EXAMEN DE INGENIOS

Noventa y un años tiene la criaturita. El jerezano Caballero Bonald, a estas alturas de la jugada vital, no se anda con chiquitas ni tiene por qué ni para qué. Me ha encantado este "Examen de ingenios" que acoge el título del famoso (entre los lletraferits y estudiosos de la literatura clásica castellana) libro de Huarte de San Juan, simplemente porque le viene en gana y se ajusta a lo que nos ofrece. Nuestro autor ha sabido aprovechar el tiempo, no sólo por su ingente obra literaria, novela, poesía, ensayo, sino por su presencia activa en la vida cultural española e internacional durante toda su vida. De ahí que se haya codeado con la mayoría de los que son (en literatura) y algunos de los que no lo son demasiado y otros que han cultivado otros menesteres y se han hecho populares por ello. Ciento tres personajes variados del mundo de la cultura española de este siglo, perfiles elaborados muchos de ellos desde la distancia de los años y otros mas o menos cercanos, todos desde la óptica personal y sin resabios ni demasiadas cautelas de un nonagenario que ya se considera por encima de muchas cosas, respetos y cuidados sociales.En realidad, dada su cierta fama áspera y algo lenguaraz, esperaba un reparto de golpes y mandobles...me equivocaba y el sibilino humor senequista del andaluz ha suavizado los embites a las referencias biográficas y literarias del paisanaje. Inlcuso nos obsequia con algún paladín reconocimiento de deudas y admiraciones respecto a algunas, no muchas, de las figuras comentadas. No se ocupa de figuras recientes, sea cual fuere su presunta importancia, y pone coto cronológico y por cierto es coherente con su impresión de estar en unos tiempos y estilos que ya no le conciernen demasiado. Tampoco busca C.B. hacer enjundiosos análisis de sus compañeros de oficio y no extrema el rigor en ningún momento, se limita a hablar de su propio gusto (o disgusto) sin tratar de sentar cátedra, cosa de agradecer por supuesto. Así que se puede permitir algunos pescozones y el ejercicio de una ironía y un alejamiento crítico que divierte al lector y no le incomoda. Se limita a (citando al poeta Ángel González) destacar que la literatura “en la que no se filtre una cierta dosis de ironía, aunque se trate de una ironía matizada por el correlato objetivo, tiende a convertirse en un sermón”. Y C.B. está en las antípodas de tales arrebatos jesuíticos y se puede permitir decir de cada uno de ellos lo que le apetece decir, con la seguridad casi inevitable de que a su edad nadie se le va a enfadar (de los poquísimo que aún vivan). Sus lisonjas son breves y siempre razonadas, no es un libro de hisopos y lametones, lisonjas o entusiasmos fervorosos. El lector avisado acaba sospechando que todo esto va de memoria personal, íntima, subterránea, de recordatorio de sí mismo a través de colegas admirados, respetados, detestados o neutrales. No hay referencias críticas a ensayistas u opiniones de manual. Es un caldo C.B. sin aditamentos foráneos. Uno ve desfilar (a veces "en paños menores" o en pelota viva) a figuras, fugurones y figuritas, desde Cela o Gala, a Jesús Aguirre, Borges ensimismado en sí mismo, Aranguren, Neruda o Alberti, se acuerde de Pepa Flores o de la Niña de los Peines, del gran León Felipe a Alfonso Guerra, de Cunqueiro ,medio olvidado tan injustamente, a Max Aub (y sus resquemores egoicos) o al estólido Joan Miró, Alejo Carpentier o el surrealista Eugenio D'Ors, de Antonio de Mairena a Oteiza, de Tápies a Rulfo, o del psiquiatra Castilla del Pino a Ignacio Aldecoa o al espeso Sánchez Ferlosio (al que tampoco alaba ya su "Jarama", de Cortázar a Barral, de García Hortelano a Gil de Biedma, o de Paco Rabal a Juan Marsé o Emilio Lledó, de los Goytisolos a Gamoneda o Umbral. De este último hizo un panegírico totalmente merecido, anotando de paso su talante histriónico y provocador. Y escribe con más razón que un santo: "Umbral dispuso en todo momento de una lengua literaria adecuadamente seductora, un entramado de elocuciones donde los caracteres rítmicos y tonales, la ornamentación del farseo, las normas sintácticas y morfológicas, el simple valor fónico de las palabras configuran en todo momento un suntuoso ejemplo de vitalidad creadora". Sólo un poeta y escritor tan lúcido como C.B podía haber acertado tanto. Subjetivismo crítico a toda máquina con sartenazos incluidos, pero todo con resabios de honestidad y talante y genio propios y sin pelos en la lengua. De esa honestidad habla los reseñados cambios en opiniones y valoraciones sobre algunos de los autores tratados (algunos, auténticas "vacas sagradas" de manuales literarios al uso. Esos cambios permiten al lector comprobar la coherencia de C.B. consigo mismo. De verdad, vale la pena comprar el libro y dedicarle unas tardes de lectura. Y solo una pequeña observación traviesa y humilde a C.B.: en la página 43, al maestro se le cuela un error cuando cita a Shakespeare (Hamlet) y en concreto la magnífica prédica de consejos que el pesado Polonio hace ("presta a todos tu oído, pero a pocos tu voz", en otras muy sabias) a...Laertes, su hijo. Y no a Hamlet como escribe el maestro. FICHA «Examen de ingenios». José Manuel Caballero Bonald.-Ensayo. Seix Barral, 2017. 464 páginas. 19 euros. ISBN 9788432232404
Article complet

LA NOVELA PICARESCA Y EL PUNTO DE VISTA

Al margen de la individualidad propia de cada obra de Francisco Rico (el recorrido erudito y literario de este setentón, que moja su pluma en todos los pucheros literarios habidos y por haber, es asombroso) esta obrita de 1976, editada por Seix Barral (parece que ha visto nueva vida en años posteriores) es una lúcida y , me atrevería a decir brillante, visión de la "importancia del punto de vista" en el análisis de la novela picaresca, ese gran hito de la literatura Universal aportado principalmente por la narrativa hispana a partir del siglo XVI, principalmente en sus dos obras cumbre, el Lazarillo de Tormes y el Guzmán de Alfarache. Rico, a modo de genial rumiador que metaboliza sapiencias ajenas, un jovial digesto de todo tipo de erudiciones literarias con la habilidad, casi maestría, de hacerlas sonar como novedades -y en muchos detalles, realmente lo son-, recoge mucho de lo que se había escrito, pensado y comentado en los años 70 del pasado siglo sobre esa gran aportación española, la novela picaresca (tan decisiva para comprender la novela moderna), y propone una relectura sazonada de correctos análisis (trama, estructura, estilo, técnica, vocabulario, "presencia" del autor en el relato, etc.) y no menos correctos correlatos históricos y sociales para situar la obra y los presuntos autores. Casi todas las novelas picarescas de las que nos habla el amigo Rico -aunque su tesis principal es que propiamente dichas solo hay dos novelas picarescas, el Lazarillo y el Guzmán–comparten una serie de puntos comunes que la convierten estilísticamente en un género literario. Y así, el protagonista, el pícaro (etimológicamente, el que "picaba" los bolsillos de la gente de forma furtiva, un ladrón en suma), es un hombre de muy bajo rango social, descendiente de padres delincuentes. Es un contrapunto trágico-cómico al caballero, el hombre de supuestos ideales y de principios morales. Nuestro pícaro trata de evitar a toda costa pasar hambre y usa su ingenio -totalmente amoral, basado en el engaño y la estafa, como poco - para sobrevivir, con generalmente mala fortuna. El narrador suele contarnos su propia vida, casi siempre en primera persona -signo éste de distinción entre las "verdaderas" picarescas y las añadidas- y, como dice Rico, el punto de vista que predomina en la narración es el de Lázaro adulto que protagoniza el "caso" que somete al juicio y conocimiento de "Vuesa Merced", el desconocido destinatario de esa carta autobiográfica que es la novela, que reflejará la lucha desigual de un miserable, hijo de la miseria y el delito, por la supervivencia básica, a cualquier precio, y el afán de mejorar siquiera de forma leve en la escala social de la miseria. Y esa, dice Rico, es la tesis central de la novela: en palabras de Lázaro "mostrar cuánta virtud sea saber los hombres subir, siendo bajos; y cuánto vicio dejarse bajar siendo altos". Y comentarle a "Vuesa Merced" el porqué de su vida y su modesta fortuna, el "caso", consiste en asegurarle que son falsas las habladurías que conciernen a su moral matrimonial: no es cierto que su esposa sea la barragana del Cura y que él sea un "marido cartujo" es decir de los que soportan en silencio la infamia de los cuernos a cambio de prebendas y favores. Y así narra su vida, aunque esa lucha continua -semejante a la de Guzmán, pero con menos resabios morales- se dirige casi siempre al fracaso, al castigo y al deshonor. El pícaro cae una y otra vez y siempre vuelve a levantarse, por eso su narración es episódica y podría ser interminable, excepto por la muerte del narrador-actor o su encierro vital en prisión o condena a galeras, cosa que no sucede nunca, por pura lógica narrativa. Así el final abierto es una constante en la picaresca (cosa que permite la existencia de algunas segundas partes apócrifas,- y casi nunca dignas de aprecio- , como en el Lazarillo). Todo en realidad expuesto a manera de los "exemplos" de la literatura moralista de la época, pero con mucha más gracia, humor surrealista y crítica social: los males que padece el pícaro se ven reflejados en escala mayor y más "selecta" en la sociedad de la época, desde los más pudientes y poderosos, al clero y la nobleza: es una sátira perfecta de la hipocresía social de aquella España de los siglos XVI y XVII, políticamente caótica y mal gobernada, católicamente codiciosa, avara y explotadora. No sólo tenemos pícaros narradores, individuales como Lázaro o duales como Rinconete y Cortadillo, también mujeres "La pícara Justina" de 1605 -que nos recuerda a la "Moll Flanders" de Defoe- y también suelen mostrar entre ellos muy diferentes cataduras personales : desde la inocencia y buenos sentimientos del Lazarillo, a la trapacería canallesca del Buscón o la amargura depresiva del Guzmán. Todo el género parece deudor de obras como "El libro del Buen amor" del Arcipreste de Hita y en cuanto al uso autobiográfico de ejemplos tan selectos como "Las Confesiones" de San Agustín o los escritos biográficos de Santa Teresa. Curiosamente, explica Rico, el género de la picaresca causará un deterioro en la evolución de la novela española que durará casi dos siglos. Se trata de un proceso en el que se pierden los valores y la potencia narrativa de El Quijote y del Lazarillo Y ello ocurre por varios motivos, desde los excesos conceptistas en obras satíricas que se quedan en costumbrismo burlesco, hasta el exceso de la supuesta moralización que la Iglesia expande con todo su poder. Rico acaba su entretenido ensayo diciéndonos: ..."¿hacia dónde hubiera caminado la novela picaresca si hubiera seguido los pasos de Lazarillo y Guzmán? Pues derecha hacia la novela moderna y nos guste o no -apostilla Rico- ésta novela es la historia de una cierta narrativa realista constituida ni más ni menos en el rechazo de la doctrina jerárquica de los estilos y caracterizada por la convicción de que todos los asuntos y personajes son dignos de la misma atención literaria". La grandeza de las dos obras principalmente citadas y analizadas por Rico es haberse adelantado a esa "democratización" de los personajes y temas de la novela. El libro de Rico es abundoso en citas y el lector disfrutará de tales citas eruditas si conoce al dedillo el francés, el inglés, el italiano o el latín. Si no es así, que no espere que el autor, ni el editor, les traduzca las citas. A pesar de ello, el libro es un sugestivo y sugerente paseo por las intimidades literarias de la novela picaresca española, especialmente como he dicho con el "Lazarillo de Tormes" y el "Guzmán de Alfarache". Como curiosidad literaria respecto al Lazarillo, se han barajado varios autores conocidos como "padres" de esa obra sin autor conocido: desde Fray Juan de Ortega, a Diego Hurtado de Mendoza, y a los hermanos Juan y Alfonso de Valdés, que se asemejan por su estilo e ironía crítica. Otros autores proponen a humanistas como Luis Vives o Lope de Rueda. FICHA LA NOVELA PICARESCA Y EL PUNTO DE VISTA.- Francisco Rico.- Seix Barral.- 146 págs. ISBN: 8432201979
Article complet

A CIELO ABIERTO

Alberto Díaz comenta: Iturbe nos lleva a través de 622 páginas con bastante soltura, gracia descriptiva y un ligero acartonamiento retórico en los diálogos, sobre todo cuando habla Saint-Ex, que parece ir soltando frases poético-filosóficas sin cesar.
Article complet

4321

Al principio, parece que no es el mismo. Paul Auster se ha reinventado como escritor en esta su última novela. Siete años de silencio para parir al fin un mamotreto de cerca de mil páginas donde el lector, si está dispuesto a seguir siendo fiel al autor neoyorquino, comprobará que tras el nuevo ropaje, anida el Auster de siempre. Cuando empieza uno la novela se lleva la primera sorpresa, el estilo y la temática parecen surgidos de cualquier autor centroeuropeo, alemán (Mann, Hesse o Gunter Grass) o sobre todo polaco, húngaro y en todo caso con acento "yiddish". Auster me sonaba a lo último que había leído de Israel Yehoshua Singer (el hermano más listo del Nobel Isaac Bashevis Singer), "Los hermanos Ashkenazi", con algunas licencias de autores judeo-norteamericanos como Saul Bellow, Philip Roth, Bernard Malamud y otros (incluido el humor muy inteligente -y judío- de Woody Allen). Frases largas, circunloquios interminables, descripciones psicológicas, históricas, políticas o sociales inacabables, ingenio por todos lados y un olor a novela decimonónica absolutamente nuevo en Auster. La decimoséptima novela de Auster, "4321", es larga, larguísima como corresponde a la enorme ambición de la propuesta literaria de este autor, guionista, ensayista, director de cine, poeta, norteamericano de origen judío. Su habitual estilo sincopado, directo, coloquial, de frases cortas y adjetivos contundentes ha dado paso a una sintaxis que florece en frases largas y sinuosas, donde con tono costumbrista, moroso, lleno de detalles y datos, se nos cuenta pormenorizadamente la vida de una persona y su escenario vital, desde las personas que acompañan su existencia a los eventos políticos, sociales y económicas que forman el entramado externo... con un elemento innovador y fuertemente sugestivo: se nos ofrecen cuatro posibles variantes de la historia del protagonista. Es la plasmación literaria de un lugar o pensamiento común en cualquier hijo de vecino: ¿qué hubiera sido de mi vida si no hubiera ocurrido tal cosa o hubiese sucedido tal otra, si no hubiera conocido a esa persona, si no hubiera acudido a aquella cita que cambió mi vida? Hace falta un gran valor y una gran decisión imaginativa para armar y desarrollar una cuádruple estructura semejante, con un trasfondo común. Para que la cosa sea aún más interesante, Auster no busca un personaje totalmente imaginario sino que se pone a él mismo de protagonista, por personaje interpuesto lógicamente y nos cuenta de esa manera qué le empujó a ser escritor. Hay ciertas semejanzas con el Murakami de "1Q84" (título numérico y enigmático también), que registra una misma historia contada a través de los puntos de vista de los tres personajes principales), en la que el azar tiene una gran importancia como motor argumental. Las historias que nos cuenta Auster van mostrándonos ciertos momentos de su vida en los que un hecho fortuito -el azar- cambia su visión de la vida y hace nacer la semilla vocacional que hará de él un escritor (en una de las historias, es la muerte por un rayo de un compañero). Azar y muerte son los dos elementos ontológicos que se convierten en las referencias básicas de la novela, así como referencias familiares directas que van surgiendo de la memoria personal del escritor y que éste integra sin disfraz alguno en su novela. Archie Ferguson, protagonista de "4321" -y sus avatares ucrónicos- van viviendo diferentes momentos vitales y anécdotas, de la infancia a la madurez, en las que Auster se ha incluido en numerosas ocasiones. Por ejemplo, el luctuoso hecho de que se entera de la muerte de su padre a la mañana siguiente de haber terminado su primera novela, habiéndose ido a dormir feliz y emocionado sabiéndose ya escritor, surge en la narración casi sin cambios. Uno de los cuatro Ferguson, o mejor uno de los cuatro senderos escogidos por cada Ferguson acabará con la muerte, mientras que los otros tres seguirán trayectorias distintas hacia un fin común: ser escritores. Uno de ellos estudia en la Universidad de Columbia y Auster juega con el lector haciendo que algunos personajes de sus novelas anteriores se conviertan en compañeros de su protagonista. El realismo de Auster forma parte de su sello de fábrica, como él mismo dice : “Robo cosas de la realidad, como debe hacer todo novelista, episodios de mi vida, como mi primer martini, mi amistad con Pierre Matisse, el galerista, o la historia de la dueña de la casa de putas de Texas que reciclaba condones, lavándolos y poniéndolos después a secar enfundados en palos de escoba. Son hechos reales, pero eso da igual. Lo que importa es lo que la ficción haga con ellos”. Como Auster confesó en alguna ocasión, sentía que su narrativa era deudora en conjunto y simultáneamente de Borges, Calvino, Philip Roth y John Irving. Aquí hay mucho de ellos, envuelto en la sólida literatura costumbrista yidish centroeuropea, trasplantada a Estados Unidos. Nos ofrece, sin dudarlo, cuatro novelas en una, ¿hay quien de más? Tiene mérito que Auster coja un determinado periodo histórico de principios del siglo XX hasta bien entrados los años 70 y deje suelto al azar como un aprendiz de brujo, trastocando incidentes, cambiando datos y hechos, ofreciéndonos muchísimos "si hubiera, o no, ocurrido eso" que van cambiándolo todo, excepto la vocación literaria del protagonista. Es un "bildungsroman" (novela de iniciación) convertido en cuatro, en los cuales hay algunos personajes recurrentes (que obran o influyen de distinta manera en cada "versión" del protagonista). Y por supuesto ese protagonista, a tenor de las circunstancias se convierte también en alguien algo o muy distinto, rico, pobre, bisexual, huérfano, cinéfilo, pero al fin, escritor. Un diseño estructural endemoniadamente inteligente y hábil. Excelente y torrencial novela, no muy fácil de leer, a veces agobiante y excesiva, pero en definitiva ineludible. FICHA 4321,. Paul Auster, trad. Benito Gómez Ibáñez, Seix Barral, 23,90 euros, 957 págs. ISBN 9788432232893
Article complet

Toni Iturbe #PremioBibliotecaBreve 2017 presenta "A cielo abierto" @Seix_Barral sábado 14 de octubre en #llibreriaserret







http://www.elcultural.com/revista/letras/A-cielo-abierto/39404


El Cultural
Viernes, 15 de septiembre de 2017 | Actualización continua
EL CULTURAL, todas las semanas en su quiosco

A cielo abierto

Antonio Iturbe

Premio Biblioteca Breve. Seix Barral. Barcelona, 2017, 624 páginas, 21'90€.Ebook: 12'99€

SANTOS SANZ VILLANUEVA | 24/03/2017 |  Edición impresa


Antonio Iturbe. Foto: ©Ana Portnoy - Seix Barral 

Vive hoy la novela española una situación de pacífica coexistencia de plurales orientaciones. Vila-Matas sigue adelante en su personal programa de buscar las posibilidades de la novela fuera de la novela del XIX, como él mismo dice. Iván Repila acomete la narración vanguardista y abstracta. En otro extremo, Martínez de Pisón hace una larga historia que no solo no se aparta del relato convencional sino que entronca con la tradición de la picaresca.

Esta manera de contar clásica constituye una tendencia de este momento sorprendentemente sólida después de la tantas veces anunciada muerte de la vieja “novela de sofá”, según etiqueta de Eduardo Mendoza. Un puñado de autores la cultivan sin mala conciencia por ignorar los cantos de sirena de modernidades y experimentalismos. Entre estos se cuenta Antonio Iturbe (Zaragoza, 1967), como demuestra A cielo abierto.

A cielo abierto funde un relato de aventuras, una novela psicológica y una múltiple historia de amor. Estos materiales se engarzan en una típica narración de personaje centrada en unos pioneros de la aviación comercial, Mermoz, Guillomet y el gran gancho para un lector común, el famoso autor de El Principito, Saint-Exupéry. Los tres pilotos coinciden en un momento de su vida, asientan una estrecha camaradería y el relato alterna sus trayectorias diseminadas por diversos lugares del planeta.
http://www.elcultural.com/revista/letras/A-cielo-abierto/39404
Article complet

1
2
3
4
5>