.
Molloy, Malone muere y El innombrable corresponden a una trilogía de novelas que se relacionan entre ellas por el modo como el autor enfoca sus intereses y obsesiones particulares en el campo de la literatura. La soledad, el absurdo, el mundo que no existe más allá de los sentidos de los personajes. Personajes que pueden ser perfectamente unas ruinas humanas, pero que sin embargo luchan por permanecer, por ser. Esto en realidad no es sólo aplicable a la trilogía, sino al universo particular del autor, pues todas sus obras tienen un deje de desesperación que lleva a desechar todo, hasta llegar incluso a verterlo al nihilismo.
Molloy consta de dos partes de similar extensión: Uno y Dos, así de simple. Parecen dos libros distintos, lo único que en apariencia los une es la mención en Dos a Molloy, el protagonista de la primera parte del libro, y el hecho de que Moran, el protagonista de Dos, a medida que transcurre su relato, se va pareciendo cada vez más a Molloy.
Molloy es muy anciano y está en el cuarto de su madre. Se siente solo y comienza a narrar. Se desprende de su narración un universo casi estático, en el que como mucho hay una bicicleta con la que Molloy (aquí también anciano aunque un poco menos que en la cama de su madre desde donde narra) se desplaza por su región, que consta de ciudad y aledaños (bosque, playa). Es cojo de una pierna, y más tarde, de ambas; no tiene dientes y los dedos de un pie se le van cayendo; los testículos le molestan porque la bolsa escrotal le llega casi a las rodillas; más tarde, una pierna se le va encogiendo. Busca a su madre, recuerda que busca a su madre, mejor dicho, porque Molloy no tiene nada claro, siempre se cuestiona sus actos y sus propias palabras. Su principal factor psicológico es el de la duda, y esto a su vez lo lleva a una lógica interna en verdad sorprendente. Ha tenido una amante mayor que él, y en realidad, aparte de esto, y quizás una relación incestuosa, no sabe más de las mujeres. Su higiene personal es nula. La desafección ante los demás e incluso hacia sí mismo es absoluta. Comienza a buscar a su madre en bicicleta, luego desaparece la bicicleta y camina con una muleta, más tarde con dos muletas, y acaba reptando y rodando sobre el suelo.
En Dos nos encontramos con Moran. Moran tiene un hijo adolescente. Le encargan, a Moran padre, que vaya a buscar a Molloy. Se ignora qué ha de hacer una vez encuentre a Molloy. Moran habla de un informe, y nada más se sabe. Parte con su hijo a la búsqueda de Molloy, pero, cosa extraña, no toman ningún medio de transporte, lo hacen a pie, cuando jamás se indica a qué distancia está Molloy, pero se sabe que lejos, en otra región. A medio camino, Moran encarga a su hijo que vaya a comprar una bicicleta. A Moran comienza a dolerle la pierna y se le queda rígida.  Su hijo lo ha de llevar en el portabultos de la bicicleta, ya que él no puede pedalear. Antes de llegar a Ballyba, lugar donde está Molloy, le da una bofetada a su hijo y éste lo abandona. Ha de continuar el camino con la única ayuda de su paraguas como punto de apoyo. Se encuentra con el emisario de la misión que le dice que ha de volver. Lo hace, vuelve a casa, pero tarda meses en hacerlo.
Article complet

Corazones desangelados

Título: Corazones desangelados
Autor: Leticia Meroño Catalina
Año de publicación: 2016
Nº de páginas: 122

Leticia Meroño Catalina (1981) es una escritora madrileña que edita por cuenta propia. En sus obras, escoge las palabras con enorme esmero. Al lector siempre le proyecta una sensación anímica rayana al desamparo, debido a la emotividad con que aborda sus temas. De nuestros contemporáneos, Leticia Meroño es una de las autoras que más me agradan. En mi haber, cuento ya con cuatro obras suyas leídas: Más allá del camino II (2015), un libro de relatos que, en conjunto, son el germen de su obra posterior; La muchacha que se hizo libro (2017), una novela donde el pasado y sus obsesiones, y la lectura, quedan expuestos con enorme sensibilidad; Conversando con un ángel (2018), novela corta gótica que nos habla de la soledad y en la que la realidad del día a día se confunde con otro tipo de realidad; y este libro que ahora nos ocupa.
La estructura de Corazones desangelados es la siguiente: hay 109 poemas y microrrelatos, todos sin título y clasificados con números romanos. Al final del libro hay un relato con título: El poemario: es la pieza que hace 110 (el número total del libro), y la más extensa de todas ellas.
La poesía y los microrrelatos requieren de un ritmo de lectura distinto al de la narrativa. Se ha de hacer con lentitud, porque con pocas palabras (si el autor es bueno) se nos transmiten muchas cosas y hay que realizar un esfuerzo para darle a todo eso una idea de conjunto en la mente (a veces esa idea es conceptual, según sea el poema).
Los poemas de Leticia Meroño a menudo son suaves, sometidos a palabras que los adormecen, proyectando anhelo y nostalgia ante lo irrecuperable del momento vivido. Voy a poner como ejemplo el poema XLV, para diseccionarlo un poco. Con él, el posible lector se puede hacer una idea del contenido del libro.
Al amanecer entonó su canto,
su plumaje verde aleteó,
se posó sobre tu ventana
y tarareó una canción.
Tú amaneces cansado,
su sonido tan solo te enerva
y en un brusco movimiento
al pajarillo alejas.
¿No te das cuenta, agaporni,
que su canción es de amor?
Article complet

Jordi Llobregat presenta "No hay luz bajo la nieve" (Destino), el próximo domingo 8D en #llibreriaSerret

 

https://www.lne.es/

Jordi Llobregat: "No paro de preguntarme cómo puedo sorprender y emocionar"

El autor de "No hay luz bajo la nieve" afirma que es "es fundamental ser honesto, jamás engañar al lector e intentar escribir la mejor historia posible"

Novedades editoriales

ENTREVISTA

Tino Pertierra 02.12.2019 | 19:14

Jordi Llobregat.

Jordi Llobregat.

https://www.lne.es/sociedad/2019/12/02/jordi-llobregat-paro-preguntarme-sorprender/2566399.html

No hay luz bajo la nieve empezó con una vieja fotografía. Imaginemos a su autor, Jordi Llobregat, con ella en las manos: "La imagen de un grupo de seminaristas de principios de siglo XX que miraban la cámara con expresiones sorprendentes me fascinó. Estaba alojado en un antiguo seminario justo antes de tomar la carretera para ir a pasar unas semanas en los Pirineos. No pude quitarme la imagen de la cabeza mientras me internaba en las montañas. No sabía muy bien qué, pero sabía que ahí había una historia".

Entretejiendo tramas

"Al volver de las vacaciones empecé a diseñar una trama. Sabía que quería que fuera contemporánea con una fuerte referencia al pasado, por ese motivo empecé a desarrollar un juego de historias paralelas que entretejían el pasado y el presente. El pasado es una referencia para todos. Donde estamos, cómo somos, qué hacemos tiene mucho que ver con lo ocurrido en nuestro devenir individual y colectivo. La trama principal de esta novela transcurre en nuestra época, pero se relaciona con un terrible drama humano ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial. Al documentarme sobre los Pirineos descubrí la huida de los judíos a través de la montaña entre 1939 y 1944. Se trata de un suceso histórico que, de algún modo, ha quedado más en la sombra entre tantos acontecimientos relevantes de la Segunda Guerra Mundial, quizás porque se trata de una historia de víctimas y tiene cierto paralelismo con la incómoda actualidad".

La montaña, un personaje más

"Desde el principio quise que la montaña y todo lo que la rodea (naturaleza, animales, clima€) fuera un personaje más que interactuase con el resto de los personajes y por ello, resulta, en algunos momentos, determinante en la trama. Los vínculos se remontan a mi niñez, cuando nos reuníamos con mis primos franceses en algún punto de la frontera para irnos de camping en verano. Crecí viendo esas montañas y soñando en subirlas algún día".

La importancia de los escenarios

"Además de la montaña, el resto de los espacios donde transcurren las tramas son muy importantes para mí. En ese sentido, en cuanto descubrí las colonias industriales, y visité alguna, supe que quería utilizarla como escenario principal. Las colonias industriales es un fenómeno de enorme interés que se da, sobre todo, en las cuencas de los ríos Ter y Llobregat desde finales del siglo XIX hasta más allá de la mitad del XX. Se trata de un complejo de edificaciones que integra una gran fábrica, las viviendas de los trabajadores y todo aquello que pudieran necesitar: comercios, escuela, banco o iglesia€, haciéndoles autosuficientes y, al mismo tiempo, aislándoles del exterior, con todo lo que ello significa. Durante años, fue un modelo ideal para el capital y la explotación laboral. Es, por supuesto, un espacio de gran interés literario. En el resto de España resulta más desconocido, pero también hubo estructuras industriales similares en Italia o Gran Bretaña€ Del mismo modo, descubrí la existencia de la Línea P. La estructura de defensa construida en los Pirineos. En uno de mis viajes a la montaña visité alguno de esos búnkeres (hay más de seis mil) o, al menos, lo intenté, ya que la naturaleza los ha camuflado hasta hacerlos casi invisibles. Luego indagué por mi cuenta hasta encontrar documentos que hablaban del proyecto. Franco temió una invasión aliada y mandó construir una barrera defensiva similar a la Línea Maginot pero, en versión pobre. No se llegó a usar nunca y se abandonó. Obviamente, tenía que introducir también un seminario. En este caso, me inspiré en la preciosa abadía de Saint-Martin du Canigou, el modo en el que se alzan los edificios sobre un precipicio me fascinó".
https://www.lne.es/sociedad/2019/12/02/jordi-llobregat-paro-preguntarme-sorprender/2566399.htm

Article complet

Anatomía de la memoria

¿Cómo construir la historia, una historia, si partimos de esa base operativa fraudulenta? Ese es el objetivo del mexicano Eduardo Ruiz Sosa en una obra, "Anatomía de la memoria" en la que se establecen ecos y contactos, hilos argumentales y cordones umbilicales literarios con la "Anatomía de la melancolía" de Robert Burton.
Article complet

1
2
3
4
5
...12>