SILENCIOSO TAO

He leído con gran placer, esta inteligente y divertida confesión espiritual e intelectual de un científico dedicado a la lógica matemática inspirado por el taoísmo. El autor, Raymond Smullyan, era un venerable anciano de largo pelo blanco, barba, sonrisa bondadosa y ojos chispeantes, con un lejano parecido a Alan Watts, el gurú irreverente que popularizó el Zen y el Tao en occidente, allá por los años sesenta en Estados Unidos. Lo original de esta aportación occidental a la comprensión del Tao es que su autor sea es un conocido matemático, lógico, filósofo, pianista y mago. Nacido en 1919, falleció en febrero de este año con la friolera de 98 años. Ha escrito libros sobre matemáticas recreativas, ajedrez, filosofía y lógica. Smullyan tiene una mente afilada y un discurso en el que se desliza un corrosivo aunque bienintencionado sentido del humor. Sus conclusiones, además de muy racionales y lógicas suelen ser desternillantes de puro sentido común o mejor de puro sentido taoísta de la existencia. Y así escribe: "Los cristianos se ven obligados a convencer a los paganos y a los ateos, con el fin de salvar sus almas, de que Dios existe. Los ateos se ven obligados a convencer a los cristianos de que la creencia en Dios es una superstición primitiva e infantil, que hace un gran daño al progreso social. Y a causa de ello pelean sin cesar los unos con los otros. Mientras tanto el Sabio taoísta se sienta tranquilamente junto a un río, tal vez con un libro de poemas, un vaso de vino, y algunos artilugios para pintar, disfrutando del Tao a su gusto, sin siquiera preocuparse de si éste existe. El sabio no necesita afirmar al Tao, ¡está demasiado ocupado disfrutando de Él". O, "Algunos dirán que el Tao no es más que el universo físico. Pero esto sería tan erróneo como decir que la melodía no es más que un grupo de sonidos. Sería mejor decir que el universo tiene el mismo tipo de relación con el Tao como el grupo de notas de una melodía con la melodía misma". La visión que este pensador tiene del Tao es de una filosofía gozosa y libre que reconcilia al hombre con su entorno, consigo mismo y con sus semejantes. Y así describe: "El taoísta es alguien que no busca intensamente algo que no posee, sino que disfruta de lo que tiene". Su aplicación del taoísmo a la vida cotidiana puede ser tan justa y brillante como ésta sobre el "arte de la siesta": "El sabio no se duerme porque deba, ni siquiera porque quiera. Sino porque tiene sueño". Y considera que tanto el zen como el taoísmo son más que filosofías, "una forma de vida, un conjunto de actitudes, una cierta "Gestalt", algo superior y distinto a " un conjunto de proposiciones cognitivas con sentido". Muy socráticamente (y con un humor muy parecido al socrático o al epicúreo) va entrando en los temas a base de preguntas, algunas aparentemente absurdas (como los "koan" del zen japonés) con respuestas (cuando las hay) de una apabullante claridad y algunas veces de una divertida falta de lógica, al estilo de Lewis Carroll (otro eminente matemático). Pero para ponernos en guardia contra el agobio de la búsqueda constante, Smullyan nos recomienda calma y humor. Y nos cita a Wittgenstein: "No busquéis el significado, buscad el uso". O lo que es igual: No busquéis el significado del Tao, practicad el taoísmo. Y como decía Lao Tsé "Está siempre con nosotros. Utilízalo a tu antojo. Nunca se agota". O, "algunos comparan la libertad con el tao diciendo que la libertad es hacer lo que te gusta y el Taoísmo es que te guste lo que haces y aceptarte tal como eres en lugar de intentar ser de otro modo". En resumen, un libro lúcido y de una gozosa libertad de pensamiento (y sentimiento) que refresca la mente de cualquiera. FICHA SILENCIOSO TAO.- Raymond M. Smullyan.-Trad. Fernando Pardo.- Ed. Los libros de la liebre de marzo.- 244 págs. ISBN: 9788487403125
Article complet

GUÍA TAOÍSTA SOBRE EL ARTE DE VIVIR

 Alberto Díaz Rueda escribe: Sus enseñanzas forman con el Tao Te King y el Chuang Tse, la trilogía fundacional del taoísmo.
http://www.nullediesinelinea.es/2015/03/guia-taoista-sobre-el-arte-de-vivir.html
Article complet